¿Pones los cinco sentidos en el sexo?

En el mundo de los sentidos los hombres y mujeres también somos muy diferentes.

En general, los hombres suelen iniciar su excitación de manera mucho más visual. Es por ello que son los grandes consumidores material visual pornográfico: porque buscan una excitación sexual fácil y rápida a través de la vista.

Un cuerpo desnudo, un conjunto de lencería sexy pueden ser altamente excitantes para el sector masculino.

Las mujeres, en cambio, suelen excitarse más fácilmente a través del oído. Por esto, suelen ser quienes demandan más que se hable durante el sexo o que parte del juego de la excitación el deseo conste de palabras que puedan excitar (el grado de sutileza de dichas palabras en del juego verbal depende de cada la mujer). También el tacto es un gran sentido de excitación femenino, una caricia o un masaje erótico pueden ser grandes fuentes de excitación de la mujer. Si además utilizas productos especiales como aceites de masaje comestibles, afrodisíacos y aromáticos el resultado ya puede ser la bomba!

Cuando nos enamoramos es muy lógico que sintamos que nuestra excitación y nuestro deseo se descontrolan y aumentan. En ese momento seguiremos dirigidos por nuestro canal sensorial favorito pero nuestra excitación no suele tener dificultades, por lo que nos fijamos poco en qué nos excita o cómo lo hacemos para excitarnos. Estamos tan extasiados que no nos hace falta forzar el momento de tener relaciones.

Cuando la rutina entra en la relación de pareja, al inicio el deseo puede no verse dañado porque tendemos a buscar aquellas cosas que nos excitan a través de nuestro canal sensorial dominante. Pero para cuidar el deseo, que con el paso del tiempo tiende a disminuir si no lo cuidamos, quizás es importante que entren en el juego los demás sentidos, explorar otros canales como el oído, el tacto, el olfato.. para conocer y utilizar todo el potencial que tenemos en nuestro cuerpo, a nivel sexual y erótico.

Muchas veces, cuando una pareja desea tener relaciones sexuales, espera a que la excitación llegue como por arte de magia. Y eso sucede durante el enamoramiento, ya que parte de la química que se da en nuestro cerebro hace que aumenten nuestras ganas de sexo. Pero con el tiempo, esas alteraciones químicas disminuyen y seguimos esperando que nos excitemos sin hacer casi nada al respecto. Y hay quien lo puede ir manteniendo a lo largo de su vida, pero la mayoría de las personas se encuentran con que cada vez se va complicando más encontrar ganas para tener relaciones sexuales.

Es en ese momento en el que podemos llamar a nuestros sentidos para que nos ayuden a sentir más, a gozar más y promover de manera activa nuestro deseo y nuestra excitación sexual. Es altamente recomndable para luchar contra la rutina el uso de juguetes y cosmética erótica que te ayudarán a darle un aire nuevo a tu relación de pareja.

Os propongo un juego: antes decía que los hombres suelen excitarse más fácilmente por el canal visual y las mujeres por el auditivo. Pero eso es en términos generales. Vamos a vuestro caso concreto:

-¿Ya sabes qué sentido predomina en tu excitación?

-¿Sabes qué tiene que suceder para que tu deseo surja?

Si lo sabes, felicidades, es importante conocerlo bien. Si no lo sabes, te animo a que te fijes en cuáles son aquellas pequeñas cosas que te pueden ir excitando e incrementando tu deseo.

Primero es importante conocer cuál es la vía que predomina de manera natural… debes conocer tu sentido predominante… búscalo! pero nunca descartes explorar todos los demás!!

 

Fuente: Mucho más que sexo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *