¿Qué puedo hacer para encontrar mi punto G?

Llegar hasta el punto G puede ser una de las tareas más complicadas en la vida de una mujer. Hay quienes aseguran que es una invención del ser humano, pero lo cierto es que sí existe, aunque no todas las mujeres son capaces de disfrutarlo a través de la relación sexual ordinaria.

Este punto erógeno se encuentra en el interior de la vagina de la mujer y requiere tiempo y esfuerzo llegar a él. Algunas chicas son incapaces de encontrarlo y piden ayuda a su pareja. La clave está en introducir los dedos en el interior de la vagina, previamente tumbada en la cama con el culo levantado, hasta encontrar una zona esponjosa que tocar suavemente formando círculos. Tranquilas. No todas las mujeres encuentran el punto ‘G’. por eso optan por otras opciones alternativas y muy novedosas como las siguientes:

Hipnosis, el encuentro con el placer

La hipnosis también puede ser utilizada como una terapia sexual. Los terapeutas Ben y Jen Rode  (California, EEUU) la utilizan para aumentar el deseo sexual y la satisfacción en las mujeres. A través de la hipnosis, el cuerpo entra en un estado de relajación profundo, donde se estimula la búsqueda del punto ‘G’. Eso sí, debes ir a la terapia con tiempo y dinero, ya que puedes estar masturbándote hasta 5 horas y la sesión puede costar alrededor de 500 euros.

Arte marcial sexual

Esta técnica es llevada a cabo por el actor porno José Diaz (alias ‘el Ninja’). Tras su viaje a Tailandia descubrió que a través del Kung Fu se pueden desbloquear los órganos sexuales hasta tal punto que, en una sola sesión, la mujer es capaz de encontrar el placer. Esta técnica fusiona el ‘Tao’ con el sexo y cuesta unos 150 euros.

Bioplastia genital

El camino hasta el punto ‘G’ es enrevesado y oscuro por eso, la bioplastia genital se basa en modelar los genitales, a través de la cirugía estética, para que llegar al punto ‘G’ no sea tan complicado. El resultado tiene componentes estéticos que dotan a la mujer de mayor seguridad a la hora de mantener relaciones sexuales y le sea más fácil disfrutar del sexo.

Juguetes eróticos

El mundo de los juguetes eróticos evoluciona a pasos agigantados. Los nuevos vibradores curvos llegan más fácilmente hasta el ansiado punto ‘G’. En el mercado hay una amplia variedad de ellos. Sólo tienes que relajarte y disfrutar ya que el juguete hará el resto.

Vibrador Punto G

 

Todos ellos tienen la particularidad de tener uno de los extremos curvados, la forma ideal para acceder de forma fácil al punto G. Si además le añades vibración la sensación ya será máxima.

 

Agrandar el punto ‘G’

Desde el Reino Unido llega una nueva técnica basada en el agrandamiento del punto ‘G’ a base de ácido hialurónico. Desde la clínica Glancey Medical Associates se propone este tratamiento de cirugía, donde el punto ‘G’ puede llegar a agrandarse entre un 25 y un 50%. Este tratamiento supone un desembolso de 2.000 euros y ya se oferta en otros lugares del mundo como EEUU o Argentina. Cabe recordar que estos tratamientos siempre tienen que estar supervisados por profesionales.

Como ves al famoso punto orgásmico le han salido más de una técnica algo variopinta y poco habitual para encontrarlo, te animas?

 

 

fuente: gonzoo

¿Qué puedo hacer para encontrar mi punto G?

Llegar hasta el punto G puede ser una de las tareas más complicadas en la vida de una mujer. Hay quienes aseguran que es una invención del ser humano, pero lo cierto es que sí existe, aunque no todas las mujeres son capaces de disfrutarlo a través de la relación sexual ordinaria.

Este punto erógeno se encuentra en el interior de la vagina de la mujer y requiere tiempo y esfuerzo llegar a él. Algunas chicas son incapaces de encontrarlo y piden ayuda a su pareja. La clave está en introducir los dedos en el interior de la vagina, previamente tumbada en la cama con el culo levantado, hasta encontrar una zona esponjosa que tocar suavemente formando círculos. Tranquilas. No todas las mujeres encuentran el punto ‘G’. por eso optan por otras opciones alternativas y muy novedosas como las siguientes:

Hipnosis, el encuentro con el placer

La hipnosis también puede ser utilizada como una terapia sexual. Los terapeutas Ben y Jade Rode  (California, EEUU) la utilizan para aumentar el deseo sexual y la satisfacción en las mujeres. A través de la hipnosis, el cuerpo entra en un estado de relajación profundo, donde se estimula la búsqueda del punto ‘G’. Eso sí, debes ir a la terapia con tiempo y dinero, ya que puedes estar masturbándote hasta 5 horas y la sesión puede costar alrededor de 500 euros.

 

Arte marcial sexual

Esta técnica es llevada a cabo por el actor porno José Díaz (alias ‘el Ninja’). Tras su viaje a Tailandia descubrió que a través del Kung Fu se pueden desbloquear los órganos sexuales hasta tal punto que, en una sola sesión, la mujer es capaz de encontrar el placer. Esta técnica fusiona el ‘Tao’ con el sexo y cuesta unos 150 euros.

 

Bioplastia genital

El camino hasta el punto ‘G’ es enrevesado y oscuro por eso, la bioplastia genital  se basa en modelar los genitales, a través de la cirugía estética, para que llegar al punto ‘G’ no sea tan complicado. El resultado tiene componentes estéticos que dotan a la mujer de mayor seguridad a la hora de mantener relaciones sexuales y le sea más fácil disfrutar del sexo.

 

Juguetes eróticos

El mundo de los juguetes eróticos evoluciona a pasos agigantados. Los nuevos vibradores curvos llegan más fácilmente hasta el ansiado punto ‘G’. En el mercado hay una amplia variedad  de ellos. Sólo tienes que relajarte y disfrutar ya que el juguete hará el resto. La mayoría muestran una curvatura más marcada para acceder con más facilidad a la zona erógena. Los tienes con o sin vibración.

También existen cosméticos como la crema “Lluvia de Amor” de Shunga, que te será muy útil. Viene hasta con una guía.

 

Agrandar el punto ‘G’

Desde el Reino Unido llega una nueva técnica basada en el agrandamiento del punto ‘G’ a base de ácido hialurónico. Desde la clínica Galncey Medical Associates se propone este tratamiento de cirugía, donde el punto ‘G’ puede llegar a agrandarse entre un 25 y un 50%. Este tratamiento supone un desembolso de 2.000 euros y ya se oferta en otros lugares del mundo como EEUU o Argentina. Cabe recordar que estos tratamientos siempre tienen que estar supervisados por profesionales.

 

Así que toma nota y anímate a descubrir nuevos placeres y sensaciones!

 

fuente: gonzoo

Puntos erógenos de la mujer

Una mujer, para un hombre, tiene un solo punto erógeno, el llamado punto G, aunque hay algunos que también conocen que el clítoris es un punto erógeno pero… ¿Saben ellos los puntos erógenos que tenemos?

Los puntos erógenos de la mujer

La mujer tiene ciertos puntos especiales que pueden provocar diferentes sensaciones en el cuerpo. Pero yendo por partes, y empezando desde arriba, tendríamos como primer punto erógeno los labios (como ocurre con los hombres, que también es una de las debilidades que tienen).

Siguiendo más abajo, un punto erógeno puede ser la barbilla, aunque no para todas, depende de cada mujer. Lo que sí puede excitar es el cuello, unas en la nuca, otras en la zona que el cuello se une al hombro, en esa zona suelen disfrutar mucho cuando son besadas ahí o algún que otro mordisquito.

El siguiente punto erógeno de la mujer son los pechos. Casi todas las mujeres sienten placer cuando le tocan los pechos pero también puede ser que no sientan nada. Todo es probar.

Más abajo cuentas con los puntos más erógenos de la mujer: el punto A, K, U y G, aparte del clítoris.

El punto A es uno de los que más debes conocer, sobre todo si quieres producir orgasmos múltiples. ¿Dónde está? Pues entre el punto G y el cuello de la vagina, difícil de acceder, si, pero cuando llegas…

Otro punto a aprender es el punto K, cerca del punto A, y lejano, al final de la vagina. Si llegas a él, cosa complicada, puedes obtener un resultado muy placentero.

Quedaría el punto U, un punto fácil porque está entre el clítoris y la vagina. Este punto tiene su complicación pero estimulado bien, ya verás.

Bueno, ¿cuándo empiezas a experimentar?