Squirting: todo lo que necesitas saber sobre el gran misterio del orgasmo femenino

Está de moda, y no hay más que echar un vistazo a cualquier buscador pornográfico para darse cuenta. La eyaculación femenina se ha convertido en uno de los grandes fetiches de la producción erótica más reciente, y se han intentado dar muchas explicaciones a tal fascinación. Por un lado, parece un equivalente del muy difundido fetiche de la eyaculación masculina, ya un subgénero en sí mismo para algunas productoras que ha sido criticado por el feminismo.

Además, resulta particularmente espectacular, y por ello, las productoras pornográficas se preocupan por exagerarlo incluso hasta el punto de que nadie en su sano juicio puede pensar que en algunos casos, el squirting no es un montaje. Parece para algunos hombres una especie de demostración de que se ha alcanzado el objetivo, como una recompensa al esfuerzo amatorio.

Hasta tal punto ha llegado la moda que el pasado mes de diciembre fue prohibido en Inglaterra junto a otros comportamientos indudablemente violentos como los azotes o las estrangulaciones. El Reglamento de Medios Audiovisuales de 2014 intentaba, con esta orden, proteger a la infancia y restringir aquello que puede ser visto en una pantalla. ¿Qué tiene la eyaculación femenina de problemático, más allá de que pueda resultar desagradable para muchos?

Porque, en realidad, lo que prohibió la junta fue el squirting, y no la eyaculación femenina en sí, dos cosas que, como explica un artículo  publicado en Fusion, se parecen pero no son iguales. Una investigación publicada en el pasado mes de diciembre por el doctor Samuel Salama en el Journal of Sexual Medicine aclaraba que se expelen distintos líquidos en ambos actos, y que en el caso del frecuente squirting del porno, este puede incluir orina. Y registrar actos escatológicos está prohibido por las autoridades inglesas, lo que explica que su inclusión en la lista de actos a erradicar.

De qué hablamos cuando hablamos de eyaculación

La gran pregunta sobre la eyaculación femenina es qué es dicho líquido y cómo se origina. Durante décadas, nadie supo dar una respuesta correcta, y se pensaba que era una sustancia de origen desconocido y semejante al semen. Eso fue hasta hace relativamente poco, cuando se empezó a mantener, debido al espectacular flujo que podía verse en algunas películas pornográficas, que no era más que orina. No estábamos muy desencaminados, como demuestra la reciente investigación del doctor Samuel Salama.

Por una parte, se encuentra aquello que podemos considerar como eyaculación femenina, casi siempre una cantidad ínfima de líquido que se produce en la glándula de Skene –una especie de próstata femenina– cuando algunas mujeres alcanzan el orgasmo. Esta se encuentra al final de la uretra, y también puede servir de lubricante natural durante el acto sexual. El de Salama no es el único estudio que señaló a dicha glándula como la productora de dicho líquido, como el realizado en Italia que señaló que sólo un porcentaje muy pequeño de mujeres disponen de esta próstata masculina que está formada por el tejido que habría formado la próstata en caso de nacer hombres.

Harina de un costal muy diferente es el condenado –o tan anhelado– squirting. Los investigadores no tienen ninguna duda de lo que se trata: de “una gran cantidad de líquido proveniente de la vejiga”. Más claro, agua: como sospechaban mucho, se trata de un fluido muy semejante a la orina. Además, este es expelido de forma tan espectacular como sospechosa. Lo innovador de la investigación recientemente publicada es que se han utilizado ultrasonidos para comprobar de qué manera la vejiga se llena de orina durante la estimulación sexual en algunos casos.

Un mundo lleno de squirters

Hay dos cosas que se encuentran fuera de toda duda. Por un lado, que el número de mujeres que realmente eyaculan grandes cantidades de fluido durante el acto sexual es muy bajo. Por otro, y como consecuencia de lo previo, que la mayor parte de “fuentes del amor”, como las denominan los franceses, son fingidas. Existe todavía un gran desacuerdo sobre el porcentaje exacto de mujeres que eyaculan. Un estudio publicado en 1984 fijaba dicho porcentaje entre el 25 y el 50%.  Otro de 2007 expandía dichas cifras al 10 y el 69%. Un artículo del Journal of Sexual Medicine aportaba su granito de arena con un margen de entre el 10 y el 54%. La cantidad expelida es igualmente muy variable, y como señaló un estudio publicado en International Urology and Nephrology, puede variar entre cantidades imperceptibles y 5 mililitros.

¿Cómo se produce? A veces, se trata simplemente de nacer con dicha capacidad, que producirá la eyaculación de forma natural; en otras, la estimulación puede provocar un aumento en el caudal, como ocurre igualmente en el caso de los hombres. En resumidas cuentas, más mujeres de las que pensamos eyaculan, sólo que no de la manera a la que se han acostumbrado millones de hombres de todo el mundo. Como explica el artículo de Focus, lo que estos ven no es más que un montaje, pero que les satisface en cuanto que, como obliga la visión tradicional del sexo, hace evidente de manera visual el momento del clímax.

Como explica el artículo publicado en Fusion, la demanda en el mercado porno de este tipo de contenido es tan grande que muchas actrices están intentando mejorar su capacidad eyaculatoria, ya sea a través de los ejercicios vaginales o la sobrehidratación. Sin embargo, en muchos casos, no se trata más que de un truco de efectos especiales de igual manera que la sangre borbotea sin parar de un cuello supuestamente cortado en una película de terror. Desde luego, se trata de un efecto excitante para muchos hombres (y mujeres), pero corre el riesgo de convertirse en una obsesión que muy tiene muy poca relación con la realidad.

fuente: el confidencial

Las tres tendencias sexuales que van a triunfar en 2015

Año nuevo, vida nueva. Se acabó pagar el gimnasio para no ir, igual mejor nos apuntamos a Hula Hoop o a clases de acrobacia, por innovar. Vamos a adelgazar, eso seguro, pero en lugar de una dieta sana y equilibrada nos vamos a poner al día de las nuevas tendencias sexuales para este 2015.

Muy bien. Pero si pensamos cambiar todo esto, ¿por qué no renovar también nuestra vida sexual? ¿Qué novedades podemos incluir y/o probar?

Las posibilidades que ofrecen los móviles para mantener relaciones –sentimentales o no– a distancia, los cientos de páginas web y apps para conocer gente con la que realizar quedadas meramente sexuales o la disipación de los tabúes con el sexo anal, han sido algunas de las tendencias que se han ido desarrollando en los últimos años.

Pero, ¿qué novedades sexuales estarán de moda en 2015? Frank Kobola ha planteado esta cuestión a varios expertos en la materia y recoge en Cosmopolitan las tres tendencias en sexo que darán mucho que hablar en este nuevo año.

 

1. El facesitting será el nuevo sexo anal

Aunque compartir públicamente que se practica continúa siendo un poco un tabú, no se trata de ninguna novedad ni es una tendencia que pueda llamar la atención para muchos por su alto grado de depravación. De hecho, hace décadas que incluso los Monty Phyton dedicaron una canción a este juego de palabras, como ironiza la directora de cine para adultos Erika Lust, “tan en boca de todos”.

Pero el escándalo provocado por su prohibición en los contenidos pornográficos en Inglaterra por tratarse de un acto potencialmente peligroso, ha hecho que vuelva a ponerse de moda.

A tanto ha llegado la polémica que incluso los miembros de la industria del cine para adultos realizaron un acto público de protesta tratando de movilizar a la población para no permitir que se prohíban prácticas tan livianas como la de poner “la cara de alguien entre sus piernas”, explica Kobola.

 

2. Teledildonics: sexo a larga distancia

Como decíamos, cada vez surgen más aplicaciones para tener citas y nuevas plataformas online para contactar con personas de cualquier parte del mundo con las que podemos simplemente hablar o pasar a mayores.

El sexting ha sido la revolución de 2014 y los mensajes subiditos de tono e imágenes para practicar sexo a distancia pudiendo estar a miles de kilómetros de distancia, cambian el panorama de los encuentros sexuales 2.0.

Sin embargo, como explica el doctor Justin Lehmiller, autor del popular blog Sex and Psychology , en 2015 vamos a dar un paso más gracias a “los juguetes sexuales que se pueden controlar de forma remota a través de los smartphones y los ordenadores”. Conocidos como teledildonics, se pueden controlar desde cualquier dispositivo con acceso a internet y marcar el ritmo del placer en una persona que esté en el otro lado de la calle o del país.

