Erotismo

Erotismo (del griego ἔρως: érōs) designaba originalmente al amor apasionado unido con el deseo sexual, sentimiento que fue personificado en el dios Eros. Tiene una relación evidente con la sensualidad, la sexualidad y las capacidades de atracción entre seres humanos.

En español y otros idiomas modernos, el término «erotismo» es una palabra compleja que puede tener dos sentidos ya que queda definida por dos conceptos distintos, marcando dos tipos de erotismo:

Por un lado por la picardía (entendida como acción o dicho en el que hay malicia o atrevimiento aunque no una clara insinuación) y la propia insinuación, al cual podríamos designar “Erotismo Poético o Romántico” y se entendería como una respuesta a la búsqueda de interacción social.

Por el otro por la pornografía, al cual podríamos igualmente nombrar “Erotismo Sexual”, ya que estaría relacionado directamente con los preludios del acto sexual, (específicamente con los Juegos Sexuales) con los que se pretende desarrollar la excitación de la pareja y la lubricación de los órganos genitales, lo cual facilita el coito y otros tipos de comportamientos sexuales.

 

Erotismo y sensualidad son dos términos que están muy relacionados aún cuando no signifiquen lo mismo, debido a que tienen una gran conexión entre sí, pues ambos hacen referencia a buscar atraer e incitar a otras personas. El erotismo va más allá de la sensualidad, dado que comprende expresiones faciales complejas, acciones corporales y manifestaciones verbales. Lo que significa que abarca señales sonoras o visuales especializadas y simbolizadas por el lenguaje. El erotismo puede adoptar mayor o menor tendencia a la sexualidad dependiendo de la intimidad y la intencionalidad con que se emplee.

El erotismo puede verse desde algo completamente inocente como una mirada profunda y sostenida en un momento inesperado, pasar al lado de la persona deseada y susurrarle algo bonito al oído, rozarla como “sin querer”, hasta algo profundamente íntimo y sexual como simple y directamente ser sorprendido por tu pareja al llegar a casa y encontrarla con un conjunto muy sensual, preparada para ofrecerte una noche interminable.

Por todo esto podemos decir que el erotismo es más un comportamiento cultural que sexual. No es posible rebajar al erotismo todo lo relacionado con la sexualidad y con el acto sexual físico o del mismo modo, descontextualizarlo de la fase de relación interpersonal en que se dé, sea esta social (fase del galanteo y formación de la pareja) o íntima (actividad precopulativa y sexo en estado puro). 

 

A continuación te planteamos 15 ideas para que las parejas amplíen su horizonte sensorial y erótico:

• Recorre tu cuerpo de manera diferente a la habitual. 

Generalmente tenemos rutinas para autoestimularnos, y es muy bueno cambiar las zonas erógenas que acariciamos, la forma de hacerlo y el orden. Tal vez puedes utilizar un mini estimulador vibrador para empezar a ponerte a tono de  una forma distinta.

• Preserva el espacio íntimo con tu pareja, cuida tu imagen y mantén el misterio. 

De alguna manera es volver, al menos por momentos o como juego, al noviazgo, esa etapa en la que el tiempo compartido era prioritario, el arreglo personal un asunto impostergable, y el misterio algo que todavía no habíamos matado.

• Toma clases de baile para desarrollar habilidades eróticas y de comunicación no verbal.

 El baile es una excelente herramienta de expresión corporal, de comunicación en la pareja y por supuesto algo sugerente y erótico. Toma nota de nuestros talleres de striptease, seguro que lo dejas sin palabras.

• Provoca a tu pareja durante el día. 

El acto sexual comienza antes del contacto físico, por eso no dejes de ponerle mensajes, hacerle visitas rápidas o enviarle fotos provocativas.

• Perfuma tu cuerpo y el ambiente del encuentro. 

El olfato es un sentido primitivo y determinante del placer, así como algo que te desconecta eróticamente si lo que hueles no es agradable. Atrévete a probar uno con feromonas!

• Utiliza todos los recursos que movilicen lo visual. 

Tanto para las mujeres como para los hombres, incitar con miradas, gestos, movimientos, manejo de la distancia o la ropa y lencería erótica.

• Habla al oído.

 Es una manera de potenciar sensaciones eróticas, incluso de acercarte al orgasmo, y de quitar de tu mente los pensamientos negativos.

• Dedica un encuentro a jugar solamente con los labios.

 Es el momento de los besos variados y creativos, sin pensar en lo que vendrá después.

• Contrae tus músculos vaginales para estimular el pene de tu pareja. 

Es una vieja técnica oriental, que estimula intensamente al hombre. Durante los movimientos coitales, contraes los músculos que rodean la entrada de la vagina haciendo fuerza sobre la base del pene, y así los mantienes hasta que el movimiento llega a la punta. Luego relajas, practican la penetración profunda, y comienza el estímulo nuevamente.

• Estimula el clítoris suave. 

Considerando la alta sensibilidad del clítoris, es fundamental que los acercamientos eróticos sean de menor a mayor, siguiendo el ritmo que te indique tu pareja. Anímate a probar las cremas estimulantes de clítoris, probarás nuevas sensaciones!

• Visualiza las zonas del cuerpo de tu pareja a las que has prestado poca atención. 

Luego dedícate a estimularlas con tus manos y otros accesorios como aceites, cremas,aceites, plumas, masajeadores.

• El orgasmo es el punto más alto del placer. Pocas personas opinan lo contrario, pero no por eso debes olvidarte de disfrutar el camino. El orgasmo no es el único objetivo del acto sexual.

• Aprende a disfrutar del “post-orgasmo”. 

Es el momento de  un contacto sensual y afectivo, sin la influencia de la pasión

• Juega con estímulos suaves y delicados. 

A veces los contactos sutiles producen las sensaciones más intensas, siempre considerando cada uno de los cinco sentidos.

• Utiliza tu creatividad al servicio del erotismo. 

Es la principal herramienta para variar los esquemas, introducir la sorpresa y romper con la monotonía y el aburrimiento.

Espero que os gusten estos consejitos, ¡y sobre todo que los pongáis en práctica!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *