Tu personalidad define tus fantasías sexuales

Imagina una escena sexual… ¿Por qué esa? Sí, la respuesta parece sencilla: porque te excita. Pero, ¿por qué tiene ese efecto? Seguramente te resulte más difícil contestar esa pregunta. Justin Lehmiller, psicólogo social e investigador del prestigioso instituto sexológico Kinsey, asociado a la Universidad de Indiana (EE.UU.), ha realizado diversas investigaciones para hallar el motivo de tus preferencias y ha llegado a una conclusión: la personalidad define los deseos más íntimos, y no dependen tanto del género, como popularmente se cree.

Resultado de imagen de la personalidad define los deseos más íntimos

Tras analizar miles de encuestas a hombres y mujeres de distintas edades, ha agrupado las fantasías en tres categorías:

NOVEDAD (aventuras con desconocidos, infidelidad…). En este apartado, las más habituales consisten en probar nuevas posiciones o lugares diferentes.

SEXO EN GRUPO. Los tríos son la preferencia mayoritaria.

EXPERIENCIAS BDSM (dominación, sadomasoquismo, sumisión…). Para quienes tienen estas inclinaciones, la esclavitud es la fantasía más repetida.

“En general, nuestras fantasías parecen reflejar quiénes somos y suelen estar diseñadas para satisfacer nuestras necesidades psicológicas únicas”, ha explicado Lehmiller. Sin embargo, hay que matizar este análisis. Imaginar que sometes a tu voluntad a la persona que deseas no significa que en el fondo aspires a ser una déspota enfermiza.

Resultado de imagen de bdsm

El experto plantea algunos ejemplos interesantes. Alguien que se excita pensando en ser sometido refleja el deseo de complacer y también una personalidad con limitaciones morales que necesita verse empujada a hacer lo que no haría por iniciativa propia. El dominante, por el contrario, evidencia un carácter inseguro que precisa sentir poder antes que sentir placer. A su vez, quienes se preocupan más por el bienestar de los demás estarán menos interesados en las experiencias BDSM, la infidelidad y el sexo esporádico.

Lehmiller también sostiene que las personas extrovertidas fantasean a menudo con el sexo en grupo y las aventuras porque les gustan las relaciones sociales. Los que dan más importancia a los detalles (generalmente, perfeccionistas) estarán sobre todo interesados en imaginar un lugar ideal e innovador para liberar sus instintos. Y las personalidades nerviosas con tendencia al estrés se estimularán con situaciones más clásicas y emocionales, que les induzcan a la calma y al control de la situación.

Estos aspectos psicológicos suelen ser comunes en ambos sexos, aunque con alguna excepción. Parece ser que ellas fantasean más a menudo con el BDSM y la bisexualidad, y ellos con el travestismo y las prácticas más inusuales (intercambios, incesto…).

Resultado de imagen de sexo en grupo

Los estudios de Lehmiller desmontan otra creencia popular. En la mayoría de los casos, las fantasías no las protagonizan bellos famosos, estrellas del porno o sensuales desconocidos: “La persona que tiene más probabilidades de aparecer en tus fantasías sexuales es, lo creas o no, tu actual pareja romántica”, asegura el experto. Nadie como quien te conoce mejor para darte lo que más te gustaría.

Has tomado nota de este interesante artículo? ya sabes que fantasía te va más?

 

fuente: yo dona

4 juegos sexuales inspirados en ’50 sombras más oscuras’

1. Disfrazarse y seducir, de nuevo, a la pareja

 La filosofía del carnaval encierra un componente muy erótico que es la posibilidad de ser otro por unas horas, reinventarse o interpretar un papel.

Para empezar, hay que conseguir que la pareja o la persona a la que queramos sorprender de nuevo se preste a acudir a una fiesta de disfraces, solo o con amigos.

