10 Cosas para empezar con el Sexo Anal

 Si nunca lo has hecho antes, el sexo anal puede ser algo que intimida un poco, aunque no debería ser así si te has preparado correctamente.

1. Que no falte el lubricante

“Despacio y que resbale” es el modus operandi que defiende Alicia Sinclair, coach sexual.

LUBRIFIST - Lubricante Anal - Reina Pícara

El ano, al contrario que la vagina, no se lubrica de forma natural, así que confía en los lubricantes cuando intentes cualquier juego anal, incluyendo los que involucren juguetes sexuales, plugs y dildos.

“La apertura anal es más estrecha que la vaginal y necesita de mucha lubricación”, explica el médico Zvi Zuckerman, terapeuta sexual certificado en Between Us Clinic. “Hay que lubricar tanto el pene como el ano”.

2. Tómatelo con calma

Si eres nueva o nuevo practicando sexo anal, te recomendamos empezar poco a poco para que te sientas cómoda al llegar al momento de hacerlo. Un plug anal, por ejemplo, te puede servir para practicar antes de intentarlo con un pene y hará que la probabilidad de desgarro disminuyan porque, sí, puede pasar. “Si la penetración es demasiado agresiva, puedes desgarrar el músculo del esfínter anal de tu pareja”, advierte Zuckerman.

Utilizar los dedos (con guantes de látex) y las cuentas anales son dos buenas formas de introducirse en el sexo anal. El médico osteópata Evan Goldstein, fundador y CEO de Bespoke Surgical, dice que su recomendación es probar con un kit de entrenamiento anal. “Empieza con el juguete más pequeño y vete subiendo de tamaño cuando al utilizar cada uno de ellos, puedas hacerlo sin notar ningún problema”.

3. Al dolor, hay que decir que no

Si te duele al practicar sexo anal, hay que parar, sin hacer preguntas, dice la doctora Stacy Tessler Lindau, profesora en la facultad de medicina de la Universidad de Chicago y la directora de la página web WomanLab.org.

4. No te olvides de utilizar protección

Las heces contienen bacterias y eso conlleva el riesgo de contraer vaginosis bacteriana tras practicar sexo anal en caso de que la materia fecal entre en contacto con la vagina. Para que este riesgo sea menor, asegúrate de que tu pareja utiliza un condón (si eres la que recibe) y haz que se lo quite y se ponga uno nuevo si luego pasáis a practicar sexo vaginal, dice Lindau. “Así podrás reducir la transmisión de bacterias”, comenta.

Preservativo Extrafino RFSU

Zuckerman también señala que utilizar un condón es esencial a la hora de impedir la propagación de infecciones por ETS, además de para prevenir una infección del tracto urinario en el caso de la parte masculina.

5. Calentar utilizando uno o dos dedos

Es buena idea que te plantees introducirte a ti misma en el sexo anal utilizando tu propio dedo mientras te relajas en la ducha o en la bañera, dice la doctora Laurie Mintz, autora del libro Becoming Cliterate: Why Orgasm Equality Matters-And How to Get It. “Tras introducir tus dedos, mételos un poco más arriba hacia el coxis que es la curva que hace el ano”, nos cuenta Mintz. “Avanza despacio y para en cuanto encuentres la más mínima resistencia. Tu objetivo debe ser el de preparar y dilatar el ano, no el de forzarte.” Una vez que hayas practicado tu sola, habrá llegado el momento de involucrar a tu pareja en la acción. Consejo: Mintz dice que cuando tu pareja meta sus dedos, deberías empujar un poco hacia abajo como si estuvieras haciendo el movimiento que se hace al defecar para relajar los músculos del esfínter.

 

fuente: womens health

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *