¿Puede el sexo sustituir a una sesión de gimnasio?

Existen muchas bromas respecto a la eficiencia del sexo a la hora de quemar calorías. Incluso se ha inventado una ‘dieta’ con un bonito nombre que aquí no vamos a reproducir que hace referencia a ello. Entonces, ¿un encuentro sexual puede ser sustitutivo de una visita al gimnasio? ¿La gente que tiene una vida sexual bien activa está muy en forma? Hasta ahora no había certezas sino rumores pero pocos se habían molestado en investigar sobre el tema de verdad. Pero un estudio científico habla por fin claramente de esta cuestión, desmonta mitos y aporta realidades:

Resultado de imagen de ¿un encuentro sexual puede ser sustitutivo de una visita al gimnasio?

Partimos de la base de que el sexo es MUY beneficioso para la salud, física y mental: mejora la productividad, da sentido a la vida, contribuye a una vida en pareja más feliz… En fin, nada que no sepas. Y también sabemos que hay determinadas posiciones que ejercitan más ciertos músculos porque, al fin y al cabo, se trata de una repetición de movimientos.

Pero el National Center of Biotechnology Information nos ofrece las cifras que nos sacarán de dudas de una vez por todas: al practicar sexo se queman unas 4.2 calorías por minuto en el caso de los hombres, 3.1 en el de las mujeres; esto se traduciría en que tras una sesión ellos se desharían de alrededor de 120 calorías y, nosotras, de 70. Un paseo de 20 minutos y una sesión de elíptica de 10 quema las mismas.

Vale, el gasto calórico es muy similar en lo que se refiere a cardio. ¿Quiere esto decir que podemos evitar ese saludable paseo o no ir al gimnasio para quedarnos en casa teniendo sexo porque los resultados serán similares? Pues no porque, ya sea solos o en pareja, no se trata de un ejercicio regular ni planificado. Además, la duración de esa sesión es totalmente variable según la persona por lo que las calorías quemadas lo serán también.

Resultado de imagen de ¿un encuentro sexual puede ser sustitutivo de una visita al gimnasio?

Hablando de cardio, bien es cierto que en ciertos momentos mientras se mantienen relaciones sexuales el ritmo cardíaco se eleva bastante. En ese instante te puedes sentir como si hubieras escalado el Himalaya pero, en cifras, ese ritmo sería el equivalente a correr con un trote lento o caminar deprisa. Es decir, que no podemos comparar un encuentro sexual con una carrera por el parque o en la cinta.

Y podemos concluir que el sexo es un excelente complemento para la vida en general, pero no sería el sustituto de una clase dirigida de spinning. No hace las veces de un entrenamiento y, eso sí, tampoco influye negativamente en el rendimiento deportivo.

Así que lamentamos decirte que una sesión de sexo es estupenda pero de momento no te borres del gimnasio 😉

 

fuente: glamour

El deporte activa las ganas de sexo

Cuando una persona, hombre o mujer, practica ejercicio físico varias veces a la semana, o incluso todos los días, se dice que tiene un cuerpo más preparado, y se siente mejor físicamente porque está en forma. Lo que quizás no sabes es que el deporte activa las ganas de tener sexo con la otra persona, algo que viene de la mano con estar en forma y te explicamos por qué:

  • Cuando haces ejercicio físico te cansas, sí, y por consiguiente no deberías tener demasiadas ganas de practicar sexo. Sin embargo lo cierto es que sí se tienen más porque cuando sales del gimnasio tu cuerpo “arde”, estás eufórico porque has hecho ejercicio y estás caliente, con lo cual el sexo se toma como una forma de apagar ese fuego que se tiene (a pesar de que se dura mucho más).
  • También el ejercicio te sirve para eliminar el estrés y los problemas. Es como si tu cuerpo se quitara esos problemas con el sudor y luego quedas más relajada lo cual, a la hora de mantener relaciones sexuales, te permite disfrutar más de ellas y llegar al orgasmo más fácilmente, incluso hacerlo múltiple.
  • Por último, decirte que, al tener un cuerpo más escultural, ¿no crees que la simple seducción y el hecho de que te miren con deseo hará que quieras más y más sexo? O negarlo y provocar un roce picante entre los dos.

El deporte es bueno, no solo para la salud física, también para la salud sexual, así que seguro ahora empiezas a cuidarte más para mantener una mayor actividad sexual en ti.