Mantener la pasión a distancia durante la cuarentena

Si vives con tu pareja, puede que el sexo en tiempos de pandemia no haya supuesto ningún problema para ti. Pero no tienen la fortuna de decir lo mismo aquellos a quienes esta cuarentena les ha obligado a estar distanciados, cada uno en su casa, hasta nuevo aviso. “La música en los balcones y las videollamadas grupales pueden ayudar a que el transcurso de los días sea más ameno, pero es probable que eches de menos la compañía de alguien con quien disfrutar de una sexualidad sana y divertida”.

Relación a distancia, ¿cómo mantener la pasión?

El papel de la mente en el sexo es muy importante. Sacar partido de situaciones como la que estamos viviendo para dejar fluir nuestra creatividad y disfrutar del poder de la imaginación es una forma perfecta de innovar en nuestras relaciones. Por eso, con la ayuda de unos  consejos de expertos, hemos preparado una pequeña guía con tips útiles para que mantengas la pasión viva con tu pareja, pero también contigo misma: para que no decaiga la libido ni siquiera en este momento.

Guía de cuarentena para mantener viva la pasión

  • Explota tu vena escritora: “¿Qué te parece plasmar en un diario los deseos y pensamientos que vayan rondando tu cabeza? Una vez termine la cuarentena, podrás echar mano de él e ir poniendo en práctica todas esas fantasías”.  “Otra idea es que, a modo de relato, vayas escribiendo algunas de tus mejores experiencias sexuales“.
  • Deja fuera de la mesilla tu juguete erótico. “La masturbación es una buena forma de liberar el estrés del confinamiento”, apuntan. Por eso, accesorios como los succionadores de clítoris, dildos y geles estimulantes  pueden serte de gran ayuda para aliviar las consecuencias de la distancia durante

  • Sexting: aunque el término sexting suene algo anticuado, lo cierto es que, ahora más que nunca, vuelve a ponerse de moda. “Compartir con la otra persona tus deseos y lo que te gustaría hacer con ella cuando volváis a veros ayudará a encender la mecha. Y, como queda por escrito, podéis releerlo y disfrutarlo las veces que queráis”, apuntan los expertos.

Sexting: del erotismo íntimo a la criminalización social - Infobae

    • Disfruta de una buena cita. “Enviar un mensaje de buenos días es importante, pero también lo es que tanto la otra persona como tú os hagáis saber que el deseo sigue latente. Quedad para cocinar y cenar por Skype mientras tomáis una copa de vino y dejaos llevar por la pasión, aunque sea a través de la pantalla”.

Estas ideas os ayudarán a llevar estos días en la distancia y sobretodo  que no decaiga el animo, en breve estaréis de nuevo juntos y con más ganas que nunca!

 

fuente: Womens Health

No consigo llegar al orgasmo: causas más comunes

En realidad, la anorgasmia puede afectar también a los hombres, pero somos las mujeres quiénes más lo padecemos.

A veces se confunde con el hecho de no tener deseo sexual o no poder sentir excitación, pero no es así. De hecho, las personas que padecen anorgasmia pueden sentir excitación – y mucha – pero tienen muchas dificultades para conseguir un orgasmo o, simplemente, no lo consiguen independientemente de la excitación previa. Esto puede ocurrir de manera puntual, pero para algunas personas supone una situación habitual, lo que puede ser considerado como una disfunción.

Existen diferentes subtipos de anorgasmia, que se clasifican en primaria, secundaria o situacional. En el caso de la primaria, la persona nunca ha podido tener un orgasmo. En el caso de la secundaria, la persona afectada habría podido tener orgamos con anterioridad, pero después dejó de tenerlos. Cuando se trata de una anorgasmia situacional la afectada solo consigue tener orgasmos en circunstancias concretas.

Resultado de imagen de anorgasmia

La mayoría de las causas son psicológicas

La anorgasmia puedes estar provocada por causas físicas u orgánicas, como enfermedades como la diabetes o el Parkinson, por consumo de algunas sustancias o por problemas ginecológicos. Sin embargo, la mayoría de los casos de anorgasmia están provocados por causas psicológicas y es importante que las conozcamos, no solo para poder reconocerlas, sino también para poder ponerles solución.

  • Problemas de autoestima: la imagen corporal que cada una de nosotras tenemos resulta extremadamente importante a la hora de mantener relaciones sexuales y sentirnos cómodas con ellas. Una falta de autoestima, una imagen corporal negativa, o no sentirnos cómodas y felices en nuestra propia piel puede afectar a nuestra sexualidad, provocando que no estemos cómodas, que nos sintamos inseguras y que estemos preocupadas durante las relaciones. Esto puede derivar en problemas para conseguir disfrutar de las relaciones o alcanzar el orgasmo.
  • Problemas en la pareja: el estado de nuestra relación puede afectar a la calidad de nuestras relaciones sexuales. Para algunas personas, el que su relación tenga problemas fuera de la cama puede afectar a la vida sexual. También la falta de conexión o mala comunicación – que afecte a que no seamos capaces de comunicarle a nuestra pareja lo que necesitamos -.Resultado de imagen de anorgasmia

 

  • Lagunas o baja educación sexual: en ocasiones, una mala educación sexual puede provocar que algunas de nosotras tengamos concepciones erróneas de las relaciones sexuales. El hecho de no conocer bien nuestro cuerpo, no saber qué prácticas sexuales son seguras o la efectividad y utilidad de los métodos anticonceptivos, puede generar tensión y miedo ante la posibilidad de tener un embarazo no deseado. Esa tensión puede provocar que las personas no sean capaces de alcanzar el orgasmo.
    • La influencia de factores culturales o sociales: por desgracia, la sociedad sigue influyendo en nuestra vida sexual mucho más de lo que nos gustaría. El placer femenino ha sido, por muchos años, tabú. No solo no se hablaba de él, ni se informaba sobre él, sino que incluso se veía con malos ojos o se negaba. Actualmente, estamos trabajando para dejar atrás esa situación y empoderar a las mujeres en el disfrute de su propio cuerpo y placer. Sin embargo, no todas las mujeres están todavía en ese punto y algunas pueden sentir vergüenza o culpa hacía su sexualidad, que resulte en problemas como la anorgasmia.

      Buscar ayuda profesional

      Si creemos que estamos padeciendo este problema, lo más importante es saber que no es nada de lo que avergonzarse y puede tratarse con la ayuda adecuada. Nuestro médico evaluará si se trata de un problema físico o psicológico y podrá recomendarnos el tratamiento más adecuado para nosotras.

      En el caso de que se deba a causas psicológicas, un profesional de la psicología o sexólogo podrá darnos las herramientas necesarias, y trabajar con nosotras las causas subyacentes que están impidiendo que disfrutemos de nuestra sexualidad plenamente. Todas tenemos derecho a disfrutar de nuestro cuerpo y de nuestra vida íntima y buscar la ayuda necesaria nos ayudará a conseguirlo.

    fuente: trendencias