Sexo sin penetración: nuevas experiencias

A la hora de hablar y sobre todo de practicar sexo solemos centrarnos en determinadas prácticas que vienen a ser convencionales. Creemos que al referirnos al sexo estamos hablando de la penetración, pero no siempre es así. Es bien sabido que el sexo va más allá de la penetración y que no es la única práctica que nos puede producir placer. Todo lo contrario.

Sexo sin penetración: la tendencia que se impone entre las parejas ...

Debemos tratar de eliminar los mitos que existen en torno a que la penetración es la práctica sexual por excelencia o que con otro tipo de juegos y estímulos no se pueden alcanzar las mismas cuotas de placer que cuando se introduce el pene en la vagina. En ocasiones puede ser incluso más.

ALTERNATIVAS A LA PENETRACIÓN

Hemos aludido anteriormente a la masturbación y a la felación porque son la principal alternativa a la penetración. Al menos las más socorridas. Además, uno puede recurrir a la masturbación en pareja, pero también en solitario. Pero no son los únicos. El cunnilingus es otro de los más utilizados, así como toda clase de juegos en que la vagina, el pene o el ano entren en juego.

Sexo: Se mira pero no se toca: las partes de una mujer que no ...

Lo más importante para descubrir las alternativas a la penetración es tener ganas de practicar sexo, aunque no el clásico en que el pene y vagina entran en contacto, y mostrar una mente abierta. El sexo, por lo general, es una cosa de dos, por lo que llegados a este punto has de tener una charla con tu pareja acerca de qué alternativas tenéis.

El placer en el sexo se deriva en la mayor parte de las ocasiones de la estimulación que sentimos junto a nuestra pareja. La práctica de penetraciones en ocasiones llega a ser mecánica, especialmente cuando se dispone de poco tiempo, ganas o se tiene la cabeza en otro sitio. Se pierde la buena costumbre de estimular a nuestro compañero, y a nosotros mismos, para incrementar el placer.

Por eso en el caso de renunciar a la penetración todo nuestro cuerpo gana poder. Las manos, la boca, los pies… se convierten en poderosas armas con las que estimular a nuestra pareja. Podemos jugar con la vagina, el pene o el ano de mil y una formas diferentes, con lo que ya podemos ir diciendo adiós a la monotonía. Eso sin contar la cantidad de juguetes sexuales que podemos introducir en nuestra vida sexual.

Besos, caricias, mordiscos, generar deseo, jugar… son todas prácticas que preparan al cuerpo para sentir más placer que con una mera penetración. Mientras que con el cuerpo se genera excitación,expectación, estimulación… ya se está provocando altas cotas de placer. Pero también pueden ser el preludio de lo que venga después.

MASTURBACIONES Y CUNNILINGUS

Las manos o la boca vuelven a ser fundamentales para practicar una masturbación o felación a tu pareja con la que hacerle alcanzar altas cotas de placer. En el caso de la mujer es bien conocido que puede llegar al orgasmo con una correcta estimulación del punto G. En el caso de ellos es bien sabido que si su pareja juega de la manera adecuada con su boca en torno al pene rozan el cielo.

La masturbación ya se ve  como una práctica normalizada en la vida sexual de cualquier pareja aún existen reticencias en torno al cunnilingus. Por ellos vamos a centrarnos un poco más en este tipo de sexo oral.

El cunnilingus resulta de lo más placentero para las mujeres, pero también es cierto que requiere de una pareja que se tome su tiempo y vaya adquiriendo cierta experiencia para proporcionarle placer. La lengua sustituye al pene como arma sexual y con ella se estimula la entrada de la vagina, la vulva, el clítoris y el ano. Pueden incluso hacerse pequeñas penetraciones con las que es muy probable que tu chica alcance el orgasmo. Y recuerda que a la hora de practicar sexo lo más importante es hablar con tu pareja de qué te gusta y qué no para orientarle. Eso y un poco de práctica conseguirá que alcancéis el placer, con penetración o sin ella.

Es estas prácticas los juguetes sexuales serán vuestros grandes aliados!

fuente: Bekia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *