Qué es el sexting

Una de las prácticas sexuales que se está empezando a poner de moda entre las parejas es el llamado sexting, es decir, el mandar vía móvil vídeos, imágenes o mensajes subidos de tono para la otra persona.

Esta práctica, que en un principio se hace solo con las personas con las que tienes confianza y con las que realmente puedes confiar en ellas, parece que ahora está saliendo de los comportamientos más “seguros” porque empieza a ser usado con personas desconocidas incluso, personas que se toman fotos y las envían a desconocidos con los que han chateado o hablado una o dos veces.

El sexting en principio requiere de dos roles diferenciados entre sí aunque sí es cierto que puede darse el caso de que ambas personas tengan los dos roles. Por un lado tendrías el rol de voyeur, o lo que sería igual, de que se excita viendo fotografías o vídeos de personas en posiciones eróticas; luego estaría la persona exhibicionista, es decir, la mujer u hombre que le gusta mostrarse y no siente reparo a hacerlo con su pareja (o con otras personas).

Hay que tener mucho cuidado de cómo se practica, con quién y la forma en que se elige para pasar las imágenes y audiovisuales porque pudiera ser que hubiera vulnerabilidades o que al final se tengan problemas con esas imágenes circulando (o subidas a internet). Lo mejor, siempre, ocultar la cara y el fondo para que nadie sepa y mantener así el anonimato.

Te atreves?

 

Las mejores películas eróticas en pareja

Ahora que ha empezado el nuevo año podrías considerar ver alguna película durante el fin de semana que estés con tu pareja y con la cual divertirte, pero una película que sea llamativa y que despierte los mejores deseos de tu pareja, ¿no crees? Por eso queremos darte algunas ideas.

Instinto básico. Seguro que esta película la conoces y te acuerdas de la escena de Stone delante de los policías y del cambio de postura que tanto ha hecho que los hombres se enamoren de esa mujer. Las escenas de cama tampoco tienen desperdicio y seguro eleva la calentura en el ambiente de tu casa cuando la veas con tu pareja.

Infidelidad. Esta película quizás puede llevar un doble sentido pero no tiene por qué. Se trata de una relación extramatrimonial de la mujer escondiéndole a su marido la relación que lleva y disfrutando de escenas sexuales que sin duda te pondrán a mil. Seguro.

Lucía y el sexo. ¿Escenas eróticas cada dos por tres? Esta es tu película, lo que no sabemos es si llegarás al final de la misma o sucumbirás a tu pareja a la mitad de la misma. En ella se cuentan los encuentros sexuales de una pareja.

Nueve semanas y media. Esta película es sin duda de las más románticas y eróticas que puedes ver con tu pareja y sin duda te dará alguna que otra idea para sorprenderle o sorprenderla. La historia se basa en la atracción de dos personas desconocidas que consiguen estar juntas por nueve semanas y media.

¿Conoces alguna película más erótica para parejas? ¡Cuéntanosla y la añadimos a la lista!

Mitos sexuales

Hace unos años hablar abiertamente del sexo no era normal, al contrario, era algo que cohibía mucho y se veía como algo sucio que solo se debía practicar con una pareja y no con varios si no querías ser tachada de otra cosa.

Ahora la mentalidad se está abriendo pero aún hay muchos mitos que son erróneos y que habría que terminar de erradicar. ¿Quieres conocer algunos?

Uno de los mitos que se tiene es que si el hombre eyacula sobre tu cuerpo y cae alguna gota en tu vagina puedes quedar embarazada. Lo cierto es que no tiene por qué ser así. Va a depender mucho de la postura en que estés y dónde caiga la gota. Desde luego no por eso te vas a quedar embarazada porque los espermatozoides tendrían que recorrer mucha más distancia, eso lo primero, y lo segundo es que pudieran no ser suficientes.

Otro de los mitos es que una persona que está con varios a la vez es una pervertida. Aquí nos referiríamos al hecho de los tríos y orgías. En principio no podemos decir que sea lo normal pero se dan, aunque no los veamos. Mientras haya consenso de la pareja, no deberíamos censurar.

Un mito que causa gracia es el hecho de que en la menopausia (nos referimos a la femenina aunque los hombres también pueden tener menopausia) se pierde el deseo sexual. Pues bien, ni mucho menos. Es cierto que baja el deseo, sobre todo los primeros años hasta que el cuerpo se habitúa a la nueva situación, pero eso no quiere decir que dejemos de ser activas sexualmente, al contrario, podríamos incluso tener más ganas.

¿Hay algún mito más que conozcas y quieras saber si es cierto o no?

Afrodisiacos, endulzar la pasión

Los afrodisiacos sirven para despertar la pasión y el deseo sexual de la pareja, o de ambos, y normalmente se utilizan en situaciones especiales donde ambos quieren disfrutar de un momento de intimidad.

Existen dos tipos de afrodisiacos, uno que serían de comida y/o bebida y otros que serían productos dentro de la sección de cosmética erótica (dentro del mercado de juguetería erótica que hay actualmente).

