El beso de Singapur: Super técnica sencilla y efectiva para un buen orgasmo

Si se nos pregunta qué podemos hacer para mejorar nuestra vida sexual, probablemente pensaremos en todos esos trucos ya conocidos como prolongar los preliminares, practicar sexo oral o el anal, disfrazarse, o  últimamente, darse unos cachetes gracias a la moda de 50 Sombras de Grey. En lo que raramente repararemos es en algunas técnicas milenarias como la del pompoir y su variante árabe, el kabazza.

El sexo tiene que ver con la fricción, y de ahí la obsesión que muchas mujeres –y hombres– tienen por el tamaño de los penes. Se entiende que, a más tamaño (preferiblemente grosor a longitud), mayor será la satisfacción. Dicho pensamiento se encuentra en la base del conocido como pompoir o, más poéticamente, el beso de Singapur (o, de forma más elusiva, el toque de flauta).

¿En qué consiste? Se trata, básicamente, de una técnica sexual en la que la mujer utiliza su vagina para estimular el pene del hombre como si lo estuviese succionando. De ahí su nombre, pompoir, que en francés sería algo así como “chupadora”: la vagina produce un efecto semejante al de la boca durante el sexo oral. En lugar de moverse cabalgando o embistiendo, la pareja permanece quieta y ella utiliza el músculo pubocoxígeo para estimular la erección masculina, lo que se traduce en orgasmos más intensos tanto para él como para ella.

No se trata de una técnica nada sencilla, y aunque algunas mujeres nacen con la habilidad natural de realizar estos movimientos musculares, muchas tienen que entrenarse para conseguirlo. Los libros de historia arrojan algunos casos, como ocurre con la amante del rey Francisco I y Enrique II de Francia, Diane de Poitiers, que tenía una habilidad especial para esta técnica. Como señala un artículo publicado por Emma Gold en GQ, en Shanghái circula la historia de una prostituta capaz de introducir y sacar el pene de su amante simplemente con los movimientos de su vagina.

Un largo camino hacia el placer

Al parecer, la tradición nació en la India hace más de 3.000 años, y de ahí se extendió a otros países orientales como Tailandia o Japón. Parte de la educación de algunas geishas, se centra en desarrollar esta técnica, así como la de las Devadasis indias proscritas desde el año 1988. De hecho, existe una variación conocida con el nombre de kabazzah, y en la cual participan también los músculos del abdomen. La fijación de algunas celebridades por las prácticas sexuales orientales como el sexo tántrico, han devuelto al pompoir a la actualidad amatoria.

La posición ideal para practicar esta técnica es aquella en la que la mujer se sitúa encima del hombre, puesto que es ella la que marcará el ritmo y la intensidad del encuentro sexual, aunque también puede practicarse de lado. Es más, resulta necesario que el hombre se encuentre en una posición absolutamente pasiva, ya que el movimiento debe ser sutil. Es necesario que la vagina se encuentre dilatada y humedecida, para facilitar su movimiento. Y toda la responsabilidad se encuentra, por una vez, en el lado femenino, que decide a qué ritmo se realiza el acto.

Como explica Denise Costa, fundadora de la página Pompoir Book  –una completa guía sobre el beso de Singapur–, en Salon, esta técnica no sólo permite al hombre tener orgasmos más intensos y duraderos, sino que puede provocar que la mujer experimente los tres tipos de orgasmos posibles, a saber: el vaginal, el del clítoris y el menos habitual de todos ellos, el del útero. En ocasiones, la contracción de la vagina se produce de forma natural cuando una mujer experimenta el clímax.

Ejercicios para reforzar nuestra vagina

Muy pocas mujeres son capaces de lanzarse a realizar esta técnica sin haberse entrenado antes. Costa propone en el artículo una serie de técnicas que nos permiten ser capaces de hacerlo en menos de cinco meses, siempre y cuando nos comprometamos a una disciplina de practicar una hora al día. Entre estos ejercicios se encuentran todos los relacionados con el control de los músculos pélvicos, que son los mismos que evitan que la orina se escape: contracciones, apretar, empujar y otra clase de movimientos realizados de forma consciente cuentan como parte del entrenamiento.

Por lo general, esta clase de ejercicios que tienen como objetivo reforzar el suelo pélvico suelen recomendarse a aquellas mujeres que sufren problemas de pérdida de orina o para facilitar el parto, pero también pueden ayudar a reforzar la vagina. Por lo general, suelen basarse en mantener la contracción durante todos los segundos que sea posible, hasta los diez. Estas prácticas reciben también el nombre de ejercicios de Kegel, y pueden reforzarse a través de los conos vaginales (dispositivos que se insertan y que deben sostenerse gracias a la acción de los músculos),las ya famosas bolas chinas o del propio pene de la pareja. Sin embargo, se debe tener cuidado con estos ejercicios, puesto que su mala práctica puede agravar los problemas de incontinencia o provocar un prolapso.

Existe otra técnica asociada a esta, y que recibe el nombre de the mare’s trick(el truco de la yegua). Esta consiste en mantener el pene de la pareja dentro de la vagina, rodeando con las piernas el miembro del hombre y endurecer los músculos de la pelvis, lo que provoca que la erección no desaparezca, algo que puede llegar a ser doloroso en caso de que el hombre ya haya alcanzado el clímax, pero también ayudar a evitar los problemas de erección.

 

Tomamos nota y lo probamos??

 

 

fuente: el confidencial

Los hombres con barriga son mejores amantes?

Tener algunos kilos de más no tiene por qué afectar a nuestras relaciones sexuales. Más bien lo contrario, según afirma un reciente estudio de la Universidad de Erciyes en Kayseri (Turquía) que afirma que la grasa abdominal puede aportar una serie de beneficios a nivel sexual.

Para su experimento, los investigadores contaron con 200 hombres adultos sanos a los que realizaron un seguimiento de sus relaciones sexuales durante aproximadamente año y medio. Antes de empezar, analizaron el índice de masa corporal (IMC) de los voluntarios.

Los resultados del estudio revelaron que los hombres con un IMC más alto tenían relaciones sexuales más duraderas que aquellos que tenían un IMC más bajo y pesaban menos. La media de relaciones sexuales fue de unos 5 minutos.

Otra de las conclusiones extraídas de la investigación aclaraba con un ejemplo que si un hombre tenía 100 relaciones sexuales al año, el que tuviera la barriga más voluminosa tendría un total de 8 horas más de sexo que uno que tuviera el abdomen firme y marcado.

 El motivo de esta diferencia entre personas con o sin abdomen firme es puramente biológica: la grasa abdominal provoca la segregación extra de una hormona llamada extradiol que permite que el orgasmo masculino se retrase un poco más en las relaciones sexuales. A más producción de esta hormona, más duradera será la sesión de sexo antes de llegar al clímax.

 

A que ya le encuentras cierto atractivo a la tripita cervecera??

 

fuente: muy interesante

La búsqueda del placer comienza por los pies

La planta de los pies es uno de los lugares menos explorados del cuerpo humano y que sin embargo contiene la mayor parte de los puntos reflejos de los impulsos sexuales. La reflexología podal no es un masaje erótico. Se requiere destreza a la hora de masajear y buscar los puntos a través de los cuales se reconozca el placer.

En el cuerpo humano encontramos más lugares con “puntos reflejos sexuales”, como por ejemplo el iris de los ojos, las orejas o la lengua, cuya manipulación hacen que mejore la salud y se prevengan enfermedades según el Sistema Universal del TAO. La estimulación de estos puntos mejoran las relaciones afectivas e incluso llegan a salvar parejas cuyo sexo había decaído.

Los masajes realizados en las diferentes partes del pie  y la presión ejercida en ellos hacen que se ejerciten los puntos sensoriales sexuales. Esta técnica no sólo se utiliza para mejorar el sexo, sino también para aliviar otros problemas, como reglas dolorosas e incluso eyaculación precoz.

Los lugares donde se localizan los puntos que conectan las áreas del pie con los órganos sexuales se encuentran en la parte inferior de los tobillos, tanto en el lado interno como en el externo, y también en la zona de los talones.

La energía curativa del amor y la reflexología

El origen de estas técnicas taoístas con más de 5.000 años de antigüedadproviene de Oriente, siendo China la cuna de todas ellas. Lo que tratan es de canalizar las energías del cuerpo para activar el deseo y el placer. La liberación de diferentes hormonas provoca esa felicidad necesaria, capaz de curar enfermedades y evitar otras. Es por este motivo por el que el TAO lo denomina “La energía curativa del amor” o el “Amor sanador”.

