ErotikaLand: Un parque temático dedicado al sexo en Brasil.

Imagina visitar un parque de atracciones en el que el famoso tren de la bruja sea más lúbrico que fantasmagórico; que uno pueda subirse en una vagoneta y no encontrarse con telarañas ni esqueletos, sino con gogos sudados y semidesnudos y bailarinas de ‘striptease’. Y luego, para rematar la tarde, comprar algodón de azúcar y que parezca una gran nube rosa y fálica. No, no es la Disneylandia del ácido, sino la del sexo y el erotismo, un macro proyecto de parque temático que verá la luz en 2018 en la región de Piracicaba, en Brasil.

Con el nombre de ErotikaLand, este parque sólo para adultos ha estado rodeado de polémica, ya que no todo el mundo ve con buenos ojos la temática de este futuro enclave de diversión. “No queremos ser conocidos como la capital del sexo”señaló Matheus Erler, miembro del partido democristiano de Piracicaba, y añadió que lo que realmente le preocupaba es que fuera un reclamo para“individuos depravados”.

No obstante, el responsable de la iniciativa, el empresario local Mauro Morata, ha insistido más de una vez que el parque se instalará fuera de los límites de la ciudad.

 

La (mágica) tierra del sexo

Cada día tres centenares de personas visitarán estos más de 150 mil metros cuadrados de tórrido entretenimiento. Ríanse de los documentales de naturaleza en 3D tan habituales algún tiempo atrás en megacines, una de las mayores atracciones de ErotikaLand es un cine 7D que convierte al espectador casi en participante de una peli porno, rodeado de un ambiente totalmente propicio para tener sensaciones de alto voltaje.

También habrá una rueda de la fortuna, es decir, una cabina cerrada en donde el visitante podrá acomodarse para ver y no ser visto, igual que el clásico “voyeur”. Y, cómo no, una piscina nudista y un museo erótico que acojerá exposición permanente y otras temporales perteneciente a museos de Nueva York, Corea del Sur o Barcelona.

Finalmente, habrá un tren de los placeres a imitación del ya clásico tren de la bruja, pero con hombres y mujeres atractivos bailando en cueros en lugar de viejas malvadas con escobas.

Con un presupuesto de 19 millones de euros, ErotikaLand supone el primer parque temático centrado en sexo y erotismo de Latinoamérica, aunque no del mundo.

Eros y montañas rusas

En la isla de Jeju, en Corea del Sur, se encuentra Jeju Loveland, un parque erótico inaugurado en 2004 que se ha convertido en destino de muchas parejas coreanas que celebran allí su luna de miel. Una de las principales atracciones de este lugar son las más de 140 esculturas, realizadas por estudiantes de Bellas Artes, que rezuman erotismo, humor y sensualidad. De hecho, todo en este lugar invita a dejarse llevar.
También en 2007 la Academia de Sexo y Relaciones de Londres abrió un espacio recreativo donde el visitante podía aprender desde cómo conseguir un orgamso hasta buscarle el punto G a una muñeca como si se tratase de una atracción de feria consistente en dar en la diana con una pistola de balines. Una exhibición divertida y didáctica que probablemente aportó algo de calidez a la lluviosa capital de Reino Unido.

Te animas a darte un parón en alguno de estos parques durante tus vacaciones de verano? Si vas, nos lo cuentas!

 

fuente: el confidencial

Cruceros para solteros: una alternativa para ligar en medio del mar

Las relaciones de pareja ya no son como antes, las formas de ligar tampoco y cada vez existen más singles, solteros que no quieren renunciar a nada por el hecho de no haber formado una familia. Esto hace que se introduzcan nuevas formas de practicar el ocio e incluso de las vacaciones.

Toma nota para esta semana santa y anímate a pasarlo en grande!

VIAJAR SOLO SIN ESTAR SOLO

Hasta hace apenas unos años a nadie se le habría ocurrido poner en marcha cruceros para solteros, pero lo cierto es que funcionan. Su público es gente con un nivel adquisitivo medio que no se quiere conformar y ve en este tipo de crucero una forma de disfrutar de vacaciones sin tener que recurrir a amigos con pareja o a irse solo de vacaciones.

