Problemas de erección: ¿por qué ‘no se levanta’?

POR QUÉ A VECES NO SE PRODUCE LA ERECCIÓN

Es común y natural que en alguna ocasión no se produzca la erección, se trata de una cuestión pasajera y es debido a causas muy concretas cuya aparición nos está indicando que no es un buen momento para mantener una relación sexual. Un día de agotamiento o alto estrés tanto en el trabajo como en el ámbito personal, la falta de deseo o el consumo de drogas son las más comunes.

Resultado de imagen de problemas de ereccion

Las drogas son un importante factor que dificulta seguir el proceso de respuesta sexual, tanto en hombres como en mujeres. La euforia y desinhibición que pueden producir estas sustancias pueden llevarnos a querer mantener relaciones bajo los efectos de las mismas, pero en realidad es muy probable que ese deseo se vea frustrado por consecuencias fisiológicas.

La otra gran causa es, como decíamos, la ansiedad. Ésta puede ser debida a múltiples cuestiones: nervios por ser la primera vez que se mantiene una relación sexual, al miedo a no rendir como uno espera, a preocupaciones ajenas al acto sexual y que no se van de la cabeza: dinero, trabajo, una discusión, un disgusto… O simplemente el haber tenido un día intenso a nivel físico puede hacer que en ese momento no seamos capaces de excitarnos.

Lo que hay que tener en cuenta en estas ocasiones es que la falta de erección es debida causas concretas y momentáneas, y que seguramente al día siguiente, con un buen descanso, tan importante para nuestra sexualidad, y un humor más positivo, podamos tener sexo sin ningún problema.

Resultado de imagen de problemas de ereccion

DIFERENTES CAUSAS DE LOS PROBLEMAS DE ERECCIÓN

Cuando la incapacidad de obtener una erección, o de mantenerla durante todo el acto sexual, persiste en el tiempo estaríamos hablando de un problema de erección, disfunción eréctil o impotencia. Esta disfunción sexual no ha de ser fruto de angustia, pues ocurre a un 20% de los hombres españoles, sus causas no tienen nada de vergonzoso y, además, existe solución.

Las causas de los problemas de erección pueden ser orgánicas o funcionales, es decir, de origen psicológico o de las circunstancias. Las causas orgánicas nos están diciendo que hay un problema de salud, pero no hay que asustarse, ante un problema de este tipo no hay que pensar primero en la causa más grave. Estas causas pueden ser:

  • La principal es la edad, a medida que pasan los años las erecciones van perdiendo la fuerza que tenían antes, pero esto forma parte de la naturaleza.
  • Enfermedades de las que deriva, como la diabetes.
  • Ingesta de fármacos como antidepresivos, hipotensores y tranquilizantes.
  • Trastornos arteriales y vasculares en la zona genital.
  • Lesiones neurológicas.
  • Desarrollo de un tejido fibroso a lo largo del pene que provoca dolor en la erección.
  • El consumo de drogas a largo plazo. Éstas no sólo dificultan la erección bajo sus efectos, si no que el alcohol, heroína, anfetaminas, cocaína y marihuana producen problemas de erección estables en el tiempo.
  • El tabaco, aunque pertenece al grupo de las drogas, lo tratamos de forma especial debido a que es la más común y que más enmascara sus efectos dañinos para la salud. El tabaco afecta al sistema cardiovascular y también a la liberación del óxido nítrico, la sustancia necesaria para que los músculos lisos cavernosos del pene permitan el llenado de sangre del mismo.
  • Las consecuencias que tiene a nivel emocional para el hombre, como es una baja autoestima, mayor ansiedad, sentimientos de culpabilidad… llevan a mantener el problema, más si luego suponen el deterioro de la relación de pareja, o el consumo de sustancias para evadirse del mismo.En general, las falsas expectativas, mitos, miedos con respecto a cuestiones sexuales provocan estos problemas de excitación. El querer tener una respuesta sexual similar en todas las situaciones, el pensar que el tamaño de la erección es proporcional a la excitación sentida, el centrar el sexo en el coito, el pensar que tu pareja te atrae más cuanto más fácil consigas la erección, afectan a la forma de vivir la sexualidad.

Es por ello que la pareja cumple un papel fundamental en estos casos. El problema ha de ser hablado abiertamente, sin miedo ni vergüenza, porque precisamente tener una pareja estable consiste en eso. Es necesario el apoyo por parte de la otra persona para hacerte ver que no tienes que sentirte mal, que la vida afectiva no se reduce al sexo, ni el sexo se reduce al coito.
Además, el problema puede ser general o situacional, caso en el que sólo haya ausencia de erección en ciertas circunstancias, lo cual también indicará que el problema es psicológico.

fuente:  bekia

Tu personalidad define tus fantasías sexuales

Imagina una escena sexual… ¿Por qué esa? Sí, la respuesta parece sencilla: porque te excita. Pero, ¿por qué tiene ese efecto? Seguramente te resulte más difícil contestar esa pregunta. Justin Lehmiller, psicólogo social e investigador del prestigioso instituto sexológico Kinsey, asociado a la Universidad de Indiana (EE.UU.), ha realizado diversas investigaciones para hallar el motivo de tus preferencias y ha llegado a una conclusión: la personalidad define los deseos más íntimos, y no dependen tanto del género, como popularmente se cree.

Resultado de imagen de la personalidad define los deseos más íntimos

Tras analizar miles de encuestas a hombres y mujeres de distintas edades, ha agrupado las fantasías en tres categorías:

NOVEDAD (aventuras con desconocidos, infidelidad…). En este apartado, las más habituales consisten en probar nuevas posiciones o lugares diferentes.

SEXO EN GRUPO. Los tríos son la preferencia mayoritaria.

EXPERIENCIAS BDSM (dominación, sadomasoquismo, sumisión…). Para quienes tienen estas inclinaciones, la esclavitud es la fantasía más repetida.

“En general, nuestras fantasías parecen reflejar quiénes somos y suelen estar diseñadas para satisfacer nuestras necesidades psicológicas únicas”, ha explicado Lehmiller. Sin embargo, hay que matizar este análisis. Imaginar que sometes a tu voluntad a la persona que deseas no significa que en el fondo aspires a ser una déspota enfermiza.

Resultado de imagen de bdsm

El experto plantea algunos ejemplos interesantes. Alguien que se excita pensando en ser sometido refleja el deseo de complacer y también una personalidad con limitaciones morales que necesita verse empujada a hacer lo que no haría por iniciativa propia. El dominante, por el contrario, evidencia un carácter inseguro que precisa sentir poder antes que sentir placer. A su vez, quienes se preocupan más por el bienestar de los demás estarán menos interesados en las experiencias BDSM, la infidelidad y el sexo esporádico.

Lehmiller también sostiene que las personas extrovertidas fantasean a menudo con el sexo en grupo y las aventuras porque les gustan las relaciones sociales. Los que dan más importancia a los detalles (generalmente, perfeccionistas) estarán sobre todo interesados en imaginar un lugar ideal e innovador para liberar sus instintos. Y las personalidades nerviosas con tendencia al estrés se estimularán con situaciones más clásicas y emocionales, que les induzcan a la calma y al control de la situación.

Estos aspectos psicológicos suelen ser comunes en ambos sexos, aunque con alguna excepción. Parece ser que ellas fantasean más a menudo con el BDSM y la bisexualidad, y ellos con el travestismo y las prácticas más inusuales (intercambios, incesto…).

Resultado de imagen de sexo en grupo

Los estudios de Lehmiller desmontan otra creencia popular. En la mayoría de los casos, las fantasías no las protagonizan bellos famosos, estrellas del porno o sensuales desconocidos: “La persona que tiene más probabilidades de aparecer en tus fantasías sexuales es, lo creas o no, tu actual pareja romántica”, asegura el experto. Nadie como quien te conoce mejor para darte lo que más te gustaría.

Has tomado nota de este interesante artículo? ya sabes que fantasía te va más?

 

fuente: yo dona

Sexo acuático? Toma nota!

Practicar sexo bajo el agua resulta bastante prometedor ¿verdad? Estamos acostumbrados a ver maravillosas escenas porno en piscinas, playas, bañeras…. Pero lo cierto es que a veces resulta mucho más placentero verlo a través de la pantalla que sentirlo en tus propias carnes.

 

Resultado de imagen de sexo acuatico

Si eres de las que aún no ha tenido sexo acuático y lo tienes idealizado, estas son las 7 cosas que deberías saber:

1- El agua puede ser portadora de bacterias

Tampoco hay que volverse loca y pensar que lo estamos haciendo en un hospital pero lo que sí que es cierto es que hay que tener cuidado porque, al hacerlo bajo agua que pueda estar contaminada, las bacterias entrarían por el canal vaginal provocando infecciones.

2- El agua no es un buen lubricante

De hecho hay mujeres que padecen de sequedad porque el agua arrastra la lubricación natural dejando la zona interna de la vagina más seca de lo habitual.

3- Más fricción de la debida

Consecuencia directa de la sequedad vaginal ya comentada, es que se produzca un aumento de la fricción con respecto a la práctica de sexo en seco. Esto es porque, como no contamos con tanto lubricante natural, el roce con las paredes internas es más fuerte y en ocasiones provoca dolor e irritación. Recomendamos usar un lubricante de base silicona para mejorar la penetración.

Imagen relacionada

4- Infecciones urinarias

Además de las infecciones vaginales de las que ya hemos hablado, también se pueden reproducir en el canal urinario. Esto ocurre porque algunas mujeres tienen facilidad para dilatar el conducto por el que expulsan la orina mientras realizan el coito. Lo que, al igual que ocurría con el vaginal, facilita la entrada bacteriana.

5- El pH de tu flora vaginal puede que cambie

Sobre todo si lo hacemos en piscinas o jacuzzis que contengan cloro. Hay que tener especial cuidado porque, cuando el nivel de pH aparece alterado, somos más propensas a desarrollar hongos.

6- Usar preservativo puede complicarse

Al hilo de lo que comentábamos con anterioridad, el aumento de la fricción puede acarrear roturas en el látex de los preservativos.

7- Te puedes quedar embarazada también

Es cierto que la leyenda de que bajo el agua no puedes quedarte embarazada anda circulando por el mundo. Pero nada de eso, sin usar anticonceptivos, la probabilidad de embarazo practicando sexo acuático es exactamente la misma que haciéndolo en seco.

Toma nota y disfruta de un sexo en el agua de una forma segura y satisfactoria!