No todo el mundo es capaz de realizar la reflexología sexual. Requiere de una preparación y conocimiento de las técnicas que a su vez se pueden realizar a solas o en pareja. Para empezar, hay que conseguir un equilibrio con el propio cuerpo, de manera que quién lo practique conozca los valores energéticos internos de sí mismo y su capacidad de proyección hacia la pareja o su propio placer. Para una mejor proyección se requiere la observación del cuerpo de la otra persona, poniendo especial hincapié en los genitales de esta por una simple razón: los puntos reflejos más potentes del cuerpo se encuentran en el pene y la vulva.

En el caso de las mujeres el ejercicio comienza por fortalecer su suelo pélvico a través de los ejercicios de Kegel. Pequeñas contracciones realizadas con los músculos de la vagina que fortalecen la circulación sanguínea  y la oxigenación del cuerpo, mejorando a su vez la salud de otras partes del cuerpo como el riñón o la vejiga.

Si bien es conocida la utilización de las bolas chinas como complemento de los ejercicios de suelo pélvico, el taoísmo utiliza huevo de jade, también llamado la “Sonrisa interior”. También usa cuarzo rosa. Una vez que se introducen dentro de la vagina se juega con ellos a subir y bajar de modo que se fortalece la zona y se liberan tensiones.

Contraindicaciones

Hay que matizar que esta técnica no genera placer en sí misma, pues lo que hace es preparar cuerpo y mente y coordinarse para disfrutar de las relaciones sexuales una vez encontrado el equilibro y liberado las tensiones del cuerpo que impedían disfrutar del sexo.

También hay que destacar que la reflexología podal no es un sustituto de la medicina tradicional, sino un complemento que mejora los tratamientos ordinarios. No se recomienda realizarla a mujeres embarazadas, personas con herpes u hongos en los pies o aquellos que sufren enfermedades de corazón.

Interesante verdad??

 

 

fuente: gonzoo

Ser infiel pero no dejar a tu pareja por comodidad

Un estudio llevado a cabo por el portal de citas extra-matrimoniales Victoria Milán asegura que el hecho de tener un o una amante no es motivo para dejar una relación. La web, tomando una muestra de 4.658 hombres y mujeres, arroja un dato: el 76% de los encuestados que reconocieron ser infieles preferían echar un polvo con sus amantes pero no dejarían a sus cónyuges por una simple razón: la comodidad.

La estabilidad une a las parejas, mientras que la monotonía les lleva a conocer a otras personas con las que avivar la llama de la pasión en el sexo. Hay quienes afirman que “echar una canita al aire” fortalece las relaciones y hacen que valoremos aún más a la persona con la que estamos. Lo que para algunos es un argumento que justifica la infidelidad, para otros no deja de ser una burda excusa con la que cubrirse las espaldas en el caso de ser pillados.

Este mismo estudio constata que el 85% de los infieles tampoco dejarían la relación para vivir un nuevo romance con el amante. Esto se podría resumir en que la infidelidad que predomina es aquella en la que solo se busca placer y sexo y no una relación paralela.

¿Es la infidelidad el fin de una pareja?

Hay quienes afirman que si la aventura ha sido simplemente sexual sí perdonarían a sus parejas. Otros consideran que tener un amante y prolongarlo en el tiempo es algo imperdonable que acaba con la relación.

Al final, más que perdonar una infidelidad hay que olvidar una traición. Los que admiten que perdonan pero no olvidan viven pensando que cualquier tiempo pasado fue mejor. Así, jamás conseguirán ser felices del todo con sus parejas, aunque estas no vuelvan a ser infieles nunca. En mi opinión,poner los cuernos no tiene por qué ser el final de una pareja, pero sí el comienzo de una nueva forma de ver la relación.

Perdonar de verdad

Cuando perdonamos una infidelidad no podemos caer en el terrible error de convertirnos en celópatas, de mirar el móvil del otro constantemente, de revisar sus redes sociales, sus correos… En definitiva, cuando perdonamos una infidelidad no lo hacemos con una pistola en la cabeza. La persona a la que le han sido infiel y decide perdonar el acto es consciente de que el daño causado puede llegar a ser incluso menor que el de perder a la persona amada.

Pero ante  todo ello existe la terapia, la comunicación y, si no tiene arreglo, ser valiente y dejarlo con tu pareja cuando deseas a otras personas.

 

Vosotros que pensáis?

 

 

fuente: gonzoo

‘MILFS’: Madres que suben la temperatura

Ya lo decían los de ‘El Canto del Loco’ cuando Dani Martín cantaba a su amigo José lo mucho que le gustaba su madre; y es que hay mamás que vuelven loco a más de uno.

Pamela Anderson, Elsa Pataky o Jennifer López son claros ejemplos de mujeres que tras ser madres, siguen derritiendo los corazones de hombres que las mantienen como iconos sexuales, sin que su maternidad les haya costado la pérdida de erotismo y sensualidad que desprendían.

El término ‘MILF’ aparece por primera vez en la película  ”American Pie”, en donde uno de los personajes se lo monta con la madre del protagonista. Estas letras esconden un significado que para algunas mujeres puede resultar ofensivo (‘Mom I’d Like to Fuck’, en español, ‘madre a la que me follaría’), pues la connotación que supone para estas féminas es que más allá de un polvo sólo puede existir una bonita amistad… y no van muy mal encaminadas.

La sociedad no es tan moderna ni tan liberal como se puede pensar. Actualmente muchas mujeres madres comparten su vida en pareja, pero ¿y si algún día se quedaran solteras y quisieran rehacer su vida?

El experimento pasa por salir a la calle con un carrito de bebé o más sola que la una, en ambos casos con idéntica ropa. En el primer supuesto,cuando la chica paseaba con el carrito era invisible para la mayoría de los hombres.En el segundo intento se puede observar cómo se abrían ampliamente las posibilidades de entablar conversación o algún que otro piropo por tanto, ¿es cierto que liarse con una “MILF” está de moda? Desde nuestro punto de vista y experiencia os aseguramos que no.

Y no es para menos. Un hombre no es ni menos hombre ni peor por no fijarse en una mujer con hijos. Realmente, a la mayoría de ellos no les supone un problema acostarse con una chica que ha sido madre, pero es mucho más complicado llegar a mantener una relación.

Lo importante es no perder el ‘sex appeal’ 

La pareja es un trío desde el comienzo y es algo que ambos deben respetar pero, ¿qué hay del padre de la criatura? El temor al ex, al compromiso, a la responsabilidad de un niño que no es tuyo. Si de por sí un hijo propio trae quebraderos de cabeza, los de uno no biológico trae en vez de un pan debajo del brazo, el brazo enorme de su padre.

Paso a paso, poco a poco. Una madre, por el hecho de serlo, no pierde su ‘sex appeal’ si mantiene a la mujer que lleva dentro. Un hombre no tiene que fustigarse por no querer una relación formal con una chica que tenga niños, pero entre una cosa y la otra siempre hay un término medio.

Lo importante en el sexo y el amor no es ni la belleza ni la vida privada, sino la química existente entre dos personas. Al final, con hijos o sin ellos, cuando dos personas se gustan, luchan por la relación por encima de todo.Ser madre soltera ha dejado de ser un estigma. Las ‘MILFS’ pisan fuerte como madres y como mujeres.

 

Tomad Nota!

 

 

 

fuente: gonzoo

Los cuerpos famélicos ya no se llevan, la moda es tener curvas

Año 2015. Mujeres como Scarlett Johansson, Kim Kardashian o Monica Bellucci exhiben sus maravillosas curvas por las diferentes alfombras rojas. Suelen ir acompañadas de hombres cuyas espaldas y brazos cubrirían el cuerpo de muchas mujeres. ¿Qué ha sido de los cuerpos famélicos que hace unos años desfilaban por las pasarelas más exitosas del mundo? La respuesta es fácil: ya no se llevan.

Las curvas están de moda y son eróticas. En mi opinión, al fin la sociedad comienza a darse cuenta de la sensualidad del cuerpo torneado de una mujer y del vigor de los brazos de un hombre. Es cierto que cada cual tiene sus gustos, pero existe un significado por el que hombres y mujeres prefieren tetas grandes y penes enormes.