Y esa es una de las ventajas de este tipo de turismo: te vas solo de crucero pero no estás solo. El espíritu de los cruceros para solteros es que conozcas a gente mientras dura el viaje, incluso forjar relaciones que pueden llegar más lejos que unas meras vacaciones. Puedes ligar o hacer nuevos amigos, eso depende de ti.

Lo que se favorece es el encuentro de personas con inquietudes, edades y gustos similares, lo que sirve para afianzar lazos. Y es que en este tipo de viajes no participan solo personas que vayan solos de vacaciones, sino que también puede haber grupos de amigos que quieren divertirse con gente parecida a ellos.

EN QUÉ CONSISTE

Estos cruceros para solteros no tienen como objetivo que sus ocupantes vayan a ligar o salir del barco con pareja, sino que puedan disfrutar de su ocio con gente de gustos e inquietudes similares disfrutando del mar. Eso sí es prácticamente imposible que no se creen relaciones entre los cruceristas.

Estos viajes están planeados para personas solteras con ganas de divertirse, de ahí que las actividades que se realizan en paralelo con el trayecto están pensadas específicamente para ellos. Las fiestas nocturnas son habituales y las actividades de animación tienen como finalidad favorecer que unos y otros se relacione entre sí.

Festivales temáticos, speed dating, juegos en pareja o en grupo, excursiones a determinadas ciudades o actividades de diversa índole mientras el barco está en la mar son las formas en que se favorece la interrelación entre los cruceristas. En ocasiones se organizan actividades específicas para ligar y conocer gente, pero no son obligatorias.

¿ES OBLIGATORIO LIGAR?

El hecho de participar en un crucero supone hacerlo al ritmo que cada uno para solteros considere. No estás obligado a ligar con nadie, ni siquiera a entablar relación con otros pasajeros, pero si es lo que buscas se dan las circunstancias necesarias para favorecer que lo consigas con éxito.

Debes tomarte el crucero a tu ritmo, haciendo lo que te apetezca en cualquier momento y sin sentirte forzado a hacer nada que no quieras. La idea es que te diviertas, tú eliges cómo hacerlo.

 

VACACIONES PARA SINGLES

Los cruceros para solteros forman parte de las vacaciones para singles, un área que en los últimos años ha crecido mucho y cada vez se especializa más. Además de cruceros se organizan viajes a determinadas ciudades, escapadas de fines de semana, quedadas para hacer determinadas actividades…

Son muchas las posibilidades que ofrecen empresas del sector. Se trata, por lo general, de firmas muy especializadas y con varios años de experiencia en la materia, así que si por tu cabeza ronda la idea de contratar unas vacaciones single no dejes de mirar las muchas posibilidades que ofrecen.

Lo cierto es que algo deben tener que engancha porque en unos años no han dejado de crecer y casi todo el que contrata alguna de estas vacaciones para singles no vuelve defraudado, sino que suele repetir la experiencia tiempo después.

Ya has escogido destino??

 

fuente: bekia

Manual para practicar sexo en una tienda de campaña

Discrepamos con Nell Frizzell de The Guardian, cuando sostiene que las acampadas son el mejor antídoto para la lujuria, en un artículo que titula “Why camping is a passion killer”   Aunque estamos de acuerdo con ella en que no es lo mejor que se puede hacer cuando se está empezando una relación con alguien que realmente interesa y en quien se han depositado, si no todas, algunas esperanzas. “La última cosa que necesitas cuando los pegajosos brotes del potencial amor aparecen en las ramas de la vida de soltero, es ir de camping. Deslizarse en una claustrofóbica mortaja de nailon llena de olor a pies junto a alguien al que se conoce desde hace muy poco tiempo y bajo el insano bamboleo de un techo en medio del campo es el equivalente, en cuanto a relaciones, a poner tu brazo en la boca de un Rottweiler. Puedes salir ileso, pero tienes muchas posibilidades de que no”, dice Frizzell.

“El problema con el camping”, continúa Nell, “es que es íntimo y anti higiénico. No es el mejor lugar para cimentar una nueva relación. La mayor parte del tiempo que pasas dentro de la tienda, lo haces enroscado como una gamba a la plancha y la mayor parte del tiempo que pasas fuera, lo haces llevando un forro polar. Nadie está sexy con un forro polar”. Es verdad que el camping suele ser un lugar incómodo y poco acogedor, pero es muy probable que algunos de los mejores momentos de sexo  de nuestra vida los hayamos echado en malolientes váteres de bares, destartalados coches, portales llenos de meadas de perros o estrechísimos retretes de aviones. Y también cabe la posibilidad de que cuando planeamos la noche de nuestra vida, en un hotel de ensueño, con el hombre o mujer que más nos calienta, resulta que sobreviene el gatillazo. Sí, los camping son sucios, pero el sexo también lo es.

Además, volver, aunque sea de forma simulada, a la naturaleza y al modo de vida de nuestros ancestros, nos hace sentir vulnerables, insignificantes y a merced de los animales o las inclemencias del tiempo, lo que puede contribuir a abrir nuestras mentes, corazones  al mismo tiempo, en una poco corriente e interesante combinación. .

Michelle Waitzman es otra entusiasta de este deporte, tanto que ha escrito el libro Sex on a tent: A wild couple’s guide to getting naughty in Natura, en el que da consejos para practicar el sexo en una tienda de campaña, además de sugerir enclaves románticos alrededor del mundo y recetas para comer ese tipo de cosas que solo se ingieren cuando no se dispone de cocina, nevera y lavar los platos es una de las actividades a evita a toda costa. Dejarlo todo a la aventura, no es la mejor idea para tener una ídem dentro de un pequeño cubículo de nailon, en medio del bosque, por lo que hay que observar ciertos puntos en los que Waitzman y todos los que tienen algo que contar al respecto coinciden.


1. Para tener una relación sexual en una tienda, lo primero que hay que tener es una tienda.

El material de camping se ha modernizado mucho en los últimos años y ha dejado atrás a aquellas tiendas de campaña que tardaban horas en erguirse y segundos en desplomarse, especialmente si alguna actividad, más interesante que dormir como una piedra, tenía lugar en su interior. La regla básica para comprar una tienda es que hay que elegirla de cuatro plazas, si los que planean pasar la noche son dos y la de ocho, si lo que se pretende hacer es un cuarteto; ya que los fabricantes de estos productos tienen una idílica idea de sus clientes y creen que son todos muy delgados y que no se mueven mientras duermen. Los techos mínimamente altos son otra característica a tener en cuenta, si uno pretende hacer algo más que la postura del misionero y no quiere acabar con tortícolis o lumbalgia, y también hay que procurar que la tienda tenga ventanas, con mosquitero incluido. Las que cuentan con dos entrada son perfectas, porque así no habrá que pasar por encima del otro si uno quiere ir al baño en mitad de la noche. Siguiendo con el equipo, no estaría de más hacerse con un saco de dormir doble o con cremalleras compatibles y que unido a otro pueda convertirse en uno más grande porque, aunque estamos en verano, las noches pueden refrescar en el campo o en la montaña. Finalmente, un colchón hinchable o una esterilla algo ancha y consistente es importante. Por mucho que limpiemos el suelo sobre el que vamos a plantar la tienda siempre habrá una piedra o raíz que se nos incruste en la espina dorsal en el momento menos indicado.

