Cómic Pícaro : El cine adulto de Erika Lust!

Nueva entrega de nuestro cómic más pícaro!  Cine Adulto de Erika Lust!

04_ErikaLust

Erika Lust es una directora de cine para adultos sueca, guionista y productora independiente. Lust ha sido una pionera en el movimiento de la pornografía feminista, films con guión y estética cuidada que hacen las delicias de los amantes del porno de calidad.

Cinco Historias para ella, fue galardonada con varios premios internacionales y a día de hoy es una de sus obras más emblemáticas.

Lust considera que el cine pornográfico puede ser un instrumento educativo además de placentero, y que puede ayudarnos a conocer mejor nuestra sexualidad, vivir más libres y explorar nuestros deseos de manera más natural. También espera poder cambiar la percepción de género y los papeles sexuales estereotipados a través de su trabajo.

En nuestra tienda física encontrarás varios títulos suyos, no olvides hacernos una visita!

 

Manual para ver porno en pareja

En la edad de piedra de la pornografía las películas eran hechas por hombres y su fin era que el género masculino se excitara y se aliviara en el menor tiempo posible. Las cintas iban dirigidas no al intelecto ni a la cabeza, sino al pene entero, y lo de menos era la calidad. Con el tiempo, las mujeres empezaron a ver porno y, al darse cuenta de lo malo que era, algunas decidieron hacer películas especialmente diseñadas para ellas, en las que había algo más que penetraciones y felaciones interminables. Cintas en las que además de pechos, vaginas y penes se veía también las caras de los hombres –las de ellas aparecían siempre en un primer plano, cuando practicaban el sexo oral a sus parejas–. Esta idea generó bastante revuelo y a este tipo de pornografía se la llamó porno para mujeres. Algunos hombres, cansados de ver siempre lo mismo, se interesaron también en este nuevo género. La gente empezó a admitir que, de vez en cuando, veía películas ‘guarras’ y algunos lo hacían hasta en pareja. Y así, con el tiempo, el porno dejó de ser algo sucio para pasar a ser algo cool.

Los cines X, que habían sido desterrados por obra y gracia de Internet, volvieron a existir y su prestigio era igual al de los cineclubs. La gente comentaba en el trabajo la última película porno que había visto, deleitándose en las mejores secuencias y, con el tiempo, aquellas primeras películas tan malas, que nadie admitía haber visto ni bajo tortura, pasaron a ser objeto de culto y veneración, como el cine de Fellini o la filmografía de Ed Wood, el peor cineasta de la historia.

En este relato de ciencia ficción, nosotros nos encontraríamos exactamente en el punto en el que la gente empieza a admitir que, de vez en cuando, se conecta a videosporno.tv o pornohub, porque ese es el primer paso para empezar a compartir un mismo interés.

Aunque la confesión de ese pecado es producto también de la enorme mejoría que ha sufrido el cine porno, y del hecho de que su calidad vaya en aumento. Como comenta Erika Lust, escritora, guionista, directora y productora de cine erótico sueca, afincada en Barcelona, “el porno compartido es una tendencia cada vez mayor, que acaba de empezar a ser parte de la vida sexual en pareja. La mayoría de las personas veían o siguen viendo porno a solas porque los vídeos en los tubes son vergonzosos. Yo ofrezco algo distinto, algo novedoso que permite ser disfrutarlo entre dos. Si mis películas todavía están clasificadas como porno para mujeres me gustaría cambiarlo, porque mi público es mucho más extenso y complejo. Actualmente, mi audiencia está dividida entre un 50% de hombres y 50% de mujeres”.