Pechos grandes

Grandes o pequeños, la mayoría de chicos desean esta parte tan erótica del cuerpo de la mujer, pero ¿sabías que cuanto menos dinero tiene una persona más le gustan las tetas grandes? Al menos este es el dato que ha publicado la revista cinetífica Plos One. Según el estudio realizado, aquellos hombres que pasan más hambre se decantan por mujeres con más pecho. Algunos biólogos como Larry Young, de la Universidad de Emory, consideran que el pecho es una fuente de oxitocina, la hormona del amor. El deseo de tocar, masajear o besar un pecho provoca la liberación de esta hormona y, por tanto, un aumento del placer.

Por si fuera poco, hay quienes dicen que observar el busto femenino alarga la vida del hombre, por lo que, según un estudio realizado en Alemania por el doctor Katren Weatherby, ver porno es la pócima de la eterna juventud. Ver diez minutos al día de cine X  supone un aumento de la esperanza de vida de cuatro a seis años. Esta investigación resultó ser un bulo, pero viene genial como excusa si tu chica te pilla en mitad de una escenita caliente en la tele u ordenador.

 

De los 90 a la actualidad, las mujeres occidentales han aumentado —entre unos trucos y otros— dos tallas de sujetador. Así que, ¡que no te mientan! Los chicos en lo primero que se fijan es en el tamaño del pecho y ya después en los ojos o la sonrisa. Se estima que, al menos, el 80% de los hombres mira primero y durante más tiempo el pecho de una mujer para más tarde recorrer el resto del cuerpo. Flipa!

 

La virilidad, en centímetros

Sigamos con los hombres. Si los penes grandes no se llevasen, no existirían todas las páginas web con aparatos y métodos varios para aumentar el tamaño del miembro viril. La media del tamaño del pene de un occidental es de 13 a 16 centímetros. Aun así, e incluso superando la media, el 63% de los varones consideran que el tamaño de su ‘pajarito’ es pequeño.

Basta con tener estas medidas para mantener a la pareja satisfecha, ya que el 85% de las mujeres se conforman con estos centímetros. Para algunas, más de 16 supone un calvario a la hora de mantener relaciones sexuales.

Al parecer, podría haber una relación entre el tamaño del pene y la capacidad de fecundación del hombre. Aunque, en mi opinión, la virilidad o la capacidad de fecundar un óvulo no depende de los centímetros de más. A pesar de ello, todavía existen tradiciones (como la japonesa) en la que cada marzo veneran un gran miembro sagrado en su particular ‘festival del pene’. Según la leyenda, ayuda a las mujeres a quedarse embarazadas y da energía a los niños y ancianos.

 

Que os parece??

 

 

 

fuente: gonzoo

Tecnología y Relaciones Sexuales

Las relaciones a distancia suelen ser difíciles por muchas razones. La confianza es la base de que funcionen pero hay momentos en los que la debilidad humana sucumbe al deseo y los kilómetros se convierten en el aliado perfecto de infidelidad. ¿Cómo evitar poner los cuernos a una pareja cuando las temporadas de sequía sexual duran días, semanas, meses e incluso años?

Gracias a las nuevas tecnologías es posible practicar sexo en la distancia. Podemos utilizar desde el móvil hasta el ordenador pero lo más importante de todo es mantener la confianza en la pareja para evitar malos entendidos.

Teléfono analógico

El teléfono de toda la vida es un clásico de las relaciones a distancia. El hecho de contar tan solo con la palabra y la voz del receptor hace que la imaginación fluya de tal manera que se puedan llegar a hacer realidad los deseos más calientes de la pareja. Por otra parte, la vergüenza se pierde al no existir el cara a cara. Mirar a los ojos crea ese rubor que a veces impide decir o hacer todo lo que sentimos durante las relaciones sexuales.

Móvil

A diferencia del anterior, el teléfono móvil añade imagen al sexo. También permite jugar mucho más gracias a las diferentes aplicaciones nacidas de la necesidad de echar un polvo a pesar de los kilómetros de distancia.

Fundawear

Es una aplicación catalogada como “el futuro del preámbulo sexual”. Se trata de ropa interior que actúa como un “simulador” de contacto físico para personas que llevan su relación a distancia y desean tener sexo virtual. Para que este tipo de lencería funcione es necesario descargarse la aplicación que actuará como un mando a distancia permitiendo que los sensores se activen.

Dildo para cíborgs

Ideal para los amantes de los juguetes eróticos. Consiste en un tipo de dildo —que posibilita la conexión entre dos aparatos gracias a internet o por bluetooth— y devuelve las sensaciones al usuario según el grado de intensidad de los estímulos percibidos por la otra persona.