El juego se centra en que la persona encargada de la seducción debe decir a su ‘víctima’ que no acudirá a esa fiesta, ya sea porque está fuera por trabajo, se pone enferma repentinamente o alguna causa de fuerza mayor. Hay que buscar una excusa creíble y convencer al otro de que vaya a divertirse sin nosotros. El paso siguiente es que la persona que organiza el juego debe disfrazarse lo mejor posible porque su deber es acudir a esa fiesta, sin que el otro lo sepa, y tratar de seducirle.

2. Tener el control, aunque sea remoto, ‘Tú tienes el mando”.

¿Qué es más excitante en el sexo, tener el control o cederlo?; y, seguramente, la mayoría contestaría que lo ideal es una mezcla de ambas cosas.

Escoge uno de los juguetes con mando que te ofrece nuestra Reina y una vez que tengamos el aparato adecuado y alguien dispuesto a ocuparse de los mandos, se trata de ir a algún sitio público, jugar y explorar los propios límites; contando siempre con la posibilidad de ir al baño a aliviarse, sola o acompañada.

Huevo Vibrador + Mando LRS

En 50 sombras más oscuras no falta la escena del restaurante, en la que Grey le pide a Anastasia que se quite las bragas. Para superar esa escena solo hace falta pasarse antes por Reina Pícara. El juego admite todo tipo de retos, recompensas o castigos, como el de quedarse sin postre, si se está cenando rodeada de gente.

3. Atar o ser atado

Cualquiera que haya pasado de la postura del misionero dispone de unas esposas.

Independientemente de nuestro grado de simpatía hacía la filosofía BDSM, uno debería probar, al menos una vez en la vida, el juego de las ataduras.

Kit para atar a la cama

 

El placer de este juego, para el que se queda ‘indefenso’, está en la entrega y en la sensación de vulnerabilidad e indefensión, que hacen subir la adrenalina y la excitación, sin contar con que muchos disfrutan de la sensación física de sentir la presión de las ataduras. Para el activo, el que ata, el gusto está en tener el poder y en las grandes posibilidades creativas que eso brinda. A partir de aquí cada uno puede diseñar el plan a su medida, o no planear nada y dejarse llevar; pero la gracia está en calentar al otro y llevarlo al límite para luego seguir o parar y dejarlo aún más desorientado, si cabe.

Además de las clásicas esposas actualmente nuestra Reina te ofrece desde cuerda, cinta bondage hasta correas de cama de lo más excitantes!

4. Jugar a ser otro

Todos tenemos fantasías, en mayor o menor medida, que nos gustaría realizar pero que vemos casi imposible que se de la posibilidad o circunstancias para que ocurran.

Una de las fantasías más comunes es tener sexo con un completo extraño, que nos aborda en un bar o en la calle.

Imagen relacionada

Pero si se cuenta con un partenaire, con ganas de jugar, se puede emular esta ficción. Tan solo hay que escribir el guión. Por ejemplo, busquemos una calle con no demasiados bares –tarea difícil si uno vive en España- y quedemos de encontrarnos en alguno de esos locales, sin especificar cuál, entre las 20:00 y las 21:30. Vistámonos de forma algo distinta, de acuerdo a nuestro personaje, que puede ser un ejecutivo extranjero en viaje de negocios, una turista sola en la ciudad, una trabajadora o trabajador del sexo en busca de clientes… Actuemos conforme a nuestro papel y tengamos cerca un lugar donde poder llegar a mayores: habitación de hotel, coche, confortable baño de algún restaurante o discoteca. Y experimentemos la sensación de ser otro, sin juzgarlo ni esperar nada de él. Es probable que le cojamos el gusto y hasta que algún día nos den el Goya a la mejor actriz o actor revelación.

Has tomado nota??

fuente: el pais

Noticias Pícaronas: Cuidado con las Fantasías del Sr. Grey!

Bomberos ingleses advierten de los peligros de 50 Sombras de Grey

Los bomberos ingleses están que arden y todo por culpa del estreno de la segunda parte de la saga erótica 50 Sombras de Grey. Este colectivo está tan preocupado por los numerosos avisos que han tenido en los últimos meses que se han visto obligados a advertir a la sociedad de que aquellos que quieran experimentar con el BDSM deben estar bajo supervisión de un profesional.

