15 detalles para sorprender a tu novio

Las relaciones de pareja hay que cuidarlas para que no acaben pereciendo. A veces no es suficiente con el amor, cariño o respeto que tengas por la otra persona. Hay que mantener la llama viva, hacer que sea divertido estar juntos y para eso no hay nada como preparar alguna sorpresa.

No siempre es fácil pensar en algo y tendemos a quedarnos cortos de ideas cuando más las necesitamos. Por eso nuestra Reina os tiene preparada una  lista con los 15 detalles para sorprender a tu novio. Hay un poco de todo, así que tendrás más variedad entre lo que elegir para que lo ajustes a vuestra relación.

PLANES PARA HACER FUERA

Estar juntos porque sí, acompañarle en el metro de regreso a casa… Son esos pequeños detalles que hay en los inicios de cualquier relación y que con el tiempo se acaban perdiendo. Recupéralos de vez en cuando.

-Vete a buscarle a la salida del trabajo. Se llevará una sorpresa cuando te encuentre en la puerta de la oficina sin previo aviso. A partir de ahí poco importa qué decidas hacer porque estaréis juntos. Un cine, un paseo o una cena informal parecen poca cosa pero después de la sorpresa que le acabas de dar a tu novio será uno de los detalles de los que no olvidará.

-Cogeos un día libre e ir hasta donde el coche os lleve.¿Quién se puede resistir a una pequeña aventura? Coger un día libre en el trabajo o cualquier sábado o domingo, las llaves del coche, una mochila y carretera. Puede que no lleguéis muy lejos, que os acerquéis a la playa o que os acabéis perdiendo por carreteras secundarias. Lo importante es que estáis juntos y que será un viaje que no olvidaréis.

-Organiza una escapada de fin de semana.Si disponéis de más tiempo y presupuesto nada como organizar un fin de semana rural o en la playa. Prepáralo todo, pídele a última hora que haga la maleta y ¡a disfrutar del fin de semana!

-Hacer un flashback a vuestra primera cita. De vez en cuando las relaciones de pareja se estancan y se hace necesario recordar qué fue eso que os enamoró a uno del otro. Y además, siempre es divertido mirar atrás. Haz memoria y reorganiza vuestra primera cita sin contárselo a tu novio hasta última hora. Podéis ir al restaurante donde cenasteis por primera vez, ese cine al que ibais a menudo o el parque por el que paseabais. Nada como mirar al pasado para afrontar el futuro.

LA CONQUISTA GASTRONÓMICA

Lo que decían las abuelas de que a un hombre se le conquista por el estómago sigue siendo cierto a día de hoy. Así que si eres de las que prefiere el take away y los precocinados ponte el delantal para darle una sorpresa a tu novio.

-Prepárale una cena especial : No tiene que haber un motivo especial para celebrar una cena íntima y si no lo hay mayor será la sorpresa que él se lleve. Si no eres una cocinillas tampoco hace falta que des un curso para convertirte en el próximo Masterchef. Busca recetas sencillas, pon una bonita decoración en la mesa,escoge velas y música que den un toque de intimidad al momento. Son esos detalles los que harán que se derrita.

-Tortitas, cupcakes, dulces caseros ¿Recuerdas cuando desayunabais los domingos en la cama entre las sábanas? Pues volved a hacerlo. Y si no hay tiempo para desayunar juntos prepárale unos dulces caseros y envuélvelos para que se los pueda llevar al trabajo. No solo tu novio te adorará, sino que te convertirás en la pareja perfecta para el resto de su oficina.

-Cata de vino, cerveza o whisky ¿Tu novio se pirra por la cerveza, el vino o el whisky? Pues convierte las cañas de los viernes en algo diferente e inscríbele por sorpresa en una cata. En casi todas las ciudades se organizan catas de bebidas que encantarán a tu novio.

SORPRESAS EN LA INTIMIDAD

A veces lo mejor de las sorpresas es estar solos, disfrutando de la compañía del otro. No hace falta más. Además las que os proponemos a continuación son ideas baratas que puedes organizar en casa.

-Monta una sesión de cine con vuestras películas favoritas ¿Cansado de hacer todos los sábados lo mismo? Pues cambia de planes y móntale una fiesta del cine a tu chico con una recopilación de vuestras cintas favoritas, un bol bien grande de palomitas, refrescos y chocolate. ¡Y a disfrutar!

-Monta un collage o un vídeo con vuestras mejores fotos Hoy en día hacemos fotos y vídeos constantemente con los teléfonos inteligentes. Tenemos tanto material audiovisual de nuestro día a día que no le damos importancia hasta que un día, por algún ‘error informático’, lo perdemos. No permitas que eso ocurra y selecciona vuestras mejores fotos, imprímelas y haz un collage. O un montaje con vuestros mejores vídeos. Le encantará volver a veros.

-Grábale una lista de música para el coche.  En los 90 no había mayor declaración de amor que regalarle a tu pareja una cinta con canciones escogidas personalmente para él. ¿Por qué hemos dejado de hacerlo? Puedes prepararle una lista para el coche, para el gimnasio, para cuando va a trabajar… Las posibilidades y formatos son ilimitadas.

-Protagonizar una sesión de fotos juntos. Coge la cámara de fotos y pídele a tu novio que sea modelo por un rato. Monta una divertida sesión de fotos en casa o contrata el servicio a un estudio profesional. Pasaréis un buen rato posando ante la cámara y esas imágenes os quedarán siempre para el recuerdo.

EL SEXO NUNCA FALLA

Hay muchos tipos de sorpresas y te hemos dado varias ideas, pero si no acabas por decidirte por ninguna hay algo que (casi) nunca falla: el sexo. Si vuestra relación no es especialmente picante ha llegado el momento de darle un poco de vida y sorprender a tu pareja.

-Mándale una foto subida de tono. Una foto tuya de antes de entrar a la ducha, el canalillo del escote o una preguntándole cómo cree que te queda el último sujetador que te has comprado. Es una sorpresa que le encantará y le alegrará el día. Comprueba bien el destinatario antes de dar al botón de enviar, no vaya a haber algún error o complicación.

-Haz realidad una de sus fantasías. Todos las tenemos y en ocasiones no se las decimos a nuestra pareja por miedo al rechazo. Pregúntale cuál es la suya, cuéntale la tuya y llevarlas a cabo. Si es algo con lo que no te sientes especialmente cómoda díselo y llegar a algo con lo que los dos quedéis satisfechos.

-Sexo telefónico Estáis separados, sabes que él está aburrido y tu más o menos igual. Coge el teléfono dispuesta a darle la mayor de las sorpresas.Deja atrás la vergüenza porque seguro que a tu novio le encanta.

-Aféitale ¿Recuerdas a Robert Redford lavándole el pelo a Meryl Streep en ‘Memorias de África’? Para tu pareja puede que no haya mucha sensualidad en esa escena, pero si hacéis un intercambio de roles las cosas cambian. Coge la espuma de afeitar y la cuchilla y empieza a afeitarle la barba. Es muy probable que se destape la pasión en el cuarto de baño y el afeitado se quede a medias..

 

fuente: bekia

Después de cinco años de relación, ¿nos mimetizamos con la pareja?

Si formásemos un revoltijo de mujeres y hombres elegidos al azar, seguramente no tardaríamos en emparejar cada oveja con su pareja. Deteniéndonos en sus rasgos faciales, movimientos, estilo o actitud, descubriríamos cuánta verdad hay en eso de que dos que duermen en un mismo colchón…

  1. Ganan kilos en la misma proporción. Más del 45% de las mujeres confiesa comer peor cuando está en pareja. Y lo peor viene cuando la comida es mayor fuente de placer que la vida sexual.
  2. Visten parecido y aumentan en su armario las prendas unisex. En las redes sociales la tendencia se llama Copycat Couples.
  3. Sonríen y gesticulan igual, lo que les hace desarrollar un físico sorprendentemente parecido.
  4. Se arrugan igual. Si son felices, sonreirán mucho. Si viven en continua cizaña, el rictus será de crispación. En uno y otro caso, las arrugas se marcarán en las mismas zonas.
  5. Comparten puchero o ayuno, según la ocasión. Como consecuencia, serán más o menos obesos, más o menos esbeltos, pero a la par.
  6. Se mueven parecido. Y por desgracia, muchos hombres y mujeres empiezan a perder aptitud física después de la boda.
  7. Discuten igual. Aquellas parejas que con el tiempo no aprenden a moderar la discusión sufren un riesgo mucho más alto de estrés, depresión y diabetes, según el Instituto de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Ohio.
  8. Se sientan en la misma posición. ¡Incluso pelean por el mismo lado del sofá!
  9. Alardean de cosas idénticas. El entorno y los factores ambientales generan peculiaridades similares. Por eso, los habitantes de muchas localidades se parecen también entre sí.

Visto así, podríamos pensar que la convivencia en una pareja sincronizada fluye feliz y con escasos conflictos. Incluso la sensación de seguridad y estabilidad seguramente es mucho mayor. ¿Pero para qué tanta sinfonía? ¿Dónde queda la chispa de la relación? El escritor y coach de parejas Fady Bujana tiene la impresión de que en estas parejas ha muerto la pasión. “Una cierta de dosis de conflicto -y me refiero a la divergencia de opiniones entre dos personas, sin que haya que discutir por ello necesariamente- alimenta la pasión y aporta variedad, aventura y curiosidad a la relación, o sea crecimiento”.

¿Cómo encontrar entonces ese equilibrio entre las diferencias infranqueables y la sincronía asfixiante y a veces tan incómoda para los demás? “Es importante -responde Bujana- ser capaces de aportarse mutuamente algo de estabilidad en una vida ajetreada, pero también permitirse crecer juntos dentro de la pareja y buscar que esos hábitos que, queramos o no, nos van a igualar sean al menos positivos”.

Si, por el contrario, admitimos esa sobredosis de sincronía, Bujana anticipa una segunda gran baja que se producirá en la pareja, el erotismo. “Entonces un refugio común suele ser la comida, la tele o cualquier otra actividad que permita disfrazar el distanciamiento sexual y esa pérdida de pasión”

Cuando la relación va bien, el protagonista principal es tu propia pareja. Cuando va mal, o bien se suspende la función o bien se dirige la energía sexual hacia otra parte. Y eso es el principio de la ruptura. “Sin erotismo -dice-, no hay pareja, por mucho que sus hábitos sean comunes. Puede haber más o menos sexo, pero difícilmente habrá pasión”.

Es importante por ello aprender a manejar el arte de mantener la tensión entre la estabilidad y la variedad, más teniendo en cuenta que, según las estadísticas de la compañía DiaproKal, alrededor del 75% de las personas confiesan que sus hábitos de vida, alimentarios y de actividad física están condicionados por los de su pareja.

 

Estáis de acuerdo??

 

 

 

fuente: yodona