¿Realmente el roce hace el cariño? Parece que así podrían funcionar muchas relaciones a distancia, al menos en algunos terrenos.

 

3. Pansexuals: sexo libre no emocional

Las relaciones de pareja son cada vez más abiertas. La experta en sexo y autora del libro She Comes First (William Morrow) Ian Kerner, comenta que está aumentando el número de “parejas que quieren una aventura sexual, buscan variedad en sus relaciones y están dispuestos a explorar la poligamia de una manera fiable y respetuosa” y además con quien quieran.

Lo que hace una o dos décadas se podía denominar como parejas abiertas o incluso bisexualidad y que ahora recibe la definición depansexuals, se refiere a aquellas personas que declaran abiertamente sentirse atraídos por otras personas e incluso mantienen relaciones sexuales, pero “sin dejar de ser emocionalmente fieles”, puntualiza Kerner.

La pansexualidad es, como explican en Wikipedia, “una orientación sexual humana caracterizada por la atracción estética, romántica o sexual por una persona, independientemente de su sexo y su género”.

Tríos, fiestas sexuales, intercambios de pareja, orgías… Se trata de defender la libertad sexual de los individuos con un término, como dice Kerner, que “parece ser menos crítico y estar fuera de las etiquetas tradicionales”.

Has tomado nota?

 

fuente: el confidencial

Estar siempre excitada y otros trastornos sexuales extraños

¿Te imaginas temer a tu propio pene, sentir aversión por los homosexuales sin ser homófobo o no parar de tener un orgasmo tras otro? Estos son algunos de los síndromes sexuales más extraños. Quienes los padecen viven un auténtico calvario

Hipersexualidad

Se define como el estado en el que una persona se siente excitada constantemente y con necesidad de satisfacer su deseo sexual. Quienes padecen este síndrome se sienten vacíos emocionalmente, y sufren episodios de depresión por no ver nunca satisfechas sus carencias sexuales a pesar del empeño que ponen en ello. Muchos psiquiatras lo califican como adicción al sexo.

Pánico homosexual

Este extraño síndrome está asociado a un trastorno mental por el cual las personas que lo padecen son incapaces de permanecer al lado de una persona homosexual por miedo a ser atacado. El término lo acuñó el psiquiatra Edward J, Kempf, y sus síntomas van desde la psicosis, el pánico o las alucinaciones al estar con un gay. Fue en la Segunda Guerra Mundial cuando esta psicosis tuvo su auge entre los soldados, que tenían que dormir, ducharse o comer en compañía de otros hombres y en un recinto cerrado.

Síndrome de Koro

Se define como el miedo a ser atacado por el propio pene. Proviene del sudeste asiático y también es conocido como el síndrome de retracción genital o “cabeza de tortuga. Quienes lo sufren sienten que su miembro se retrae hasta el punto de que se introduce dentro del cuerpo hasta causar su muerte. Provoca ataques de pánico y se conocen casos en los que una persona ha llegado a amputarse su propio pene.

Síndrome de excitación persistente

Se define como el estado en el que una mujer se siente excitada constantemente y los orgasmos se suceden uno tras otro. También afecta a los hombres y adquiere el nombre del priapismo, aunque en el caso de los varones solo causa una erección persistente sin llegar a tener un orgasmo o eyacular. El pasado mes de abril, una mujer británica fue ingresada en un hospital tras sufrir orgasmos encadenados unos tras otros. Los sanitarios tuvieron que aplacar la situación con valium.

 Erotomanía

Es la seguridad o convicción que tiene una persona de que otra está enamorada de él o ella. Se trata de un trastorno de la personalidad y también se conoce como el “delirio de ser amado”. Quienes lo sufren se inventan una historia basada en una relación ficticia con otra persona que puede existir o no. Están totalmente convencidos de esa relación y distorsionan la realidad. Normalmente, se asocia a otras enfermedades mentales como la esquizofrenia.