Un estudio llevado a cabo en febrero de este año entre las cabeceras Revistas como Marie Claire y Equire reveló  que el 17% de las mujeres norteamericanas admiten que ven vídeos porno –aunque seguro que hay más que no se atreven a reconocerlo–, y que uno de cada cuatro dólares que se gasta en pornografía, procede de los bolsillos femeninos. Pornhub, una de las webs más populares que ofrecen vídeos guarros gratuitos y que ven 156 millones de personas cada mes, ha reconocido recientemente que un cuarto de su audiencia mundial está compuesta por mujeres. Y dentro de este grupo, las de entre 18 y 24 años, la generación que ha sido amamantada por Internet y los smartphones, constituye el 35% de la audiencia femenina, seguida por el grupo de edad entre 25 y 34 años. 

Si la pornografía ya no está hecha para mastuerzos y si, además, se puede acceder a ella de forma anónima, es muy probable que cada vez haya más fans de este género que, además, lo reconozcan. Y, aunque muchos cineastas o productores vean las webs de porno gratuitas como una competencia desleal, yo diría que han hecho una importante labor de divulgación, mostrando algún que otro vídeo menos convencional y más interesante, que no ha hecho sino abrir el apetito y el interés por buscar algo que hacía tiempo que se necesitaba con urgencia, y que pensábamos que no podía existir: pornografía inteligente.

Si a los hombres les gustaba el porno y a las mujeres les empieza a interesar, no hay razón que impida que ambos vean juntos este tipo de películas, porque, como revela un reciente estudio  llevado a cabo por los investigadores canadienses Kevin Alderson y Marley Resch y publicado en The Journal of Sex and Marital Therapy, las parejas que ven porno unidas permanecen unidas.

El experimento se centró en estudiar el impacto en las relaciones de pareja del uso de pornografía conjuntamente entre los dos miembros, o por separado y, en este caso, con las dos variantes posibles: cuando el otro compañero lo sabe y lo admite, o cuando se hace a escondidas. Los resultados fueron que cuando las parejas ven cosas sucias juntas, y han acordado previamente lo que es aceptable y lo que no, tienden a tener relaciones más satisfactorias sexualmente y más prósperas, debido al nivel de honestidad y comunicación.

En el extremo contrario estarían las parejas en las que uno de los miembros ve porno, pero sin que el otro lo sepa, generalmente los hombres. Estas uniones eran las que puntuaban más bajo en satisfacción y en nivel de complicidad.

Pero para iniciarse en esta nueva asignatura en la vida sexual de las parejas, no estaría de más observar algunos principios o ideas básicas.

Es importante ver, al menos, la mitad de la película

Las películas o videos porno no son como esas clases de aeróbic o zumba, en las que hay que repetir e imitar los movimientos de la profesora, al mismo tiempo que las vemos. Tampoco debemos esperar que su efecto sea el que producían en nuestra infancia las películas de Supermán o de Tarzán, que nada más acabar nos urgían a hacernos con una capa o un taparrabos e imitar, incansablemente, el grito del amigo de los monos para horror de nuestros sufridos padres. De hecho, la visión de material erótico no tiene ni siquiera que acabar en sexo. Su función, como explica Erika, “es estimular, ya sea física o mentalmente. Empujar hacia la sensorialidad erótica y crear sensaciones de placer. Mi trabajo apunta a excitar más la mente e inspirar”.

Los que le dan al play y a los diez minutos están ya quitándose la ropa están de enhorabuena, pero eso no es ver porno. Eso es practicar el sexo con ruido de fondo. De la misma manera que cuando vamos al cine con alguien que nos gusta, elegimos los asientos de atrás y nos ponemos falda sin ropa interior, nuestra intención, probablemente, no es ver el último trabajo de Aki Kaurismäki.

Hay que evitar compararse con las actrices y los actores que vemos en pantalla

La pornografía debe servir para estimularnos, no para hundirnos en la más absoluta de las miserias, por eso hay que evitar a toda costa compararse con las chicas y chicos que realizan esas proezas sexuales, porque seguramente saldremos perdiendo y con un nuevo complejo más en nuestra extensa lista: ¡maldición, no puedo bailar twerking al mismo tiempo que recibo sexo anal! Los investigadores canadienses del estudio anterior, mantenían la hipótesis de que la negativa de muchas mujeres a ver cintas eróticas, se debía a que “pueden ver la pornografía como una forma de competición, en la que ellas parecen no satisfacer las necesidades de sus parejas”. Lo que se agrava en el caso de que la visión de este tipo de material se haga a escondidas o de forma compulsiva. Algo que incluso algunas personas pueden sentir como un cierto tipo de infidelidad.

