Vibrador o dildo

Después de entrar en una tienda erótica, ya sea física o virtual, quizás se te plantee la duda de qué tipo de juguete erótico que puede ser más adecuado para aquello que estás buscando.

Es posible que hayas encontrado los vibradores y, en esa sección quizás también tengan los llamados dildos pero no sabes la diferencia de uno y otro aunque leyendo las características es fácil pero ¿qué diferencia hay entre un vibrador y un dildo?

Los dildos

También se le conoce con el nombre de consolador y se diferencia de los vibradores en que no tiene vibración.

El diseño del dildo es en realidad la representación de un pene erecto, el momento culmen en el que es utilizado para penetrar a la mujer. De ahí que los dildos se utilicen básicamente para penetrar y excitar hasta llevar al clímax a la mujer.

El más antiguo data del año 27.000 a. C.

Los vibradores

Los vibradores son mucho más modernos, de hecho recientemente han cumplido los 100 años. El primer vibrador eléctrico se comercializó en 1902 (aunque el primero que se inventó fue en 1880).

Son juguetes eróticos que llevan en su interior un pequeño motor a modo de vibración que, al accionarse, provoca que el vibrador se mueva estimulando de forma muy diferente las partes intimas a como lo hace un dildo o consolador.

Ahora que conoces la diferencia, ¿con cual te quedas tú?

Vibradores acuáticos o normales

A la hora de comprar un vibrador seguro que te fijas mucho en los precios así como en el diseño que los vibradores pueden tener. Quizás te hayas dado cuenta de que algunos vibradores son más caros que otros no sólo por el número de velocidades que tiene sino por el hecho de ser acuáticos, es decir que puedan utilizarse en el agua.

Los vibradores acuáticos tienen ese beneficio, el poder ser utilizados en la ducha, en la piscina, o en cualquier lugar donde vaya a haber agua de tal manera que puedes disfrutar de sensaciones muy diferentes a las que experimentas con un vibrador normal que no puede utilizarse en el agua.

La elección de un vibrador acuático o uno normal va a depender mucho de ti pues tendrás que ver el uso que requiere estar y dónde quieres jugar con ese vibrador. Dependiendo de si quieres mantener en secreto el uso del vibrador o bien quieres experimentar con los vibradores elegirás un tipo u otro.

La mayoría de los vibradores, sean acuáticos o no, suelen tener las mismas características y modos de velocidad si bien es posible que en el modo acuático encuentres en los modelos con iguales velocidades a los normales y el precio puede ser algo superior. Esto es debido a que se da prioridad a la función acuática, al hecho de poder mojarlo antes que a las velocidades o vibraciones tiene.

Si eres primeriza en el uso de los vibradores podremos recomendarte uno acuático porque el agua te ayudará también como una forma de lubricación para jugar con el vibrador en tu zona íntima.

Juegos eróticos en pareja


Las relaciones entre pareja no se basa sólo en el sexo sino también en la picardía, en el juego que se puede dar entre las dos personas. Es por eso que, cuando se juega en pareja o se trata de excitar o de provocar una reacción en otra persona, esa otra suele reaccionar de un modo inesperado y disfrutar aún más de las relaciones porque lo que se intenta es estimular el cuerpo y la mente al mismo tiempo.

Eso es lo que se puede conseguir con los juegos eróticos en pareja, juegos de mesa que te harán recordar esos momentos en los que, de niño o de niña te sentabas con tu familia para jugar un juego todos juntos.

En este caso no son juegos aptos para cualquiera sino sólo para parejas que quieran disfrutar de un momento de diversión a la vez que van a disfrutar de ellos en un juego original donde lo que se busca es ir ejercitando y estimulando a la otra persona y con ello también a uno mismo.

Los juegos eróticos en pareja han de realizarse con tiempo puesto que suelen durar entre 20 minutos y una hora; se pueden relacionar con los juegos preliminares entre parejas y el objetivo es llegar hasta el final, no sucumbir al deseo que se pueda tener por la otra persona.

En el mercado existen muchos juegos eróticos y no te podemos decir cuál será mejor o peor puesto que va a depender mucho de la otra persona y de ti mismo para encontrar el juego perfecto para los dos.

En la mayoría de los juegos eróticos lo que se busca es conseguir que la otra persona quiera más de su pareja. Si eso no se empieza conseguir es mejor dejar el juego porque acabará aburriendo o peor aún, no haréis nada.

Tipos de vibradores

Cuando visitas una tienda erótica física o virtual te das cuenta de que hay miles de vibradores de modelos diferentes y diseños curiosos pero también que hay varios tipos de vibradores y es posible que no sepas para qué sirve cada uno de ellos.

Por eso desde Reina Picara queremos informarte y que puedas conocer cuáles son los tipos de vibradores y para qué se utilizan. Así seguro que tus compras son mucho mejores porque adquirirás aquello que realmente quieres para darte placer.

Vibradores clásicos

En este caso podremos considerar que se les llama vibradores clásicos tanto a los vibradores normales y corrientes como a los dildos, que no suelen tener vibración.

Tienen forma fálica y hay gente que no los considera adecuados para las mujeres principiantes aunque depende también de la edad y experiencia. En nuestro caso sí que lo recomendamos como primera opción en el mundo de los vibradores ya que, en un principio, no te hará daño ni en la penetración ni tampoco cuando estés jugando con él.

Vibradores modernos

Los vibradores modernos son aquellos que tienen una forma curvada destinados a alcanzar y estimular el punto G de la mujer o quizás algunos de los otros puntos dentro de la zona erógena que tiene la mujer.