Resultado de imagen de bomberos grey

La alarma es tan grave que hasta en la mismísima web de los bomberos se ha expuesto a modo de ejemplo lo que no se debe hacer en el sexo, como por ejemplo utilizar esposas que no se abren, introducir anillos en el interior de genitales, realizar magulladuras o fracturas y así hasta una infinidad de martirios todos bajo la sombra de Christian Grey.

La brigada inglesa de Bomberos aconseja en su web que “si usas esposas, mantenga siempre las llaves a mano”.

Desde Reina Pícara siempre advertimos que las prácticas bondage deben ser bajo el consentimiento de todos los participantes y siempre usando los juguetes sexuales adecuados.

Resultado de imagen de bomberos grey

Si  eres de los que quiere iniciarse en el bondage, dale un vistazo a todo lo que nuestra Reina te puede ofrecer, encontrarás productos para principiantes y otros para nivel experto.  Desde las clásicas esposas hasta las nuevas cintas bondage para disfrutar de tus fantasías más atrevidas. En nuestra tienda encontrarás también toda la colección de juguetes de la famosa saga.

Seguro que encuentras el tuyo y no olvides solucionar todas tus dudas. Estaremos encantadas de atenderte.

Recuerda 0 riesgo y mucho placer para tod@s!!

Diferencia entre Fetichismo y Parafilia

Vayamos por partes…

FETICHISMO- Según la Real Academia de la Lengua el fetichismo es una desviación que consiste en fijar parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo.

Cuál es nuestra  sorpresa cuando al buscar en el mismo lugar de culto la palabra PARAFILIA encuentro que el único significado que la RAE da a este concepto no es ni más ni menos que el de “una desviación sexual”. Así, a secas.

La realidad sin embargo es diferente. El fetichista es una persona que se excita de manera sexual y hasta llegar al orgasmo a través de un objeto fetiche. Encontramos de todo tipo en el mercado; botas, ligueros, braguitas, medias…Aun así, el fetichista también puede sentirse atraído por las texturas de las prendas como el caso del látex, el cuero e incluso con determinados peinados o maquillaje. Realmente y tal como se expone en los casos anteriores es una práctica sexual inofensiva por lo que no puede catalogarse como una desviación sexual siempre y cuando no afecte a terceras personas o a la vida de uno mismo, cosa que sí ocurre cuando hablamos de las “parafilias”.

Resultado de imagen de parafilias

La parafilia compromete, afecta y puede llegar a poner en peligro la vida de quienes lo practican y la de otras personas en las que el parafílico pone el punto de mira. Si buscamos en Internet ‘tipos de parafilia‘ encontramos cientos de ellas y a cada cual más extraña. Desde el sadismo también llamado como Amokoscisia (sienten deseo sexual cuando hay sangre o dolor de por medio) hasta la zoofilia o bestialismo (mantener relaciones sexuales con animales). La práctica de algunas de ellas está incluso penada por ley ya que afectan a la integridad de los seres humanos llegando incluso a acabar con su propia vida como en el caso de la vorarefilia o canibalismo sexual.

Durante la historia muchos han sido los psicólogos encargados de contemplar la opción de que el fetichismo es sólo una etapa de transición hacia la parafilia. Algunos de estos profesionales como el psicoanalista Donald Winnicott llegaron a estudiar las parafilias desde un punto de vista transicional en la vida de las personas movido por un posible trauma infantil cuyo impacto se traduce en la vida adulta en este tipo de desviaciones sexuales.

Resultado de imagen de parafilias

El sexo ofrece múltiples posibilidades para pasarlo bien. La mayoría de los seres humanos nos conformamos con mantener relaciones sexuales ordinarias, otros van más allá e innovan a través del BDSM, el látex y las fustas y siempre sin salirse de la norma y con el consentimiento sexual obtenido por ambas partes. Por último, un tercer y mucho más pequeño sector de la población (por suerte) fijan un deseo sexual que salta las reglas de la lógica y que llevado al extremo perjudica a la estabilidad de la sociedad y de la propia persona que lo practica.

