‘Porno social’, el cine X para luchar por una causa justa

Cada vez más, los seres humanos nos volcamos en que la Tierra se convierta en un lugar más habitable. La industria del porno, aunque parezca mentira, también contribuye a ello a través de acciones sociales. Hemos recopilado algunas de ellas para que veáis que el sexo también puede servir a la hora de salvar el planeta.

 

Tener sexo  y plantar árboles

El sitio web Pornhub se ha puesto firme para luchar contra la deforestación de los bosques. Lo que hizo fue anunciar que por cada 100 vídeos visitados en su portal, la empresa plantaría un árbol. En abril salieron los primeros datos y eran más que reveladores. Nada más y nada menos que casi 14.000 árboles son los que ha tenido que plantar el portal.

 

Greenpeace como guía

La ONG sabe bien cómo cuidar el planeta. Esta vez lo ha hecho a través de guías del sexo: “Sexo Amigable para el medioambiente”da las claves para disfrutar cuidando el entorno. Usar ecolubricantes, jugar con frutas libres de pesticidas y compradas en pequeños establecimientos, apagar las luces durante el sexo y ahorrar agua duchándote en pareja son algunas de las claves.

 

Salvar la selva con el porno

Esta es la iniciativa llevada a cabo por Fuck for Forest. La ONG alemana decidió ponerse manos a la obra y dejar como nuevas las selvas tropicales de América del Sur y Centroamérica a través de vídeos eróticos realizados en estos lugares. Además, se pretende contribuir a la lucha contra la deforestación del Amazonas. Nunca el porno fue tan verde. A través de su cortos han conseguido recaudar cerca de 400.000 dólares.

 

Save the Boobs

Detrás de esta iniciativa vuelve a estar la página web Pornhub. El objetivo se centraba en la recaudación de fondos destinados a la lucha contra el cáncer de mama. Durante el mes de octubre de 2012, por cada 30 vídeos reproducidos bajo las categorías de “pechos grandes” y “pechos pequeños”, se donaba un centavo de dólar a organizaciones que trabajan contra esta lacra. Más de 20 millones de vídeos fueron vistos y desde ese momento el contador no ha dejado de subir.

 

 

fuente: gonzoo.

Diez cosas que seguramente no sabes del porno

El negocio más rentable

EEUU es el país de los récords y en el mundo de la pornografía no podía ser diferente. A día de hoy, el cine porno factura más que los estudios de Hollywood en Los Ángeles.

Existen alrededor de 300 estudios dedicados a la realización de películas X que facturan miles de millones de dólares. Lo curioso es que el estado más conservador, Utah, es el mayor consumidor de porno del país, a pesar de su marcada religiosidad y tradicionalismo. El dato, lanzado por Benjamin Edelman  en colaboración con la Universidad de Harvard, no sale de encuestas, sino que se recoge de la facturación que los usuarios al porno realizaron a través de sus tarjetas de crédito.

 

La censura porno

El porno siempre ha ido escapando de la censura. En España se vivió durante la etapa franquista, pero poco a poco se fue diluyendo hasta llegar a la época del destape. Países como Japón crearon subgéneros X como el “pinku eiga”.

Aparece durante los años 60 para eludir la censura que impedía la aparición relaciones sexuales explícitas pero aceptaba la violencia y la agresividad. En ella, el hombre es el que domina y las escenas se asemejan al sadomasoquismo. La mujer es vapuleada pero goza y disfruta con el dolor.

 

Sin límite de edad

En la industria del cine porno la edad no importa. Es más, muchos de los contenidos más descargados son aquellos en las que hombres mayores mantienen relaciones sexuales con jovencitas. Algunos de sus representantes más característicos son David Bozdoganoz , un anciano de 75 años que se ha convertido en la mayor estrella del porno en Rusia. Su aparición fue por casualidad tras acudir a un casting porno para ver qué se cocía allí. El director intentó echar al ‘viejo verde’, que se había colado en el casting, pero al ver lo que tenía entre las piernas dedició contratarle.