Entre los afrodisiacos de comida y/o bebida uno de los que más se usa es el chocolate porque hace que el cuerpo reaccione segregando placer. No es deseo sexual sino algo que nos gusta comer y nos hacer estar felices y deseosos de más. Por eso puede actuar indirectamente en el deseo.

Otro de los afrodisiacos que se usa es el ginseng. Éste, cuando se compra en su forma original, en contacto con las partes puede provocar una reacción muy intensa, al principio de dolor, después de mucho placer. Si ahora lo ingieres, entonces el deseo sexual sí se eleva porque se suele sentir un calor que va subiendo y que se alivia conforme tenemos a la otra persona haciéndonos necesitarla.

En cuanto a los afrodisiacos de tiendas eróticas destacarían las cremas y aceites porque con ellas se pueden dar masajes e ir encendiendo poco a poco a tu pareja. Al principio pensarás que no pasa nada pero eso cambia conforme pasa el tiempo ya que el producto estimula las zonas más sensibles dejándolas con un cosquilleo constante que, al contacto con tu pareja, son como pequeñas descargas que se sienten bien.

Ahora que se acerca San Valentín, podrías sorprenderle/a con algo así.

Formas de durar más

Seguro que, cuando estás con tu pareja, te gustaría muchísimo poder durar más en el sexo para proporcionarle más satisfacción. Pues, ¿sabes que eso se puede lograr? Hay algunos trucos que te permitirán durar más sin tener que recurrir a pastillas que puedan tratar la eyaculación precoz o el que se dure más tiempo en la cama.

Una de las formas para lograrlo es que cambies la posición de la penetración. Penetrar siempre de la misma forma puede hacer que llegues al orgasmo al cabo de unos minutos por la estimulación que tienes. Sin embargo, si logras modificarlo eso te dará placer pero no una plena excitación. Por ejemplo, en lugar de meterlo recto, puedes hacerlo con movimientos circulares para no tener tantas ganas de eyacular, o dejándolo inmóvil en ella, para calmar las ansias de explotar tú, y será un momento muy íntimo para ambos.

También existen unos condones especiales que permiten retrasar el orgasmo porque están cubiertos, por dentro, de un lubricante hecho con benzocaína que retrasa la eyaculación. Lo mismo puede ocurrir con geles retardantes o, si puedes soportarlo, unos anillos para el pene.

Recuerda controlarte y para ello, respira. Si respiras pausadamente, sin excitar la propia respiración, tu cuerpo estará relajada y no sentirá que tiene que llegar al clímax en poco tiempo. Si te descontrolas, párate y respira profundamente hasta conseguir el control de nuevo. Así seguro que lograr durar mucho más.

¿Conoces algún truco más para conseguir durar más en la cama para dar más placer a tu pareja?

Kit de bondage

Con el éxito de los libros eróticos  y sobre todo de 50 sombras de Grey, los juguetes eróticos relacionados con el BDSM, bondage y sado están a la orden del día y cada vez más parejas se decantan por este tipo de juegos.

Por eso desde Reina Pícara hemos pensado que quizás os podría interesar uno de nuestros productos, un kit de bondage con el cual hacer realidad todas las fantasías que puedas tener con tu pareja. El kit está compuesto por un antifaz en material que simula la piel, esposas, correas y látigo con mango en forma de pene.

Además, viene también con algunas ideas para utilizar todos estos productos como propuestas de sujeción y juego que darán muchas variantes a la hora de crear divertidas escenas que excitarán a ambos.

También lo puedes utilizar con otros juguetes de bondage como fustas, pinzas para pezones o lo que se te pueda ocurrir y dependerá de que quien esté atado sea un hombre o una mujer.

Eso sí, cuidado a la hora de utilizarlo porque hay que estar bien seguro de lo que se hace. Os recomendamos que se tenga una palabra de seguridad para evitar que se pueda hacer daño o que la otra persona se sienta más segura sabiendo que parará todo cuando no se sienta capaz de hacer lo que hace.

En este caso el kit te servirá para probar nuevas experiencias y, quién sabe, quizás y te acabe gustando más que el sexo vainilla.

Puedes adquirir tu kit de bondage con nosotros en Reina Picara.

Los disfraces sexy

Hay ocasiones en que hay que poner un poco más de diversión y picardía, buscar volver a ser niños pero jugando a otros juegos para adultos y, sobre todo, sorprender a la pareja para salir de la rutina y cumplir con ello algunas de las fantasías que pueden tener hombres y mujeres. Así, te puedes encontrar usando disfraces sexy.

Los disfraces sexy pueden ser de muchos tipos y normalmente están relacionados con las fantasías de los hombres. Ser dominado por una mujer policía, o atendido por una enfermera lujuriosa, o incluso ser abordado por una pirata puede hacer que muchos hombres se exciten con solo ver el disfraz. Por supuesto, hay otro tipo de disfraces, como el de colegiala o el de doncella, sumisas al hombre, con el que es él quien lleva el control.