 

fuente: gonzoo

Lluvia dorada: encontrar placer en la micción

La lluvia dorada es un tipo de fetichismo sexual o parafilia enfocada a la orina y la micción. También llamada undinismo, se trata de una parafilia en la que la persona que toma el rol pasivo recibe la orina directamente de la otra persona. Esta acción puede limitarse a derramar la orina sobre el rostro o cuerpo de la persona pasiva o incluir su bebida por parte esta última (urofagia). Está considerada como práctica extrema y tiene su aceptación en parte del colectivo BDSM de sexo.

La gente con urolagnia a menudo gusta también de miccionar en público, orinarse encima, observar cómo orinan otros o ser orinadas por otras personas. La urolagnia se manifiesta en diversos grados: desde sentir placer al oler orina, hasta beberla.

El origen y nombre de esta práctica sexual parte de la mitología griega cuando Zeus para seducir a Dánae, que estaba encerrada en una jaula inaccesible, se transformó en lluvia dorada y la dejó embarazada. Fruto del acto sexual nació Perseo.

 

Cómo se practica:

Quienes practican este juego previo al sexo aseguran que al tratarse de una situación tan privada y personal como orinar y compartirla con su pareja, se crea una conexión más íntima.

La lluvia dorada es una de las parafilias sexuales (comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en el sexo convencional) que involucran juego recíproco de poder y sumisión en donde un miembro de la pareja es el dominante y el otro, el dominado. El dominante es el que orina sobre el dominado para obtener placer sexual o que lo obtenga su pareja.

Ante todo tenéis que tener claro que es una práctica libre y voluntaria para las dos partes y que si os decidís a llevarla a cabo antes de practicar sexo tengas en cuenta unas pautas. El lugar ideal para llevar a cabo la lluvia dorada es la ducha. Al orinar a tu pareja o ser orinado no debe haber daño físico ni psicológico. Ambos deben ser responsables por las consecuencias que pueda tener este acto sexualPara reducir el riesgo de infecciones, deja correr un poco de orina al principio de la micción y otro tanto al final. Utiliza sólo la orina intermedia, que es la más libre de bacterias. Lava previamente tus genitales y los de tu pareja.

Si estás decidida a probarlo debes tener en cuenta que, si por ejemplo eres la que va a ofrecer la orina, es aconsejable que ingieras una gran cantidad de agua antes, para después orinar en abundancia y claridad. Si por el contrario eres la que la recibe,es aconsejable cerrar los ojos para evitar molestias.

Cómo se puede obtener placer de la orina:

El placer a la hora de practicar la lluvia dorada no se encuentra en la propia orina, sino en el juego de dominación y sumisión que se lleva a cabo entre ambas partes de la pareja. Es por eso que se trata de una parafilia muy practicada por aquellas parejas que también llevan a cabo juegos de sadomasoquismo.

 

¿Es dañino para la salud?:

En términos estrictamente biológicos la práctica de urolagnia no reviste riesgos mayores a la salud comparados a la coprofagia. Sin embargo, debe tenerse en cuenta la posibilidad real de trasmisión de enfermedades o infecciones bacterianas de la uretra, como así también de la reacción alérgica a los componentes químicos de la micción. En cuanto a la ingesta, pequeñas cantidades no revisten riesgo y los principales peligro son la concentración de cloruro de sodio (sal) y el contenido mineral cuando se ingiere en altas cantidades (riesgos similares a los que implica beber el agua de mar). También otros compuestos, como los edulcorantes artificiales pasan a la composición de la orina y pueden dulcificar el fluido.

Si quieres llevar a cabo la lluvia dorada con tu pareja y aún tienes dudas, acude a tu médico de confianza y pregúntale todo lo que necesites para tener una relación de sexo placentera y sincera.

