Cómo llevarte un guiri a la cama

El idioma, los horarios e incluso la forma de relacionarnos son claves para triunfar con un turista. Chicos y chicas, si queréis haceros con alguien que viene de visita a España, seguid esta lista de consejos.

El verano es la época ideal para que se produzcan todo tipo de encuentros sexuales. Ligar de español a español no tiene mucho misterio, pero ¿qué cosas debemos tener en cuenta cuando lo hacemos con un turista extranjero

 

Diferencia horaria

Los españoles vivimos un tanto atrasados (en referencia a los horarios) respecto a quienes nos visitan. Mientras muchos de nosotros a las doce de la noche siguen cenando en el chiringuito, los turistas extranjeros llevan arreglados desde las siete de la tarde y en solo dos horas ya están bien calentitos de copas. El punto positivo es que estarás fresco a la hora de ligar y te harán más caso, pues el alcohol desinhibe y potencia el contacto entre desconocidos.

 

Idiomas

Por todos es sabido que los españoles no somos muy buenos con el inglés. Los italianos son los preferidos por todos a la hora de ligar, por cultura e idioma, pero ¿qué hacer cuando tenemos a un alemán, un ruso o checo delante? Muy fácil, recurrir al inglés y a sus palabras y frases claves. No hace falta convertirse en Shakespeare para saber qué es una ‘party’. Además, los españoles contamos con el encanto especial de los gestos, un recurso donde el idioma  internacional es conocidos por todos.

 

Adelántate a la distancia

¡No te enamores! Las relaciones de verano deben quedar en esta estación si no vas a volver a ver a la persona con la que has ligado. Una cosa es que una chica de Cádiz se líe con un chaval de Barcelona. Al fin y al cabo, comparten idioma para poder hablar a través de redes sociales y por teléfono. Si no lo quieres pasar mal y prefieres quedarte con una bonita experiencia, adelántate a la distancia y pon tierra de por medio.

 

Diferencia cultural

Aunque parezca que hemos avanzado mucho en España, en realidadmuchas personas siguen siendo muy tradicionales a la hora de ligar. Nos gusta ir poco a poco, tanteando el terreno, mientras que muchos extranjeros son más abiertos y consideran todo lo anterior una pérdida de tiempo. En cierto modo, las vacaciones son un periodo de tiempo relativamente corto y no se puede andar mareando la perdiz.

 

Evita estar en terreno contrario

Si la situación con tu ligue comienza a ir mal, siempre es mejor ”hacer la trece catorce” en terreno conocido que con personas que no conoces de nada. Los amigos serán la clave para cortar por lo sano cualquier tipo de problema que pueda ir surgiendo sobre la marcha. Por eso, en el caso de decidir salir por territorio enemigo, siempre está bien ir acompañado de unos cuantos colegas.

 

Medidas de prevención

En el sexo siempre hay que tomar medidas de prevención para evitar un embarazo no deseado  o contraer una enfermedad de transmisión sexual. Pero además, aquí se suma el factor distancia y desconocimiento, pues ante un problema como los anteriores, te puedes ver sin la responsabilidad de la otra parte.

 

Has tomado nota de todo? mucha suerte con el amor internacional ;-)

 

 

 

fuente: gonzoo

Cómo tener sexo refrescante a más de 40 grados

Lugares fresquitos, aire acondicionado pero, sobre todo, mucha imaginación son las claves para disfrutar del buen sexo en verano sin necesidad de sofocarnos.

Termómetros que superan la barrera de los 40 grados, aire que proviene de desiertos africanos o el ruido de la chicharra que amenaza con una noche calurosa. Según un estudio publicado por la revista Men´s Health, durante el verano los hombres triplican su número de encuentros sexuales y las mujeres, lo duplican.

Esta época del año es ideal para tener relaciones sexuales, siempre y cuando no te consideres una persona demasiado calurosa, pues las altas temperaturas pueden hacerte sentir fatigado. Por ello, no te pierdas los consejos para disfrutar del sexo a más de 40 grados (en la calle).

Juega con los alimentos

Hay muchos alimentos en el interior del frigorífico capaces de hacer las delicias de cualquier persona. Un helado, un yogurt de frutas exóticas, nata montada e incluso fruta bien fría repartida por todas las partes del cuerpo. Esto hará bajar la temperatura corporal pero subirá el termómetro de la pasión. No debemos olvidar los hielos, un elemento imprescindible que permite realizar recorridos por el cuerpo capaces de excitar cada poro de nuestra piel.