Es otra app que transforma el cibersexo en un juego. Entre las diferentes opciones se puede elegir una música erótica y adecuada al momento, seleccionar el tipo de ropa que viste la piel y otras características acordes a la pareja. Solo hay que tirar los dados y esperar indicaciones.

Skype

Un sistema válido para ordenadores, a través del cual se pueden realizar llamadas telefónicas y ver a tu interlocutor en la pantalla del ordenador. Gracias a este sistema muchos han podido saciar sus ganas de sexo, pudiendo incluso mirar a la cara a la persona deseada.

 

Has tomado nota?

 

 

fuente:gonzoo

Historia del cómic erótico: Humor, Lucha y Erotismo

El cómic erótico nace como vía de escape de la sociedad ante la crisis, haciendo uso de las fantasías sexuales como arma de lucha de los movimientos sociales: poner fin a la segregación racial, a los prejuicios contra los gays y lesbianas, a la falta de derechos laborales de las mujeres…

EEUU. Años 30. El crack del 29 y la caída de la Bolsa hacen mella en una sociedad carente de valores. Los dibujos de Tijuana Bibles comienzan a calar en la sociedad estadounidense, permitiendo evadir a las personas de ese mal llamado dinero. Las ilustraciones muestran a personajes tan conocidos como Popeye teniendo sexo explícito, pero pronto hacen su presencia nuevas heroínas encarnadas por mujeres, nacidas de las fantasías más recónditas de los hombres.

Cómics underground

Durante los años 50 se produce el retroceso de los cómics eróticos al promulgarse una ‘ley mordaza’ por la que los dibujantes tuvieron que  asumir un código concreto. A partir de ese momento no se debían mostrar imágenes explícitas sobre sexo, pues provocaban “la seducción de los inocentes”. O lo que es lo mismo, posibles adolescentes convertidos en violadores y asesinos futuros solo por ver dibujos eróticos.

Ya se sabe que quien hizo la ley, hizo la trampa y pronto comenzaron a aparecer aquellos que escapaban de las reglas establecidas. Destaca la figura de Robert Crumb, fundador de los cómics underground. El autor basa sus dibujos en mujeres entradas de peso, de escasa belleza, las cuales mantienen sexo mientras están siendo violadas o maltratadas por hombres de igual estética grotesca.

Pronto hacen aparición mujeres de todos los rincones del mundo que se sienten ofendidas lanzando dardos contra el artista. Sin embargo, Crumb se defiende tras la idea de que en el cómic no hay límites y la fantasía está al servicio de las perversiones sexuales más inauditas.

Con una estética mucho más cuidada y bella encontramos las figuras de Milo Manara, cuyas mujeres de rasgos perfectos y pechos enormes sucumben a los deseos eróticos de hombres que desean diosas. Sus cómics se han llegado a traducir a más de 20 idiomas, hechos que convierten a Manara en el padre del dibujo erótico.

COMIC ERÓTICO MANARA - Reina Pícara

El tercer máximo representante del cómic erótico es el japonés Suehiro Maruo. La violencia, de nuevo contra la mujer, se apodera de cada uno de sus dibujos. Los seres mitológicos, los animales convertidos en hombres, lo erótico y lo grotesco se funden en trazos perfectos. Lo terrorífico para el autor japonés se convierte en bello observando con deseo la imagen de una de sus mujeres siendo penetradas por una oruga.

 

El dibujo reivindicativo

La década de los 70 es considerada como la edad de oro del cómic erótico. Es el turno de mezclar humor y erotismo “Happy Sex” y de reivindicar los derechos de gays, lesbianas, mujeres y personas de color. A partir de este momento se utilizará el sexo como reclamo y protesta del reflejo de la sociedad. Ya en los años 60, colectivos feministas utilizaron este tipo de tiras cómicas para luchar por los derechos de las mujeres.

Wonder Woman irrumpió en el mundo del cómic en diciembre de 1941 en la revista ‘All  Star Comics’. Gracias a esta publicación, creada por William Moulton Marston para DC Comics (factoría de Superman y Batman), Wonder Woman está considerada como la primera gran súper heroína feminista. El cómic trata de una forma crítica un momento en la sociedad estadounidense situado justamente durante la vuelta de todos aquellos maridos que combatieron en la II GM. Ellos vuelven a sus puestos de trabajo y las mujeres retoman las tareas domésticas. Será en los años 50 y 60 cuando Wonder Woman comenzará a  reivindicar, a través de su aspecto de súper heroína, los mismos derechos laborales para hombres y mujeres.

