Consejos para parejas que acaban de irse a vivir juntas

La convivencia es muy complicada en cualquier situación, no solo con tu pareja; pero es verdad que convivir con él o ella puede ser un gran sueño, sobre todo si se llevan muchos años juntos, pero a la vez la prueba más crucial.

Resultado de imagen de vivir en pareja

Aunque hay novios que creen que por llevar muchos años juntos ya lo saben todo el uno del otro y seguro que será mucho más fácil, esto no es del todo cierto. La confianza es fundamental y aunque parezca que eso ya está más que superado, no es del todo cierto. Siempre aparecen rencillas y situaciones que ambos tienden a solucionar  de una forma diferente y puede resultar chocante que de pronto creas no conocer a la personas con la que llevas tanto tiempo. Pero todo se supera, todo es adaptarse.

COMUNICARSE ES LO MÁS IMPORTANTE

Lo primero que hay que tener en cuenta es que ambos venís de familias distintas, con educaciones distintas y formas distintas de ver la vida. La situación parece no pintar bien, ¿si lo vemos todo tan diferente como nos hemos enamorado? Pues porque, en la mayoría de las circunstancias, lo que a uno le falta a otro le sobra, y esto produce el acople perfecto entre dos personas que andaban solas por el mundo sin encontrar donde encajar. Por ello, échale un poquito de paciencia si al principio no os ponéis de acuerdo en las tareas de casa o si el piso parece que se te cae encima en más de una ocasión. Lo importante es la comunicación y llegar a un entendimiento común. Trabajar la confianza.  como para deciros todo lo que pensáis, pero sin pelear, siempre dentro de un diálogo.

Resultado de imagen de vivir en pareja

Si tu pareja no está acostumbrada a realizar según qué tareas del hogar, coméntaselo, déjale claro que no eres la madre ni el padre de nadie y que tiene que sacarse las castañas del fuego por su cuenta. Si no termina de pillar la indirecta, prueba a no recoger sus cosas, ni hacerle de comer, ni lavar su ropa durante un tiempo; verás que al final se dará cuenta de a lo que te refieres. En algún punto encontraréis el engranaje justo de la convivencia.

Adquirir unos hábitos comunes también es muy buena idea. Por ejemplo: si él suele cocinar, tu friegas los platos. Un día específico para la limpieza, si yo recojo la ropa tu pones la lavadora; y así. Todo esto dependiendo del horario personal de cada uno, adaptándolo a las necesidades que podáis tener, pero siempre de una forma equitativa y según lo que suela gustarle o se le de bien a cada uno de la pareja. Establecer una buena relación en este sentido hará que todo pueda fluir de una forma mucho más fácil y no recaiga todo solo en uno de los dos, dando así espacio para ambos.

ANTE TODO, INDEPENDENCIA

Algo muy importante. Vivir juntos no significa que a partir de ahora tengáis que hacerlo absolutamente todo juntos, recuerda que una de las cosas más importantes del amor es la libertad de cada uno a ser como quiera ser y a hacer lo que quiera hacer. Es imprescindible conservar la independencia de cada cual y para esto la confianza es crucial, una buena convivencia con los otros pasa por tener una buena con uno mismo.

Resultado de imagen de vivir en pareja

Tener espacio para cada uno es esencial para no sentirse encerrado dentro de una relación. Prueba a tener un ritual cada vez que te quedes solo o sola en casa,  a familiarizarte con tu piso nuevo y hacerlo sentir un hogar. Y sobre todo realiza planes independientes a los que suelas hacer con tu cónyuge, que eso tampoco lo debes perder, por supuesto.

Recuerda que vives con otra persona. A lo anterior, hay que añadirle que mantener la independencia no significa que olvides que vives con alguien más. Alguien que se preocupa por ti y a la que puedes hacer daño. Una cosa es independizarte por tu cuenta y otra muy distinta hacerlo con alguien más y que encima ese alguien más sea tu pareja. No es un compañero de piso, es tu media naranja, y por lo tanto puede ponerse intranquila en ciertas situaciones.

Algo esencial es que nadie te diga como debes hacer las cosas, cuando, y dónde; o de que manera poner esto o aquello. La mejor manera de que ambos empecéis a apañaros solitos es dejando fluir la convivencia por si sola, prueba tu propia forma de vivir en tu casa, cógele confianza a esas cosas que no te atrevías viviendo con tus padres,como puede ser planchar, cocinar, cuidar tus propias plantas. Mantén una profunda relación con vosotros mismos y con vuestro hogar, no dejéis que nadie se meta. Podéis aceptar consejos, pero al final solo vosotros vais a decidir como os gusta más.

Crear un hogar de paz, de armonía y de amor; depende de ambos y de la buena actitud que le pongáis. Mantén la mente abierta, ceder es complicado pero prueba, y verás como en muchas ocasiones resulta liberador. No impongas tu ley, porque la otra persona también puede imponer la suya y todo se volverá un caos, y perder la buena y genial relación de confianza después de todo, no es necesario por una cabezonería. A veces no todo es el amor, también es necesario ponerle un poquito de cabeza.

 

fuente: bekia

 

fuente: bekia