Pero los problemas que se derivan de la comparación pueden afectar también a ellos, que empiezan a considerar que sus penes no dan la talla o que eyacular antes de las dos horas encierra un trastorno fisiológico. En estos casos, hay que recordar que el cine es un mundo de ilusión y fantasía, que la sangre en la pantalla es salsa de tomate y que los actores porno tienen extras y ruedan las películas por secuencias, nunca de un tirón. Y que si nos pasara lo mismo con este género que con el cine de Hollywood, los hombres solo querrían ver películas de Mickey Rourke y ellas de Renée Zellweger.

El porno siempre puede enseñarnos algo nuevo

Jamás afirmaría que las webs de contenido pornográfico puedan sustituir a una buena educación sexual, especialmente en la adolescencia, si es verdad que, en la edad adulta, pueden resolver ciertas dudas o situarnos en el contexto adecuado, siempre y cuando uno haya comprendido el punto anterior. Existen términos y practicas sexuales que desconocemos y es aquí donde el cine porno puede sacarnos de dudas o presentarnos una panorámica que, según los gustos, resultará tentadora y nos incitará a probarla, o actuará a modo de mata pasiones, con lo que podemos tacharla ya de nuestra lista. Por el ciberespacio existen también tutoriales en materia erótica que tratan sobre aspectos muy específicos del sexo y dan consejos sobre ellos, como Guide to Wicked Sex, del educador sexual Tristan Taomino, en vivid-ed.com, y que contempla todos los temas, desde el bondage sexual, a como una mujer puede dar placer anal a un hombre.

 

 

Hay que encontrar el subgénero que más nos motive

Esta nueva afición, compartida entre dos, hace que muchos cineastas empiecen a satisfacer los gustos de este colectivo. Erika Lust recomienda “XConfessions.com, es una buena opción pensada para parejas. Yo les diría que se hagan socios y que miren las pelis que rodamos, que se inspiren en ellas y que nos compartan sus confesiones y fantasías. Si son lo suficientemente buenas, tal vez las rodemos”.

Pinklabel.tv, es una web que se publicita con el eslogan de “Porno con buen gusto” y en la que pueden encontrarse, además de porno feminista, cosas diferentes y aptas para todos los gustos. Mientras theromancesseries.com, en el lado opuesto, es otro portal especialmente indicado para románticos donde abundan las velas, los exquisitos decorados y la luz tenue.

No hay que olvidar que ellas son siempre más exigentes

Como Erika Lust declaraba en un artículo de The Telegraph, titulado What a girl wants. The rise of porn for women, “enseño, tacto, intimidad, conexión. Muestro los ojos, ya que las mujeres cuando ven porno se fijan también en la expresión de la cara del hombre, no solo en su cuerpo”. Un dato que, como comenta el artículo, confirma un estudio publicado en The Archives of Sexual Behavoir, que revela que mientras ellos se centran en las caras y cuerpos de las actrices, mientras ven porno; ellas tienen en cuenta a los dos géneros, dando prioridad a las caras masculinas y los cuerpos de su mismo sexo.

Esta especial predilección femenina por las expresiones y no tanto por las medidas o tamaños, hace que las mujeres sean más sensibles a la interpretación y detecten más rápido si los actores están disfrutando o no. Muchas féminas, como cuenta el artículo de The Telegraph, prefieren ver vídeos caseros, porque los consideran más auténticos y porque piensan que su fabricación ha sido un acto más voluntario. La trastienda del porno interesa también a las mujeres. Como Erika afirma en el artículo anterior, “las mujeres son mucho más críticas y tienen en cuenta todos estos aspectos”.

