¿Por qué todavía cuesta hablar de sexo con naturalidad?

‘Los españoles y la sexualidad en el siglo XXI’. Con este título, los sociólogos e investigadores Luis Ayuso y Livia García presentaban este ensayo sobre sexualidad en la facultad de Económicas de la Universidad de Málaga. La publicación trata la cultura sexual de los españoles y su transformación a lo largo de las últimas décadas.

Livia García, coautora del estudio ‘Los españoles y la sexualidad en el siglo XXI’, admitía que algunos resultados de las encuestas elaboradas por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y de la Encuesta Nacional Sobre Salud Sexual  realizada resultaban bastante contradictorios.

Por una parte, el estudio revela datos incoherentes como que el 81’2% de los españoles considera que hablar en España sobre sexualidad ha dejado de ser algo prohibido mientras que más de un 90% de la muestra era incapaz de hablar de sexo sin que le subieran los colores. ¿Sigue siendo el sexo un tema tabú entre los españoles?

 

La respuesta es sí. Por ejemplo, muchas personas se sentirán avergonzadas a la hora de decirle a un médico o a un familiar que se les ha roto el condón. Sobre sexo se orienta muy poco en el colegio, por lo que muchos críos prefieren buscar información en páginas de internet que, en gran parte, son de escasa fiabilidad.

 

Doble moral y prejuicios

Según el estudio de Ayuso y García, poco a poco somos más tolerantes en cuanto a sexo se refiere. Para ello, ponen el ejemplo de la homosexualidad: el 75% de los españoles aceptan las relaciones entre personas del mismo sexo. La pregunta que me hago es: ¿cuántas de estas personas también verían normal que los gais y lesbianas adoptaran niños? ¿En un pueblo de 5.000 habitantes estará bien visto que dos homosexuales vayan cogidos como lo está en ciudades grandes como Madrid y Barcelona? Considero que no, y es que siguen existiendo prejuicios por culpa de que todavía hay muchas personas que por miedo o vergüenza prefieren no hablar sobre sexualidad.

 

Para mí nosotros es imprescindible más educación sexual en casa, en los colegios e institutos y, por qué no, en los medios de comunicación. Informar es esencial para romper con los tabúes que tanto daño hacen al mundo.

Estáis de acuerdo?