Debajo del agua

El agua es un elemento imprescindible para refrescarnos. El mar, un lago o la piscina son lugares donde disfrutar del sexo es mucho más placentero cuando hace tanto calor. Eso sí, en estos sitios públicos, pueden pillarnos y cortarnos de raíz el calentón, por lo que si no tienes piscina privada lo mejor es hacerlo bajo el agua de la ducha.

Escapada a la montaña

No puedes más. La playa te agobia y no te deja respirar. La ciudad se ha convertido en el lugar más insoportable del mundo. Necesitas naturaleza y brisa fresca. ¡Regala a tu pareja una escapada a la montaña! Estar lejos de las tecnologías y del reloj harán que prestes más tiempo a la persona que tienes al lado. Además, puedes pasar de los 35 grados a los 28 en tan solo unos kilómetros. Así que si te apetece rodearte de naturaleza y sentirte un Tarzán del sexo, lo mejor es que escapes a la montaña.

Conviértete en vampiro

Sal a pillar cacho por la noche. A partir de las ocho de la tarde, las temperaturas comienzan a bajar y, a pesar de que en algunos lugares es complicado conciliar el sueño, ¡no lo es para el sexo! Las veladas nocturnas aderezadas de fiesta y mojito contribuyen a que se produzcan más encuentros que acaben en la cama con otra persona.

Vacaciones norteñas

San Sebastián, Santander o Gijón son algunos destinos que, además de tener un encanto especial, contribuyen a desfogarnos gracias a sus temperaturas suaves en verano y a un ambiente especial para tener unas vacaciones románticas con tu pareja.

 

Ya has tomado nota para no pasar calor??

 

 

fuente: gonzoo

¿Por qué en verano tenemos más ganas de sexo?

En verano salimos más y aumentan las posibilidades de conocer gente nueva en un ámbito lúdico, donde el mal rollo o el estrés están fuera. Además, llevamos menos ropa, por lo que el deseo sexual aumenta gracias al sentido de la vista.

A pesar de que dicen que “la primavera la sangre altera”, es en verano cuando realmente el biorritmo de las personas cambia debido a diferentes factores externos (como el calor o las horas de luz), e internos (como la disminución del estrés o el aumento de las llamadas “hormonas del placer”). Pero ¿por qué ocurren todos estos cambios y qué tienen que ver con tener más ganas de practicar sexo?

Por una parte, el sol activa la producción de oxitocina (la hormona del placer) a través de las células de la piel. La luz, a su vez, estimula la hipófisis, liberando otras hormonas sexuales como la testosterona, que en el caso de los hombres mejora su virilidad, garantiza mejores erecciones y aumenta el deseo sexual. El calor hace que sudemos, y al sudar nos convertimos en una fuente de feromonas que influyen en el deseo sexual de otras personas.

 

Sexo con libertad

Si hay un elemento indispensable para que se produzcan las relaciones sexuales y además sean placenteras es la libertad. Libertad en todos los sentidos: de horarios, de trabajo, de agenda…Los ‘polvos rápidos’ pasan a mejor vida durante el verano, ya que al día siguiente no hay que madrugar.

Hay que tener en cuenta también que salimos más y aumentan las posibilidades de conocer gente nueva en un ámbito lúdico, donde el mal rollo o el estrés están fuera. Además, llevamos menos ropa, por lo que el deseo sexual aumenta gracias al sentido de la vista. También estamos dispuestos a practicar sexo en cualquier parte: en la playa, en la piscina, en un parque…

 

Embarazos

Todo ello hace que en verano estemos un 75% más predispuestos a tener sexo. Según una encuesta tendencias sexuales realizada en 2010 y publicada en El País, las relaciones en pareja triplican sus encuentros sexuales, al igual que los hombres solteros. Sin embargo, las mujeres solteras los duplican.

Además, después de diversos estudios sobre índice de natalidad se demuestra que en los meses comprendidos entre enero y mayo nacen más niños. ¡Ya sabes! Si te vas de vacaciones y no quieres ser papá (o mamá) mete condones en tu maleta. ¡El complemento ideal junto con tu crema solar!

