Los cuatro motivos por los que las mujeres fingen el orgasmo

Una investigación científica realizada sobre 481 mujeres heterosexuales y publicada en la revista especializada Archives of Sexual Behaviour ha concluido que cuando una mujer finge un orgasmo durante la práctica del sexo en la gran mayoría de los casos lo hace por cuatro motivos básicos.

www.reinapicara.com

En primer lugar se encontraría el “altruismo”: es decir, el deseo de hacer sentir bien y no herir los sentimientos de su pareja en la cama.

En segundo lugar se encontrarían los “miedos e inseguridades” relacionados con experiencias negativas en la cama.

En tercera posición estaría el deseo de autoexcitarse.

El cuarto y último motivo para fingir el orgasmo buscaría, directamente, terminar con el coito haciendo creer a la pareja que la mujer ya ha llegado al clímax.

El estudio también preguntó a las mujeres por qué fingen el orgasmo cuando se les está practicando sexo oral. En este caso, los tres primeros motivos principales serían idénticos a los mencionados anteriormente, pero en cuarto lugar se encontraría el miedo a posibles disfunciones sexuales.

 

Vosotras también lo hacéis? son vuestros motivos distintos a los anteriormente mencionados?
fuente: la vanguardia

¿Tu pareja es celosa?

El modelo del amor romántico tiene a los celos como a un ingrediente de su receta pero este tipo de romanticismo se basa en un amor que no es sano, se basa en la toxicidad… y cuando el amor es tóxico, no es amor. Cuando los celos son parte de la base de la relación de pareja, no es amor.

Escuchaba esta mañana en la radio que todas las personas somos celosas. Y es posible que así sea. Aunque el amor de verdad, el auténtico, no debe incluir los celos en su receta, al menos no como se normaliza en nuestro entorno.

Evidentemente, nadie quiere que su pareja le sea desleal pero de ahí a conductas típicamente celosas, hay un trecho.

¿Qué es una conducta celosa?

Aquella en la que se desconfía de la pareja. Por ejemplo: sufrir cuando sale con sus amigos/as o intentar que no salga si no es en pareja, mirarle el teléfono móvil, fisgonear en su facebook, necesitar que te consulte algunas cosas que desea hacer pidiendo permiso, hacer conductas de comprobación para asegurar que la pareja se encuentra en el lugar donde dice estar, etcétera.

De hecho, los celos, que para muchos son una prueba de amor, pueden llegar a ser la antesala del maltrato.

¿Por qué los celos no son una prueba de amor?

Porque uno de los ingredientes principales del amor sano es la confianza y los celos parten de la desconfianza. Desconfianza en uno mismo y/o en la pareja.

Nos han hecho creer que cuando una persona nos ama dejará de ver al resto del mundo, solamente tendrá ojos para ti, solamente querrá estar contigo, el centro de su mundo serás tú… pero eso no ayuda a enriquecer la relación de pareja, al contrario, la limita, la empobrece, hace que cada vez sea más pequeña.

Por lo tanto, si realmente deseas amar sanamente a tu pareja no deberías desear que se cegara contigo, deberías querer enriquecer la relación. ¿Y cómo se hace eso? Se enriquece el amor no cortando sus alas, dejando que cada uno tenga su espacio, alimentando otras esferas de la vida para crecer como persona, evitando todas aquellas conductas celosas, no esperando que nuestra pareja nos haga feliz ya que para poder ser feliz en pareja debemos ser feliz con nosotros mismos, solamente de esta manera, la relación de pareja nos sumará felicidad.

Hemos asociado durante muchos años que el amor es sacrificio por el otro y si nos sacrificamos, eliminamos parte de nosotros mismos por el otro y de esta manera no se puede cocer una relación de amor auténtico, una relación sana…

Os animo a encontrar vuestra felicidad, a eliminar todo rastro de celos y a hacer que la relación sea el ingrediente extra que deseáis añadir a vuestra vida y que os suma mucha más felicidad a la que ya tenéis.

