Ocho cosas que deberías saber sobre el lubricante

Olvídate de su fama como el producto de las mujeres que no consiguen excitarse lo suficiente o sólo usado por mujeres maduras por problemas de sequedad vaginal. El lubricante puede satisfacer un sinfín de necesidades, ya sea mantener el motor en marcha un poquito más mientras dure vuestra maratón sexual, favorecer esa sensación jugosa y resbaladiza tan placentera en tu vagina o incluso abrirte las puertas a juegos anales.

1. Ni a ti ni a tu pareja os pasa nada por usar lubricante.

Usar lubricante no significa que tu vagina no funcione correctamente. Si acaso, el uso del lubricante te convierte en conocedora y amante del sexo; ¡en embajadora de tu propio placer! Te ayuda a explorar tu propio cuerpo e incluso a subir tu número de orgasmos.

Lubricante NUEI Piruleta
2. Un básico si quieres probar el sexo anal.

No es imprescindible que tengas que probarlo, pero si es algo que tú y tu pareja queréis explorar, o algo que exploráis con frecuencia, hazte con provisiones.
En el mercado hay una oferta tan amplia de lubricantes que a primera vista puede abrumar. Nuestro  consejo es que hagas una visita a nuestra tienda y preguntes. No te cortes y estaremos encantadas de aconsejarte del producto que más se adapte a tus necesidades.También te sorprenderá el amplio surtido de lubricantes con sabor! chocolate, menta e incluso piruleta o nube.

3. Si usas preservativos, no uses lubricantes de base oleosa.

¿Te gusta el aceite corporal o aceite de bebés? Recomendamos  no usar estos productos con Condón. Sencillamente pueden deteriorar el látex del preservativo y provocar que se rompa. Mal asunto. Así que si tu método anticonceptivo/ anti-ETS es el condón, ya sabes.

4. Lubricantes de silicona + juguetes de silicona = no!

Estos lubricantes pueden estropear tus juguetes de silicona. Dicho esto, los lubricantes a base de siliconas son geniales para juegos en el agua, un entorno donde obviamente los lubricantes de base acuosa no funcionan.

5. … Silicona + condón = sí.

Los lubricantes a base de silicona duran más que los de base acuosa (que a su vez son compatibles tanto con condones como con tus juguetes sexuales). Los de base acuosa son actualmente los más populares, pero su contrapartida en que tienden a secarse más deprisa así que quizá necesites repetir la aplicación durante tu sesión de sexo.

6. Algunos lubricantes “caseros” pueden causar infecciones.

Si eres propensa a infecciones ahí abajo, atenta: en un estudio publicado en 2003 en “Obstetrics & Gynecology” se reveló que las mujeres que usaban productos lubricantes no específicamente pensados para tu zona íntima (como aceites o vaselinas) tenían ratios más altas de infecciones bacterianas, probablemente porque estos productos alteraron su PH vaginal.

7. Cuando todo falla: escupe

La saliva es una solución barata (más barato, imposible), orgánica e instantánea, no obstante, se seca antes, así que no es una solución si buscas un efecto lubricante duradero para jugar ininterrumpida con tu juguete/ pene/ dedo favorito.

8. Busca la opción que mejor se adapte a ti.

Por supuesto, cuando se trata de tu cuerpo y tu orgasmo, probar es la clave (recuerda: ensayo y error) pero ten en cuenta que la experiencia de cada cual es única. Una mujer puede estar encantada con “Nuei” y otra con “Shunga”, del mismo modo que a unas nos gusta hacerlo al estilo perrito y otras prefieren el misionero. Prueba y quédate con el que te lleve antes al orgasmo.

En Reina Pícara seguro que encuentras el tuyo!

Cómo realizar un Masaje Sensual

Un masaje sensual  es sin duda una de las mejores ideas que podéis poner en práctica tú y tu pareja para incitar la excitación en los preliminares al sexo. Dedicar un momento a despertar el erotismo en vuestra relación es importante, sobre todo en el estrés que se vive en el día a día dónde apenas queda tiempo para invertir en tu vida romántica. Compartir una sesión de masaje con otra persona es altamente beneficioso para mejorar la conexión entre vosotros dos.

Lo primero es tener organizado el espacio donde vas a realizar el masaje, así lo tendrás todo a mano y no se romperá la atmósfera que habréis creado antes de lanzaros a ello.