Porno para ciegos

La fotógrafa canadiense Lisa Murphy lanzó ‘Tactile Minds’, una revista pornográfica con imágenes en relieve de desnudos y descripciones en braille. La publicación cuesta 230 dólares e incluye 17 imágenes en relieve realizadas a mano que muestran desde unos pechos hasta una penetración. Hasta el momento no existía en el mercado ningún libro de este estilo, capaz de suplir las necesidades sexuales de invidentes.

 

Enfermedades de transmisión sexual

El mundo del cine X ha estado siempre salpicado de casos de enfermedades de trasmisión sexual. Pero, ¿sabías que es un 80% menos probable que una actriz porno profesional transmita una ETS que una persona que no lo sea? Tras los numerosos casos de actores y actrices contagiadas por el virus del SIDA, la justicia californiana obligó por ley a usar el preservativo en la realización y filmación de películas X.

 

Fijarse en la cara

¿Sabías que la mayoría de hombres cuando ven porno se fijan en la cara de la mujer y se excitan con los gestos de ellas? Observar un buen culo o unos pechos grandes siempre viene bien para ponerse a tono, pero en el momento de la práctica sexual son los gestos de ella (de placer, dolor, deseo) los que llevan a la otra persona al éxtasis. Por eso quizá destacan unas actrices porno por encima de otras.

 

Porno lésbico para ellas

Parece una contradicción pero no lo es. La categoría de porno lésbico es la preferida para las mujeres. Pero lo que realmente llama la atención es que la segunda es… ¡el porno gay masculino! Todo tiene una explicación y se basa en que la excitación de la mujer, a menudo, pasa por ponerse en el lugar del hombre, tanto hetero como homosexual.

 

La época dorada del cine X

En 1971 aparece la primera película porno con créditos. Se llamó ‘Boys in the Sun’ y es una parodia de otra película convencional llamada ‘Boys in the Sand’. Además, fue la primera en recibir críticas por parte del diario The New York Times. Los años 70 se rememoran y ensalzan para los amantes del género X con películas de culto como “Behind the Green Door” o la archiconocida “Deep Throat” (‘Garganta Profunda’).

 

Pornografía y ciencia

Porn Studies es una revista dedicada al estudio de la pornografía en todas sus facetas. Se trata de una publicación de carácter trimestral de apenas un año de vida, cuyos editores son Feonas Attwood (Universidad de Middlesex) y Clarisa Smith (Universidad de Sunderland). Expertos, críticos y profesionales se encargan de hacer que sea algo más que una revista dedicada al sexo y explican las connotaciones socioculturales del porno en la sociedad.

Playboy

Pero si hay que hablar de una publicación de referencia pornográfica esta es Playboy. Su nombre original fue Stag Party’, o lo que es lo mismo, “fiesta de ciervos”. El logo, que ahora es el de un conejito, era el de un ciervo. Otra curiosidad es que su primera modelo fue la mítica Marylin Monroe y que la exvigilante de la playa Pamela Anderson es la mujer que más veces ha aparecido en sus páginas. Desde octubre de 1989 hasta la actualidad ha tenido el honor de posar en más una decena de ocasiones… Y seguro que no será la última.

 

 

fuente: gonzoo.

El ‘pornorror’: sexo y terror en el cine

Después de Halloween nos quedamos con algo  divertido y sorprendente . Preparar el disfraz, la fiesta y una buena peli de miedo con la que pasar un rato en pareja o con los amigos ha sido uno de los planes más  demandados.

Suele pasar que la primera en morir en algunas películas de miedo es una chica atractiva que ha protagonizado la escena más tórrida del film, ¡y no nos equivocamos!