Síndrome de Capgras

Es quizás uno de los síndromes más extraños por lo enrevesado de sus características. Quien lo padece está totalmente convencido de que la persona con la que comparte su vida está siendo sustituida por otra de idénticas características pero de diferente identidad. El afectado rompe todo tipo de lazos emocionales y evita acercarse a la pareja. Suele desembocar en divorcios o separaciones al hacerse imposible la convivencia entre las dos personas.

Síndrome de Couvade

Se trata de la paternidad llevada al extremo y suele afectar a padres primerizos durante el periodo de gestación del bebé. Durante esos 9 meses sienten que están embarazados. Vómitos, náuseas y ardor de estómago, como si llevaran un niño dentro. Hay hombres que han llegado a desarrollar un vientre abultado como el de su mujer.

Sexsomnio

El sonambulismo sexual es un trastorno por el cual una persona dormida puede llegar a mantener (e incluso forzar) relaciones sexuales con su pareja. Normalmente, afecta a personas adictas al sexo, a las drogas, al alcohol o a aquellas que estén pasando un periodo de estrés.

 

 

fuente: gonzoo

Diez cosas que seguramente no sabes del porno

El negocio más rentable

EEUU es el país de los récords y en el mundo de la pornografía no podía ser diferente. A día de hoy, el cine porno factura más que los estudios de Hollywood en Los Ángeles.

Existen alrededor de 300 estudios dedicados a la realización de películas X que facturan miles de millones de dólares. Lo curioso es que el estado más conservador, Utah, es el mayor consumidor de porno del país, a pesar de su marcada religiosidad y tradicionalismo. El dato, lanzado por Benjamin Edelman  en colaboración con la Universidad de Harvard, no sale de encuestas, sino que se recoge de la facturación que los usuarios al porno realizaron a través de sus tarjetas de crédito.

 

La censura porno

El porno siempre ha ido escapando de la censura. En España se vivió durante la etapa franquista, pero poco a poco se fue diluyendo hasta llegar a la época del destape. Países como Japón crearon subgéneros X como el “pinku eiga”.

Aparece durante los años 60 para eludir la censura que impedía la aparición relaciones sexuales explícitas pero aceptaba la violencia y la agresividad. En ella, el hombre es el que domina y las escenas se asemejan al sadomasoquismo. La mujer es vapuleada pero goza y disfruta con el dolor.

 

Sin límite de edad

En la industria del cine porno la edad no importa. Es más, muchos de los contenidos más descargados son aquellos en las que hombres mayores mantienen relaciones sexuales con jovencitas. Algunos de sus representantes más característicos son David Bozdoganoz , un anciano de 75 años que se ha convertido en la mayor estrella del porno en Rusia. Su aparición fue por casualidad tras acudir a un casting porno para ver qué se cocía allí. El director intentó echar al ‘viejo verde’, que se había colado en el casting, pero al ver lo que tenía entre las piernas dedició contratarle.

Porno para ciegos

La fotógrafa canadiense Lisa Murphy lanzó ‘Tactile Minds’, una revista pornográfica con imágenes en relieve de desnudos y descripciones en braille. La publicación cuesta 230 dólares e incluye 17 imágenes en relieve realizadas a mano que muestran desde unos pechos hasta una penetración. Hasta el momento no existía en el mercado ningún libro de este estilo, capaz de suplir las necesidades sexuales de invidentes.

 

Enfermedades de transmisión sexual

El mundo del cine X ha estado siempre salpicado de casos de enfermedades de trasmisión sexual. Pero, ¿sabías que es un 80% menos probable que una actriz porno profesional transmita una ETS que una persona que no lo sea? Tras los numerosos casos de actores y actrices contagiadas por el virus del SIDA, la justicia californiana obligó por ley a usar el preservativo en la realización y filmación de películas X.

 

Fijarse en la cara

¿Sabías que la mayoría de hombres cuando ven porno se fijan en la cara de la mujer y se excitan con los gestos de ellas? Observar un buen culo o unos pechos grandes siempre viene bien para ponerse a tono, pero en el momento de la práctica sexual son los gestos de ella (de placer, dolor, deseo) los que llevan a la otra persona al éxtasis. Por eso quizá destacan unas actrices porno por encima de otras.