 

fuente: el pais

Diez cosas que seguramente no sabes del porno

El negocio más rentable

EEUU es el país de los récords y en el mundo de la pornografía no podía ser diferente. A día de hoy, el cine porno factura más que los estudios de Hollywood en Los Ángeles.

Existen alrededor de 300 estudios dedicados a la realización de películas X que facturan miles de millones de dólares. Lo curioso es que el estado más conservador, Utah, es el mayor consumidor de porno del país, a pesar de su marcada religiosidad y tradicionalismo. El dato, lanzado por Benjamin Edelman  en colaboración con la Universidad de Harvard, no sale de encuestas, sino que se recoge de la facturación que los usuarios al porno realizaron a través de sus tarjetas de crédito.

 

La censura porno

El porno siempre ha ido escapando de la censura. En España se vivió durante la etapa franquista, pero poco a poco se fue diluyendo hasta llegar a la época del destape. Países como Japón crearon subgéneros X como el “pinku eiga”.

Aparece durante los años 60 para eludir la censura que impedía la aparición relaciones sexuales explícitas pero aceptaba la violencia y la agresividad. En ella, el hombre es el que domina y las escenas se asemejan al sadomasoquismo. La mujer es vapuleada pero goza y disfruta con el dolor.

 

Sin límite de edad

En la industria del cine porno la edad no importa. Es más, muchos de los contenidos más descargados son aquellos en las que hombres mayores mantienen relaciones sexuales con jovencitas. Algunos de sus representantes más característicos son David Bozdoganoz , un anciano de 75 años que se ha convertido en la mayor estrella del porno en Rusia. Su aparición fue por casualidad tras acudir a un casting porno para ver qué se cocía allí. El director intentó echar al ‘viejo verde’, que se había colado en el casting, pero al ver lo que tenía entre las piernas dedició contratarle.

Porno para ciegos

La fotógrafa canadiense Lisa Murphy lanzó ‘Tactile Minds’, una revista pornográfica con imágenes en relieve de desnudos y descripciones en braille. La publicación cuesta 230 dólares e incluye 17 imágenes en relieve realizadas a mano que muestran desde unos pechos hasta una penetración. Hasta el momento no existía en el mercado ningún libro de este estilo, capaz de suplir las necesidades sexuales de invidentes.

 

Enfermedades de transmisión sexual

El mundo del cine X ha estado siempre salpicado de casos de enfermedades de trasmisión sexual. Pero, ¿sabías que es un 80% menos probable que una actriz porno profesional transmita una ETS que una persona que no lo sea? Tras los numerosos casos de actores y actrices contagiadas por el virus del SIDA, la justicia californiana obligó por ley a usar el preservativo en la realización y filmación de películas X.

 

Fijarse en la cara

¿Sabías que la mayoría de hombres cuando ven porno se fijan en la cara de la mujer y se excitan con los gestos de ellas? Observar un buen culo o unos pechos grandes siempre viene bien para ponerse a tono, pero en el momento de la práctica sexual son los gestos de ella (de placer, dolor, deseo) los que llevan a la otra persona al éxtasis. Por eso quizá destacan unas actrices porno por encima de otras.

 

Porno lésbico para ellas

Parece una contradicción pero no lo es. La categoría de porno lésbico es la preferida para las mujeres. Pero lo que realmente llama la atención es que la segunda es… ¡el porno gay masculino! Todo tiene una explicación y se basa en que la excitación de la mujer, a menudo, pasa por ponerse en el lugar del hombre, tanto hetero como homosexual.

 

La época dorada del cine X

En 1971 aparece la primera película porno con créditos. Se llamó ‘Boys in the Sun’ y es una parodia de otra película convencional llamada ‘Boys in the Sand’. Además, fue la primera en recibir críticas por parte del diario The New York Times. Los años 70 se rememoran y ensalzan para los amantes del género X con películas de culto como “Behind the Green Door” o la archiconocida “Deep Throat” (‘Garganta Profunda’).

