Joya Anal, un juguete de lo más especial

Una bloguera muy picarona nos manda un vídeo de unos de nuestros productos estrella! dale un vistazo y aprende cositas de uno de los productos actualmente más de moda.

 

 

El Mini plug anal de metal tiene su base decorada con un bonito brillante que hace todavía más fácil su extracción.Por su tamaño reducido es ideal para principiantes.

* Medidas insertables: 6cm x 3cm

* Color dorado con brillante en la base

Material liso, no poroso, fabricado en material de aluminio que respeta tu cuerpo. Ideal para el juego de contrastes de temperaturas. Recomendamos la utilización de lubricante y mantenerlo limpio antes y después de cada uso con un jabón neutro, agua tibia o limpiador especial.

Si eres amante de las grandes dimensiones en www.reinapicara.com encontraras joyas de distintos tamaños, escoge la que más te guste y sorprende a tu pareja de una forma muy glamourosa!

 

 

 

 

 

 

Sexo Anal, ese gran incomprendido

El sexo, por lo general, es motivo  para todo tipo de tabúes y prejuicios. Pero, de entre todas sus expresiones y prácticas hay una que claramente se lleva la palma en lo que a incomprensión se refiere: el sexo anal.

La  verdad es que es una práctica mucho más extendida de lo que muchos piensan, aunque aún tiene que lidiar con demasiadas ideas preconcebidas. Las más comunes son asociarlo al sexo entre homosexuales (como si eso fuera algo malo, por otro lado), temerlo por creer que es doloroso o rechazarlo por considerarlo algo “sucio” o inapropiado.

Los expertos coinciden en que es una zona muy erógena y afirman que, si se hace bien, puede ser una práctica muy satisfactoria para ambas partes.

Gran parte de las chicas admiten que no les gusta, que les provoca dolor y que no les excita en absoluto. Reconocen normalmente  que van desde el primer momento convencidas de que les dolerá  y que no conseguirán relajarse. Chicas no empecéis con negatividad! relajación y poco a poco,

Para iniciarse en el tema del sexo anal nada como un buen lubricante, a ser posible especifico para prácticas anales y un juguete gradual que ayude a dilatar el ano para una posterior penetración.

 

En Reina Pícara encontrarás dildos y plugs anales que te servirán para preparar el terreno.

En el caso de los chicos el tema siempre tiende a llevar al miedo a que se les tome por homosexuales, cuando la verdad es que este tabú les esta llevando a perderse un placer extremo.

No hace falta ir a penetraciones con arneses algo más explicitas y tal vez incomodas para ellos, pero si se puede empezar por los mismos juguetes comentados anteriormente o por las ya famosas bolas tailandesas que hacen el orgasmo mucho más intenso y placentero.

Así que nada, allá cada cual con sus límites, sus gustos, sus pasiones y sus prejuicios. Pero aquellos que se animen a curiosear por terrenos inexplorados, recordad lo que dicen los sabios: higiene, protección y, sobre todo, lubricante. Mucho lubricante y paciencia!

 

 

Sexo anal: mitos y realidades

Qué es el sexo anal

El sexo anal incluye toda aquella práctica sexual que supone la penetración, ya sea con el pene o con un juguete sexual, del ano. Se utiliza en el sexo tanto entre una pareja heterosexual como entre una homosexual.

 

Para llevarlo a cabo, es importante tener una buena lubricación, ya que, al no ser una zona que se lubrique por sí sola, es posible que duela al introducir el pene. En el caso de que se tenga este tipo de sexo con una mujer, su lubricación vaginal puede servir para preparar el ano, en el caso de los hombres, será necesario emplear un lubricante. Con esto lo que se previenen son las fisuras anales. Lo más importante es que sea una práctica consentida ya que, si no se tiene la suficiente relajación puede ser dolorosa para la persona que es penetrada.

Para los hombres suele ser algo que les produce bastante placer, ya que su Punto G se encuentra a la entrada del ano, en la próstata y es estimulada con el sexo anal. Además encuentran más atractiva esta penetración porque la dilatación del orificio es menor, así la fricción es mayor y las sensaciones mucho más intensas. Así que si eres mujer y no estás convencida con ello, piensa que, aparte de que él disfruta más, es posible que tú también encuentres el placer o incluso, alcances el orgasmo. Además, la persona pasiva puede ser masturbada por su pareja ya que tiene total acceso a su zona genital.

Como en todo en el sexo, es importante que se tenga cuidado con la higiene y las enfermedades de transmisión sexual. Al ser una zona en la que se pueden producir heridas por la falta de lubricación, en el caso de que uno de los componentes de la pareja esté contagiado de alguna enfermedad, hay un serio riesgo de contagio. Para prevenirlo, lo ideal sería que siempre se utilizara preservativo, al menos siempre y cuando se tengan dudas sobre la otra persona.

 

Cómo se practica el sexo anal

- Pareja heterosexual: en el caso de que el sexo anal se lleve a cabo entre un hombre y la mujer, las posiciones sexuales no variarán mucho de las que se pueden llevar a cabo cuando se produce la penetración vaginal. Lo único que variará es el lugar por el que el hombre introduce el pene, por lo tanto traslada aquello que te gusta o con lo que más cómodos estéis ambos componentes de la pareja cuando hay penetración vaginal y disfruta de este otro tipo.

Una postura a tener en cuenta en el sexo anal es la de cuatro puntos. Ella debe colocarse de rodillas cerca del respaldo de la cama y apoyar sus manos en la pared. Él se coloca detrás de ella y así la penetra. Esta postura permite al hombre tener las manos libres y estimular con ellas su clítoris.

Para una mayor profundidad, sin duda deberéis utilizar la postura de la rana. La mujer debe acostarse bocabajo en la cama y abrir sus piernas. El hombre se pondrá encima de ella y sostendrá el peso de su cuerpo con sus manos. Esta postura permite una penetración profunda y un mayor control de los movimientos.

Si os gusta más estar tumbados, vuestra postura es la cuchara. Os tenéis que tumbar uno detrás de otro y así, mientras el hombre penetra a la mujer, puede con sus manos estimularle pecho y clítoris al mismo tiempo.

- Pareja homosexual si la pareja está formada por dos hombres, necesariamente uno ha de ser el pasivo y otro el activo. Los roles no han de repetirse en todas las ocasiones igual, ya que lo más justo es que ambos disfrutéis de penetrar y de ser penetrados.

La postura más clásica es la del perrito. En ella uno de la pareja se tiene que poner a cuatro patas mientras que el otro se coloca detrás, de rodillas. Esta postura facilita una penetración profunda y placentera.

Si ambos quieren disfrutar, uno siendo penetrado, y otro masturbado, la postura perfecta es la de la cuchara. En ella, los dos deberéis tumbaros de lado uno detrás del otro. El que queda colocado detrás, mientras penetra a su pareja puede ir a la vez masturbándole para que el placer sea mutuo.

Otra postura para homosexuales puede ser la X. Ésta requiere un poco más de habilidad, pero eso no quita que pueda haber placer al realizarla. Para ella, el hombre activo ha de sentarse con las piernas abiertas y echarse un poco hacia atrás. Para apoyarse puede utilizar los codos. El que va a ser penetrado tiene que sentarse sobre el pene del que está sentado y, poco a poco, ir dejando que le penetre.

En el caso de que se busque profundidad más que otra cosa, la postura perfecta sería con uno de los hombres tumbado con las piernas hacia arriba y el otro encima.

-Otras prácticas:
Fisting o Fist fucking: consiste en la introducción de la mano dentro del ano, normalmente en forma de puño. Para esta práctica será necesaria una gran lubricación y dilatación, ya que si no es posible que haya heridas con los riesgos de contagio que éstas conllevan.

Doble penetración: pueden participar tres personas, o una pareja heterosexual con un juguete sexual en forma de pene. Como el propio nombre indica, la mujer es doblemente penetrada, tanto por la vagina como por el ano.

Andromimetofilia: esta práctica ha de ser llevada a cabo por una pareja heterosexual también. En ella, la mujer adopta el rol del hombre utilizando un pene de plástico y es ella quien le realiza sexo anal a su pareja.

