12 detalles románticos para tener con tu pareja

El amor es como una flor que cuidar a diario.  Por ello, y porque mantener vivo el amor es algo que hacemos porque nos sale del corazón y no por obligación, dedicarle a nuestra pareja pequeños detalles románticos de vez en cuando es nuestra manera de recordarle que estamos enamorados y enamoradas.

Ya sea por una fecha señalada o simplemente, un día cualquiera del año, estos detalles servirán para recordar por qué os enamorasteis y por qué queréis seguir juntos a poder ser toda la vida.
Algunos basados en clásicas muestras de amor, y otros buscando la originalidad, os proponemos estos 12 detalles románticos low cost  para decirle a vuestra pareja con acciones que la queréis.

1. UN CAMINO DE POST-ITS CON MENSAJES

Nada como un divertido juego para que tu pareja se lo pase bien a la vez que se derrite de amor. Coge un montón de post-its y escribe en cada uno un mensaje que quieras trasmitir a tu pareja. Por ejemplo, puedes ponerle en cada uno algo que te gusta de él o ella, o recordando momentos especiales que vivisteis juntos, ¡o ambas cosas! Todo lo que se te ocurra, porque con ellos deberás trazar un camino por toda la casa que tu pareja deberá ir recorriendo despegando y leyendo cada post-it.

 

2. RECOPILA VUESTROS RECUERDOS EN UNA CAJA

Coge todos los detalles que guardas de los recuerdos que habéis vivido juntos: un posavasos de la primera vez que tomasteis algo juntos, las entradas de cuando fuisteis por primera vez juntos al cine, un envoltorio, una servilleta con un mensaje de amor, una fotografía, una carta… cualquier cosa. Todo lo que guardes, mételo en una caja e invita a tu pareja a repasar esos recuerdos. Verá lo importante que es para ti cuando aún guardas “toda esa chatarra”.

3. SORPRÉNDELE CON UN BESO INESPERADO

Los besos son muy importantes, y debemos salir de la rutina de que sea un gesto de despedida o saludo. Cuanto hace que no os dáis un beso realmente apasionado??

4. LAS VELAS SIEMPRE FUNCIONAN

Hasta una pizza o un sándwich vegetal se volverán menús de primera categoría si los acompañáis de la luz de unas velas. Para que sea más bonito, opta por coger velas de colores y llena la habitación con ellas. Verás que cena low cost más especial!

5. MANTA Y SOFÁ

Cuando llegue a casa, déjale preparado encima de la cama una manta, unas zapatillas, un paquete de palomitas y, encima de todo ello, esa película que llevaba tanto tiempo con ganas de ver y siempre le dabas largas.

6. UN PICNIC AL ATARDECER

Se trata del momento más bonito del día, así que aprovéchalo. Además ahora en otoño los días son más cortos y puedes ir a recoger a tu pareja al trabajo y enlazar el paseo o merienda. Podéis escoger un parque , playa, mirador o terraza urbana. Para darle más romanticismo, haz que sea una sorpresa, y dirigíos allí sin que él o ella sepa nada.

7. REGÁLALE EL DISCO DE VUESTRO ARTISTA O CANCIÓN ESPECIAL

Déjaselo en el buzón, que lo encuentre por sorpresa, empaquetado. Entre facturas y publicidad, una sorpresa en el buzón siempre nos alegra la mañana. Y si encima nos está recordando momentos felices, nos hará emitir una sonrisa que tardará en quitarse. El buzón es un buen lugar para hacerle llegar cualquier otro tipo de detalles románticos, pero no abuses de este recurso o perderá la magia.

 

8. ENVÍALE CARTAS Y CONVIÉRTELO EN UN JUEGO

Esto es parecido a la idea de los post-its, pero más elaborado. Las cartas son mucho más personales y románticas que los emails o los whatsapps, así que debemos aprovechar el efecto doble que tienen ahora que escasean tanto.

Envíale cartas retándole a hacer cosas que llevaba tiempo posponiendo, o que le hagan sentirse bien (comprarse eso que lleva tiempo deseando pero en lo que no quería gastar dinero, quedar un día con sus amigos o amigas, ir a darse un masaje, etc). Es romántico y a la vez, como se trata de un juego, tu pareja se verá obligada a cumplir las reglas. Es también una gran opción si tenéis que pasar un tiempo separados.

9. DÉJALE UN MENSAJE BONITO ENTRE SUS PAPELES

En su mesa de trabajo o estudio, seguro que tiene una agenda o algunos papeles que siempre usa para apuntar y mirar sus notas. Déjale escrito un mensaje bonito, le sorprenderá en medio de su rutina.

10. USA LAS REDES SOCIALES

No es necesario que pongas una foto de ambos y expliques lo maravilloso o maravillosa que es, o contar vuestra historia de amor, puede resultarle incómodo. Pero puedes dejarle mensajes sutiles, por ejemplo, un tuit donde le pongas una broma que vosotros conocéis. O una foto relativa a algún recuerdo especial que tenéis, o la letra de vuestra canción, o un mensaje romántico lanzado al aire.

 

 

11. GRÁBALE UN VÍDEO

Si antes hablábamos de que las clásicas cartas tienen un sentido especial, aprovechar las nuevas tecnologías también nos da mucho juego para ser originales y creativos. Grábate mandándole un mensaje de amor, haz un montaje con vuestras fotos o vídeos de recuerdos, pon de fondo una canción que le guste… Las posibilidades son infinitas, sólo tú sabrás qué le gusta más..

12. REGALAOS UNAS TAZAS EMPAREJADAS

Hoy en día todos tenemos nuestra taza especial. Las hay de todos los estilos y motivos, así que diseñad las vuestras propias. Podéis escoger una foto o diseño propio y en una tienda de fotografía os lo imprimirán en una taza, pero recuerda que deben de tener algún elemento en común para que formen una pareja, y así cada uno tendréis la vuestra. Podéis poner vuestros nombres, una frase de amor que empiece en una taza y termine en la otra, un motivo de alguna película que os guste, o lo que elijáis.

 

Has tomado nota??

 

 

fuente: bekia

7 planes en pareja románticos y baratos para el verano

El calor, el buen tiempo y las vacaciones son una excitante combinación. Los días son más largos y apetece salir, divertirse, dejarse llevar… Es un momento perfecto para vencer la pereza y romper la rutina, para despegarse del televisor y disfrutar de la vida y la naturaleza en pareja.

No creas que hace falta tener mucho dinero o estar de vacaciones en un lugar exótico para llevar a cabo un plan romántico en pareja. Lo importante es saber disfrutar el momento y encontrar la belleza y el placer que propician la intimidad allá donde estemos. Aquí, siete sugerencias.

Ideas para disfrutar del verano en pareja

Cenar al aire libre. Reserva en un restaurante con terraza o acondiciona ese jardín que apenas usan para cenar a la luz de las velas, rodeados de plantas y música suave. Olvídate de la comida rápida y elige un menú mediterráneo o árabe para sorprender a tu pareja. Son platos ligeros y apetecibles que llenan sin empalagar y despiertan los sentidos, sobre todo si se acompañan con una copa de vino.

Escapada a la playa. Pero no a una playa masificada. Alquilad una casita limpia y tranquila en un pueblo cerca del mar. Disfrutad de los placeres sencillos: cocinar, leer, charlar, comprar frutas y verduras en el huerto o mercadillo local, hacer el amor y todo lo que se os ocurra. Mejor si no tienen televisor ni wifi. El mar limpia la piel, nos pone guapos, se lleva el estrés, nos invita a ser más románticos…

Picnic en el parque. Saca tu cesta de mimbre y tu mantel a cuadros y prepara algunas delicatesen sencillas y deliciosas. Ensalada de frutas, quesos variados, panecillos de cereales, zumo natural… Id al parque a la hora del almuerzo. O mejor aún: conducid hasta un parque natural o un bosque y haced vuestro picnic junto a un río, acompañados del trino de los pájaros.

Cine de verano. Este es un plan ideal para los que no pueden irse de vacaciones o cuando todavía queda mucho para que lleguen. Id caminando si podéis , o salir  de casa para llegar con tiempo suficiente. La idea es olvidarse por un rato del trabajo y el estrés, y pasar una velada entretenida e informal en pareja.

Ir a ver la puesta de sol. Tampoco hace falta dinero ni estar de vacaciones para gozar de este plan. Averiguad cuál es el rincón de su ciudad donde la puesta de sol es más bella e id  a disfrutarlo en pareja. Sin prisas, sin compras que hacer, sin mirar el reloj. Instalaros en el coche o en un banco y dejad que el crepúsculo dé paso a una conversación cómplice a la luz de la luna y las estrellas.

Juntos al amanecer. Las primeras horas del día son especialmente agradables en verano. El sol empieza a asomar pero no hace calor. La luz es intensa y dorada. Huele a promesas en el aire… Es un momento del día cargado de energía positiva, y merece la pena poner el despertador un poco antes para disfrutar con la persona amada de ese momento tan mágico. Hacer el amor, ducharse juntos, compartir un desayuno especial… les pondrá una sonrisa en la cara durante el resto del día, ya toque pasarlo en la oficina o con los niños porque están de vacaciones.

Siesta a dúo. A mediodía aprieta el calor, baja el rendimiento… Si estas de vacaciones, mejor fluid con los ritmos naturales del cuerpo y entregaros a la dulce pereza. Retiraros al dormitorio a descansar y haced el amor en penumbra. Saldréis  de allí como nuevos al atardecer.

 

Fuente: About.com

Literatura romántico-erótica

A comienzos del verano de 2012 la literatura erótica se puso de moda con la saga de libros 50 sombras, compuesta por tres títulos que encandilaron a muchas y muchos, aunque las críticas que tienen estos libros  son bastante duras en cuanto a lo que se refiere a las relaciones de Amo y sumisa.

A pesar de eso, el libro fue y todavía lo es, uno de los más vendidos. Y tras él han venido muchos más, por ejemplo 30 noches con Olivia, u otro también de temática Amo-sumisa, del que los que practica en BDSM (donde se engloban los roles de Amo/a -sumiso/a) no lo ven con demasiados buenos ojos, La sumisa insumisa.

Esto nos hace ver que ahora mismo está de moda la literatura romántico-erótica, literatura que se caracteriza por tener una historia romántica con tintes eróticos, pero primando lo primero, es decir, la relación de amor que surge entre los protagonistas seguida por unas  relaciones salvajes, diferentes del sexo convencional, para finalizar en un final feliz en la gran mayoría de los casos.

La principal diferencia que existe con la novela romántica es el hecho de relatar las relaciones entre los protagonistas, es decir, no es solo pasar por encima las relaciones íntimas que tienen los protagonistas sino contarlas, relatarlas lo mejor posible para excitar al lector y conseguir que, de alguna forma, también él o ella llegue a un estado de calentura que necesite incluso alivio.