 

Pornografía y ciencia

Porn Studies es una revista dedicada al estudio de la pornografía en todas sus facetas. Se trata de una publicación de carácter trimestral de apenas un año de vida, cuyos editores son Feonas Attwood (Universidad de Middlesex) y Clarisa Smith (Universidad de Sunderland). Expertos, críticos y profesionales se encargan de hacer que sea algo más que una revista dedicada al sexo y explican las connotaciones socioculturales del porno en la sociedad.

Playboy

Pero si hay que hablar de una publicación de referencia pornográfica esta es Playboy. Su nombre original fue Stag Party’, o lo que es lo mismo, “fiesta de ciervos”. El logo, que ahora es el de un conejito, era el de un ciervo. Otra curiosidad es que su primera modelo fue la mítica Marylin Monroe y que la exvigilante de la playa Pamela Anderson es la mujer que más veces ha aparecido en sus páginas. Desde octubre de 1989 hasta la actualidad ha tenido el honor de posar en más una decena de ocasiones… Y seguro que no será la última.

 

 

fuente: gonzoo.

Porno para mujeres en los centros comerciales

Fuera la oscuridad de los Sex Shops tradicionales: “Cabaret Desire”, de Erika Lust, es la primera película adulta que se puede adquirir en una gran superficie. De la mano de Cameo, distribuidora de cine independiente, y a partir del 10 de Octubre, este filme erótico, sofisticado y con argumento, estará muy a la vista en comercios como FNAC, El Corte Inglés, Media Markt o Carrefour. “Mi intención es crear una nueva corriente en el cine adulto”, ha declarado la conocida cineasta especializada en porno, “en el que se muestre toda la pasión, intimidad, amor y lujuria que hay en el sexo y donde el punto de vista femenino sea vital y la estética, un placer para todos los sentidos.” Para llegar a un público general, se han rodado dos versiones diferentes: una suave, sugerente, para DVD, y otra más explícita a la que se accede través de un código que se encuentra en el mismo DVD.

El interés de las mujeres por la erótica ha llegado para quedarse y tiene todos los visos de que perdurará más allá de “50 sombras de Grey”. La obra de Erika Lust es el equivalente, en cine adulto, a lo que la trilogía de Erika L. James es a la literatura erótica para mujeres, un paso definitivo hacía la normalización de la visión de la sexualidad femenina. Si una novela erótica puede convertirse en un best seller, el cine de Erika, con sexo explícito de buen gusto, es considerado cine con mayúsculas, de autor para una inmensa minoría.

Erika Lust estudió Ciencias Políticas en la universidad de Lund y se especializó en Derechos Humanos y Feminismo. Después de su graduación, en el año 2000, se trasladó a Barcelona. Tras haber trabajo en diferentes proyectos audiovisuales, fundó su propia compañía, la Productora Lust Films, especializada en el género de cine pornográfico feminista, en el que desempeña su labor como guionista, directora y productora.

Su primer trabajo dirigido y escrito por ella misma fue cortometraje ‘The Good Girl’, realizado en 2004. Este cortometraje poco después formó parte del largometraje ‘Cinco historias para ellas’, una antología de cinco historias porno, que fue galardonada con varios premios internacionales, mejor guión en el festival internacional de cine de 2007 en Barcelona (FICEB Award), el Venus-Eroticline-Award 2007 en Berlin, así como el premio a la mejor película del año, en los Feminist porn awards en Toronto (2008). Además, su libro “Porno para mujeres” fue publicado en 2009 por Melusina.

Si quieres adquirir la película Cabaret Desire u otras de sus obras como Cinco historias para ella, no olvides hacerlo en www.reinapicara.com diciendo que has leído nuestro Blog. Tendrás un detallito exclusivo para nuestros seguidores.

 

Fuente: Yo Dona