 

 

 

fuente: el periodico

Masaje y Terapias Naturales para Compartir en Pareja

Nuestra nueva compañera Mari Carmen Cárdenas, Terapeuta Natural y Especialista en masajes orientales nos propone diversos talleres de masaje en pareja con los que redescubriremos la sexualidad a través de todos los sentidos.

Crearemos juntos un espacio adecuado que nos invite a relajarnos y disfrutar del momento, conoceremos diversos utensilios que nos servirán como complemento o toma de contacto, y terminaremos con la práctica del masaje general en pareja.

También tenéis la opción del Taller de Introducción a la Sexualidad Sagrada y masaje en pareja, así que no lo dudes y opta por una sesión de lo más didáctica y sensorial.

 

Circulo de Bienestar

Recuerdas aquellos años de divertidas fiestas del pijama?

Reuniones de amigas, risas, llantos, alegrías, complicidad, cariño,compartir experiencias…

Queremos recuperar para ti la esencia de esos momentos con nuestro círculo de Bienestar.

En él, te ofrecemos la posibilidad de disfrutar en tu propio domicilio de demostraciones de terapias, sesiones de belleza con cosmética natural,aceites personalizados, test de aromaterapia emocional, monográficos de automasaje, reflexología podal y facial, infusiones para la mujer,equilibrado energético con danza oriental…

Si lo combinas con una sesión de Tuppersex, la tarde o noche ya será redonda!

Para información y Reservas contacta con nuestra Reina en el: 93 717 16 14 o en info@reinapicara.com

 

.

Vibradores: elige el tuyo

Los vibradores son complementos sexuales que se pueden emplear tanto para la masturbación como el sexo en pareja. Se incluyen dentro de los juguetes sexuales que tienen como función proporcionarnos placer y darle un toque diferente a nuestras relaciones íntimas.

vibrador-butch-cassidy- Reina Pícara

Aparte de usarse para llegar alcanzar el clímax, pueden emplearse como solución terapéutica. En el caso de las mujeres sirve para combatir la anorgasmia (ausencia de orgasmo) y a los hombres les ayuda con sus problemas de disfunción eréctil.

A lo largo de su historia, que comenzó en el siglo XX, han ido evolucionando hasta llegar a la diversidad de formas y texturas que existen en la actualidad. Para tener ante nosotros la oferta más variada, lo mejor es acudir a una tienda erótica o una  reunión de tupersex, dónde una de nuestras asesoras te orientará y aconsejará del modelo que más se adapte a tus necesidades

Principio de funcionamiento de los vibradores

La principal función de los vibradores es la estimulación sexual. En el terreno meramente del sexo, ayudan a que la excitación aumente y a que no se caiga en la rutina con nuestra pareja. Hay que saber diferenciar entre vibradores y consoladores. Los consoladores son utilizados principalmente para la penetración vaginal y anal y son juguetes que no vibran. También se les suele llamar dildos.

Cuando se habla de vibradoresimplica que tengan un motor interior que los haga vibrar. No tienen que tener como fin la penetración ya que puede que sean meramente para la estimulación del clítoris. Para un máximo placer, la combinación de ambos puede ser una gran estimulación. Hay que saber elegir el adecuado dentro de la variedad de estos juguetes sexuales, pero si los vas a utilizar en pareja será mejor que sea una decisión consensuada.

We-vibe---Reina-Pícara---Rojo

Cuada vibrador tiene unas cualidades determinadas que irán desde los distintos complementos a los distintos usos. Para saberlo, piensa qué parte de tu cuerpo te gusta más que sea estimulada. Nadie mejor que tú va a saber lo que tu cuerpo necesita cuando se habla de sexo.

Los vibradores sirven de gran ayuda para aquellas personas con algún tipo de discapacidad. Para empezar, son personas que posiblemente tengan dificultades para estimularse y estos juguetes sexuales pueden servirles de ayuda, además de un modo de diversión placentero. Por otra parte, si la discapacidad les afecta a la erección masculina, un vibrador potente puede haber más que un estímulo cerebral.

No todo es placer sexual, también son una práctica beneficiosa para nuestra salud. Ayudan a tener una mayor excitación, lubricación y orgasmos. Además ayudan a superar problemas como la anorgasmia, vaginismo y disfunción eréctil. La anorgasmia es la ausencia de orgasmo tras una fase de excitación normal.

Con el vibrador ayudamos a controlar las reacciones sexuales de nuestro cuerpo para saber cómo hacer que lleguemos al clímax. Para ello, tendremos que escoger bien la forma y modularlo para llegar a nuestro objetivo. Si puedes, que tu pareja te ayude a superarlo, ya que la desinhibición puede hacer los bloqueos y el pudor desaparezcan. No tengáis miedo, piensa que en centros sanitarios llegan a recomendarlo como solución.

Para los hombres, los beneficios tienen que ver con la erección. Tanto si el hombre tiene problemas con ella, como si quiere que ésta sea más prolongada, la utilización de anillos vibradores puede ser un método de ayuda. Estos producen un estímulo más fuerte que el que puede enviar el cerebro, por ellos pueden servir de ayuda en caso de disfunción eréctil.

También ayudan a la desinhibición a la hora del sexo. Con los vibradores o consoladores nos ayudamos a conocer más nuestro cuerpo, por lo que el conocimiento que tenemos sobre lo que queremos o necesitamos aumenta y así podemos transmitírselo a la otra persona.

Tipos de vibradores

A continuación os mostramos los distintos tipos de vibradores que existen, aunque hay que tener claro que dentro de cada tipo de vibrador hay una gran oferta de formas y texturas que van innovándose a lo largo de los años. Piensa cuál necesitas e infórmate en nuestra tienda o reunión tupersex para tener una información mayor.

Sustitutos de los penes: son los consoladores con vibración. Están enfocados para aquellas mujeres que buscan algo más que la penetración, ya que pueden emplearse además para la estimulación vaginal exterior. Para ellos, lo idóneo sería escoger uno con multivelocidades y diferentes posiciones para ir adaptándolo a nuestras necesidades. Así obtendremos de una manera más fácil el orgasmo. Los hay combinados con estimuladores de clítoris, combinación que puede llegar a ser realmente satisfactoria para las mujeres.
Estimuladores de clítoris: son perfecto si aún no estás familiarizada con este tipo de juguetes sexuales, además de que son el complemento perfecto para el sexo en pareja. No deja de ser un estimulador, así que prueba a acercarlo a otras zonas de tu cuerpo donde crees que el roce de este aparato puede gustarte.
- Anales: son aquellos empleados para estimular el ano y penetrarlo. De ellos no se puede decir que sirvan para la autosatisfacción ya que su mecanismo resulta un poco complicado si se intenta disfrutar en soledad. Son perfectos para utilizar en pareja. En caso de que la pareja esté compuesta por un hombre y una mujer, será necesario consultar bien a la otra persona que si accede a ello, ya que puede que no lo vea tan atractivo.

Vibradores mini: son ideales para llevar en nuestro bolso. Son la versión reducida de todos los tipos de vibradores existentes. Puedes llevarlos contigo de viaje o fin de semana y así poder disfrutar de él allá donde vayas.

Consejos para elegir el vibrador adecuado

Lo principal y básico es que pierdas todo tipo de pudor y miedo hacia la utilización de cualquier tipo de vibrador. Piensa que si existen es porque nuestra vida sexual no puede caer en la rutina y todo tipo de innovación que incluyamos ha de ser bien acogida. El mejor acercamiento a ellos puede ser a través de una reunión de tupersex con tus amigas o visitar nuestra tienda erótica dónde estaremos encantadas de atenderte y escuchar que es lo que buscas y  necesitas.

Ten en cuenta cuáles son tus preferencias en cuanto a las zonas a ser estimuladas y cómo. Teniendo esto claro ya puedes empezar a experimentar hasta llegar al modelo perfecto para ti. Puede que de primeras no des con él, pero la solución es tan simple como seguir probando. Poco a poco irás conociéndote mejor en el terreno sexual y acabarás siendo una experta en el tema y podrás ayudar a gente de tu entorno que puede que les dé vergüenza hablarlo públicamente.

