Plan de ataque para evitar la ruptura post vacacional

En septiembre y octubre se presenta casi un tercio de las demandas anuales de divorcio. El 28% del total. ¿Y a quién hay que echarle la culpable? Pues al tiempo libre y a la cantidad de horas que pasamos juntos. Un plan de vida que para algunos es una auténtica olla express. “No es que las vacaciones provoquen divorcios, si no que la rutina enmascaraba problemas en la pareja que la vida cotidiana no permitía abordar”, puntualiza la psicóloga infantil y de familia de la Clínica Corachán Laura Górriz.

Resultado de imagen de divorcio

Pero nos negamos a pensar que la única alternativa, tras unas semanas de tensión, es ir haciendo las maletas para hacer vida por separados. Por eso hemos hablado con Górriz, y otros expertos en terapia de pareja, para que nos aclaren las ideas y podamos evitar una ruptura (si de verdad es lo que queremos):

1. A examen. Sé sincera: ¿Si cambiaras algunos detalles de la rutina, crees que las cosas irían mejor? ¿Consideras que la falta de comunicación es uno de los principales problemas? ¿Si encontrarais un espacio/actividad a la semana para compartir entre los dos, sería positivo para vosotros? Si has contestado que SÍ a las 3 preguntas, “divorciarse no es la solución, si no lo que necesita tu pareja es un reencuentro”, según Górriz. Next?

2. Mirarse en el espejo. Es importante tomar conciencia de lo que nos pasa a cada una de nosotras y con nuestra pareja “y asumir la responsabilidad propia”, recomiendan Mª Laura Fernández y Anna Oria, psicóloga y terapueta de Terapia Psi.

Resultado de imagen de mirarse en el espejo 

3. Hacer la lista de los cambios. Una vez hecho el examen de conciencia, hay que hacerse la siguiente pregunta: ¿Qué cambios estoy dispuesto a hacer yo para que la relación funcione?, como propone el psicólogo Clínico Héctor Galván del Instituto Madrid de Psicología. Y sostiene que es importante ver la crisis como una oportunidad para salir reforzados como pareja.

4. Momento face to face. Pero no solo hay que hacer una reflexión interna. También es importante “compartir nuestras creencias y emociones sin pretender tener ninguna razón con respecto al otro”, agregan Fernández y Echevarría. Para ello, puedes volver a las tres preguntas iniciales y sentarte con tu pareja para responderlas conjuntamente “con propuestas coherentes y realistas”, incide Górriz.

Resultado de imagen de face to face

5. Y pasar a la acción. Como último consejo, puede ser positivo realizar una lista con las cosas que os gustaría hacer el resto del año. Disfrutar del tiempo libre (y hacerlo juntos) siempre puede ser una buena opción.

Toma nota y que el final del verano no sea el final del vuestra relación!

fuente: womens health

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *