‘Porno social’, el cine X para luchar por una causa justa

Cada vez más, los seres humanos nos volcamos en que la Tierra se convierta en un lugar más habitable. La industria del porno, aunque parezca mentira, también contribuye a ello a través de acciones sociales. Hemos recopilado algunas de ellas para que veáis que el sexo también puede servir a la hora de salvar el planeta.

 

Tener sexo  y plantar árboles

El sitio web Pornhub se ha puesto firme para luchar contra la deforestación de los bosques. Lo que hizo fue anunciar que por cada 100 vídeos visitados en su portal, la empresa plantaría un árbol. En abril salieron los primeros datos y eran más que reveladores. Nada más y nada menos que casi 14.000 árboles son los que ha tenido que plantar el portal.

 

Greenpeace como guía

La ONG sabe bien cómo cuidar el planeta. Esta vez lo ha hecho a través de guías del sexo: “Sexo Amigable para el medioambiente”da las claves para disfrutar cuidando el entorno. Usar ecolubricantes, jugar con frutas libres de pesticidas y compradas en pequeños establecimientos, apagar las luces durante el sexo y ahorrar agua duchándote en pareja son algunas de las claves.

 

Salvar la selva con el porno

Esta es la iniciativa llevada a cabo por Fuck for Forest. La ONG alemana decidió ponerse manos a la obra y dejar como nuevas las selvas tropicales de América del Sur y Centroamérica a través de vídeos eróticos realizados en estos lugares. Además, se pretende contribuir a la lucha contra la deforestación del Amazonas. Nunca el porno fue tan verde. A través de su cortos han conseguido recaudar cerca de 400.000 dólares.

 

Save the Boobs

Detrás de esta iniciativa vuelve a estar la página web Pornhub. El objetivo se centraba en la recaudación de fondos destinados a la lucha contra el cáncer de mama. Durante el mes de octubre de 2012, por cada 30 vídeos reproducidos bajo las categorías de “pechos grandes” y “pechos pequeños”, se donaba un centavo de dólar a organizaciones que trabajan contra esta lacra. Más de 20 millones de vídeos fueron vistos y desde ese momento el contador no ha dejado de subir.

 

 

fuente: gonzoo.

Diez cosas que seguramente no sabes del porno

El negocio más rentable

EEUU es el país de los récords y en el mundo de la pornografía no podía ser diferente. A día de hoy, el cine porno factura más que los estudios de Hollywood en Los Ángeles.

Existen alrededor de 300 estudios dedicados a la realización de películas X que facturan miles de millones de dólares. Lo curioso es que el estado más conservador, Utah, es el mayor consumidor de porno del país, a pesar de su marcada religiosidad y tradicionalismo. El dato, lanzado por Benjamin Edelman  en colaboración con la Universidad de Harvard, no sale de encuestas, sino que se recoge de la facturación que los usuarios al porno realizaron a través de sus tarjetas de crédito.

 

La censura porno

El porno siempre ha ido escapando de la censura. En España se vivió durante la etapa franquista, pero poco a poco se fue diluyendo hasta llegar a la época del destape. Países como Japón crearon subgéneros X como el “pinku eiga”.

Aparece durante los años 60 para eludir la censura que impedía la aparición relaciones sexuales explícitas pero aceptaba la violencia y la agresividad. En ella, el hombre es el que domina y las escenas se asemejan al sadomasoquismo. La mujer es vapuleada pero goza y disfruta con el dolor.

 

Sin límite de edad

En la industria del cine porno la edad no importa. Es más, muchos de los contenidos más descargados son aquellos en las que hombres mayores mantienen relaciones sexuales con jovencitas. Algunos de sus representantes más característicos son David Bozdoganoz , un anciano de 75 años que se ha convertido en la mayor estrella del porno en Rusia. Su aparición fue por casualidad tras acudir a un casting porno para ver qué se cocía allí. El director intentó echar al ‘viejo verde’, que se había colado en el casting, pero al ver lo que tenía entre las piernas dedició contratarle.

Porno para ciegos

La fotógrafa canadiense Lisa Murphy lanzó ‘Tactile Minds’, una revista pornográfica con imágenes en relieve de desnudos y descripciones en braille. La publicación cuesta 230 dólares e incluye 17 imágenes en relieve realizadas a mano que muestran desde unos pechos hasta una penetración. Hasta el momento no existía en el mercado ningún libro de este estilo, capaz de suplir las necesidades sexuales de invidentes.

 

Enfermedades de transmisión sexual

El mundo del cine X ha estado siempre salpicado de casos de enfermedades de trasmisión sexual. Pero, ¿sabías que es un 80% menos probable que una actriz porno profesional transmita una ETS que una persona que no lo sea? Tras los numerosos casos de actores y actrices contagiadas por el virus del SIDA, la justicia californiana obligó por ley a usar el preservativo en la realización y filmación de películas X.

 

Fijarse en la cara

¿Sabías que la mayoría de hombres cuando ven porno se fijan en la cara de la mujer y se excitan con los gestos de ellas? Observar un buen culo o unos pechos grandes siempre viene bien para ponerse a tono, pero en el momento de la práctica sexual son los gestos de ella (de placer, dolor, deseo) los que llevan a la otra persona al éxtasis. Por eso quizá destacan unas actrices porno por encima de otras.

 

Porno lésbico para ellas

Parece una contradicción pero no lo es. La categoría de porno lésbico es la preferida para las mujeres. Pero lo que realmente llama la atención es que la segunda es… ¡el porno gay masculino! Todo tiene una explicación y se basa en que la excitación de la mujer, a menudo, pasa por ponerse en el lugar del hombre, tanto hetero como homosexual.

 

La época dorada del cine X

En 1971 aparece la primera película porno con créditos. Se llamó ‘Boys in the Sun’ y es una parodia de otra película convencional llamada ‘Boys in the Sand’. Además, fue la primera en recibir críticas por parte del diario The New York Times. Los años 70 se rememoran y ensalzan para los amantes del género X con películas de culto como “Behind the Green Door” o la archiconocida “Deep Throat” (‘Garganta Profunda’).

 

Pornografía y ciencia

Porn Studies es una revista dedicada al estudio de la pornografía en todas sus facetas. Se trata de una publicación de carácter trimestral de apenas un año de vida, cuyos editores son Feonas Attwood (Universidad de Middlesex) y Clarisa Smith (Universidad de Sunderland). Expertos, críticos y profesionales se encargan de hacer que sea algo más que una revista dedicada al sexo y explican las connotaciones socioculturales del porno en la sociedad.

Playboy

Pero si hay que hablar de una publicación de referencia pornográfica esta es Playboy. Su nombre original fue Stag Party’, o lo que es lo mismo, “fiesta de ciervos”. El logo, que ahora es el de un conejito, era el de un ciervo. Otra curiosidad es que su primera modelo fue la mítica Marylin Monroe y que la exvigilante de la playa Pamela Anderson es la mujer que más veces ha aparecido en sus páginas. Desde octubre de 1989 hasta la actualidad ha tenido el honor de posar en más una decena de ocasiones… Y seguro que no será la última.

 

 

fuente: gonzoo.