 

Otros temas como el sida o los homosexuales también irrumpieron con fuerza en el mundo del cómic erótico. Destacan los Kake Comics  de Tom Finland, en los que se comienzan a mostrar las primeras imágenes de homosexuales musculados, de cuerpos perfectos, manteniendo relaciones sexuales.

Otros autores como el alemán Ralf König permitieron que cada vez más personas salieran del armario sin miedo en un momento en el que la homosexualidad estaba terriblemente mal vista en la sociedad. Gracias a las relaciones sexuales mantenidas entre sus personajes, se concienciaba sobre el uso del condón como forma de parar esa epidemia que ya en los años 80 asolaba el primer mundo: el VIH.

Hoy en día el cómic erótico sigue siendo un objeto fetiche para aquellos que aman el dibujo y el erotismo. Es difícil pensar que en la era de internet haya personas que aún sigan utilizando el papel para sucumbir a sus deseos más absolutos.

El cómic se diferencia del cine porno en que no existen límites ni prejuicios, la fantasía está al servicio del lector más allá de lo que plasme el artista, el cómic se vende como objeto de culto y está mejor valorado por los intelectuales que el cine porno. Se estima que a diario se venden más de 250.000 cómics eróticos manga. Y es que ya se sabe… siempre el libro fue mejor que la película.

 

 

fuente: gonzoo

Fenómeno “Splosh”: tendencia sexual, fetichismo o parafilia?

Manchar el cuerpo con diferentes tipos de alimentos: nata, leche, chocolates, purés, pasta con tomate… Sí, es un fetiche y además no es nuevo. Se conoce como ‘splosh’ y tiene derivados que sustituyen los alimentos por otras sustancias como el barro o la tinta. Te explicamos en qué consiste todo esto.

El término ‘splosh’ es simplemente una onomatopeya inglesa que hace referencia al sonido de un pastel estampándose en la cara de alguien. La primera vez que se utiliza este término es a finales de los años 80, cuando una revista erótica inglesa realiza un reportaje sobre este fetichismo.

La base de esta tendencia sexual es manchar el cuerpo con diferentes tipos de comidas: nata, leche, chocolates, purés, pasta con tomate… Con el tiempo se han incluido otro tipo de materiales como el barro, la tinta o la pintura sin tener ni siquiera que desnudar a la persona. Es el llamado ‘wet and messy’, o lo que es lo mismo, húmedo y sucio.

En el mundo de la cosmética erótica también se juega mucho con el tema de ofrecer productos con sabores y destinados a ser comestibles y ofrecer un juego diferente. Nuestra Reina te ofrece desde la pintura corporal de chocolate, hasta lubricantes con sabores tan atractivos como la Nube o el Guaraná.

 

¿Fetiche o parafilia?

En el sexo cualquier fetichismo se puede llevar al extremo. El ‘splosh’ no incluye fluidos corporales, pero los amantes de la escatología utilizan el semen o las heces para ser embadurnados. Si de ahí pasamos a basura, heces de animales, sangre u otros elementos de escaso gusto estético, entonces el fetiche derivaría, en mi opinión, en una parafilia que un psicólogo debería tratar.

Podríamos decir que el fin justifica los medios si a la hora de elegir un producto para untar este es comestible. Por ejemplo, no veríamos raro que alguien limpiase con su lengua las zonas manchadas con jugo de frutas, de leche condensada o de nata en otra persona.

Cuidado, no es conveniente usar elementos demasiado ácidos o corrosivos, pues pueden provocar daño en la piel. Esta práctica se puede realizar en soledad, pero lo normal es que se haga en pareja, pues se establecen nuevos vínculos y despierta emociones que parecían haberse perdido con el tiempo o la monotonía. Lo cierto es que el fenómeno ‘splosh’ está irrumpiendo con fuerza y cada día son más las personas que innovan mezclando dos de las principales fuentes de energía de los seres humanos: la comida y el sexo.

 

Te animas?

 

 

 

fuente: gonzoo