La erección interminable

Son muchos los hombres que viven con una presión importante a sus espaldas o, mejor dicho, entre sus piernas. Mucho de lo que hemos aprendido durante todos estos años nos ha hecho entender (o ha hecho que muchos hombres piensen) que la erección debe captar toda la atención durante una relación sexual. Y los referentes que tenemos y en los cuales se fijan muchísimo los hombres es la pornografía.

Pero hoy no vamos a hablar de tamaños de penes aunque el porno también es un mal referente para comparar medidas… de eso ya hablaremos otro día.

¿Dónde ve un hombre otro pene erecto, que no sea el suyo propio? Los homosexuales pueden ver penes erectos cuando tienen relaciones sexuales con otros hombres. Pero el lugar donde, indistintamente de la orientación sexual, los hombres pueden ver otras erecciones y hacer, inevitablemente, el juego de la comparación es en la pornografía. Y… ¿qué tipo de erección ve un hombre en el porno? Una erección interminable, que nunca pierde su potencial y su vigor, que incansablemente puede hacer miles de juegos sin necesitar reposo y que en ningún momento baja ni un segundo.

¿Esa es la realidad? Para nada. A menudo, un hombre desearía tener una erección que cuando empiece se mantenga igual de firme durante toda la relación sexual hasta llegar a finalizarla, independientemente de lo que se esté haciendo o de si los momentos de excitación varían. Como en el porno. Pero lo que sucede en la grabación de una película pornográfica no es lo que sale en pantalla: lo que aparentemente es una erección interminable está construida por varios “¡corten!” y “¡acción!”. Sin contar que, en algunos casos, el actor puede utilizar una bomba de vacío para producir una erección, un anillo constrictor para mantener esa erección u otro tipo de ayudas.

Entonces, muchos de los hombres que comparan sus erecciones con las erecciones que ven en pantalla se están comparando con algo que no existe. Y se están poniendo presión para conseguir algo que, en realidad, no necesita presión.

Cuanta más presión sienta un hombre para “cumplir” con una “buena erección” más dificultades podrá tener para, realmente, tener una erección satisfactoria. ¿Y eso por qué? Pues porque una erección es el resultado de un proceso de excitación, de un momento de placer, de buenas sensaciones, de relajación (la mente debe estar relajada para que el pene entre en tensión).

¿Recomendaciones? Disfrutar del sexo más allá de la duración y de la firmeza momentánea de su erección. Gozar de cada cariciafantasear, sentir, divertirse en contraposición al sufrir, estar pendiente, comprobar que su erección está ahí… muchas veces cuando un hombre se preocupa y quiere comprobar que su erección se mantiene es cuando empieza a perderla.

¿Y qué pasa cuando se pierde un poco de erección durante las relaciones sexuales? Nada. No sucede nada. Es muy lógico que el pene pueda perder un poco de firmeza mientras se está jugando. No siempre tiene que estar al 100% de su potencial eréctil.

En momentos en los que la erección pueda perderse un poco o pueda perderse del todo, es importante seguir jugando, seguir sintiendo, buscar aquello que apetezca, que excite… buscar aquello que realmente “te ponga”.

Si el problema es grave si aconsejamos consultar a un especialista en problemas de erección. Si lo prefieres puedes empezar probando algún afrodisíaco o potenciador, como geles o capsulas para mejorar la erección. Pero siempre sin esa presión social de erección interminable no real.

¿Vas a buscar aquello que mejore tus erecciones?

 

*Fuente: Mucho más que Sexo