Demasiado sexo puede hacerte infeliz?

Tras la presentación de un nuevo medicamento que ayuda a las mujeres a potenciar su actividad sexual —tal y como hace la viagra en los hombres— han salido a la luz estudios que demuestran que demasiado sexo puede destruir la felicidad de una pareja.

Dicen que practicar demasiado sexo puede hacer infeliz a una persona. La idea se plasma en un estudio realizado por la Univerisas Carnellie Mellon, en Pittsburgh, donde sus científicos han comprobado que doblar la actividad sexual de un grupo de matrimonios no les ha traído más que desgracias. Es conveniente matizar que los resultados negativos provenían de parejas en las que uno de los dos se veía obligado por el otro a mantener relaciones sexuales.

Sin duda, un dato revelador. A pesar de ello, siguen apareciendo en el mercado multitud de medicamentos con los que potenciar la actividad sexual. La reina de todas ellas es la viagra, que saltó a la fama como la gran solución a la disfunción eréctil. Después de Levitra y Cialis, ahora lo último es una pastilla tipo viagra pero para mujeres: la finalidad es poner ‘erecto’ el clítoris. Aún no ha hecho su aparición en el mercado, pero la FDA  (panel de asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU)respalda su comercialización.

Antes de la química, la psicología

Conocido como flibanserina, su objetivo es incrementar el deseo sexual en las mujeres a través de la modificación de tres sustancias químicas del cuerpo: aquellas que son clave para tener ganas de tener relaciones sexuales. La gran pregunta es: ¿está bien manipular la química del cuerpo antes de pasar por otro tipo de tratamientos? En nuestra opinión, en lo relativo al sexo, todo está en la cabeza. La medicina avanza y siempre es bueno saber que algo más allá de la terapia puede ayudar a practicar un sexo de manera sana y feliz, pero ¡no nos saltemos el primer paso!

Es importante destacar que todos estos fármacos están sujetos a prescripción médica. Internet se ha convertido en el mercado ilegal de este tipo de sustancias, pero no es para nada recomendable.

Habla con tu pareja

La comunicación con la pareja es la base para solventar problemas sexuales. En algunos casos, una depresión o un cambio vital provocan la pérdida de la libido. Exteriorizar los sentimientos ayuda a paliar los problemas. La terapia de pareja con un sexólogo es otro recurso antes de empezar a ingerir sustancias químicas.

Como veis, el sexo es bueno pero siempre y cuando se tengan ganas,. Ganas las de verdad, de las que no hace falta más que un roce para que la situación se ponga bien caliente. Más sexo no es más felicidad. Solo nos hará felices el sexo verdadero.

 

fuente: gonzoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *