‘MILFS’: Madres que suben la temperatura

Ya lo decían los de ‘El Canto del Loco’ cuando Dani Martín cantaba a su amigo José lo mucho que le gustaba su madre; y es que hay mamás que vuelven loco a más de uno.

Pamela Anderson, Elsa Pataky o Jennifer López son claros ejemplos de mujeres que tras ser madres, siguen derritiendo los corazones de hombres que las mantienen como iconos sexuales, sin que su maternidad les haya costado la pérdida de erotismo y sensualidad que desprendían.

El término ‘MILF’ aparece por primera vez en la película  ”American Pie”, en donde uno de los personajes se lo monta con la madre del protagonista. Estas letras esconden un significado que para algunas mujeres puede resultar ofensivo (‘Mom I’d Like to Fuck’, en español, ‘madre a la que me follaría’), pues la connotación que supone para estas féminas es que más allá de un polvo sólo puede existir una bonita amistad… y no van muy mal encaminadas.

La sociedad no es tan moderna ni tan liberal como se puede pensar. Actualmente muchas mujeres madres comparten su vida en pareja, pero ¿y si algún día se quedaran solteras y quisieran rehacer su vida?

El experimento pasa por salir a la calle con un carrito de bebé o más sola que la una, en ambos casos con idéntica ropa. En el primer supuesto,cuando la chica paseaba con el carrito era invisible para la mayoría de los hombres.En el segundo intento se puede observar cómo se abrían ampliamente las posibilidades de entablar conversación o algún que otro piropo por tanto, ¿es cierto que liarse con una “MILF” está de moda? Desde nuestro punto de vista y experiencia os aseguramos que no.

Y no es para menos. Un hombre no es ni menos hombre ni peor por no fijarse en una mujer con hijos. Realmente, a la mayoría de ellos no les supone un problema acostarse con una chica que ha sido madre, pero es mucho más complicado llegar a mantener una relación.

Lo importante es no perder el ‘sex appeal’ 

La pareja es un trío desde el comienzo y es algo que ambos deben respetar pero, ¿qué hay del padre de la criatura? El temor al ex, al compromiso, a la responsabilidad de un niño que no es tuyo. Si de por sí un hijo propio trae quebraderos de cabeza, los de uno no biológico trae en vez de un pan debajo del brazo, el brazo enorme de su padre.

Paso a paso, poco a poco. Una madre, por el hecho de serlo, no pierde su ‘sex appeal’ si mantiene a la mujer que lleva dentro. Un hombre no tiene que fustigarse por no querer una relación formal con una chica que tenga niños, pero entre una cosa y la otra siempre hay un término medio.

Lo importante en el sexo y el amor no es ni la belleza ni la vida privada, sino la química existente entre dos personas. Al final, con hijos o sin ellos, cuando dos personas se gustan, luchan por la relación por encima de todo.Ser madre soltera ha dejado de ser un estigma. Las ‘MILFS’ pisan fuerte como madres y como mujeres.

 

Tomad Nota!

 

 

 

fuente: gonzoo