Afrodisiacos, endulzar la pasión

Los afrodisiacos sirven para despertar la pasión y el deseo sexual de la pareja, o de ambos, y normalmente se utilizan en situaciones especiales donde ambos quieren disfrutar de un momento de intimidad.

Existen dos tipos de afrodisiacos, uno que serían de comida y/o bebida y otros que serían productos dentro de la sección de cosmética erótica (dentro del mercado de juguetería erótica que hay actualmente).

Entre los afrodisiacos de comida y/o bebida uno de los que más se usa es el chocolate porque hace que el cuerpo reaccione segregando placer. No es deseo sexual sino algo que nos gusta comer y nos hacer estar felices y deseosos de más. Por eso puede actuar indirectamente en el deseo.

Otro de los afrodisiacos que se usa es el ginseng. Éste, cuando se compra en su forma original, en contacto con las partes puede provocar una reacción muy intensa, al principio de dolor, después de mucho placer. Si ahora lo ingieres, entonces el deseo sexual sí se eleva porque se suele sentir un calor que va subiendo y que se alivia conforme tenemos a la otra persona haciéndonos necesitarla.

En cuanto a los afrodisiacos de tiendas eróticas destacarían las cremas y aceites porque con ellas se pueden dar masajes e ir encendiendo poco a poco a tu pareja. Al principio pensarás que no pasa nada pero eso cambia conforme pasa el tiempo ya que el producto estimula las zonas más sensibles dejándolas con un cosquilleo constante que, al contacto con tu pareja, son como pequeñas descargas que se sienten bien.

Ahora que se acerca San Valentín, podrías sorprenderle/a con algo así.