Mitos sobre las enfermedades de transmisión sexual

La educación sexual es una materia que pasa desapercibida para casi todos y nos hace caer en errores o creer en mitos infundados. Es hora de abrir la mente y pensar que es un problema que nos afecta a todos, por lo que debemos ser responsables.

En temas tan controvertidos como el de las enfermedades de  transmisión sexual  todavía existen lagunas que nos hacen hablar con cierto desconocimiento. En algunos casos, incluso, provocan que cometamos errores graves cuando mantenemos una relación sexual. Por ello, hoy os hablo de cinco mitos (o creencias falsas) que todos deberíamos tener en cuenta.

  1. Las ETS se pueden contagiar en un baño público. A pesar de que los baños públicos pueden ser un nido de bacterias, no se dan las condiciones adecuadas para que nos infectemos.
  2. Me puedo contagiar bebiendo del vaso de un infectado. Las formas de contagio de una ETS son a través de contacto directo sangre con sangre, de madre a hijo en el embarazo, contacto de flujos durante la relación sexual y el uso de jeringuillas compartidas.
  3. No hay peligro de contagio si realizo la marcha atrás. Existe el mismo peligro debido a la expulsión del líquido preseminal antes de la eyaculación.
  4. Es imposible que me contagie por el contacto piel con piel. Determinadas ETS como los herpes o la clamidia pueden contagiarse por el contacto cutáneo.
  5. Drogadictos y homosexuales son los grupos de riesgo de contagio. Todos tenemos el mismo riesgo de contraerlas cuando llevamos a cabo conductas de riesgo.

Actualmente considero que los jóvenes reciben una educación sexual bastante pobre. El sexo sigue considerándose un tabú, el preservativo se ve mayoritariamente como forma de prevenir un embarazo y no una ETS, y la pornografía continúa sin dar una imagen correcta de lo que debe ser el sexo responsable.

Es obligación de todos abrir la mente y pensar que es un problema que, aunque se ha solventado con el tiempo, puede afectar a cualquier en determinado momento.

La sangre como lubricante y otras prácticas sexuales peligrosas

En el sexo todo está permitido hasta que se sobrepasa la línea de lo saludable. Está claro que no vivimos en una sociedad homogénea donde todas las personas estamos cortadas por el mismo patrón, pero existen una serie de normas básicas para la convivencia entre seres humanos. Hay quienes se pasan estos ‘códigos’ del sexo por el forro y prefieren experimentar con los límites, incluso poniendo en juego su propia salud.

Jugar con enfermedades es un riesgo que algunos asumen a la hora de mantener relaciones sexuales con otras personas. La excitación para ellos se basa en poner en peligro su vida por el posible contagio.

Blood Play

Este Fetiche utiliza la sangre como elemento indispensable en las relaciones sexuales. Por supuesto, si la chica está con la regla, los y las amantes de esta práctica están de enhorabuena, pues no hará fatal recurrir a cortes o incisiones en la piel para lograr extraerla del cuerpo.

Como su propio nombre indica, esta práctica invita a jugar con la sangre, utilizarla de lubricante, lamer heridas, restregarla por el cuerpo e, incluso, probarla. Se define como hematolagnia la atracción física por la sangre a través del olfato, la vista o la textura, y la excitación que provoca en una persona. Lo normal es que los cortes se realicen mutuamente, pues lo que importa es la sangre del ‘amado’. Cabe recordar que una de las principales vías de contagio de enfermedades se produce a través de la sangre; por eso, jugar con ella es un gran riesgo.

La ruleta rusa del VIH

La ruleta rusa no es ningún juego, sino más bien jugarse la vida. Es la absurdez llevada al extremo donde la meta es sobrevivir a una bala. Las posibilidades de hacerlo solo son fruto del azar, al igual que en la ruleta rusa del sexo.

Esta práctica consiste en mantener relaciones sexuales “a pelo” sabiendo que una o varias personas presentes en la orgía están infectadas por el VIH. A mí, nosotros solo de pensar en la idea, personalmente nos da más miedo que placer.

 

Zoonosis

Las infecciones que se transmiten de los animales a los seres humanos se llaman zoonosis. Algunas pueden ser transferidas a través del contacto casual, mientras que otras se transmiten por las actividades que exponen a los seres humanos a sangre, semen, fluidos vaginales, orina, saliva y heces. Esto significa que la actividad sexual con los animales es una actividad de alto riesgo, además de ser considerado un delito de maltrato animal.

