Bisexuales, el colectivo invisible y desconocido

Algunos hablan de forma equivocada de un tercer género para referirse a aquellos que se sienten atraídos física y psíquicamente tanto por hombres como por mujeres. La bisexualidad ha sido catalogada como una ‘desviación’ del ser humano durante toda la historia y, aún hoy, parece complicado que la opción de que existan personas que se enamoren de otras sin importar que sean hombres o mujeres sea algo que entre en las cabezas de muchas personas.

Otros, sin embargo, lo achancan a modas o movimientos sociales que abogan por la libertad sexual huyendo de las formas tradicionales de pareja. Pero la bisexualidad no es una tendencia ni una forma de vida, es una realidad.

Una tercera idea sobre la bisexualidad es aquella que defiende a este colectivo como personas que están en fase de descubrir su homosexualidad. Piensan que ser bisexual atiende a un estado de la persona cuyo género, aún sin definir, busca salir o quedarse ‘en el armario’ y, mientras, encuentran en las relaciones sexuales con hombres y mujeres su verdadera identidad sexual. Otro error. No es una etapa puente.

Sigmund Freud aseguraba que todos somos bisexuales de nacimiento y que son las circunstancias las que nos hace cruzar o no de acera. Hoy en Según la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, la bisexualidad se define como la orientación sexual de quienes sienten atracción sexual, emocional y/o romántica hacia personas de más de un género y/o sexo, no necesariamente al mismo tiempo, de la misma manera, al mismo nivel ni con la misma intensidad.

Así de fácil, conciso y preciso. Pero hay quienes se niegan a que haya personas en el mundo capaces de amar a seres de su mismo sexo a la par que lo hacen con el contrario.

 

La difícil tarea de ser bisexual

Desde nuestro punto de vista, no debe ser fácil ser bisexual. En primer lugar, tienes que enfrentarte a una sociedad donde la mayoría no entenderá tus gustos y te calificará de ‘depravado’. En segundo lugar, sentir que no estás satisfecho cien por cien con ninguna pareja a no ser que seas liberal.

También hay bisexuales que viven en parejas no liberales y deben decantarse por hombres o mujeres sin poder ‘probar’ el sexo opuesto. La eterna lucha entre el deseo y la fidelidad es la culpable de que, en algún momento, pueda surgir un sentimiento llamado insatisfacción, causante de muchas rupturas de pareja.

 

¿Es la bisexualidad solo cosa de mujeres?

Si hay algo curioso en la definición de  la bisexualidad es que varios estudios demuestran una incidencia mayor en mujeres que en hombres. Por ejemplo, un informe realizado por la Universidad Estatal de Boise (Idaho, EEUU) afirmó que el 60% de las mujeres se sentían atraídas por su mismo sexo aún siendo heterosexuales. El porno que consumían, además, no era exclusivamente hetero; también se demandaban vídeos lésbicos e, incluso, porno gay.

La diferencia con respecto de los hombres es mucho más pequeña. Según otro informe de The Open University (Inglaterra), los declarados bisexuales no llegan al 6% de todo el conjunto de la población encuestada. Lo realmente complicado de la bisexualidad es la aceptación de uno mismo. De hecho, existe la bifobia, que es el odio a las personas bisexuales e, incluso, a uno mismo por el hecho de serlo. Descubrir la bisexualidad no es tarea fácil y, en muchas ocasiones, hace que nazca del interior un sentimiento de confusión y rechazo que les impide abrirse al mundo.

Interesante, verdad?

 

 

fuente: gonzoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *