7 ideas románticas para volver a la rutina

Como ya hemos comentado anteriormente el 28% de las demandas de divorcio de todo el año se presentan en los juzgados en el mes de septiembre. Según los estudios y, contra todo pronóstico, un affaire puede salvar una relación pero es evidente que existen otras prácticas menos arriesgadas y menos dañinas para mantener viva la llama.

Ha llegado el momento de reivindicar los pequeños gestos que realmente importan. He aquí 10 ideas románticas para derrochar más ganas que dinero:

1. Un masaje

Si tu única relación con la ancestral técnica del masaje es para eliminar al celulitis, necesitas reinventarte. Los masajes son sexy y altruistas; además, según un estudio de Cotto Usa, el simple contacto con la piel de nuestra pareja libera oxitocina (la hormona del amor), refuerza el vínculo afectivo, ayuda a conciliar el sueño, y reduce la inflamación intestinal y la presión arterial. Si le sumas una aceite especial el resultado ya será la bomba! Una velitas o incluso una vela de masaje serán ideales para animar la velada.

2. Dedícale unas palabras

Uno de los autores preferidos de Sara Carbonero, Marwan,  asegura que empezó a escribir poemas y componer canciones para ganarse el corazón de una mujer. Tal vez no tengas alma de Neruda ni estés muy puesta  en el arte musical, pero nada de eso es necesario. Basta un post-it con un mensaje bonito para que tu pareja empiece el día con una sonrisa.

Resultado de imagen de posit frase bonita

3. Compartid las tareas

Compartir es vivir. Si bien cada vez hay una mayor tendencia a compartir las tareas de casa, los roles también tienden a mantenerse. ¿Siempre es él quien cocina? Sorpréndele con una cena. ¿Agradecerías que diese de cenar y acostase a los niños sin que tú se lo pidieras? Ofrécete a acompañar a su madre en una tarde de shopping. Un estudio reciente asegura que compartir las tareas del hogar mejora la vida sexual ¿Necesitas más motivos?

4. Cena romántica

Una cena romántica no tiene por qué ser la más cara del mundo. La pareja que bebe unida permance unida  según un estudio, así que el vino ya sentará las bases de una cita de éxito. Si eres cocinillas, puedes sorprenderle con la tendencia sushi moisaic, o algún plato algo exótico e incluso afrodisíaco.

5. Elaborad playlists conjuntas

No importa si os gusta la misma música o no; la capacidad de sorprenderos (o echaros unas risas) es la misma. Plataformas como Spotify permiten compartir playlists y hacerlas colaborativas. Aprovéchalo: no tenéis por qué tener vuestra canción; podéis tener muchas canciones.

Resultado de imagen de pareja escuchando musica

6. Haz regalos fuera de fecha

Piensas en tu pareja para su cumpleaños, en Navidad, para San Valentín, vuestro aniversario o incluso en el día del libro, pero los mejores regalos son los que no se esperan. No hace falta que te gastes un dineral: basta con que imprimas una foto bonita de vuestra última escapada o le compres su chocolatina favorita cuando vayas a hacer la compra.

7. Romped con la rutina

Dándole la bienvenida a septiembre puede sonar paradójico el romper con la rutina, pero no son necesarios viajes al sudeste asiático. Preparad un picnic este fin de semana, apuntaos a un curso de cocina  o haced algo que no hayáis hecho nunca. De nuevo, el dinero no debería ser impedimento: hay experiencias increíbles a coste cero.

Has tomado nota?

 

 

 

¿Cómo trabajar con la pareja y no perder la pasión sexual?

Hay amores que mueren por asfixia. Puede suceder cuando la pareja comparte cama, mantel, hijos y conflictos. Si además trabaja en casa, el riesgo avanza hasta llegar a sentir la relación como una soga al cuello. Y, a ver, amantes dispuestos a morir entrelazados tenemos a los de Teruel y pocos más. “Si pasamos las 24 horas con la misma persona, es casi inevitable que aparezcan conflictos. El mito del amor romántico y del enamoramiento, donde el amor se basa en pasar el cien por cien del tiempo con la otra persona y hacerlo todo juntos, sin límites y sin una distancia saludable, es muy perjudicial para la pareja“, explica el psicólogo y terapeuta de parejas Manuel Menassa.

En este contexto, donde los asuntos laborales y domésticos se funden y confunden, se hace difícil amar de un modo excitante y pasional, cultivar el amor romántico o desear a ese compañero de trabajo que al llegar la noche se convierte en tu amante. Habrá entonces que encontrar una forma particular de amar, de sentir y de hacer el amor.

Menassa aconseja tomar esta circunstancia como cualquier otra donde puedan aparecer las crisis. Por ejemplo, una discusión con la familia de origen, un problema económico, vivir en ciudades diferentes o educar a los hijos de otras relaciones. “La solidez de la relación es decisiva para ver si compartir trabajo y hogar perjudicará o no a la pareja y si sabrá solucionar cualquier tipo de conflicto. Como en cualquier otra situación, las dificultades se pueden convertir en crecimiento”.

Pero, ¿cómo reinventarse para seducir en un entorno tan poco favorable y para que la pasión sobreviva en el torbellino de números, facturas y papeles? Menassa ofrece una serie de pautas que acaban convergiendo en una muy elemental: “En los casos donde convivamos y trabajemos con nuestra pareja en casa, es importante discriminar que hay un tiempo para el trabajo, otro para la pareja y también otro para cada uno individualmente”.

1-Aprender a separarse de la persona amada. Si todo es amor, puede resultar contraproducente. Terminaremos por maltratar el amor que nos teníamos, convirtiéndolo en un amor egoísta. En definitiva, entender que no puedo estar las 24 horas del día con la persona que amo es importantísimo para que la pasión en la pareja se mantenga.

2-Poner límites en la relación, con las cosas y con las personas. Es fundamental para volver a ellas sin caer en esa rutina que tanto daño produce en la relación de pareja. Sin límites, el deseo sexual y la pasión sufren un declive imparable.

3-Echar el cierre a la oficina. Aunque sea un cierre psicológico, ya que el espacio físico familiar y laboral es el mismo. Si no separamos los roles, van a aparecer muchas tensiones y desequilibrios en la vida particular que se pueden expresar por la disminución de la pasión en la pareja, la pérdida del deseo y las discusiones sin ningún sentido: llegará un momento en que nos resultará insoportable hasta su modo de sorber la sopa en la cena romántica que habíamos preparado o discutiremos en horario familiar sobre la manera de almacenar los clip, si es mejor por colores o por tamaños.

4-Los problemas del trabajo se quedan en el despacho. Si es difícil en condiciones laborales diferentes, aquí los sentimientos hostiles ni siquiera han salido de casa. Por eso, habrá que hacer doble esfuerzo psíquico para que esos asuntos que nos crean estrés no dañen la armonía familiar.

5-Limitar y definir la jornada laboral. El consejo debería implicar a todos aquellos trabajadores, sobre todo por cuenta propia, que dilatan sin fin sus horas gracias al uso de móviles, tabletas y otras tecnologías.

6-Es recomendable tener un espacio de trabajo dentro de la casa, bien diferenciado del resto de la misma.

7-Separación de roles. Es posible que el papel que desempeñe la pareja sea diferente al que desempeñan dentro de la relación. En el trabajo, uno de ellos puede ser el jefe, pero en la vida amorosa deben desaparecer jefes y empleados para dar paso a una pareja que desea sensualidad, sexualidad y cariño.

8-Gestionar el tiempo libre. El tiempo de ocio y de disfrute, tanto en pareja como por separado, lo tenemos que aprender a administrar. Muchas de las veces, como no hablamos de nuestro tiempo individual, terminamos no hacienda nada. Como dice el refrán, ni contigo ni sin ti. Es decir, dejamos de hacer cosas diferentes o que nos gustan ni solos, ni en pareja, ni con amigos.

 

fuente: yodona

Cinco cosas que puedes hacer hoy para que mejore tu relación de pareja

Cuando llevamos mucho tiempo saliendo con una persona solemos olvidar que nuestra relación puede venirse abajo en cualquier momento. Esta realidad es difícil de aceptar, pues llega un momento en la historia de toda pareja en que ambas partes se acomodan y olvidan que el amor es caduco, y que si no se riega acaba marchitándose.

Todo esto no quiere decir que tengamos que vivir con un miedo constante a que nos dejen (esto es incluso más peligroso), pero si queremos que nuestra relación continúe siendo satisfactoria debemos cuidar a nuestra pareja en el día a día. Poco importa que te gastes mucho dinero en Navidades o en vacaciones para contentar a tu compañero, los cimientos de toda relación son la confianza y el cariño cotidiano, y eso sólo se demuestra en los pequeños detalles.

Según explica el doctor Gail Saltz en un raticulo en Health “encadenar estos pequeños detalles es la manera de que reconducir una relación”.  Y en su mayoría son cosas que no requieren un esfuerzo especial. Estas son cinco sencillos gestos que pueden asegurar la buena salud de tu relación de pareja y que puedes realizar hoy mismo.

1. Por las noches, apaga el teléfono y el ordenador

Si durante el poco tiempo que pasamos con nuestra pareja entre semana, cuando volvemos del trabajo, estamos todo el rato mirando el móvil y el ordenador, el amor acabará pudriéndose de forma irremediable. Un estudio publicado en la revista Computers in Human Behavior, que contó con información de 1.160 personas casadas, llegó a la conclusión de que existe una relación directa entre el uso de las redes sociales y la satisfacción marital. Cuánto más se usan las redes, menor es la felicidad en la pareja y mayores son las posibilidades de divorciarse. No tiene nada de malo mirar de vez en cuando el Facebook, pero si estás más tiempo metido en él que hablando con tu mujer es que las cosas no van como debieran.

 

2. Ve a la cama a la vez que tu pareja

Las distintas obligaciones y horarios hacen que algunas noches tengamos que acostarnos antes o después que nuestra pareja, pero si esto se convierte en costumbre perderemos el mayor momento de intimidad de que disponemos. Para las familias con hijos esto es especialmente importante, pues es el único momento del día en que el la pareja puede estar a solas.

En la cama los amantes entran en contacto físico. Y esto es mucho más importante de lo que parece. Además de potenciar la práctica de sexo (que siempre es saludable), el simple contacto físico con nuestra pareja –a ser posible con piel– libera oxitocina, la conocida como hormona del amor, que refuerza el vínculo afectivo, apuntala la monogamia  y nos ayuda a conciliar el sueño, pues evita los efectos dañinos del cortisol (la hormona del estrés), y reduce la inflamación intestinal y la presión arterial.

El sexo es muy importante en una pareja, pero si bien se puede funcionar con raciones más o menos limitadas de éste, es imposible que una relación sea feliz si las partes no se abrazan y se tocan.

 

3. Prepara el desayuno a tu pareja

Los pequeños actos de amor, como traer un día cualquiera un regalo a tu pareja, sorprenderla con un ramo de flores o prepararle el desayuno, son gestos importantísimos para la salud de una pareja.

El doctor Terri Orbuch, famoso terapeuta conocido en EEUU como “el doctor amor”, estudió el comportamiento de 373 parejas durante 28 años. Las conclusiones de la investigación se pueden encontrar en su libro 5 Simple Steps to Take Your Marriage From Good to Great (Delacorte Press), y una de las más importantes es que los pequeños actos de amabilidad y cariño cotidiano son los que mejor predicen la felicidad de una pareja. A mayor frecuencia, mayor bienestar. No des por hecho que tu pareja sabe lo que quieres, déjaselo claro en el día a día.

 

4. Recuerda los buenos momentos que habéis vivido

Las parejas de largo recorrido que disfrutan recordando momentos del pasado, orgullosas de aquello que vivieron, mantienen su vínculo en buen estado en el presente. Si tu pareja recuerda con cariño momentos pasados de la relación (aunque tu quizás los hubieras pasado por alto) es que sigues siendo importante para él y aún te quiere de verdad.

En un estudio de 2006 , el psicólogo Doris G. Bazzini, profesor de la Appalachian State University, mostró que al recordar una situación cómica vivida por ambas partes la felicidad de la pareja aumenta. “El recuerdo de las risas fortalece aún más los recuerdos, pues la gente revive el momento riendo de nuevo”, asegura Bazzini.

 

5. Haz cosas distintas

La rutina es el gran enemigo de toda relación de pareja. Como explica el psicólogo Ty Tashiro  en su libro The Science of Happily Ever After (Harlequin Sales Corp), la infelicidad en el seno del matrimonio está ligada en la mayoría de casos al aburrimiento o “habituación”, como lo definen los sexólogos, debido a que desaparece el factor sorpresa y la capacidad de seducción. Es por ello que la novedad es siempre un elemento que refuerza el bienestar de la pareja.

Según un estudio dirigido por Arthur Aron, profesor de psicología en la Universidad de Toronto, las parejas que realizan actividades novedosas tienen relaciones de mayor calidad. Y no estamos hablando necesariamente de hacer barranquismo o viajar a Kenia, lo importante es que sean cosas a las que la pareja no esté acostumbrada: ¿qué tal salir a bailar un día entre semana, cenar algo distinto o ir al teatro? Todo lo que nos lleve a escapar de la rutina será bueno para la pareja. Y esto también incluye el sexo: no hagas siempre lo mismo, cambiad de postura, o introducir juguetitos nuevos que os hagan romper la monotonía.

 

Tomad nota y veréis como notáis el cambio!

 

 

fuente: el confidencial

¿Por qué te aburres con tu pareja? 15 signos de alarma

Por alguna de estas 15 razones puedes estar aburrida de tu pareja. La rutina, la falta de interés en el sexo o la incomunicación son algunas de las razones que propician el aburrimiento en la pareja. Pero no te preocupes, hay esperanza. Si sabes el problema, quizá estés más cerca de la solución.

Si estás aburrida de tu pareja, quizá te sientas identificada con alguna de estas 15 razones que hacen que llegue el sopor a una relación. ¿Te ves retratada en alguna de ellas?

1. La rutina del día a día. Tu relación es absolutamente predecible. No hay sorpresas. Los días, las semanas y los meses son idénticos. Sabes exactamente lo que va a pasar cada día, lo que vais a hacer juntos, incluso eres capaz de predecir las pequeñas discusiones que pueden surgir y cuándo. Cuando el amor empieza a ser monótono la sensación es como la de estar atrapado en una habitación cerrada con un candado. Intenta romper la rutina planeando algo distinto pero sencillo, un cambio de horario, una cervecita juntos después del trabajo, un masaje o caricias antes de ir a dormir..

2. Vuestra vida no es demasiado interesante. ¿Recuerdas la última vez que hicisteis juntos algo verdaderamente apasionante? Cuando llevamos mucho tiempo en una relación con una persona, empezamos a dar por hecho el entusiasmo y la sorpresa del otro. Quizás ya no se entusiasme con lo mismo de hace cinco años. Y tú probablemente, tampoco. Si estás aburrida porque tu relación no te causa ningún tipo de interés, haz algo al respecto. Haz cosas nueva, improvisa una cena cualquier día de la semana, un viaje, pasa una noche en un hotel de la ciudad sin ninguna necesidad, solo porque os apetece cambiar de cama.

3. Unos cimientos frágiles. Cuando dos personas se enamoran, los expertos en pareja siempre aconsejan que se tomen un tiempo. Enamorarse demasiado rápido puede significar construir la relación sobre puntos débiles. Especialmente si uno de los dos está intentando superar a un ex o si lo que les une al principio es un buen ajuste sexual. Lo mejor es ir despacio, y no tomar decisions importantes como irse a vivir juntos.

4. Aparecen mejores oportunidades por doquier. Cada vez que miras a tu alrededor, no importa dónde, siempre ves mejores oportunidades que la que supone la persona que tienes al lado. Te gusta tu pareja, mucho, pero en algún lugar profundo de tu corazón esperas más o sientes que mereces algo mejor.

Si ése es tu caso, no tienes muchas opciones. Lo más honesto es terminar la relación y buscar algo más parecido a lo que quieres. De lo contrario nunca serás feliz ni dejarás serlo a la persona que está contigo.

5. Tienes o estás teniendo un ‘affaire’ que se te va de las manos. Quizás se estén creando lazos emocionales con un amigo o amiga o un compañero de trabajo muy cercano. Quizás estabas jugando y las cosas se han tornado más serias de lo que esperabas y están afectando tu vida de pareja. ¿Te sientes más cómoda hablando de temas personales con alguien que no es tu pareja pero que podría serlo? A menos que sea capaz de reconocer este hecho ante tu pareja, comenzarás a aburrirte y a desconectarte de él.

