Reglas básicas para ligar en una playa nudista

Las estrategias de seducción están rodeadas de artificios, adornos y complementos que ayudan y cumplen una importante función de photoshop. Es decir, resaltar y, en los casos más graves, tapar la verdadera personalidad por medio de la ropa, maquillaje o complementos. Durante muchos años las llaves del coche, que los hombres lucían en la mano con el correspondiente llavero identificativo del utilitario, suponían una importante información sobre el status de su usuario. Hoy se combinan con el móvil, y ya no quedan manos para nada más. Volver a la etapa más primitiva de la seducción es elleitmotiv del programa holandés Adam looking for Eve (con su correspondiente versión española), en el que los concursantes tienen citas a ciegas en una playa y en pelota picada. Una especie de experimento antropológico similar al de la reinserción de animales salvajes, nacidos en cautividad, en su medio natural. Deben aprender a cazar y a valerse por si mismos, lo mismo que los concursantes de este dating show, cuyo fin no solo es sentirse confortables estando como dios los trajo al mundo, sino tener los arrestos necesarios para convencer a alguien de que tras la cruda y patente desnudez se esconde algo que realmente merece la pena investigar.

Los resorts nudistas, esos lugares en los que se está sin ropa las 24 horas del día y en los que es tan fácil preparar las maletas para ir allí, disponen de una serie de reglas muy estrictas, ya que lo políticamente correcto o incorrecto varia según la cantidad de ropa que uno lleve encima.

 En países como EEUU, donde las playas nudistas están especialmente delimitadas, hay que conocer bien las normas si se quiere entrar en el juego, pero en España, esta frontera es más difusa y, generalmente, en este tipo de playas conviven naturistas convencidos, nudistas esporádicos, textiles y hasta mirones. Sin embargo, es importante observar algunas nociones básicas de urbanidad nudista.

Reglas básicas para los que se animen este verano a ir a una playa nudista

1. Evitar las fotos. Y mucho menos subirlas a las redes sociales. Sentido común.

2. Buscar una ocupación si te quieres quitar de encima a algún mirón

Según Lucía 41 años (Vigo), nudista practicante, siempre que puede, cuando va sola a una cala nudista, procura “llevar algo que leer o hacer, porque si estas sin hacer nada, con la vista perdida, puede ser un reclamo para los que van ahí a ligar porque creen que una chica sola en un sitio así busca que alguien se le acerque. Generalmente, todo el mundo es muy respetuoso, pero siempre puedes encontrarte con algún pesado que tiene un concepto totalmente equivocado sobre esta practica”.

3. Evitar ciertas posturas

Según Lucía, “estar con las piernas cruzadas o abiertas, algo que suelo hacer inconscientemente, puede ser malinterpretado”, comenta.

4. No cambiar tu forma de ligar porque estés desnudo

“En cuanto a las reglas para ligar, son las mismas que con ropa. Aquí la sorpresa es ver luego a esa persona vestida. A veces te llevas un chasco porque resulta que desnudo está bien pero luego se pone encima unas cosas tremendas”.

5. Separar la sexualidad de la desnudez

¿Es posible mantener el misterio –imprescindible en toda seducción– con el culo al aire? Según expertos, “el misterio se puede y se debe generar de otras formas, más interesantes y sutiles que estando sin ropa. Pero por lo pronto, una persona que ha sido capaz de romper los moldes y los prejuicios que hay sobre el tema, tiene ya un cierto valor en sí”. La revista  The Cut publicaba un artículo sobre el tema, en el que Felicity Jones, cofundadora junto a su pareja, Jordan Blum, de la asociación Young Naturists of America, hace ya algunos años, contestaba a esta misma pregunta. “Odio cuando la gente dice que el sexo será menos excitante porque nos vemos el uno al otro desnudos todo el tiempo. Es una inadecuada visión de la sexualidad. La parte más sexual de nuestra anatomía es el cerebro, no el cuerpo. Se trata de energía, de tacto físico, de intimidad. Hay algo más que el simple hecho de que ella se quite la camiseta y él vea sus tetas”.

6. ¿Y si viene una erección?

Cuando se habla de nudismo siempre está la eterna pregunta de qué hacer cuando de repente viene una erección. Tal vez una buena idea sea ir a refrescarse al agua o tumbarse boca abajo”. Desde luego, es totalmente inaceptable en grupo y con compañía. Como cuenta Jordan Blum en el artículo de The Cut, “es el gran no-no. Y puedes ser expulsado rápidamente. Yo creo que los centros nudistas son unos de los pocos lugares donde la sexualidad masculina está más severamente regulada que la femenina”.

 

fuente: el pais