La visita al sex shop o tienda erótica  es perfecta siempre y cuando busquemos sólo información. Allí nuestras compañeras os podrán contar detalladamente las cualidades de cada vibrador y así podremos elegir cuál es el que más se acerca a las necesidades sexuales que tenemos.

Una reunión de tupersex con tus amigas también es muy buena opción. La asesora que os oriente puede hablaros de las experiencias de otras clientas, además os hará un acercamiento más personal a este tipo de juguetes sexuales. El ambiente que se crea es íntimo y totalmente distendido, ya que estás con tus amigas y vas a poder hacer todo tipo de preguntas sin ningún pudor. No lo dejes en una sola sesión, utilízalas de vez en cuando para ver cómo va innovando el mercado y así poder ir dándole originalidad a tu vida sexual. Es un buen rato y que además te dará conocimientos para disfrutar del sexo jugando. Piensa que una buena vida sexual puede ayudarte en el resto de los aspectos de tu vida, así que arriésgate, olvida el pudor y úsalos.

 

fuente: Bekia

¿Deseamos aquello que no tenemos?

Posiblemente existen muchísimas más razones pero veamos algunas de las más importantes:

1. La novedad: nuestro cerebro reacciona más intensamente cuando el estímulo que tiene delante es novedoso. Es entonces cuando se disparan los niveles de dopamina y aparece lo que llaman “el subidón dopaminérgico”. Eso implica sentir deseo y excitación sexual de manera casi automática. Pero eso no necesariamente conlleva a culminar esa excitación con esa persona…

2. La rutina: la rutina e incluso la monotonía (para mí la monotonía es la suma de la rutina y el aburrimiento) hacen que esa persona que tienes en casa y que ves cada día, tu pareja, sea menos apetecible porque uno se acostumbra a ella.

3. Alimentar el deseo: estamos poco educados en alimentar el deseo dentro de la pareja estable para que este se mantenga a lo largo de los años. Evidentemente disminuye con el tiempo, no sería posible sentir la locura de los primeros seis meses durante los próximos treinta años de vida… pero que disminuya con el tiempo suele ser culpa de no alimentarlo ni cuidarlo.

4. Cuando damos por segura la relación de pareja: si creemos que nunca perderemos la relación y que no puede suceder nada para que la pareja se rompa, es cuando damos por segura la relación e, inconscientemente, dejamos de cuidarla con tanta intensidad como al principio, cuando debemos seducir a la pareja para que nos elija y se quede con nosotros.

5. Rayo de pasión: tendemos a pensar que el deseo acude a nosotros cual rayo de pasión descontrolada que nosotros no dominamos… y eso no suele ser exactamente así. Ese “subidón” que hace que nuestro deseo aparezca sin forzarlo suele darse en 3 situaciones muy concretas:

- Cuando nos enamoramos: este es el “subidón dopaminérgico” que comentábamos anteriormente

-Cuando somos adolescentes: la bomba hormonal que sufrimos durante esta etapa hace que sin hacer ningún esfuerzo nuestro deseo y nuestra excitación esté a flor de piel

-Cuando una persona desea ser madre o padre: en ese momento se le ve una finalidad muy clara a la sexualidad (tener un hijo) y es cuando el deseo sexual suele multiplicarse por mil.

Pero ese rayo de pasión no suele aparecer si no lo cultivamos un poco… ¿Cómo podemos hacerlo? Veamos algunas pistas:

-Teniendo en cuenta que no solamente hay que seducir a la pareja en la etapa del cortejo

-Aprendiendo a tener una buena comunicación con la pareja (y también una buena comunicación sexual)

-Gozando de una relación de pareja sana, que no sea tóxica

-Valorando la sexualidad en pareja como un juego que puede servir para divertirnos, darnos placer, comunicarnos y decirnos que nos amamos

-Conociéndonos bien a nosotros mismos para poder ayudar a nuestra pareja a que aprenda cómo funciona nuestro cuerpo