6. El sexo es aburrido. El sexo puede volverse muy monótono con los años. Sota, caballo y rey. Si te divierte más inventarte excusas para evitar el sexo que irte a la cama con tu pareja, quizás estés algo más que aburrida con tu pareja. Piensa en ello. Una buena opción es también recurrir a los juguetes eróticos, te ayudarán a darle un toque distinto a tus relaciones de pareja.

7. Los buenos recuerdos empiezan a escasear. Los recuerdos de los buenos momentos compartidos crean lazos entre los amantes y entre los amigos. Es así como funciona la vida. Si dejas de crear entusiasmo y de compartir momentos que luego se convertirán en buenos recuerdos, llegará el día en que no tendrás nada especial que os una.

8. Problemas de comunicación. ¿Estás cansada de intentar explicar las cosas a tu pareja porque te resulta engorroso entrar en los detalles de cada acontecimiento? Esto es exactamente el comienzo de la pérdida de comunicación en una relación. Estar aburrido de contárselo todo o sentir que los pequeños detalles no son importantes y no vale la pena compartirlos con el otro. Realmente las cosas pequeñas son las que cuentan.

9. Falta espontaneidad. Planear toda la vida con sus horas, sus días y sus meses es el modo perfecto de preparar tu relación para el futuro. Pero la realidad es que en algún momento necesitaréis saltaros ese guión para que la relación siga siendo interesante.  Prepara las maletas y sorprende a tu pareja con una escapada romántica o un plan totalmente inesperado.

10. Echas de menos estar soltera. Es difícil de reconocer esta sensación y es un lugar difícil donde moverse si tienes pareja. Sin embargo, lo mejor que puedes hacer es plantarle cara al asunto e intentar explicarte a ti mismo lo que te pasa para intentar buscar una solución. Intentar ignorarlo solo servirá para que la sensación se haga más fuerte y aparezca en los momentos más inconvenientes. Piensa en lo que hacías cuando eras soltera y ahora ya no puedes hacer. Si lo único que echas de menos es flirtear con otros, quizás sea el momento de reconocer que quieres volver a estar sola.

11. No compartís metas ni pasiones. Cada uno avanza en un sentido, a veces en sentido contrario. Con el tiempo esto se convierte en que cada uno habla de lo que le interesa y ambos se aburren como ostras cuando están juntos. Construir juntos castillos en el aire une a una pareja, suspirar por lo mismo es un modo de ilusionarse con una vida futura, aunque las cosas nunca lleguen a ser tal y como las habíamos imaginado.

12. Demasiado tiempo juntos. Pasar tiempo juntos es bueno. Nunca he acabado de creerme a esas parejas en las que cada cual hace todo por su lado. Sin embargo, demasiado tiempo juntos es claustrofóbico. Aquí hay que practicar el arte del equilibrio. Disfruta de espacio para tus amigos, tu familia y tu pareja.Hay que tener cosas que contarse al final del día. Si estamos todo el día juntos, ¿de qué vamos a hablar? Este punto también puede aplicarse en el sexo, nada mejor que el sexo a solas para conocerte mejor y disfrutar de un rato de intimidad.

13. Estás interesada en alguien más. Esto pasa todo el tiempo, no tienes que sentirte culpable por ello. Pero aún cuando no te pase por la cabeza engañar a tu pareja, el interés y entusiasmo que esa nueva persona aporta a tu vida te puede hacer asumir que tu relación es aburrida y monótona. Es muy difícil no hacer comparaciones. Date tiempo a ver hacia dónde va ese nuevo interés y cuánto tiempo consigue tenerte abducida.

14. Algo en tu pareja te molesta. ¿Encuentras en tu pareja algún detalle que te resulta molesto o desagradable? ¿Quizás es vago o torpe? Intenta decírselo de la mejor manera pero no te lo guardes. Incluso los detalles más pequeños suelen ir a más y convertirse en algo insoportable con el tiempo.

15. Sientes que has perdido tu vida. No tienes tiempo para ti fuera de la relación. Has renunciado a tu amigos y a tus hobbies por pasar más tiempo con tu pareja, y ahora sientes que has renunciado a demasiadas cosas por algo que no ha acabado siendo tan maravilloso como esperabas. Evita llegar a este punto y aprende a equilibrar tu vida entre tu pareja y tu vida anterior, pues seguramente ha tenido cosas maravillosa que vale la pena conservar.

 

 

Fuente: Mujerhoy