Me ha sido infiel… ¿Ahora qué?

Una vez aparece una infidelidad, ¿qué podemos o qué puedes hacer?

En primer lugar tendrás que decidir qué quieres hacer, ¿quieres continuar con esa persona, o no? Según profesionales de la psicología especializados en terapia de pareja, lo que podréis hacer es:

Responsabilidad compartida. A menudo buscamos culpables, tenemos que olvidar la culpa y centrarnos en la responsabilidad. Si nos centramos en la responsabilidad, entenderemos que los dos miembros de la pareja tendrán que pedirse disculpas, uno tendrá que ser lo suficientemente maduro y adulto como para pedir disculpas por traicionar un pacto entre ellos, y el otro, aunque cueste, tendrá que revisar que pequeña cosa ha podido hacer que haya podido fomentar esa ruptura de pacto (por ejemplo, no buscar momentos de pareja, centrarse en la carrera profesional sin buscar momentos de intimidad, no valorar a la otra persona, etc). A la persona a quien le han sido infiel le costará mucho poder dar este paso pero sin el, no se puede pasar a los siguientes.

Resultado de imagen de parejas infieles

Redefinir pactos del contrato. En segundo lugar, la pareja tendrá que redefinir los pactos de pareja, si la pareja decide que tener sexo con otras personas vulnera el contrato pero solo tontear no vulnera nada, eso será lo que valdrá a partir de ese momento. Hay que tener presente que estos contratos de pareja pueden modificarse las veces que sea necesario siempre que los dos miembros estén de acuerdo, si no es así habrá que pactar hasta que lo estén.

Revisar el modelo de pareja. Los miembros de la pareja tendrán que revisar el modelo de relación de pareja que tienen y reestructurarlo, sin dependencias emocionales nocivas, basado en la confianza, el respeto y la parcela individual que cada uno.

Resultado de imagen de parejas infieles

Restablecer la confianza. Durante todo el proceso es básico e importantísimo que se restablezca la confianza, que los dos miembros estén activos buscando momentos de pareja, lo que a mi me gusta llamar “buscar momentos para hacer de novios”, y poco a poco ir reconstruyendo la confianza entre ambos.

No podemos olvidar que la infidelidad provoca mucho dolor y sufrimiento, y se puede considerar un momento de crisis en la pareja. Por ello se necesita mucho tiempo para curar esas heridas e incluso algún profesional que nos ayude a trabajar a nivel más profundo.

En definitiva, la infidelidad no solamente es tener relaciones sexuales con otras personas, cada pareja es un mundo y cada pareja se construye su mundo. Cada pareja tiene su contrato y sus pactos, y estos han de ser específicos y explícitos (no podéis dar nada por entendido si no lo habéis hablado).

 

fuente: womenshealth

¿Cuanto más rico, más infiel?

“Por el interés te quiero, Andrés”. Esta podría ser la frase que mejor define la infidelidad económica y financiera. Según el portal de contactos Ashley Madison, la mayoría de las personas infieles se dedican al sector financiero. El 34% de los hombres y el 40% de las mujeres han pasado recibos de sus aventuras a la empresa, algo que actualmente está muy de moda entre los que ostentan el dinero y el poder.

Un estudio realizado entre más de 100.000 personas de 26 países diferentes confirmaba que sufrir infidelidad financiera, es decir, que te engañen por dinero, es mucho más doloroso que si la infidelidad se comete por sexo o por amor.

Tener un o una amante cuesta dinero

¿Podemos decir entonces que la infidelidad reina entre las capas altas de la sociedad? Según los datos que brinda este estudio, sí. Al parecer, las personas que tienen más capacidad financiera son más infieles a sus parejas. La mayoría mantiene, además, cuentas separadas con las que poder comprar regalos para el o la amante o pagar las noches de hotel furtivas (sin contar los recibos que ya pasan a la empresa).

De todo lo anterior se podría deducir que tener un o una amante cuesta dinero y mantenerlo aún más. Italianos y estadounidenses son aquellos que más dinero se gastan en relaciones extra-conyugales. Actualmente, la falta de solvencia económica ha hecho que algunas personas se unan a otras por una mera cuestión de interés económico.

La crisis ha influido negativamente en muchos aspectos de la sociedad, pues la falta de dinero genera situaciones de estrés en el sexo. También provoca que las tensiones del día a día se traduzcan en separaciones o en la búsqueda de una persona capaz de cubrir las necesidades financieras y emocionales.

 

Estáis de acuerdo??

 

 

 

fuente: gonzoo