Manual para ser una Reina de la Seducción

Marian Benito es periodista y asesora de comunicación y desarrollo personal y ha escrito este manual para destapar todos los secretos de la seducción y el sexo.

En el afirma  que para seducir no puede faltar la confianza en una misma, el sentido del humor y la inteligencia. Así es la mujer conquistadora de la que habla Marian Benito:

1- No espera a que le seduzcan ”El hombre no está acostumbrado a que le seduzcan, es normalmente él quien hace ese esfuerzo y toma la iniciativa en el sexo. Sin embargo, está aceptando muy bien el cambio en el comportamiento de la mujer, porque que ella se lance a la conquista le quita un peso de encima y le hace sentirse halagado”, afirma la autora. Una mujer seductora trabaja ese aspecto y toma las riendas. De hecho, “muchas de las disfunciones masculinas vienen de esa función del hombre de cumplir o tener que llegar al final”.

2- Quien es seductora, lo es en todos los aspectos de su vida En cualquier momento puedes entrenar tus dotes de conquista sin estar buscando necesariamente conseguir nada.

3- Lanza las señales adecuadas Mantener la mirada, cruzar las piernas, ahuecarse el pelo… Son algunos de los gestos que pueden hacer entender a un hombre que el juego ha empezado. “Hay que ir dando pasos cortos”, asegura la experta, “para ver si él también está interesado”.

4- Sabe retirarse a tiempo ”Funciona seducir pero no insistir”, sentencia. Si el chico no te corresponde es importante retirarse, porque los flechazos funcionan a primera vista y si no ha surgido la chispa en ese primer contacto, seguramente ya no lo haga. En todo caso, en un segundo intento, debería ser él el que moviera ficha.

5- Se hace un poco la dura con cautela, para dar a entender que hay interés, pero sin mostrar las cartas. “La incertidumbre es una de las bazas que tenemos. Ese no saber. Hacerse la dura despierta el deseo siempre que se haga con sabiduría”, puntualiza.

6- Tiene un gran sentido del humor. Para aceptar un rechazo, en esos momentos incómodos en la cama… Una broma a tiempo salva muchas situaciones. La ironía es sinónimo de inteligencia y lima asperezas en situaciones críticas. Un sonido extraño, una postura complicada… El humor puede quitar hierro al asunto. En caso de no dar con el comentario adecuado, mejor no decir nada y dejarlo pasar de largo.

7- Tiene buenos modales en la cama. Y con buenos modales, se refiere a “malos modales”. “Saber expresar tu deseo, dejar que la otra persona lo exprese, respeto mutuo hacia los cuerpos, consentimiento mutuo en todo lo que se hace, saber decir ‘no’ y saber aceptar un ‘no’”, son algunos de los ejemplos.

8- Se deja llevar por el momento ”No hay que demonizar el hacerlo en una primera cita, siempre que sean personas maduras que saben lo que hacen, aunque suele ser mejor conocerse un poco, desearse previamente, porque va a salir mejor sabiendo lo que le gusta al otro”, dice Benito.

9- Es natural como la vida misma ”Cuando hay naturalidad esa confianza va a hacer que se derroche mucha energía positiva. Si una se siente segura va a ser mas ágil y va a estar mas abierta probar más posturas. A un hombre le gusta que la mujer sea activa y que tenga recursos propios”, aconseja.

10- Explora su propio cuerpo. La masturbación es un tema clave en ‘Cómo triunfar en la cama’. La autora afirma que “es primordial haber explorado primero tu cuerpo, saber qué te gusta, cuáles son tus zonas erógenas principales y saber comunicar cuál es tu mapa erógeno”. la masturbación es esencial en la educación sexual. dicen en las encuestas que hay muchas mujeres que no se atreven a confesarlo.

 

fuente: yo dona

Todos malinterpretamos las señales del sexo opuesto

En el común escenario de una charla entre un hombre y una mujer en la que esta se interesa por el tema, sonríe y es amable, él lo que cree es que existe un interés sexual.

¿Te suena? La situación al contrario es la misma: un hombre que se siente sexualmente atraído por una mujer que acaba de conocer y le muestra diversas señales pero ella piensa que únicamente está tratando de ser amable.

Ambos, hombres y mujeres, malinterpretamos esas “señales” o “pistas” del sexo opuesto, según un reciente estudio del Departamento de Psicología de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (Noruega) y que recoge la revista Evolutionary Psychology.

Uno de los temas en los que los psicólogos evolucionistas están especialmente interesados es en la psicología sexual de género entre las culturas y los grupos sociales. “La aptitud reproductiva de un hombre, es decir, la cantidad de descendencia que produzca, depende de la cantidad de mujeres a las que él es capaz de dejar embarazadas. Pero esa actitud no funciona para las mujeres”, explica Mons Bendixen, coautor del estudio. De hecho, el riesgo de un embarazo con el consecuente parto, lactancia y crianza del mismo, ha hecho que la psicología de la mujer -a través de miles de generaciones- haya evolucionado a poner el listón más alto; lo que significa que ellas necesitan señales mucho más claras que los hombres antes de considerar mantener relaciones sexuales.

 

Para su estudio, los investigadores contaron con 308 participantes heterosexuales (siendo el 59% de ellos mujeres) con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años. La mitad de las mujeres y el 40% de los hombres estaban manteniendo una relación sentimental en el momento del estudio. Todos ellos realizaron un cuestionario con idénticas preguntas al estudio realizado en EE.UU. en 2003 con idéntico fin. Los resultados fueron idénticos a los del estudio americano: tanto hombres como mujeres explicaban que sus señales sociales eran malinterpretadas por el otro, pero en el caso de los hombres, estos eran los que más veces malinterpretaban las señales.

 

Los resultados no son una sorpresa, visto desde una perspectiva evolutiva-. Lo fascinante es que nuestros resultados son idénticos a un estudio realizado en los EE.UU., a pesar de que Noruega es uno de los países sexualmente más liberales que la mayoría en igualdad de género en el mundo. Este hecho debilita alegaciones alternativas sobre que los roles sociales de hombres y mujeres en diferentes culturas determinan su psicología en estas situaciones”, aclara Bendixen.

Estáis de acuerdo?

 

fuente: muy interesante

 

 

Cuatro trucos para ser más atractivo y ligar cuando quieras, según la ciencia

Desde que entramos en la pubertad, probablemente por las presiones sociales de la vida de instituto, empezamos a obsesionarnos con la idea de tener éxito y ser populares.

Descubrir cómo ser una persona atractiva o cómo gustarles a los demás es una de las grandes metas de nuestra vida. Llegados a este punto querrás saber cómo conseguirlo. Por eso la ciencia lleva tiempo tratando de darnos una explicación.

Tener un estilo propio, estar en forma, ser extrovertidos… No sólo basta con esto. Como explica  Larry Getlen en New York Post, numerosos estudios científicos han investigado por qué amamos o de donde provienen las sensaciones de lujuria. Se remite al libro Real Science of Sex Appeal(Sourcebooks) para enumerar cuatro de los factores que según la ciencia  nos hacen deseables y atractivos.

1. Los olores que nos excitan y desinhiben

La ciencia ha descubierto que determinados olores pueden resultarnos o no atractivos porque aumentan el flujo de sangre en nuestros genitales. ¿De qué hedores hablan? ¿Permufes de alta gama? ¿Se trata de feromonas? Nada que ver.

En el caso de los hombres, parece que el olor a pastel de calabaza incrementa ese flujo de sangre en un 40% seguido del olor a palomitas de maíz en un 9% y el de pizza de queso en un 5%. Por su parte, a las mujeres el olor a regaliz de caramelo combinado con aroma de pepino, “es el que genera un mayor incremento del flujo de sangre a la vagina”, explican los expertos en el mencionado libro.

Los olores actúan reduciendo la ansiedad y eliminando las inhibiciones

Fue el científico experto en neurología Alan R. Hirsch quien realizó un estudio para analizar cómo diferentes olores estimulan la excitación sexual y descubrió los que provienen de experiencias placenteras como los dulces o la comida rápida –adictiva y deliciosa para muchos– eran algunos de los que mayores reacciones provocaban en los pacientes: “El olor a regaliz negro aumenta el flujo de sangre en el pene en un 13%, pero este porcentaje se eleva al 32% cuando se combina con el olor de donuts”.

“Esto no quiere decir que asociemos estos olores con el sexo”, puntualiza Getlen. En realidad la teoría de Hirsch trata de explicar que los olores funcionan un poco como el alcohol: “Tal vez los olores actúan reduciendo la ansiedad y eliminando las inhibiciones”.