 

Miedos y mitos sobre el sexo anal

Uno de los principales tabús a romper es que se trata de una práctica exclusiva de una relación homosexual. Es cierto que un hombre no tiene los mismos orificios que una mujer, pero que ellos la lleven a cabo, no hace que una pareja heterosexual no disfrute de ella. Hay que tomarla como una variedad más dentro de las posibilidades que ofrece el sexo para obtener placer cuando nos acostamos con nuestra pareja, sea del sexo que sea la otra persona.

Uno de los problemas a la hora de practicar el sexo anal, sobre todo si se trata de una pareja heterosexual, es el miedo de la mujer a que la penetración pueda ser dolorosa. Está claro que no es como la vaginal y que requiere de una preparación previa, como una buena lubricación, pero eso no supone que tenga que ser dolorosa, solo hay que ponerle un poco más de atención, no forzar y, sobre todo, utilizar preservativo.

A la larga puede que, incluso, proporcione más placer a ambos miembros de la pareja que la tradicional penetración vaginal. Ir un poco más allá en el sexo aporta diversidad y calidad en las relaciones. Disfrútalo y, ante todo, protégete de los posibles riesgos que pueda haber.

Estimulador Masculino con vibración Naughty Boy

Hoy nos queremos centrar en el placer masculino para que también conozcas alguno de los productos que vendemos en Reina Pícara y puedas considerar usarlo o no. Como sabes, los hombres también tienen un punto G al que se accede por el perineo y, más concretamente y mejor, a través del ano, lo cual hace que la penetración anal para ellos sea necesaria para conseguir estimularlo y poder alcanzar un orgasmo que podríamos decir sería igual que el de la mujer.

Para ello existen algunos estimuladores que son como vibradores especialmente diseñados para ellos con los cuales estimular la próstata mientras, con una vibración en el perineo, se aumentan las sensaciones en esta zona para explotar en un placer distinto e intenso.

El vibrador Naughty Boy puede conseguir esto y con él tendrás 10 centímetros de largo y 2,5 de diámetro (no es mucho, apenas lo notarás una vez te acostumbres y podrás disfrutar más de la sensación de estar estimulando el punto G).

Que no te de corte sentir una penetración por detrás. Algunos hombres no se dejan hacer eso porque se sienten degradados pero en realidad no tiene por qué ser así y hay que abrirse un poco. Eso sí, si una vez lo has probado ves que no te gusta entonces quizás es que realmente no vas a sentir placer con ello.

En este caso, para que funcione mejor, aparte de una buena preparación y de estar tranquilo, te recomendamos usar lubricante para una mejor penetración, para que sea más rápida e indolora. Después solo tienes que lavarlo con agua y jabón.

Puedes adquirirlo en Reina Picara.

Consejos para el sexo anal

El sexo anal es un tipo de sexo que cada vez está perdiéndose el miedo por parte de las parejas para practicarlo. Si bien es cierto que requiere de una preparación  preliminar para limpiar el conducto, porque puede haber accidentes o fugas, además de que el miembro de él puede quedar manchado y con mal olor, lo cierto es que es un tipo de sexo en el que pueden disfrutar ambas personas.

A la hora de practicar sexo anal tienes que tener cuidado de no hacerlo demasiado rápido. Hay que tomarse su tiempo con los preliminares y estimulando y excitando a la otra persona. Cuanto más excitada esté mejor será porque irá todo más fácil. Eso no quita que no uses lubricante, debes usarlo, y para ello lo mejor que puedes hacer es tenerlo a mano para aplicarlo sobre la entrada de ella y después sobre tu miembro a fin de que se deslice más fácilmente.

Si es de las primeras veces que practicáis el sexo anal puedes probar a hacerlo en el agua ya que ésta te servirá como lubricante y permitirá que te puedas lubricar aún más. Aparte puedes usar un lubricante que sirva con el agua para lograr un mayor resultado.

Ve poco a poco. Al principio para la mujer la intrusión no es algo placentero sino al contrario, duele, sobre todo cuando hay que pasar el anillo muscular, pero una vez se acostumbra el dolor se vuelve placer. Lo importante es que sea ella quien te guíe para saber en cada momento si moverte más rápido o pararte un momento, aunque se sabe que también el hombre sufre al tener aprisionado su miembro en un conducto que suele ser estrecho (al menos al principio).

¿Te animas a practicar sexo anal?