 

Porno lésbico para ellas

Parece una contradicción pero no lo es. La categoría de porno lésbico es la preferida para las mujeres. Pero lo que realmente llama la atención es que la segunda es… ¡el porno gay masculino! Todo tiene una explicación y se basa en que la excitación de la mujer, a menudo, pasa por ponerse en el lugar del hombre, tanto hetero como homosexual.

 

La época dorada del cine X

En 1971 aparece la primera película porno con créditos. Se llamó ‘Boys in the Sun’ y es una parodia de otra película convencional llamada ‘Boys in the Sand’. Además, fue la primera en recibir críticas por parte del diario The New York Times. Los años 70 se rememoran y ensalzan para los amantes del género X con películas de culto como “Behind the Green Door” o la archiconocida “Deep Throat” (‘Garganta Profunda’).

 

Pornografía y ciencia

Porn Studies es una revista dedicada al estudio de la pornografía en todas sus facetas. Se trata de una publicación de carácter trimestral de apenas un año de vida, cuyos editores son Feonas Attwood (Universidad de Middlesex) y Clarisa Smith (Universidad de Sunderland). Expertos, críticos y profesionales se encargan de hacer que sea algo más que una revista dedicada al sexo y explican las connotaciones socioculturales del porno en la sociedad.

Playboy

Pero si hay que hablar de una publicación de referencia pornográfica esta es Playboy. Su nombre original fue Stag Party’, o lo que es lo mismo, “fiesta de ciervos”. El logo, que ahora es el de un conejito, era el de un ciervo. Otra curiosidad es que su primera modelo fue la mítica Marylin Monroe y que la exvigilante de la playa Pamela Anderson es la mujer que más veces ha aparecido en sus páginas. Desde octubre de 1989 hasta la actualidad ha tenido el honor de posar en más una decena de ocasiones… Y seguro que no será la última.

 

 

fuente: gonzoo.

De la cama a la camilla: Pasión e Incidentes

El sexo podría ser considerado como un deporte de riesgo. Según un estudio realizado en EEUU por Medical Insurance, las personas tienen una media 112 relaciones sexuales anuales, de las cuales un tercio de ellas acaban en la sala de espera de urgencias de un hospital.

El mobiliario del hogar supone uno de los mayores peligros para el ser humano a la hora de practicar sexo y un daño colateral, ya que puede acabar roto o inservible. Cabeceros de camas golpeados, sillones y sillas destrozados o vajillas hechas pedazos (por montártelo en la cocina) son algunos de los efectos de una noche de pasión y locura.

A continuación te relatamos los “incidentes” más comunes:

Pedos vaginales

Tanto las flatulencias vaginales como los pedos de toda la vida son algunos de los accidentes más comunes que ocurren en una cama. En este caso es perjudicial para los dos: para el que se lo tira (por la vergüenza de los acontecimientos) y para el que lo sufre. Otros escapes incontrolables pueden ser el de la orina o las heces, sobre todo al practicar sexo anal.

Lubricantes que dan alergia

Existen lubricantes en el mercado que no son hipoalergénicos y que pueden entrañar una grave peligro para la salud de los genitales. Escozor, ardor y pinchazos son algunos de los principales síntomas de verse afectado por un lubricante con el que tu cuerpo reacciona de forma adversa. Otros prefieren el lubricante casero: mantequillas, aceite, vaselinas… desde Reina Pícara os recomendamos siempre usar un lubricante homologado, y específico para zona íntima.

Rotura de pene

A pesar de que el pene no tiene hueso se puede fracturar. Su interior está formado por un cartílago que un movimiento brusco es capaz de dañar. Normalmente sucede cuando la mujer monta al hombre y al bajar estruja el pene contra su cuerpo, escapa y se produce una lesión que debe ser tratada en un hospital y por urgencias.

 

“¡Se me ha quedado el juguete dentro!”

Los juguetes sexuales son una de las mejores opciones para calentar el ambiente y pasarlo bien durante los preliminares pero como hay que leer las instrucciones. El accidente más común es cuando confundimos un vibrador vaginal con uno anal. Estos últimos contienen una especie de asa en uno de sus extremos para extraerlo. El ano es un ‘chupóptero’. Por eso, meter por este agujero un juguete no específico para la zona conlleva el riesgo de que el cuerpo se lo quiera quedar dentro.