CÓMO PREPARAR UN MASAJE SENSUAL CON TU PAREJA

1. Crea el ambiente adecuado

Establece un clima sexy y cómodo para tu pareja.. Procura que la habitación esté limpia y la temperatura no sea demasiado caliente ni demasiado fría. Apaga o reduce la luz de la habitación y coloca algunas velas con un aroma que os guste. Para intensificarlo también puedes encender incienso: la canela y la vainilla son las fragancias que más excitación producen.

Incienso Vainilla

Luego tienes que tener en cuenta dónde va a colocarse tu pareja para que le hagas el masaje. Tiene que ser sobre una superficie cómoda, ya que tendrá que tumbarse boca abajo. La cama o un sofá amplio valdrán. Otra opción es en el suelo: puedes cubrirlo con una colchoneta o una manta cálida y rodearlo de cojines para que esté más confortable.

 

2. Escoge la música según tus intenciones

La música es un elemento que ayuda a aumentar el erotismo cuando la pareja está intimando. Sin embargo, hay que elegirla acorde al momento. No pongáis música demasiado fuerte o canciones que os recuerden mucho a otros momentos, ya que tenéis que tener la mente puesta en el presente. Si vais a continuar el masaje practicando sexo sí que podréis escuchar canciones con una letra y melodía más lasciva. Si lo que pretendéis es relajaros y simplemente sentir la conexión que hay entre vosotros podéis probar con tonos más suaves, como los que se utilizan para practicar yoga y meditación.

 

3. Elige el aceite esencial de masaje más indicado

Un masaje sensual no está completo sin el aceite erótico: las posibilidades son muy numerosas, por lo que lo mejor será que le des un vistazo a los que nuestra Reina te puede ofrecer.  A la hora de aplicarlo no cojas demasiada cantidad, porque puede resultar demasiado pringoso. Pon un poco en tus manos y frótalas, de esta forma cuando cubras a tu pareja con el aceite no estará frío. Algunos de los aceites más utilizados para provocar la excitación son los que contienen esencia de rosa, jazmín, sándalo, lavanda, pachuli, coco, jengibre, enebro o camelia.

Los tienes con efecto estimulantes como todo la gama de Nuei que además de para masaje se pueden saborear y gozar de su goloso y sensual aroma.

 

4. Prepárate para dar el masaje

Es muy importante prepararnos a nosotras mismas cuando vayamos a dar el masaje a otra persona. No podemos llevar encima nada que irrite cuando se produzca el contacto con la piel, eso incluye pulseras o anillos muy grandes que puedan rozar a nuestra pareja. Si tienes el pelo largo recógetelo para que no te moleste. Recórtate las uñas si las tienes muy largas o de lo contrario podrías producir un arañazo sin querer.

Busca una postura cómoda para realizar el masaje sensual porque si estás incómoda no lo vas a disfrutar. Puede resultar un poco complicado; lo más aconsejable es que te coloques a un lado y no fuerces demasiado la espalda.

Cómo dar un masaje sensual

Una vez que hayas seguido estos pasos para despertar el erotismo pasemos a la técnica del masaje en sí. Primero, como ya hemos indicado, frota el aceite entre tus manos antes de aplicarlo sobre el cuerpo de la otra persona para que la sensación de temperatura sea idónea. Empieza por los hombros; utiliza movimientos largos para ir dibujando nudos con tus manos y ayudar a relajar los músculos. Mantén una presión ni muy suave ni muy fuerte, sobre todo en las zonas donde están los huesos y los órganos.

Luego puedes ir bajando lentamente por la espalda, los glúteos, las piernas y los pies. Puedes acabar con la cabeza y la cara. Este es una manera de proceder pero puedes seguir el orden que mejor te parezca, aunque es preferible que tenga una lógica.

Hay varias maneras de subir la temperatura con el masaje antes de tener sexo.. Por ejemplo puedes sentarte encima de tu pareja, que estará tumbado bocabajo. Junto a las fricciones puedes mover tu cuerpo, pero trata de apoyar tu peso en tus rodillas para no aplastar a tu compañero. Trabaja las zonas más erógenas para estimular las ganas de sexo, como el cuello, los lóbulos de las orejas, la parte interna de los muslos, los pies, el sacro o el cuero cabelludo.

Varía las frotaciones con los golpecitos, la compresión, el amasamiento y las diferentes presiones, de esta manera el masaje resultará mucho más diverso. También puedes usar accesorios como bolas, plumas, antifaces o rodillos para mayor excitación.

¡Ahora sólo queda hacer un hueco en vuestra agenda y llevar todas estas ideas a la práctica!

 

fuente: bekia