 

Echar un polvo con fiebre

Hay personas a las que les pone a cien hacerlo con gente que tiene fiebre. La temperatura corporal provoca reacciones diferentes en el cuerpo de la persona enferma. El investigador suizo Manfred Schedlovski afirmó, tras realizar un estudio, que practicar sexo puede curar un resfriado y que esto se debe a que refuerza el sistema inmunológico y lo estimula para combatir la enfermedad.

 

Te has quedad tan flipado como nosotros??

 

 

 

 

fuente: gonzoo

 

Seis cosas que debes saber sobre las enfermedades de transmisión sexual

Las ITS son infecciones cuyo mecanismo de acción principal es la transmisión sexual, incluyendo sexo vaginal, anal y oral.

Pueden estar provocadas por virus (VPH o virus del papiloma humano, virus herpes, virus de hepatitis B o C y VIH o virus de inmunodeficiencia humana),bacterias (gonococo, chlamydia, micoplasmas, treponema pallidum, haemophilus ducrey), protozoos (tricomonas vaginalis) y ectoparásitos (ácaro de la sarna o piojo del pubis), tal como detallan la Dra. Teresa Puerta, Coordinadora del grupo de ETS/SIDA de la Academia Española de Dermatología y Verereología  (AEDV ) y dermatóloga del Centro Sanitario Sandoval (Madrid), y el Dr. Pedro Herranz, Secretario del Grupo de ETS/SIDA de la AEDV y Jefe de Dermatología del Hospital la Paz (Madrid), quienes destacan además estas seis cosas que debes saber sobre ellas:

 

1. Frecuencia.  Más del 50% de las infecciones de transmisión sexual se producen en personas de entre 20 y 35 años. La más frecuente es la infección genital por el Virus del Papiloma Humano, y seguidamente otras como la infección por Chlamydia Trachomatis, sífilis, gonorrea, herpes genital o VIH.

 

2. No dan la cara. Las ITS no siempre se asocian a lesiones cutáneas visibles; en ocasiones no presentan síntomas, ni hay ningún signo clínico que podamos observar. Es más frecuente que esto ocurra en las mujeres y también en localizaciones extragenitales como pueden ser la faringe o el recto. Aún así, se pueden realizar pruebas para detectarlas y tratarlas.

 

3. Todas las infecciones de transmisión sexual tienen tratamiento, en unas (como es el caso de las bacterias, protozoos y parásitos) es posible erradicar el microorganismo que las provoca, y en otras, como es el caso de los virus (VIH y Virus herpes) se puede controlar su replicación.

4. Sexo seguro. El preservativo protege de manera eficaz frente a las ITS que se transmiten por fluidos, en las que exista penetración vaginal, anal u oral, como pueden ser gonococo, chlamydia, micoplasmas, tricomonas, virus de la hepatitis B, hepatitis C y el VIH. Pero lo hace de modo parcial en las enfermedades producidas por VPH, VHS VMC o sífilis; estas se pueden transmitir por contacto de piel con piel, piel con mucosas, o mucosa con mucosa. El sexo oro-anal y oro-genital puede transmitir gonococo, Chlamydia, sífilis, herpes y Virus del Papiloma Humano si se practica sin protección.

5. Atención al Virus del Papiloma Humano. Es la más frecuente pues se estima que entre un 70 y un 80% de la población sexualmente activa puede resultar infectada por algún tipo de VPH. Es importante diferenciar entre la infección y la enfermedad, ya que solo un pequeño porcentaje de las personas infectadas presentará manifestaciones clínicas. Dado que no existe tratamiento que erradique el virus, lo mas importante será la prevención (vacunas), y los controles ginecológicos, para que cuando aparezcan sus manifestaciones clínicas (condilomas, displasias, etc. ) sea posible actuar.

 

6. No te olvides del VIH.  Se puede transmitir por vía sexual, vertical (de la madre al feto) o sanguínea. Cada año se diagnostican en España alrededor de 3.500 casos de VIH. Actualmente, la mayoría de las infecciones se producen por vía sexual. El uso del preservativo y el tratamiento antiretroviral son eficaces para evitar la transmisión del VIH.

 

Toma nota y arriba el sexo seguro!

 

 

fuente: mujerhoy