-Evitando los mitos y las falsas creencias sobre la sexualidad y la pareja

Y posiblemente podríamos  estar escribiendo horas y horas para ver qué se puede hacer para enriquecer el deseo de una pareja para no caer en la monotonía…

Por lo que, como siempre, os animamos a que busquéis qué es aquello que os ayudará a vosotros y a vuestra pareja a enriquecer vuestra pasión y a seduciros…

PD: Tenemos ojos, somos personas, nuestro cuerpo reacciona ante los estímulos… por lo que si nos sentimos excitados con el vecino o la profesora de nuestro hijo no es nada malo… lo que hacemos con eso es lo peligroso pero que nuestra mente dispare deseo cuando vemos a alguien que no es nuestra pareja no es un indicador de que algo va mal… sencillamente nos indica que somos personas y reaccionamos ante lo que vemos…

 

fuente: mucho más que sexo

Qué evitar en la primera cita: guía para chicos

El éxito de una primera cita depende de muchos y distintos factores.Hay algunos que no se pueden controlar, pero otros que sí y evitar que sea un fracaso. A la hora de enfrentarte a tu primer encuentro con una chica son muchos los errores que puedes cometer -ella también, pero eso lo dejaremos para otro momento. La mayor parte de ellos sean, probablemente, fruto de los nervios, así que vamos a ver algunos de los más comunes  con el fin de evitarlos.No pretendas ser una persona que no eres. Ese es uno de los grandes fallos que se pueden cometer en una primera cita. Si aparentas ser alguien que no eres en las siguientes ocasiones que quedéis se dará cuenta y no habrá merecido la pena porque probablemente no vaya a cuajar una relación que ha empezado con mentiras.

A la hora de evitar errores en una primera cita hay varios factores a tener en cuenta y en los que se pueden evitar situaciones incómodas y que vaticinan un resultado nada satisfactorio. La conversación, el comportamiento, el look o el plan previsto son algunas de las más importantes. Vamos a ver qué no hacer para no estropear la primer cita.

Planificar la cita

Lo primero en una cita es pensar en donde ir. Seas tú o ella el que elija sé tolerante. Si ya conoces a la chica puede ser más fácil porque sabes qué plan le puede apetecer, pero si no la conoces no arriesgues. Salvo que sepas que le va a gustar no sugieras ir a ver un combate de boxeo o la retransmisión de un partido de fútbol. Pregúntale a ella directamente o a algún conocido si es que quieres sorprenderla.

Una cena romántica siempre es una buena opción para una primera cita con una chica

Busca un plan que sea una buena alternativa para los dos. Ir a cenar o a tomar una copa no suelen ser citas conflictivas y siempre una buena idea. No trates de imponer tus gustos y pregúntale qué película le apetece ver o a qué tipo de restaurante quiere ir. Aunque para una primera cita descartamos ir al cine ya que no tenéis opción de hablar cómodamente y compartir puntos de vista. Huye de espacios muy ruidosos o en los que no podáis hablar tranquilamente sin ser interrumpidos.

En una primera cita es recomendable que no optes por uno de tus lugares habituales, como puede ser el bar al que vas con tus amigos. Tú estarás cómodo en tu ambiente, pero ella puede sentirse desplazada y fuera de lugar por no conocer a tanta gente ni el sitio. Si hay un espacio con el que los dos estéis familiarizados puede ser un buen plan, porque estaréis los dos relajados. En caso contrario busca un sitio neutro.

De la misma manera sé claro a la hora de decidir dónde habéis quedado y a qué hora, que no haya posibilidad de equivocaciones en cuanto a si la recoges u os veis allí. Has de intentar ser puntual y en caso de que veas que vas a retrasarte avisarla -apenas lleva tiempo mandarle un mensaje o whastup- y disculparte. A nadie le gusta que le hagan esperar y mucho menos sentir que te han plantado en una primera cita. Ni a ella ni a ti tampoco en caso contrario.