Son muy famosos los vibradores que se ocupan del clítoris y en esta categoría podríamos meter los vibradores dobles y triples así como los vibradores clitoriales y del punto G.

Mini vibradores

En esta sección podremos incluir las balas y huevos así como los vibradores pequeños de menos de 10 cm. Son vibradores que buscan el placer pero también el que no se note (un vibrador normal si suele notarse cuando se está jugando con él) pero una bala o un huevo es más difícil por ser más pequeño de tamaño.

Vibradores anales

Como su nombre indica los vibradores anales son aquellos que están destinados a la zona anal tanto del hombre como de la mujer y su forma suele ser muy diversa dependiendo de si se es principiante o no.

Dónde tener relaciones sexuales

Antaño las relaciones sexuales sólo se consentían cuando eran en la intimidad, en la habitación de matrimonio y con la persona que era su pareja.

Hoy en día las relaciones se suelen dar también en otros lugares, tanto públicos como privados, que hacen subir la adrenalina en muchos casos y provoca que el placer sea mayor por el hecho de que los puedan pillar.

Uno de los lugares habituales en los que se tiene relaciones sexuales de algún tipo son los restaurantes. En ellos, por debajo de la mesa, se suelen producir toqueteos o formas de excitar a la otra persona sin que el resto de la gente que hay alrededor lo note provocando una reacción tanto en la otra persona como a sí mismo bastante más intensa por el peligro que es ser descubierto  manteniendo relaciones en la intimidad.

Otro lugar público que suele utilizarse es el cine, en la oscuridad y un poco alejados de la gente para tener un mínimo de intimidad y también un mínimo de decoro para con el resto de la gente.

Pero si no te gusta hacer espectáculo público entonces tu lugar no está solo en la cama sino que, en la propia casa, hay muchos lugares donde puedes tener relaciones con tu pareja. Uno bastante original y que sin duda es posible que no hayas probado es la habitación donde esté la lavadora. Imagina que te subes encima con el programa del centrifugado y tu pareja comienza a hacer de las suyas; sin duda será una experiencia única que querrás repetir.

El salón es otro de los lugares que se utiliza actualmente junto con el baño y, para los más atrevidos, mantener relaciones delante de una ventana o un balcón puede ser muy excitante.

Imagen

Sexo telefónico

Con las nuevas tecnologías y el uso de los chats eróticos donde puedes mantener conversaciones con desconocidos que desean hablar sobre el sexo otra de las formas de tener sexo es el llamado sexo telefónico, aquel que puedes hacer con un conocido o un desconocido en el que se busca excitar a la otra persona hasta tal punto que pueden llegar al clímax y disfrutar de un momento único.

El sexo telefónico requiere de mucha imaginación, tienes que tratar de meter a la otra persona en una fantasía y eso a menudo no es fácil y muchos lo único que hacen es pedir a la otra persona que se toque y con los gemidos excitarse él o ella. Sin embargo lo verdaderamente excitante del teléfono es el hecho de poder escuchar la voz y el sentir como está la otra persona.

Llegar al clímax utilizando el sexo telefónico es complicado porque no puedes tocar a otra persona ni verlo sino simplemente sentirla a través del teléfono y de su voz y eso a menudo resulta complicado para saber si la otra persona realmente está excitada o con ganas o no.  En este caso hay que ir despacio adicionando el terreno, provocando reacciones e intuyendo lo que puede ocurrir. En ocasiones es mucho mejor pensar que se está con la otra persona, que es ella o él el que está acariciando, besando, tocando de tal manera que el cuerpo suele reaccionar.

Si es tenido alguna vez relaciones sexuales mediante teléfono es posible que opines de él que es un poco incómodo porque tienes que estar sujeta a un teléfono salvo que lo pongas en manos libres. Otro inconveniente que tiene es la cobertura que puede dejarte a medias en el momento menos esperado.

Aún así es uno de los sexos más picantes que puedes tener y actualmente  hay muchas personas que lo realiza con parejas o bien con personas desconocidas.

Imagen

Literatura romántico-erótica

A comienzos del verano de 2012 la literatura erótica se puso de moda con la saga de libros 50 sombras, compuesta por tres títulos que encandilaron a muchas y muchos, aunque las críticas que tienen estos libros  son bastante duras en cuanto a lo que se refiere a las relaciones de Amo y sumisa.

A pesar de eso, el libro fue y todavía lo es, uno de los más vendidos. Y tras él han venido muchos más, por ejemplo 30 noches con Olivia, u otro también de temática Amo-sumisa, del que los que practica en BDSM (donde se engloban los roles de Amo/a -sumiso/a) no lo ven con demasiados buenos ojos, La sumisa insumisa.

Esto nos hace ver que ahora mismo está de moda la literatura romántico-erótica, literatura que se caracteriza por tener una historia romántica con tintes eróticos, pero primando lo primero, es decir, la relación de amor que surge entre los protagonistas seguida por unas  relaciones salvajes, diferentes del sexo convencional, para finalizar en un final feliz en la gran mayoría de los casos.

La principal diferencia que existe con la novela romántica es el hecho de relatar las relaciones entre los protagonistas, es decir, no es solo pasar por encima las relaciones íntimas que tienen los protagonistas sino contarlas, relatarlas lo mejor posible para excitar al lector y conseguir que, de alguna forma, también él o ella llegue a un estado de calentura que necesite incluso alivio.