Consejos para parejas que acaban de irse a vivir juntas

La convivencia es muy complicada en cualquier situación, no solo con tu pareja; pero es verdad que convivir con él o ella puede ser un gran sueño, sobre todo si se llevan muchos años juntos, pero a la vez la prueba más crucial.

Resultado de imagen de vivir en pareja

Aunque hay novios que creen que por llevar muchos años juntos ya lo saben todo el uno del otro y seguro que será mucho más fácil, esto no es del todo cierto. La confianza es fundamental y aunque parezca que eso ya está más que superado, no es del todo cierto. Siempre aparecen rencillas y situaciones que ambos tienden a solucionar  de una forma diferente y puede resultar chocante que de pronto creas no conocer a la personas con la que llevas tanto tiempo. Pero todo se supera, todo es adaptarse.

COMUNICARSE ES LO MÁS IMPORTANTE

Lo primero que hay que tener en cuenta es que ambos venís de familias distintas, con educaciones distintas y formas distintas de ver la vida. La situación parece no pintar bien, ¿si lo vemos todo tan diferente como nos hemos enamorado? Pues porque, en la mayoría de las circunstancias, lo que a uno le falta a otro le sobra, y esto produce el acople perfecto entre dos personas que andaban solas por el mundo sin encontrar donde encajar. Por ello, échale un poquito de paciencia si al principio no os ponéis de acuerdo en las tareas de casa o si el piso parece que se te cae encima en más de una ocasión. Lo importante es la comunicación y llegar a un entendimiento común. Trabajar la confianza.  como para deciros todo lo que pensáis, pero sin pelear, siempre dentro de un diálogo.

Resultado de imagen de vivir en pareja

Si tu pareja no está acostumbrada a realizar según qué tareas del hogar, coméntaselo, déjale claro que no eres la madre ni el padre de nadie y que tiene que sacarse las castañas del fuego por su cuenta. Si no termina de pillar la indirecta, prueba a no recoger sus cosas, ni hacerle de comer, ni lavar su ropa durante un tiempo; verás que al final se dará cuenta de a lo que te refieres. En algún punto encontraréis el engranaje justo de la convivencia.

Adquirir unos hábitos comunes también es muy buena idea. Por ejemplo: si él suele cocinar, tu friegas los platos. Un día específico para la limpieza, si yo recojo la ropa tu pones la lavadora; y así. Todo esto dependiendo del horario personal de cada uno, adaptándolo a las necesidades que podáis tener, pero siempre de una forma equitativa y según lo que suela gustarle o se le de bien a cada uno de la pareja. Establecer una buena relación en este sentido hará que todo pueda fluir de una forma mucho más fácil y no recaiga todo solo en uno de los dos, dando así espacio para ambos.

ANTE TODO, INDEPENDENCIA

Algo muy importante. Vivir juntos no significa que a partir de ahora tengáis que hacerlo absolutamente todo juntos, recuerda que una de las cosas más importantes del amor es la libertad de cada uno a ser como quiera ser y a hacer lo que quiera hacer. Es imprescindible conservar la independencia de cada cual y para esto la confianza es crucial, una buena convivencia con los otros pasa por tener una buena con uno mismo.

Resultado de imagen de vivir en pareja

Tener espacio para cada uno es esencial para no sentirse encerrado dentro de una relación. Prueba a tener un ritual cada vez que te quedes solo o sola en casa,  a familiarizarte con tu piso nuevo y hacerlo sentir un hogar. Y sobre todo realiza planes independientes a los que suelas hacer con tu cónyuge, que eso tampoco lo debes perder, por supuesto.

Recuerda que vives con otra persona. A lo anterior, hay que añadirle que mantener la independencia no significa que olvides que vives con alguien más. Alguien que se preocupa por ti y a la que puedes hacer daño. Una cosa es independizarte por tu cuenta y otra muy distinta hacerlo con alguien más y que encima ese alguien más sea tu pareja. No es un compañero de piso, es tu media naranja, y por lo tanto puede ponerse intranquila en ciertas situaciones.

Algo esencial es que nadie te diga como debes hacer las cosas, cuando, y dónde; o de que manera poner esto o aquello. La mejor manera de que ambos empecéis a apañaros solitos es dejando fluir la convivencia por si sola, prueba tu propia forma de vivir en tu casa, cógele confianza a esas cosas que no te atrevías viviendo con tus padres,como puede ser planchar, cocinar, cuidar tus propias plantas. Mantén una profunda relación con vosotros mismos y con vuestro hogar, no dejéis que nadie se meta. Podéis aceptar consejos, pero al final solo vosotros vais a decidir como os gusta más.

Crear un hogar de paz, de armonía y de amor; depende de ambos y de la buena actitud que le pongáis. Mantén la mente abierta, ceder es complicado pero prueba, y verás como en muchas ocasiones resulta liberador. No impongas tu ley, porque la otra persona también puede imponer la suya y todo se volverá un caos, y perder la buena y genial relación de confianza después de todo, no es necesario por una cabezonería. A veces no todo es el amor, también es necesario ponerle un poquito de cabeza.

 

fuente: bekia

 

fuente: bekia

Sexo con los compañeros de piso: ¿Sí o no?

A la hora de buscar compañeros de piso nos fijamos en varias cosas, pero una de ellas es que esa otra persona nos atraiga. Es sabido que un chico o una chica guapos tienen muchas más posibilidades de encontrar un piso compartido que alguien menos agraciado. La imagen sigue importando, aunque queramos pensar que no, así que si nos dan a elegir entre alguien que nos atraiga y alguien con el que no sintamos ninguna conexión vamos a decantarnos por el primero.

Aunque no tengamos intención de tener sexo con él o sepamos que no hay posibilidad ninguna de que se dé esa relación. ¿Por qué? ¿Quizás un instinto primario de buscar tener sexo con ese nuevo compañero de piso? Probablemente sí. Tanto como que quizás por eso, para evitarnos futuros problemas en la convivencia, deberíamos fijarnos más en las bondades de quien no nos atrae físicamente porque podría ser el perfecto compañero de piso.

¿ATRAÍDOS POR UN COMPAÑERO?

Cuanto más tiempo pasamos con una persona más sentimientos tenemos hacia ella. Estos pueden ser negativos, como que le cojamos mucha manía a quien no baja la tapa del water o tarda en pagar el alquiler. Pero también pueden ser positivos, como descubrir que es generoso y se preocupa por los demás.

Esto último nos puede llevar ensalzar prácticamente cualquier cosa que haga por la buena relación que existe. Y caer en un estado de enamoramiento que no siempre es correspondido y que puede llevar a algún que otro problema de convivencia.

Dicho lo cual ninguno de los dos extremos son buenos para la convivencia y ambos, por inverosímil que nos pueda parecer, puede acabar en una sesión de sexo improvisada  y más o menos placentera. Los problemas, por lo general, suelen llegar después. Aunque no siempre tiene porqué.

No resulta extraño que tras una acalorada discusión acabéis retozando en el sofá o que ocurra lo mismo tras una fiesta o varios días con una fuerte tensión sexual en el piso. En el momento seguro que os sentís bien, pero qué ocurrirá después con la convivencia.

¿QUÉ HA SIDO?

El sexo a veces no es más que eso. Habéis pasado un buen rato y no se volverá a repetir. O puede repetirse de manera esporádica y cuando las dos partes quieran. Una vez se ha tenido sexo con alguien son muchas las posibilidades que se abren. Incluso puede acabar en amor.

Lo importante es dejar las cosas claras y que cada una de las partes sepa qué puede esperar de esa relación. De ese modo se evitan malos entendidos y conflictos en la convivencia.

¿SEXO O RELACIÓN?

Lo que empieza como una relación sexual puede acabar en amor verdadero. Es habitual que de una convivencia de piso salgan historias de pareja que tienen posibilidades de llegar a buen término.

Todo depende de lo que las dos personas implicadas quieran. El problema es que no estén de acuerdo en hacia donde va su relación. Si uno quiere que se torne en una relación de amor y el otro quiere que solo sea sexo va a haber conflictos.

La aparición de terceras personas puede dificultar la convivencia porque, lo más seguro, es que todos los implicados coincidan en el piso de alquiler en algún momento.

OTROS COMPAÑEROS DE PISO

Problemas en la convivencia derivados de una relación que no ha cuajado puede afectar no solo a los propios implicados y sus futuras parejas, sino también al resto de inquilinos del piso, en caso de que los hubiera. La tensión entre ellos puede hacer que se creen dos equipos en la casa de alquiler y cada una de las partes intentará atraer al suyo el mayor apoyo posible. Ocurre lo mismo si se tienen amigos comunes.

ROMPER LA CONVIVENCIA

La convivencia puede volverse cuesta arriba y vivirse auténticas broncas en el piso por algo tan baladí como no haber recogido unos platos o haberse olvidado de dar su parte del alquiler. Son cosas que no tendrían mayor importancia si hubiera una buena relación de compañeros de piso, pero pueden provocar que salten chispas cuando detrás hay los restos de un encuentro sexual que no terminó bien.

Llegado el punto en que la convivencia se vuelve insoportable por haber tenido sexo con un compañero lo mejor es romper dicha convivencia. No hace falta que los dos renuncien al alquiler de esa casa. Lo más práctico es que lo haga uno, que sea el que dé el paso de mudarse a otra vivienda. Lo más normal, a simple vista, parece ser que sea el último que llegó a la casa.Aunque también es cierto que permanecer ahí puede ser un continuo recordatorio de lo que ocurrió. La solución más neutral es que ambos abandonen el alquiler que compartían.

UN PASO MÁS

En el otro lado de la situación vista anteriormente está el hecho de que esa convivencia pueda derivar en un gran amor. Al vivir con alguien se le conocen sus fallos y defectos de un modo natural, mucho más que si se tienen citas con esa persona. También se tiende menos a idealizar la pareja, porque se la conoce antes de que lo sea.

Así, llegado el momento de iniciar una relación ambos conocerán a la otra persona y sabrán si eso puede derivar en amor o simplemente se quedará en sexo. Lo importante es que ambos sepan en todo momento en que punto se encuentra su relación y que en ningún caso haga engaños. Eso es lo que podría dar al traste con la relación, la amistad previa que pudiera haber e, incluso, la convivencia.

Pero el hecho de iniciar una relación de amor con alguien con el que vives hace que tengáis algunas cosas aseguradas. Sabes cómo es en casa, cómo se maneja con el alquiler y evitará sorpresas si el día de mañana os vais a vivir juntos. Ya sabrás cómo se comporta y qué puedes esperar de esa persona.

¿PUEDE FUNCIONAR?

Por supuesto que una relación de amor entre compañeros de piso puede funcionar. En gran cantidad de casos lo ha hecho. Funciona, sobre todo, cuando la relación romántica se asienta sobre una amistad y confianza previa. Es la forma en que llegue a buen término. Además, ¿qué tienes que perder? ¿El alquiler? No arriesga el que no gana y en las cosas del amor lo mejor es hacer una buena apuesta. Y siempre puedes buscar nuevos compañeros de piso.

Te lanzas??

 

 

fuente: bekia