 

 

fuente: gonzoo

Los mejores destinos sexuales para pillar cacho (de forma legal)

Existen lugares ideales donde ligar y triunfar a la vez que se disfruta de unas geniales vacaciones con los colegas. No debemos confundir esta forma de viajar con el turismo sexual, ya que el único objetivo de este último es la búsqueda del sexo normalmente con prostitutas.

Magaluf (Mallorca)

Sexo fácil y rápido. Parece que está de moda hablar de Magaluf, un municipio balear donde reinan la fiesta, el alcohol y el sexo. Turistas venidos de todas partes del mundo, en especial británicos, dan rienda suelta a sus pasiones en la llamada ‘ciudad del pecado’.

¿Conoces el “mamading”? Hace poco saltó la noticia de una joven de 18 años que realizaba felaciones a más de 20 hombres a cambio de tener barra libre el resto de sus vacaciones en la isla. Increíble pero cierto. Aunque no estamos para nada de acuerdo con este tipo de prácticas cabe comentarlo para hacerte la idea de lo desinhibidos que van algunos turistas.

Si quieres que te lo pongan fácil y tienes un hígado lo suficientemente fuerte para aguantar el ritmo de estos turistas, tienes en este lugar tu destino ideal.

 

Las islas griegas

Los griegos están entre los que aseguran practicar más sexo de Europa, además de estar más satisfechos con su vida sexual. Enclaves tan hermosos como las islas griegas dan pie a realizar todo tipo de fantasías eróticas. Cada año crece la afluencia de jóvenes de todas partes del mundo, que viajan buscando fiesta y gente guapa.

Eso sí, es un turismo principalmente gay, por lo que si eres heterosexual y solo buscas sexo en vacaciones, debes tener en cuenta que Grecia es un lugar más recomendable para que lo visites en invierno.

 

Playas del Caribe

El sol del Caribe todo lo calienta. A pesar de ser uno de los lugares favoritos donde las parejas celebran sus lunas de miel, también es un destino ideal donde grupos de chicos y chicas se encierran en un complejo hotelero buscando, además de playa, buenas sesiones de sexo. La diversidad entre personas de diferentes países provoca el ‘choque’ entre culturas, que en la cama del resort se hacen menos palpables. El mejor de los idiomas es el del sexo y en este lugar seguro que aprenderás hasta chino.

 

Malta

Es la ‘isla universitaria’ más recomendada para irse de Erasmus. Malta, a pesar de ser uno de los países más católicos del mundo, (aún hay playas donde se prohíbe hacer topless) se ha convertido en destino de fiesta y diversión para muchos estudiantes que buscan una forma de vida diferente. Además, el nivel adquisitivo es mucho menor que en otros países, por lo que disfrutar también es mucho más barato.

En su capital, la Valetta, el lugar más conocido para disfrutar y ligar es la zona de Paceville, pero si lo que queremos es encontrar una amor en alta mar también lo podemos hacer a bordo de barcos que son auténticas salas de baile.

 

Croacia

Hvar se ha convertido en los últimos años en la nueva Ibiza del mar Adriático. Playas paradisíacas, discotecas al aire libre y mucho glamour que enamora y crea un ambiente propicio para tener sexo veraniego. Además, durante el mes de agosto proliferan los festivales de música. Uno de los más conocidos es el Outlook Festival, que se celebra del 29 de agosto al 2 de septiembre en Pula, donde no solamente la música electrónica de los DJs te hará vibrar en la pista de baile.

 

Ya te has decidido??

¿En verano tenemos más sexo?

La máxima de que, de por sí, “el verano es la temporada sexualmente más activa”, tiene sus adeptos y sus detractores. Además, están quienes militan por una sexualidad igualmente satisfactoria todo el año y tienen la suerte de poder llevarlo a la práctica.

Es muy difícil saber a ciencia cierta lo que la gente hace en su intimidad. Si se toman en cuenta los relevamientos que aseguran que nacen más bebés entre agosto y diciembre que durante el resto del año se puede calcular que la actividad sexual de esas parejas fue más intensa nueve meses antes, es decir, entre enero y mayo. En realidad, los meses de mayor natalidad varían según el año. Las listas de reservas en las maternidades estallan en septiembre, octubre y abril, con lo cual, contando nueve meses hacia atrás, el puntero señala los meses de vacaciones, tanto de invierno como de verano.