 

2. Cuida tu ritmo cardíaco: puede provocar flechazos

“No es ninguna sorpresa que al tener un flechazo puede aumentar nuestro ritmo cardíaco”, explica Getlen, pero según una investigación llevada a cabo por un gimnasio local, en realidad la relación funciona a la inversa. Es el ritmo de nuestro corazón lo que hace que nos atraiga una persona.

Según dicho estudio, cuando aumenta nuestra frecuencia cardíaca –por ejemplo haciendo deporte– podemos percibir sentimientos de atracción hacia una persona que se encuentre cerca: “Si con la frecuencia cardíaca alta nos ponen delante a un apuesto extraño, puede encenderse artificialmente un sentimiento de cariño”, explican los autores.

Esto se debe a una sustancia química que hay en el cerebro llamada noradrenalina, que se libera cuando sentimos interés sentimental por alguien de forma similar a como hace la adrenalina estimulando nuestros procesos de toma de decisiones “que podría incitarnos a querer conversar con una persona que tengamos cerca”, comentan en el libro.

3. Encuéntrate a ti mismo

Por mucho que se diga que los opuestos se atraen, probablemente ya hayas descubierto que esto no funciona así. “Los científicos dicen que somos mucho más propensos a tener un apareamiento selectivo con las personas que son similares a nosotros”, explican en el libro.

Es más, según demostró un estudio, no sólo nos atraen las formas de ser similares a las nuestras, el aspecto externo influye tanto que tendemos a elegir a las personas que tienen el mismo peso que nosotros.

Los investigadores se sorprendieron al descubrir que se escogían a ellos y ni siquiera se reconocían en las imágenes

“La profundidad de nuestro deseo por encontrar una pareja similar a nosotros alcanza extremos sorprendentes”, destaca Getlen. Según un estudio en el que se les expusieron a diferentes personas una serie de fotografías retocadas digitalmente –entre las que se encontraban las de su propia cara invertida– para que escogiesen qué rostros del sexo opuesto les atraían más, los investigadores se sorprendieron al descubrir que se escogían a ellos y ni siquiera se reconocían en las imágenes.

 

4. Y si todo lo demás falla, ponte canciones tristes

Getlen termina su enumeración con este punto irónico en el que plantea que “cuando nos entra la angustia, muchos de nosotros elegimos revolcarnos en canciones tristes que nos recuerden nuestros amores perdidos”.

Si, autoflagelación y melancolía gratuita, pero la ciencia avala que es el camino correcto a seguir. Una investigación en la que se expuso a diferentes personas a la visualización de imágenes de relaciones sentimentales pasadas a través de una resonancia magnética, encontró que “el cerebro procesa la ocurrencia del mismo modo como haría al retirar la cocaína a un adicto”.

Así, escuchar música durante una ruptura puede ayudar a mitigar el dolor: “Las notas melodiosas sirven como bálsamo auditivo porque estimulan el sistema límbico del cerebro que regula las sensaciones placenteras”, plantean en el libro.

“Esa red de neuronas libera dopamina del placer que provocó en respuesta a una persona que escucha sus melodías favoritas”, escriben. Así, la ciencia demuestra que lo que puede parecer casi una autotortura, “escuchar canciones de amor en repetición, puede saciar un poco las vías cerebrales anteriormente estimuladas por una ex pareja” y calmar la angustia.

 

Interesante, verdad?

 

 

fuente: el confidencial

El lenguaje corporal como arma de seducción

Todos los seres humanos gozamos de capacidad para ligar utilizando el lenguaje corporal. Existen una serie de técnicas infalibles para lograr el propósito con éxito. Es evidente que hombres y mujeres utilizan diferentes tipos de gestos para llevarse a su ligue al huerto pero, ¿cómo debemos utilizar el lenguaje no verbal como arma de seducción?

Ellos: un galán de película

Antes de comenzar a fraguar la estrategia el hombre debe ponerse en la piel de la mujer y conocer qué es lo que se espera en ese encuentro: desecha la idea de hablar, pensar o mirar a otras mujeres. Ella y nada más que ella es el objetivo.

Clava los ojos en los suyos como si no hubiera un mañana: saber mirar es casi tan importante como saber hablar. A través de la mirada una persona dará más o menos confianza como para repetir una segunda cita. Además, cuando alguien te mira es porque está interesado en ti, en tu conversación y en tus vivencias. ¡No te despistes!

Lleva las riendas de la cita: a las mujeres les gusta controlar la situación pero a la vez sentirse controladas. Tomar las riendas quiere decir llevar el hilo de la conversación, sacar temas, elegir el menú y por supuesto, pagar la cuenta. ¡Cuidado con pasar de controlar la situación a intentar controlar a la chica!