Los ‘thrillers’ y demás películas de terror destinan gran parte de sus minutos al sexo. Por falta de argumento o reclamo publicitario siempre encontramos escenas del tipo: una pareja teniendo sexo en el momento en el que aparece un asesino que acaba de escapar del psiquiátrico. Algunas de las películas míticas que mezclan ambos temas son:

American Psycho (Mary Harron, 2000)

Sin cruzar la línea de lo terrorífico, ‘American Psyco” es un thriller que nos presenta un auténtico monstruo bipolar interpretado por Christian Bale que hace las veces de ejecutivo de día y asesino al caer la noche. El tema sexual envuelve al personaje que disfruta humillando a las mujeres con las que se acuesta para aumentar su ego. La escena del espejo mientras mantiene sexo es quizás una de las más tórridas con toque ‘malgustero’ del panorama la historia del cine.

Zombie Strippers (Jay Lee, 2008)

Curvas, sexo y sangre se mezclan en esta película donde una joven se convierte en zombi mediante un virus, provocando que sus bailes eróticos lleguen a ser auténticas matanzas. Lo fuerte del argumento es que esta característica de ultratumba despierta las envidias del resto de bailarinas que, movidas por los celos, se infectan con el virus de modo que comienza a extenderse por todas partes.

Hostel (Eli Roth, 2005)

Si te gusta lo ‘gore’ unido al erótismo y la visión de algún que otro pecho tu película de referencia es ‘Hostel’. Prepara el estómago para escenas que sobrepasan lo convencional. No recomendada para personas con demasiada sensibilidad.

El ‘Pornorror’

De lo erótico y terrorífico pasamos al ‘pornorror‘. Este género contiene sexo explícito siguiendo la línea de las películas de miedo. La diferencia respecto de las anteriores es que los fantasmas, muertos vivientes y vampiros poseen unas exuberantes curvas que, lejos de dar miedo, dan mucho morbo.

El pionero en la realización de este tipo de porno fue   Jose D´Amato  que, en 1980, lanzó ‘Las noches eróticas de los muertos vivientes y, un año más tarde, ‘Holocausto Porno”.

A estas les siguen películas como ‘The XXXorcist” basada en ‘El exorcista’. La actriz porno Joanna Angel encarna el papel de la joven poseída por el diablo. Yommy Pistol el del cura y Kylee Kross el de la madre. Los tres acaban haciendo un trío diabólico entre mantas, crucifijos y agua bendita.

‘Re-Penetrator ‘ es otra de las grandes películas del ‘pornorror’. Podemos asemejar este film con ‘Frankenstein‘ con la diferencia de que el monstruo es una mujer a la que un científico loco ha dado vida mediante una jeringa con forma de consolador. Al despertar mantienen un romance cadavéricoentre probetas, formoles y sangre.

Otro film es ‘Porn Of the Dead’, que recrea la estética zombi donde el sexo pasa la línea de lo ‘gore’ mezclando las relaciones sexuales con la amputación de miembros y partes más íntimas de las personas. A pesar de que pueda parecer desagradable, su director Rob Rotten, volvió a probar suerte con la misma aceptación. Películas como ‘La matanza de Texas‘ han acabado en la gran pantalla a petición de cibernautas que gritan la aceptación de este género tan bizarro e ideal para disfrutar del sexo más ‘heavy’ en la noche de brujas.

 

Te animas??

 

 

 

fuente: gonzoo

Porno para mujeres: placer con vídeos eróticos

Aún existen argumentos muy anticuados … ¿por qué hay quien piensa que a las mujeres no les puede gustar el porno? A pesar de lo mucho que ha evolucionado la sociedad en los últimos años en lo que a igualdad de sexos se refiere hay una cosa en la que aún siguen latentes esas diferencias: el sexo,  valga la redundancia. Parece que el hecho de que la mujer sienta el mismo placer que el hombre no está bien visto.

art.women.and.porn.o

En algunos ámbitos sigue siendo un tema tabú, con lo que la pornografía lo es aún más. El porno formaba parte de la intimidad, exclusivamente de la masculina. Era algo que sólo se comentaba entre amigos y por lo que uno podía llegar a avergonzarse. Sin embargo, si les gusta a los hombres, ¿Por qué no iba a gustarle a las mujeres? Que a una mujer le apetezca ver una película pornográfica no tiene ninguna diferencia con que lo haga un hombre. Tanto uno como otro puede sentir placer viendo escenas cargadas de erotismo.

La gran diferencia es, probablemente, que hasta hace poco eran pocas las mujeres que se atrevían a reconocer que les gustaba ver pornografía. El uso de Internet, los foros y webs especializadas han supuesto una liberación en este sentido al haber contribuido de manera considerable a que estos gustos, que eran evidentes y naturales, se hagan cada vez más notorios.También se han convertido en una inagotable fuente de información. El auge de la literatura cargada de erotismo también ha ayudado a que se empiece a desmitificar el hecho de que una mujer pueda sentir placer viendo o imaginando escenas de sexo.

Pornografía para mujeres

En los últimos años se ha avanzado en este terreno y se ha descubierto que no sólo es posible que a una mujer le guste el porno, sino que hay determinados vídeos que están hechos específicamente para este tipo de público. Hasta hace poco la industria del porno tenía al hombre como principal cliente, pero las cosas empiezan a cambiar. Primero se fijaron en el público homosexual y ahora en el sexo que quieren ver las mujeres, sean gays o heteros. Nuestra Reina te ofrece un amplio surtido de cine pornográfico para chicas. Películas cuidadas, con guión y con escenas muy calientes.  Ideales para ver a solas o en pareja.

En el porno tradicional las mujeres no son protagonistas, más bien son un ser cuya única finalidad es proporcionar placer al hombre. Ese tipo de fantasía no es la que suele gustar en la vida real a las chicas, por lo que quienes realizan este tipo de cine X le dan una vuelta, convirtiéndola en parte importante de la historia, con deseos propios y sin ser una sumisa. La trama está más cuidada y los personajes mejor construidos así como la decoración, la iluminación, la música, los planos o los diálogos. De esta forma se pueden llegar a conseguir vídeos más cargados de erotismo que aquellos que son más explícitos.

Podemos recomendarte peliculas como Cinco historias para ella, The Gift o la nueva obra de Erika Lust, Cabaret Desire.

Pero en gustos no hay nada escrito y puede que haya mujeres que sientan más placer viendo vídeos de porno duro y hombres a los que le guste la considerada pornografía para chicas. De igual manera lo importante es disfrutar. Internet está poblado de webs en las que ver vídeos de todas las clases para saber qué es lo que realmente nos gusta. Así que si sientes curiosidad no hay nada mejor que echar un vistazo a lo que nos ofrece la red. Investiga y descubrirás que es lo que más te gusta.

Dudas sobre vídeos porno

Me apetecer ver una película erótica ¿Es raro? En absoluto. La sexualidad forma parte de la naturaleza del ser humano y es habitual que en determinados momentos nos haga una llamada de atención.

¿Por qué quiero ver porno? Pues por la misma razón que a un hombre. Para satisfacer un deseo o para relajarte.

¿Las películas X producen beneficios o daños? Prevalece lo positivo sobre lo negativo. Producen placer físico, psicológico, nos ayudan a liberar tensiones y pueden ponernos a tono antes de tener sexo con nuestra pareja o de darnos placer a nosotros mismos. Por el contrario una sobre exposición a esta pornografía puede hacernos adictos, pero esto no es lo habitual.

Erotismo en pareja

La pornografía puede formar parte de la relación y, en ocasiones, hasta llega a ser recomendable. Viéndolo en un vídeo podemos descubrir nuevas posibilidades, explicar a nuestra pareja qué queremos hacer en la cama o preparar nuestro cuerpo para tener relaciones sexuales. También contribuye a dejar volar nuestra imaginación. Si te apetece ver una película porno con tu chico, o con tu chica, coméntaselo. Lo más seguro es que la respuesta sea afirmativa y los dos paséis un buen rato.


Las mujeres que ven porno no son raras, ni pocas. El erotismo está a su alcance, al igual que al de los hombres. Y puede ser disfrutado en pareja o en solitario. Tú decides!

 

 

fuente: Bekia