Claro que esto no necesariamente indica que hay más sexo en esos meses. La realidad es que en esos recesos las parejas, por cuestiones relacionadas con la planificación del año laboral, deciden dejar el método anticonceptivo para quedar embarazadas.

En España, también septiembre y octubre son los meses con más nacimientos (cuando diciembre y enero son los meses más fríos del invierno) y esto parece darles la razón a quienes descreen que el verano sea invariablemente “la” temporada para el sexo.

 

Del mito a la verdad

Cientos de artículos periodísticos aseguran que la vida sexual es mucho más intensa en verano que en los meses más fríos del año. El sol, además, activa la producción de oxitocina por las células de la piel, y eso, asegura la literatura científica, fortalece los estímulos placenteros.

Así, parece no quedar duda de que el verano es más excitante. Pero suele pasar que el espejo, o la pareja (que además está preocupada por el dinero que están gastando), o los niños que reclaman permanente atención, o los problemas cotidianos que ni en vacaciones dan descanso o la salud de un cuerpo que ya no es el de los veinte, perturben esa imagen idealizada del verano como “la época más propicia”. Y muchos se preguntan, apretando los dientes: “¿Quién dijo que hay más sexo en verano y en vacaciones?”

 

El valor del momento

La actividad sexual depende de muchos y muy diversos factores. Independientemente de que se diga que el verano es “la” época, lo importante es el momento personal que se atraviesa. Por ejemplo, estar en el ámbito más sensual o excitante pero con una relación de pareja quebrada seguramente no dará buenos resultados.

Otra “trampa” es querer tener todo el sexo que no se tuvo durante el año laborable. No hay que olvidar que las vacaciones suelen conllevar su propio menú de actividades y situaciones que no siempre dejan tiempo ni ocasión para la intimidad: realizar excursiones, convivir con toda la familia en un ámbito más reducido que el cotidiano, salir a comer, estar más cansado que de costumbre, organizarse para ir a la playa, entre otras.

En las vacaciones, también, los padres suelen pasar con sus hijos más tiempo que de costumbre. Eso hace que no siempre el verano sea, para las parejas con niños, el mejor momento para tener relaciones. La convivencia más intensa, además, favorece la emergencia de los conflictos que la rutina ayudó a disimular.

 

Todo el año son vacaciones

A algunas personas les genera fantasías la imagen del calor y los cuerpos en la arena. Están los que se excitan más en invierno, con la intimidad junto al fuego, y para otros cualquier ocasión es igualmente motivadora. La posibilidad de tener una vida sexual intensa depende de dónde vive la persona, qué hace en sus vacaciones, o dónde tiene posibilidad de estar. En síntesis: se puede tener una buena sexualidad todo el año.

Esta “buena sexualidad” no depende del clima ni tiene tanto que ver con la frecuencia de las relaciones, sino con el grado de satisfacción que cada persona es capaz de encontrar en su vida sexual. La época más propicia para el sexo depende de cada uno y es algo muy subjetivo. Y hacer coincidir las fantasías con la realidad es todo un arte.

 

Tips para poner en práctica:

Tanto en verano como en invierno, el buen diálogo en la pareja siempre suele ser mejor determinante de buen sexo que la temperatura ambiente.

* Para que las vacaciones sean sexualmente intensas, es primordial elegir un sitio donde haya muy pocas cosas para hacer.

* El parámetro de una buena sexualidad es el grado subjetivo de satisfacción, y no la frecuencia ni la cantidad de relaciones. No hay una definición “científica” universal de lo que es “tener buen sexo”, válida para todas las personas.

 

Juguetes y Cosméticos eróticos ideales para el verano

En el mundo del erotismo también encontramos juguetes y cosméticos que invitan a disfrutar de la sexualidad en verano.

Que tal un lubricante con efecto frío para calmar los calores estivales, excitante e ideal para el constraste de temperaturas.

Por otro lado quien puede resistirse a un masaje con sabor a mojito tropical o sandía exótica??

Si por el contrario te lanzas a lo último en juguetes atrévete con los consoladores fantasía como ADAM de Adrien Lastic diseñado en un veraniego y alegre color fucsia. Ideal para tus juegos más picarones.

Haz tu lista y empieza a disfrutar de tu verano más erótico.

 

 

fuente: entremujeres