Diferencia entre Fetichismo y Parafilia

Vayamos por partes…

FETICHISMO- Según la Real Academia de la Lengua el fetichismo es una desviación que consiste en fijar parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo.

Cuál es nuestra  sorpresa cuando al buscar en el mismo lugar de culto la palabra PARAFILIA encuentro que el único significado que la RAE da a este concepto no es ni más ni menos que el de “una desviación sexual”. Así, a secas.

La realidad sin embargo es diferente. El fetichista es una persona que se excita de manera sexual y hasta llegar al orgasmo a través de un objeto fetiche. Encontramos de todo tipo en el mercado; botas, ligueros, braguitas, medias…Aun así, el fetichista también puede sentirse atraído por las texturas de las prendas como el caso del látex, el cuero e incluso con determinados peinados o maquillaje. Realmente y tal como se expone en los casos anteriores es una práctica sexual inofensiva por lo que no puede catalogarse como una desviación sexual siempre y cuando no afecte a terceras personas o a la vida de uno mismo, cosa que sí ocurre cuando hablamos de las “parafilias”.

Resultado de imagen de parafilias

La parafilia compromete, afecta y puede llegar a poner en peligro la vida de quienes lo practican y la de otras personas en las que el parafílico pone el punto de mira. Si buscamos en Internet ‘tipos de parafilia‘ encontramos cientos de ellas y a cada cual más extraña. Desde el sadismo también llamado como Amokoscisia (sienten deseo sexual cuando hay sangre o dolor de por medio) hasta la zoofilia o bestialismo (mantener relaciones sexuales con animales). La práctica de algunas de ellas está incluso penada por ley ya que afectan a la integridad de los seres humanos llegando incluso a acabar con su propia vida como en el caso de la vorarefilia o canibalismo sexual.

Durante la historia muchos han sido los psicólogos encargados de contemplar la opción de que el fetichismo es sólo una etapa de transición hacia la parafilia. Algunos de estos profesionales como el psicoanalista Donald Winnicott llegaron a estudiar las parafilias desde un punto de vista transicional en la vida de las personas movido por un posible trauma infantil cuyo impacto se traduce en la vida adulta en este tipo de desviaciones sexuales.

Resultado de imagen de parafilias

El sexo ofrece múltiples posibilidades para pasarlo bien. La mayoría de los seres humanos nos conformamos con mantener relaciones sexuales ordinarias, otros van más allá e innovan a través del BDSM, el látex y las fustas y siempre sin salirse de la norma y con el consentimiento sexual obtenido por ambas partes. Por último, un tercer y mucho más pequeño sector de la población (por suerte) fijan un deseo sexual que salta las reglas de la lógica y que llevado al extremo perjudica a la estabilidad de la sociedad y de la propia persona que lo practica.

 

fuente: gonzoo

Lluvia dorada: encontrar placer en la micción

La lluvia dorada es un tipo de fetichismo sexual o parafilia enfocada a la orina y la micción. También llamada undinismo, se trata de una parafilia en la que la persona que toma el rol pasivo recibe la orina directamente de la otra persona. Esta acción puede limitarse a derramar la orina sobre el rostro o cuerpo de la persona pasiva o incluir su bebida por parte esta última (urofagia). Está considerada como práctica extrema y tiene su aceptación en parte del colectivo BDSM de sexo.

La gente con urolagnia a menudo gusta también de miccionar en público, orinarse encima, observar cómo orinan otros o ser orinadas por otras personas. La urolagnia se manifiesta en diversos grados: desde sentir placer al oler orina, hasta beberla.

El origen y nombre de esta práctica sexual parte de la mitología griega cuando Zeus para seducir a Dánae, que estaba encerrada en una jaula inaccesible, se transformó en lluvia dorada y la dejó embarazada. Fruto del acto sexual nació Perseo.

 

Cómo se practica:

Quienes practican este juego previo al sexo aseguran que al tratarse de una situación tan privada y personal como orinar y compartirla con su pareja, se crea una conexión más íntima.

La lluvia dorada es una de las parafilias sexuales (comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en el sexo convencional) que involucran juego recíproco de poder y sumisión en donde un miembro de la pareja es el dominante y el otro, el dominado. El dominante es el que orina sobre el dominado para obtener placer sexual o que lo obtenga su pareja.

Ante todo tenéis que tener claro que es una práctica libre y voluntaria para las dos partes y que si os decidís a llevarla a cabo antes de practicar sexo tengas en cuenta unas pautas. El lugar ideal para llevar a cabo la lluvia dorada es la ducha. Al orinar a tu pareja o ser orinado no debe haber daño físico ni psicológico. Ambos deben ser responsables por las consecuencias que pueda tener este acto sexualPara reducir el riesgo de infecciones, deja correr un poco de orina al principio de la micción y otro tanto al final. Utiliza sólo la orina intermedia, que es la más libre de bacterias. Lava previamente tus genitales y los de tu pareja.

Si estás decidida a probarlo debes tener en cuenta que, si por ejemplo eres la que va a ofrecer la orina, es aconsejable que ingieras una gran cantidad de agua antes, para después orinar en abundancia y claridad. Si por el contrario eres la que la recibe,es aconsejable cerrar los ojos para evitar molestias.

Cómo se puede obtener placer de la orina:

El placer a la hora de practicar la lluvia dorada no se encuentra en la propia orina, sino en el juego de dominación y sumisión que se lleva a cabo entre ambas partes de la pareja. Es por eso que se trata de una parafilia muy practicada por aquellas parejas que también llevan a cabo juegos de sadomasoquismo.

 

¿Es dañino para la salud?:

En términos estrictamente biológicos la práctica de urolagnia no reviste riesgos mayores a la salud comparados a la coprofagia. Sin embargo, debe tenerse en cuenta la posibilidad real de trasmisión de enfermedades o infecciones bacterianas de la uretra, como así también de la reacción alérgica a los componentes químicos de la micción. En cuanto a la ingesta, pequeñas cantidades no revisten riesgo y los principales peligro son la concentración de cloruro de sodio (sal) y el contenido mineral cuando se ingiere en altas cantidades (riesgos similares a los que implica beber el agua de mar). También otros compuestos, como los edulcorantes artificiales pasan a la composición de la orina y pueden dulcificar el fluido.

Si quieres llevar a cabo la lluvia dorada con tu pareja y aún tienes dudas, acude a tu médico de confianza y pregúntale todo lo que necesites para tener una relación de sexo placentera y sincera.

 

 

fuente: bekia