El uso de los disfraces sexy no es algo que se deba dejar al azar sino que debería plantearse una situación para hacerla más vívida y con ello que pueda disfrutarse mucho más. No te decimos que se siga un guión pero sí necesitará ponerse en situación, salvo que a ninguno de los dos os haga falta. Sin embargo, con una situación el deseo puede ser mayor así como la espera de saber qué puede pasar en ese momento con ambas personas.

Si quieres sorprender a tu pareja sin duda puedes hacerlo de esta forma que te hará vivir unas situaciones diferentes a las que vives día a día y logrará que el placer de disfrutar de tu pareja, de otra forma, suponga un aliciente más a la hora de practicar sexo con él o ella.

Consejos para el sexo anal

El sexo anal es un tipo de sexo que cada vez está perdiéndose el miedo por parte de las parejas para practicarlo. Si bien es cierto que requiere de una preparación  preliminar para limpiar el conducto, porque puede haber accidentes o fugas, además de que el miembro de él puede quedar manchado y con mal olor, lo cierto es que es un tipo de sexo en el que pueden disfrutar ambas personas.

A la hora de practicar sexo anal tienes que tener cuidado de no hacerlo demasiado rápido. Hay que tomarse su tiempo con los preliminares y estimulando y excitando a la otra persona. Cuanto más excitada esté mejor será porque irá todo más fácil. Eso no quita que no uses lubricante, debes usarlo, y para ello lo mejor que puedes hacer es tenerlo a mano para aplicarlo sobre la entrada de ella y después sobre tu miembro a fin de que se deslice más fácilmente.

Si es de las primeras veces que practicáis el sexo anal puedes probar a hacerlo en el agua ya que ésta te servirá como lubricante y permitirá que te puedas lubricar aún más. Aparte puedes usar un lubricante que sirva con el agua para lograr un mayor resultado.

Ve poco a poco. Al principio para la mujer la intrusión no es algo placentero sino al contrario, duele, sobre todo cuando hay que pasar el anillo muscular, pero una vez se acostumbra el dolor se vuelve placer. Lo importante es que sea ella quien te guíe para saber en cada momento si moverte más rápido o pararte un momento, aunque se sabe que también el hombre sufre al tener aprisionado su miembro en un conducto que suele ser estrecho (al menos al principio).

¿Te animas a practicar sexo anal?

La postura del 69

Una de las posturas que puedes practicar con tu pareja y que sin duda quizás ya has hecho con algún que otro resultado es la postura del 69, es decir, cuando el hombre y la mujer se recuesta, no cara a cara, sino dejando en el rostro del otro sus órganos sexuales.

Este postura es una de las que se puede llevar a cabo para practicar sexo oral y suele ser de las mejores que hay si se hace bien, porque no siempre se consigue. Sobre todo lo que más puede “cortar” las buenas vibraciones y sensaciones es el sentimiento de asfixia al tener el otro cuerpo encima. Para ello, con que la otra persona se ponga de rodillas sin dejar caer el peso sobre ella, puede hacer que te olvides del problema.

Con esta postura sexual el sexo oral es practicado por las dos personas al mismo tiempo, o al menos eso es lo que se intenta porque lo cierto es que hay algunas que son más sensibles que no pueden lograr dar placer cuando se lo están dando y han de tomar turnos para poder actuar con la otra persona.

Hasta ahora la tendencia de practicar sexo oral era parte de los hombres pero cada vez más las mujeres se están animando a practicarlo aunque lo cierto es que prefieren ser estimuladas al mismo tiempo que ellas estimulan al hombre.

Dentro del 69 hay varias posturas y formas en que las dos personas se pueden poner pero la más tradicional implica que el hombre, o la persona que pese más, se ponga debajo para evitar que se pueda sentir aprisionada la otra persona.

Jueves, el día preferido para estar con tu pareja

Ni el lunes, ni el martes, ni los fines de semana, aunque parezca algo raro, pues en los fines de semana no tienes tantos problemas ni horarios, no hay trabajo y se puede disfrutar más, el día en que más se disfruta de la pareja y que mantienes más sexo son los jueves.

El motivo de que sean los jueves en realidad es lógico. Los fines de semana, pese a tener más tiempo muchas veces se quiere salir y desconectar de la rutina que hay durante la semana para despejarse. Y durante la semana el hecho del trabajo baja mucho el deseo de las personas hasta el punto de no querer tener sexo, o al menos un ejercicio físico como lo ven algunos, pues se agotan más.

En cambio, los jueves, que se ven con mejor humor y los niveles de estrógenos y testosterona están más elevados, así como la hormona de la felicidad, porque ya se acerca el fin de semana y se acaba el trabajo, hace que se esté más deseosa para mantener relaciones con la pareja, incluso con ganas buscándola una a la otra.

Seguro que ahora lo que tienes que hacer es comprobar si esta teoría es cierta para ti o si se puede convertir como cierta. Según dicen, los jueves se tiene un sexo tranquilo y relajado, uno que dura bastante tiempo para disfrutar de la otra persona. ¿Aciertan o se equivocan en esto? ¿Cuál sería tu día preferido para tener sexo? ¿O son varios?