Vibrador Billy The Kid

Desde Reina Pícara siempre recomendamos respetar el diseño de cada juguete, es decir,para uso anal utiliza siempre un Plug con base ancha que evitará ser succionado o juguetes que tengan una anilla de seguridad para poder extraer sin problemas.

 

Tirones musculares

Ocurre cuando no se está en plena forma y ante la tensión del acto sexual se montan los gemelos, los dedos de los pies y se producen contracturas en la zona de la espalda y del cuello al realizar una felación. Una buena crema, un fisio que nos ponga a tono y aplicar calor en la zona dañada harán que puedas volver cuanto antes al campo de batalla.

 

Muñecas abiertas

La masturbación manual, si se realiza con demasiada frecuencia, —solo o en compañía— puede hacer que se resientan las muñecas y que aparezcan dolores. Está expresión hace referencia a un esguince de ligamentos de la abertura de las muñecas. Causa dolor, inflamación y pérdida de fuerza en la zona. Normalmente, desaparece con el tiempo pero si la lesión es grave, es necesaria la ayuda de un fisioterapeuta.También puedes ayudarte de masturbadores y juguetes que facilitaran el movimiento y que las muñecas no se vean tan afectadas. Pero para los más rezagados, ¡siempre os quedará la muñeca izquierda!

 

 

fuente: gonzoo

Los errores más frecuentes que matan el deseo sexual

El ser humano tiende al conformismo, pero hoy solo gana el que arriesga. En el sexo, además de arriesgar, también se debe innovar, embellecer, cuidar las relaciones para no caer en esos errores que en la cama matan el deseo sexual.

Se estima que esto afecta sobre todo a mujeres que tienen relaciones estables y duraderas; pero los hombres, cuya pérdida de deseo con respecto a la pareja es menor, también lo sufren.

La monotonía se materializa en una falta de interés con la pareja. Es más que evidente que hay personas que sin darse cuenta, son verdugos del deseo sexual. ¿Qué errores se cometen en la cama y hacen que muera el deseo y, por tanto, la relación en pareja?

Preliminares, ¿qué es eso?

Con el tiempo hay quienes pasan de los juegos preliminares olvidando la importancia que tienen dentro de la relación sexual (sexo sin dolor, facilidad de llegada al orgasmo, lubricación…). Muchos expertos aseguran que las caricias son incluso más importantes que el acto en sí. El sexo sin preliminares, por tanto, está condenado al fracaso.

Date tiempo, no tengáis prisa, un buen masaje con algún aceite estimulante, música íntima, velitas para dar un toque distinto a la estancia.. todo cuenta.

 

Orgasmos egoístas

Ocurre cuando tu pareja llega al orgasmo y da por finalizada la relación sexual aún cuando la otra persona no está satisfecha. Uno de los errores más comunes es el de olvidar que la pareja también quiere y busca placer (y no solo lo da).

En ocasiones el que se queda sin orgasmo tiende apostar por la masturbación en solitario, y si la compartimos?? Añade algún juguete sexual y ya será la bomba.

 

Sangre de horchata

Otro error en muchas parejas radica en mirar al techo mientras la otra persona hace el resto, como si se tratara de una muñeca de plástico. Hay quienes se dejan hacer y, de pasivos, carecen de pasión.

No se presta atención a detalles como la lencería, u otros cuidados importantes a la hora de darle un toque distinto a una relación que puede convertirse en monótona y aburrida.

Si te atreves con un disfraz y a llevar la iniciativa la situación puede llegar a ser de lo más excitante. Ante todo tu actitud es lo que cuenta.

 

Hablar de sexo las 24 horas

Por horarios, monotonía, cansancio o estrés una de las partes deja el sexo en un segundo plano. En este punto, la otra parte no ve satisfecha su apetencia sexual. Tampoco es recomendable el caso opuesto, ya que se puede crear un efecto rechazo si dos de cada tres palabras tienen relación con la cama.

El pesimismo

Para hacer el amor no se puede ser pesimista. Suele jugar malas pasadas y el resultado puede ser el gatillazo en ellos o la pérdida de concentración en ellas.