 

 

fuente: bekia

 

Mi pareja quiere practicar sadomasoquismo

A la hora de practicar sexo existen muchas actitudes y formas de hacerlo, todo depende de los gustos de la persona que lo practique.

Entre esta variedad de prácticas sexuales, encontramos una un tanto controvertida por el hecho de utilizar el dolor en el sexo para aumentar el placer, hablamos del sadomasoquismo. Ahora con la moda de la famosa trilogía de Cincuenta Sombras de Grey la cosa esta en pleno auge. Algunas personas no están muy a favor de esta práctica sexual, no encuentran el placer en algo que en realidad les va a causar dolor. El sadomasoquismo en la pareja suele ser algo que se realiza desde el comienzo de la relación, ya que ambas partes estarán seguras de que disfrutan y desean practicar sado.

Qué es el sadomasoquismo

Dentro del sadomasoquismo encontramos dos tipos de actitud. En primer lugar, los seguidores del sadismo, que son aquellas personas que sienten placer al ser dominantes en la relación, disfrutan ejerciendo su crueldad en la otra persona y la manejan durante el sexo. Si este perfil es solo de naturaleza sexual y ambas partes están de acuerdo en la pareja, estamos ante una persona sadomasoquista, si por el contrario esta actitud se extiende a otros ámbitos de la vida y esta persona disfruta siendo cruel con el resto de la sociedad, podríamos encontrarnos ante un trastorno mental.

Por otra parte, encontramos la actitud del masoquismo. La persona masoquista disfruta sufriendo durante el acto sexual. El sentirse humillado, dominado, víctima y ver cómo otros ejercen prácticas dolorosas sobre su cuerpo le proporciona placer y le hace disfrutar.

Obviamente, en una pareja de sadomasoquistas debe existir una persona con cada perfil, o bien dos con una mentalidad capaz de cambiar de rol durante cada relación sexual. Aún así, el sadomasoquismo no es solo una práctica de sexo en pareja sino que puede disfrutarse en grupo, siempre y cuando todos estén de acuerdo en lo que van a realizar. Por esta razón, hay locales donde estos seguidores del sadomasoquismo se reúnen para realizar sus prácticas en comunidad.

Algunas prácticas del sadomasoquismo

A partir de esta breve explicación y entendiendo mejor lo que es el sadomasoquismo, entenderemos que hay diferentes niveles de sado en el sexo. Existen los sadomasoquistas más extremos y después existen personas curiosas que quieren introducir el dolor en sus prácticas sexuales, pero siempre dejando unos límites marcados.

Durante la práctica sexual, existirá el papel del dominante y el papel del dominado. La persona dominante puede utilizar juguetes durante la práctica sexual, bien sea para penetrar al dominado con consoladores u otros artilugios, atar al dominado con unas esposas para que no pueda moverse, insultarle o humillarle, o bien si se desea y ambos están de acuerdo flagelarle o atacarle físicamente.

Algunos sadomasoquistas disfrutan también utilizando disfraces para meterse en otro personaje y recrear una historia paralela a la realidad. El hecho de meterse en otro personaje ayuda a que puedas comportarte de un modo más libre y puedas exteriorizar tus actitudes más reprimidas. De este modo, si el sumiso se disfraza de animal, el dominante recreará una escena en que trata violentamente a su fiera.

La utilización de cuero en la vestimenta se ha extendido mucho en el mundo sado, ya que acompaña muy bien a este tipo de prácticas y ayuda a meterse más en el papel si esto es necesario. Además, el uso de máscaras puede ser muy interesante durante las relaciones sexuales ya que los personajes perderán su identidad durante un tiempo.

En cuanto a las prácticas de tortura física, es necesario saber a lo que vamos a enfrentarnos y estar seguros de que ambas partes tienen los mismos límites a la hora de realizar el sado. De lo contrario, podríamos llevarnos una sorpresa un tanto desagradable. Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de tortura física nos referimos a prácticas como pellizcar o pegar, pero podemos llegar a quemaduras con cera caliente o realización de perforaciones en nuestro cuerpo.