Prepararte antes de la cita

En el caso de que no la conozcas la primera cita será el momento en que ella se cree una impresión de ti. Sea buena o mala suele ser la que perdurará en el tiempo una buena temporada. Es importante ir preparado para que salga lo mejor posible y por eso es conveniente saber sobre sus gustos, aficiones, trabajo… Todo ello ayudará a que no haya silencios incómodos ni equívocos.

El look es fundamental, y hay que adecuarla al tipo de cita que tengamos

El look que lleves a la primera cita es importante. Al igual que no has de fingir ser otra persona que no eres tampoco debes disfrazarte para conocerla. Basta con ir vestido de acorde al plan que tengáis. No es recomendable ir de pantalón corto y deportivas si habéis quedado en un restaurante elegante y tampoco lo es llevar un look  de gala si vais a tomar una copa o un paseo por el parque. Por lo general las mujeres dan más importancia a la ropa que los hombres, pero también es cierto que si apareces con look capaz de sorprenderla habrás ganado bastantes puntos.

Cómo comportarse en la cita

La primera cita es un momento para conoceros, bien porque no os hubierais visto antes o porque apenas hayáis tenido un contacto superficial y queráis profundizar en la relación. De cualquiera de las maneras lo importante es hablar y saber qué le gusta a uno, qué le gusta a otro, qué tenéis en común.

Lo peor que puede pasar en una primera cita es que os quedéis en silencio y sin temas de conversación. De ahí que sea importante saber algo de ella antes de verla y así poder preparar algo de lo que hablar. Tampoco se trata de estudiar como para un examen, porque entonces darás la impresión de estar demasiado interesado, quizás rayando la obsesión. Has de buscar que la cita resulte un encuentro fluido en el que os lleguéis a conocer mejor.

Para ello tienes que prestarle atención, y ella a ti, como no podía ser de otra manera.En el momento en que los dos lleguéis a la cita guarda el móvil. Antes no porque ella podría retrasarse y te quisiera avisar o al revés. Pero una vez que estáis juntos, si estás pendiente de actualizar tu estado en las redes sociales o de los mensajes que te están mandando tus amigos ella se sentirá desplazada y la cosa no va a funcionar. Si recibes una llamada de trabajo o urgente no pasa nada porque la cojas, porque lo entenderá.

El éxito de la primera cita es vital para que la relación pueda comenzar

El móvil es un elemento que te puede distraer de la conversación, pero también la televisión u otra gente que pueda estar en el mismo lugar que vosotros. Ni qué decir tiene que mirar a otras mujeres en una primera cita no te va a traer nada bueno. Evítalo. Tampoco es recomendable beber en exceso o meterse en discusiones con otras personas ajenas a vuestra cita.

Es importante que le hagas sentir que ella es importante, no sólo que le des conversación. Y si tenéis que elegir qué comer o qué beber pregúntale, no decidas en solitario sin darle a ella opción. No suele ser algo que las mujeres de hoy en día vean atractivo.

Del mismo modo que en una primera cita tienes que escucharla para saber qué piensa de determinadas cosas tienes que no resultar demasiado insistente en tus argumentos. Podéis tener diferentes puntos de vista sobre un tema y hacerlo evidente, pero no es necesario discutir de ello. En este sentido hay varios temas de conversación que es recomendable evitar. La política, el fútbol y las antiguas parejas de cada uno son asuntos que mejor no tratar.

A la hora de pagar la cuenta puedes sugerir hacerlo, pero probablemente ella no acepte. No insistas en invitar si ella se presta a compartir la factura, porque puede verlo como un comportamiento machista. Una alternativa satisfactoria para las dos partes es que uno pague en la primera cita y otro en la segunda. Así, además, garantizáis que volveréis a veros y no habrá que esperar a la despedida para saber si os daréis una segunda oportunidad.

Habéis tomado nota?? Seguro que vuestra cita será todo un éxito!
fuente: Bekia

 

Lenguaje sexual: un diálogo de a dos

En el lenguaje del sexo es muy importante que se nos entienda. No cualquier tipo excitación da lo mismo, no cualquier estímulo nos lleva a las situaciones que queremos. Conocer y hacerle saber exactamente a tu pareja qué te gusta y que no te gusta, qué quieres ese día, es básico para mantener un diálogo amoroso y para evitar colocar al otro en el papel de experto infalible que todo lo sabe y todo lo puede.
Tampoco es real que nosotras no sabemos nada y por ello nos entregamos a la voluntad del otro. Nadie sabe más que yo sobre mi propio cuerpo y es justo compartir ese conocimiento explícitamente con tu compañero.
Con demasiada frecuencia, en lugar de intentar comunicarse sentimientos, las personas se obstinan en demostrar que tienen razón y que la otra persona no la tiene. Esta actitud está condenada al fracaso, pues, aunque uno de los dos gane esta batalla, el otro encontrara alguna manera de desquitarse.
Muchas personas esperan que en una buena relación no exista nunca ningún enfado, ningún desacuerdo. Pero la cólera y la discrepancia son tan normales como la alegría y el consenso. Resulta imposible que dos personas que se criaron en dos familias diferentes, con sistemas de valores diferentes, opinen del mismo modo sobre todos los temas.
Aceptando estas discrepancias, tenemos que darnos cuenta que es absolutamente necesario comunicarle al otro nuestros deseos y preferencias. De hecho, muchos problemas surgen cuando uno de los dos cree adivinar lo que piensa y siente el otro y actúa en consecuencia. Esta creencia nace de la idea “si mi pareja me amase de verdad, sabría que deseo”. Una vez que se ha abandonado este mito, es posible hacerle preguntas directas a nuestra pareja, erradicando así las confusiones.
En el ámbito de la comunicación sexual, las frases en primera persona “me gusta que me acaricies el cuello suavemente” o “siempre me tocas con demasiada fuerza”, tienden a obtener la respuesta deseada, las frases en segunda persona suelen generar una discusión.
Muchas mujeres tienen otras dificultades a la hora de la comunicación sexual a través de la palabra, porque fueron criadas en un ambiente en el cual estaba totalmente prohibido nombrar a sus genitales. Como consecuencia de aquella prohibición, a muchas les resulta totalmente desagradable el lenguaje explícito de los varones, quienes desde pequeños aprenden a nombrar sus genitales. Nosotras usamos eufemismos, ellos utilizan términos directos.
Es importante llegar a un lenguaje propio y personal que permita con una mirada adulta nombrar los genitales propios, los del otro y las situaciones sexuales con palabras coloquiales, no necesariamente científicas, pero que no produzcan incomodidad.
El lenguaje amoroso usado dentro de las situaciones sexuales suele adquirir distintos significados: algunas mujeres se excitan cuando les dicen frases cariñosas, a otras les excita que les hablen de la acción que está transcurriendo. Es necesario e importante que una pareja explore ese lenguaje, el lenguaje de ellos.
Tips de la escena sexual
  • Intimidad para comunicarnos a través de las palabras, compartiendo nuestras emociones y poder así sentirnos física y espiritualmente cerca de nuestro compañero.
  • Honestidad y confianza para mostrar nuestros deseos y necesidades, no fingiendo lo que no sentimos.
  • Sensibilidad para captar lo que a nuestro compañero le agrada y preguntarle lo que necesita.
  • Espontaneidad y creatividad, jugar y explorar para contactar con los propios sentimientos sexuales no temiendo expresarlos al tiempo que permitimos que nuestros deseos y fantasías fluyan.
  • Seguridad, porque la cama es un lugar muy especial para la igualdad de derechos. Si una se siente sexual y si el vínculo y la confianza lo permiten, seguramente será nuestro el primer movimiento para acercarnos.
  • Amar porque el amor es un factor muy importante en una buena relación sexual. Colorea todo con un matiz único. Cuando nos enamoramos, los encuentros sexuales nos permiten expresar lo que sentimos. Es y seguirá siendo el mejor afrodisíaco.

En las relaciones de pareja por lo tanto vemos que lo básico es lograr una buena comunicación para poder conocernos en todos lo ámbitos y sobretodo en el sexual e íntimo.

 

 

fuente: minutouno