La inseguridad también es un mal aliado y uno de los errores más comunes que hacen que la relación sexual salga mal. Deja a un lado tus complejos y problemas del día a día y céntrate en lo que tienes delante.

Ignorar la apariencia

Es uno de los peores errores que se pueden cometer tal y como hemos comentado antes el tema de cuidar detalles como la lencería y depilación son más importantes de lo que pensamos.Imagina que tu pareja no se ha depilado y su aspecto es dejado y nada atractivo. Estar atentos a las señales es un seguro en el terreno sexual.

 

Gritar en la cama

No suele ser agradable dar con alguien que narra el acto sexual y lo complementa con gritos, insultos y frases carentes de sentido común. Lo poco gusta y lo mucho cansa, y más si está sobreactuado.

Comparar situaciones

El último gran error en la cama es la comparación con los ‘ex’. Lo que se consigue, en muchas ocasiones, es tirar piedras contra el propio tejado. Cabe recordar que si es ‘ex’ será por algo y que lo mejor es centrarse en lo que se tiene delante.

 

Te ves identificado con alguno de los errores anteriormente comentados?

Gritar de placer es muy fácil si usas lubricantes

Los lubricantes o geles íntimos sirven para humedecer la zona genital y, así, facilitar las relaciones sexuales.

En el mercado encontramos una gran variedad de este tipo de productos. Muchos ginecólogos los recomiendan contra la sequedad vaginal y se estima, según un estudio de la Universidad de Indiana realizado a 2.400 mujeres, que el 70% de las chicas que usaron lubricantes con sus parejas mejoraron notablemente las relaciones sexuales.

A la hora de elegir un tipo de lubricante u otro, deberíamos tener en cuenta que hay de dos clases: los de base agua y base silicona. Los primeros son aptos para todo tipo de juguetes y en cambio los de silicona pueden dañar algunos juguetes del mismo material por porosidad.

Dentro de la gran variedad de geles, debemos conocer cuáles son los que mejor van a una persona u otra. Se recomienda utilizar lubricantes al agua. Resultan seguros con el uso del condón y el diafragma, pues al contrario de los oleosos, no se rompen y no manchan.

Lubricantes con espermicida

Algunos lubricantes contienen espermicidas para evitar embarazos no deseados. Recomendamos siempre utilizar el uso del condón para tener una mayor seguridad, pues este producto no previene de enfermedades de transmisión sexual y, además, puede provocar irritaciones vaginales en algunas mujeres, creando el efecto contrario al esperado.

De sabores

Las variedades que encontramos en el mercado son inmensas. Desde la piña colada hasta la original nube pasando por el exótico guaraná brasileño de Nuei Cosmetics. 

Evidentemente, está destinado a la práctica del sexo oral. Son ideales para darle un toque diferente a tus relaciones sexuales.

 

 De uso anal

Suelen ser más densos que los vaginales. Hay algunos que contienen una base de silicona con jojoba, por lo que proporcionan un efecto relajante, facilitan el sexo anal y las relaciones sexuales de larga duración.

Los de lubricantes de base silicona también suelen utilizarse mucho para uso anal, ya que su tacto sedoso ayuda a un faciiltar la penetración y hacerla más suave.

 

 Efectos térmicos

Efecto frío y efecto calor. La elección de uno u otro es muy personal, la mayoría de gente prefiere el calor para momentos íntimos, pero los de efecto frío pueden dar un toque diferente a las relaciones sexuales ya que se juega con el contraste de temperaturas.

No hay que confundirlos con las cremas estimulantes que también activan circulación sanguínea. En el caso de los lubricantes no hay límite de aplicación pero en el caso de los estimulantes siempre recomendamos aplicar poca cantidad.

 

 Lubricantes Orgánicos

La tendencia de buscar lo más natural y orgánico también llega a la cosmética erótica, en Reina Pícara podéis encontrar también la línea de productos Intimate Organics que os ofrece desde lubricantes de sabores muy originales como la nuez de macadamia, y el chocolate con menta, o versiones naturales especificas como el Defense pensado para chicas con tendencia a tener infecciones.

 

Como veis, el tema de los lubricantes y geles íntimos es todo un mundo, escoge el que más se adapte a ti o anímate a probarlos todos!!