Si crees que ninguna de estas prácticas te va a producir placer, será mejor que antes hables muy bien con tu pareja sobre los actos que llevaréis a cabo durante la realización del sexo. Lógicamente, el hecho de hablarlo durante el sexo para llegar a un acuerdo iría en contra del espíritu sado, ya que estarías dejando de lado el rol de dominador y sumiso.

Estas prácticas sexuales pueden realizarse tanto entre parejas heterosexuales como homosexuales, pues es una cuestión de gustos personales que no tiene nada que ver con la orientación sexual.

A mi pareja le gusta el sadomasoquismo, ¿es normal?

Si a tu pareja le ha gustado el sadomasoquismo desde que empezasteis la relación, no es ninguna sorpresa. Se entiende que tú también disfrutas con ello y que vuestras relaciones sexuales son estupendas. Por otra parte, si tu pareja es sadomasoquista y pensaste que le podrías cambiar, has caído en un grave error, pues cada persona tiene sus propios gustos y hay que aceptarlos tal y como son.

Si tu pareja siempre ha disfrutado con el sexo convencional y ahora empieza a decantarse por el sexo sadomasoquista, quizá es debido a que vuestras relaciones sexuales empiezan a aburrirle y necesita realizar cosas nuevas. Es posible que haya conocido estas prácticas gracias a la pornografía y tú deberás pensar si quieres realizar estas prácticas junto a él o no. Si la respuesta es negativa, háblalo con tu pareja, puede que simplemente quiera cambiar sus relaciones sexuales y lleguéis a una práctica diferente en la que ambos disfrutéis por igual.

En cuando a saber si el sado es normal o no, la respuesta es clara. Si el sadomasoquismo no sale del ámbito sexual, es completamente normal. A tu pareja le gusta el sadomasoquismo y disfruta con ello. Si por el contrario tu pareja se ha vuelto agresiva, se comporta cruelmente con todo el mundo y en la cama se muestra violento contigo, seguramente no le interese el sadomasoquismo. En estos casos quizá deberíais buscar la ayuda de un especialista que diagnostique si está sufriendo algún tipo de trastorno mental y así poder tratarlo a tiempo.

¿Debo practicar el sadomasoquismo?

Ahora, si te ves con ganas y quieres probar este tipo de prácticas sexuales con tu pareja, adelante. Si eres soltero, hay muchas personas abiertas a este tipo de práctica y solo hay que buscarlas. Además, si al fin descubres que esto es de verdad lo que te gusta, sentirás que tus relaciones sexuales son más placenteras de lo que podrías haber imaginado.

El hecho de hacer en la cama lo que de verdad nos gusta es algo muy positivo para nuestro estado de ánimo. Reprimir nuestras necesidades es lo peor que podemos hacer y con ello no solucionamos nada. Si esto sucede en tu relación de pareja, lo que hoy es silencio crecerá hasta convertirse en incomprensión. La clave del sexo es siempre hablar los problemas y llegar a un acuerdo para así poder disfrutar ambos del placer por igual.

 

Fuente: Bekia

El sexo ‘pervertido’, signo de buena salud mental

Dormitorio con látigos, cadenas, mordazas… Sus huéspedes seguramente son personas psicológicamente más sanas que los que se conforman con encajes y sedas. Aunque a menudo se piense lo contrario, parece que las personas que practican bondage y otras formas de sexo extremo pueden ser psicológicamente más saludables.

Lo asegura un estudio publicado por la revista Journal of Sexual Medicine y dirigido por los investigadores de la Universidad de Tilburg, en los Países Bajos. En sus pruebas, los practicantes de bondage tuvieron mejor salud mental que las personas con sexo convencional.

Como lo veis?? estáis mentalmente sanos??

 

fuente: Quo.