Las manos, encima de la mesa: no hay que pasarse de listo. Hay chicas a las que les gusta un roce pero a otras ni el rumor del viento en la primera cita. Utiliza tus manos para enfatizar conversaciones,tocarte la barbilla o simplemente tenerla a la vista de tu ligue. Una mano grande y cuidada dice mucho del tipo de hombre que está en frente.

No te pases de rudo: que a las chicas les gustan los hombres malos es un mito pasado de moda. Ahora lo que se lleva son los hombres que se ponen en la piel de la mujer, que escuchan y comparten. ¡Atento! No caigas en ser demasiado pasteloso pues aburrirás a la chica y saldrá corriendo. Quieres llevártela a la cama, no ser su mejor amigo.

La media sonrisa mejor que la carcajada: si la situación se tercia en divertida siempre es un punto a tu favor. La mejor opción para ser divertido sin resultar grosero es no pasarse con la carcajada o el chiste fácil (o machista). Por un lado quedarás fatal y por otro puede llegar a resultar ofendida. Una media sonrisa siempre es mucho más sexy y varonil.

Una imagen vale más que mil palabras: es cierto. Cada vez gustan más los hombres que se cuidan, los que saben elegir bien la ropa y los que a pesar de su barba de tres días está perfectamente rasurada.Cuida tu imagen. Son las letras de abecedario de tu lenguaje corporal.

 

Ellas: una diosa del erotismo

Si las mujeres buscan un hombre sensible a la vez que varonil y protector, ellos quieren a una tigresa en la cama y una mujer elegante y discreta en la calle. Los gestos que harán llevarse a un hombre al huerto son:

Hazle sentir que lleva las riendas: a los chicos les encanta creer que controlan la situación. Tomate unos segundos antes de tomar una decisión y que sea él quién lo exponga; sobre el tema de conversación, el primer plato o donde tomaréis una copa. Al final aunque elijas tú, él estará crecido mostrándose más abierto y de verdad. Te permitirá conocer mejor a la persona que tienes delante.

Enrédales con el pelo: no hay mejor arma de seducción que el pelo de una mujer. Acariciándolo suavemente o enroscándolo entre los dedos. A ellos les encantará esta forma de coquetear tan sexy pero a la vez tan recatada.

Mímate mucho: acariciarse el cuerpo es un síntoma de que amas el roce piel con piel. Su carácter sexual llega al subconsciente del quearderá de pasión por ser él quien pueda tocarte.

Instinto básico: a pesar de que los médicos y las madres siempre nos dicen que no crucemos las piernas por eso de las varices… ¡Haz una cruzada de vez en cuando al más tipo “Instinto Básico”! La imaginación es mucho más erótica que la indiscreción.

Labios seductores: muérdete los labios, pero cuida la manera con la que lo haces. Puedes parecer una loba si la mordedura es brusca o demasiado agresiva….saldrán corriendo.

Toma nota y seduce al máximo!!

 

fuente: gonzoo

La Chica del Dulce Chupa Chups

El alimento llega a nuestro cuerpo a través de la boca, la cual también se usa para besar, hablar, susurrar…

Por lo tanto, la boca es un elemento fundamental en las relaciones sexuales.

Se entiende, por consiguiente, que la forma o textura de algunas frutas y verduras evocan un uso diferente del que poseen, verdad?

Los chupa-chups son el ejemplo perfecto. Todos los caramelos y chupa-chups pueden lamerse de manera muuuuy provocativa. ¡Pásale la lengua a un chupa-chups y él inmediatamente sentirá deseos de que le hagas una felación!!

Ideas Pícaras para saborear de la forma más sensual:“Escoge una forma que encaje! Por supuesto, puedes usar el clásico chupa-chups, pero también puedes encontrar diseños exclusivos con forma de pene que darán un punto extra a tu juego”
“Saborea  frente a tu pareja pequeños caramelitos lentamente y con gestos eróticos, rápidamente os excitaréis. También puedes ofrecerle tu para que los coma, o pasárselos de forma muy erótica mientras os besáis .
 
“También puedes optar por compartirlos!! Que te parece comer juntos este chupa-chups hasta que vuestros labios se rocen??
 
Además tienes un sabor de lo más exclusivo.. Fresa & Champagne!
Quién da mas???