2. El kamasutra de las acampadas

Aunque unas vacaciones en el camping no es el mejor momento para probar el nivel advanced del Kamasutra, tampoco hay que limitarse a la aburrida postura del misionero. Todo dependerá de las dimensiones de la tienda, la altura y la creatividad que se despliegue con los accesorios propios de una acampada, pero ya hay una postura indicada especialmente para estos casos. Según el terapeuta sexual Ian Kerner, autor dePassionista: the empowered women’s guide to pleasuring a men, la de la cuchara –los dos de lado y él detrás de ella– es la más adecuada porque según Kerner “no importa lo larga, corta o alta que sea la tienda”, y añade que para darle más emoción al asunto se puede utilizar un anillo vibrador de pene, para estimular aún más el clítoris. Si se cuenta con un colchón o algo mullido, la cosa no debería ser muy distinta a estar en la propia cama, lo que sí hay que evitar a toda costa es aquellos movimientos en los que sea necesario asirse a una barra o algo sólido. En las tiendas de campaña nada es lo suficientemente resistente, créanme. Los juguetes eróticos son siempre bienvenidos mientras no sean demasiado ruidosos, aunque implican que hay que lavarlos a conciencia y mantenerlos limpios. Y si la tienda no es lo suficientemente grande y no hay moros en la costa, siempre se puede salir al exterior y secundar el movimiento erótico-ecologista Fuck for Forest, para salvar las masas verdes del planeta, al mismo tiempo que uno da rienda suelta a la lujuria.

3. Evitar dar un espectáculo de luz y sonido

El delicado tema de la luz es otro de los aspectos a tener en cuenta, porque las populares velas están estrictamente prohibidas dentro de una tienda y es normal que queramos algo de claridad, e incluso la necesitemos para echar mano de algún complemento. Los camping gas son artilugios a evitar porque además de servirnos para inhalar dosis indeseables de gases, proporcionan una luz nada favorecedora, que convierte al más pintado en una aberración de la naturaleza. Existen linternas con luz graduable y suave, mucho más apropiadas. Aunque lo más importante es el lugar donde se coloque el foco luminoso. Si lo ponemos en el suelo de la tienda este hará el efecto de sombras chinescas y agrandará las siluetas de los que están dentro; mientras fuera, un público entusiasta disfruta de una sesión de porno a la fresca. Si no queremos proporcionar este espectáculo la solución esté en poner la luz arriba, en la cúpula de la tienda, lo más suave posible.

Los/las amantes ruidosos tienen tres opciones: ir de camping a un festival de música lleno de gente –nadie notará los gemidos–, practicar la acampada libre en un lugar remoto y apartado o jugar al juego del silencio. Esta última opción puede añadir morbo al asunto. Uno está rodeado de tiendas y debe experimentar todo tipo de sensaciones sin emitir un solo sonido. Puede incluso, que si no lo consigue alguien deba taparle la boca y seguir adelante con el experimento.

4. Un poco de higiene, pero sin obsesionarse

Si hay algo imposible de mantener limpio y en orden es una tienda de campaña, pero para eso han sido creadas, para retener olores aunque se las ventile de la mañana a la noche y para que nunca encontremos nada dentro de ellas. En cuestión de sexo muchos aconsejan usar preservativos, aunque se tenga pareja estable y no se utilicen habitualmente, por el simple hecho de evitar el derramamiento de fluidos; tener siempre toallitas húmedas a mano y disponer de bolsas de plástico con cierre, para no ensuciar más de lo necesario. Los hay tan precavidos que proponen llevar un váter portátil para asearse en caso de que en el baño haya cola. Aunque tal vez lo mejor sea relajarse, asumir que tras unos días de acampada es posible que las moscas empiecen a girar sobre nuestras cabezas y beneficiarse de los eróticos efectos de las feromonas, esas sustancias presentes en el sudor de forma natural que luego compramos en esencias y perfumes carísimos para atraer al sexo contrario, o al propio.

No, no creemos que ir de camping sea un mata pasiones y la prueba viviente es que Nicholas y Bobbin Ercoline, la pareja que fotografió Burk Uzzle en el mítico festival de Woodstock de 1969 –que aparecía abrazada y cubierta por una manta– y que ilustró un disco, se mantiene unida y en perfecto estado de salud. Nicholas y Bobbi rompieron todas las reglas: fueron de acampada y casi seguro que hubo sexo, drogas y rock & roll y, contra todo pronóstico, siguen aún juntos y felices.

 

fuente: el pais