Cunnilingus, toma nota!

Por fin hay datos que confirman un hecho que las mujeres ya conocíamos desde hacía (demasiado) tiempo: cuando se trata de practicar sexo oral, a muchos chicos se les come la lengua el gato. En un estudio reciente, el 67% de los hombres reconocieron que en ocasiones, se sentían completamente perdidos con esta cuestión. Y otro 59% afirmó no tener la menor idea de qué le gusta que le hagan a su pareja, lo cual podría explicar por qué muchos ni siquiera lo intentan.

Resultado de imagen de cunnilingus

Si seguir instrucciones no es lo suyo, utiliza los muslos o las caderas para desplazar tu pelvis un poco más hacia la derecha o hacia la izquierda, acercándote o alejándote de su cabeza, hasta que esté exactamente donde tú quieres. O pon tu mano sobre la suya y ve guiándole.

TÉCNICAS EFECTIVAS

 

Seguro que tú sabes cómo te gusta que te lo hagan, pero si tienes dudas o deseas probar cosas nuevas, toma nota de cuáles son las técnicas más placenteras, según el Journal of Sex And Marital Therapy. Advertencia: que no vaya directo al clítoris (la joya de la corona es mejor dejarla para el final, si es que consigues aguantar).

DE ARRIBA HACIA ABAJO.

Resultado de imagen de cunnilingus

Esos son los movimientos que tu pareja tendrá que hacer con su lengua para ir calentando motores. Deberá ponerla plana y estimular tu vulva con delicados roces. Después, que invierta la dirección (de abajo a arriba), para trazar un camino con la punta por los labios menores.

EN DIAGONAL.

La idea es que recorra de un lado a otro toda la zona, empezando por la parte inferior del pubis y terminando en la entrada de la vagina (si quiere pasar a saludar e imitar una suave penetración, su lengua será 
más que bienvenida).

EN CÍRCULO.

Dile que realice una espiral, primero por los labios mayores y después por los menores. Importante: que vaya aumentando poco a poco el ritmo y la intensidad.

PRESIÓN SOBRE UN PUNTO.

¿Adivinas cuál? Sí, ha llegado el momento de conquistar el Santo Grial o, lo que es lo mismo, tu clítoris. Y lo hará si insiste con la punta de la lengua a toda velocidad. Saldrá todo a pedir de boca.

Resultado de imagen de clitoris

ELIGE UNA POSTURA EXCITANTE

Tan importante como la técnica es elegir bien una ‘posición’. ¿Las más cómodas y excitantes?

‘La reina’: Colócate a horcajadas sobre su cara mientras él está tumbado boca arriba. Ve bajando poco a poco hacia su boca, déjate querer unos minutos e incorpórate de nuevo. Lo bueno es que tú controlarás la situación… hasta que decidas perder el control.

‘Be water’: Después de un buen masaje en la ducha, pon un pie en el borde de la bañera o sobre tu amante y haz que se ponga de rodillas frente a ti. La sensación del agua corriendo por tu clítoris mientras él se recrea con la lengua en tu sexo hará que tengas una experiencia increíble.

El nuevo 69: En lugar de poneros el uno encima del otro, la clave está en que os recostéis de lado, de forma que vuestras bocas queden a la altura de los genitales. Abre las piernas para que pueda apoyar la cabeza en la parte interior de tu muslo y prepárate para pasar a la acción.

Ábrete, sésamo: Boca arriba y con las piernas abiertas, pide a tu pareja que se sitúe frente a ti, de manera que pueda lamer tu clítoris de lado a lado. Ínstale a que, al mismo tiempo, ejerza presión con su dedo sobre tu periné (la zona situada entre la vagina y el ano). Es bestial.

 

fuente: womens health

Como satisfacer a tu pareja con un cunnilingus

El cunnilingus es una práctica que se incluye dentro del apartado del sexo oral. Se practica siempre en pareja y se distingue por ser la estimulación de la mujer a través de sus genitales con la boca. Es una práctica que requiere, en primer lugar, que ambos componentes de la pareja lo aceptéis. Normalmente, si hay confianza puede ser una práctica recurrida y placentera en la que debéis estar ambos de acuerdo.

Por ello, será necesario que la mujer sea higiénica con su vagina, sobre todo por respeto a tu pareja. El hecho de que los genitales femeninos desprendan un olor fuerte puede que haga que la otra persona tenga aún más reparo a acercar su boca.También es importante tener en cuenta que el sexo oral puede ser una manera de transmisión de ETS.

Así que si tienes algún tipo de duda o sabes que la otra persona tiene una infección,será necesario que pongas protección. Por ejemplo, sería recomendable el uso del preservativo femenino o barreras de látex para que los fluidos no puedan llevar a contagiarte al entrar en contacto con ellos.

La posición ha de ser aquella que os resulte más cómoda a los dos. Por ejemplo, la más común es la del misionero. La mujer esté sentada con las piernas abiertas y su pareja accede a su vagina tumbado o de rodillas y flexionado. Otra opción es que quien va a realizar el cunnilingus esté tumbado y la mujer se siente sobre su boca. De esta manera ambos estáis cómodos y la mujer puede ir controlando su placer estimulándose en la medida que necesite.

También es posible que una mujer reciba sexo oral estando de pie. De rodillas o sentado, se podrá acceder a su vagina y estimular su clítoris, aunque esta no es una de las posturas más cómodas para el cunnilingus. Si la mujer se pone a cuatro patas, recibirá una estimulación de sus labios menores y mayores desde atrás que puede llegar hasta el clítoris.

Por último, existe la opción de que ambos disfruten del sexo oral con la postura del 69.La pareja se colocará de tal manera que ambos puedan acceder a los genitales del otro cómodamente. Éstas son algunas propuestas, luego entra dentro de la decisión de cada pareja cómo hacerlo, siempre buscando la comodidad de ambos.

La vagina, y concretamente el clítoris, es una zona bastante sensible, por ello has de tener cuidado a la hora de realizar un cunnilingus o decírselo a quien te lo vaya a hacer. La excitación de esta parte del cuerpo deberá ir acorde a la propia excitación de la mujer, de lo contrario puede que le hagas daño o que el placer que le intentas dar no tenga la respuesta que tú buscas. Para ello, deja que ella vaya marcando el ritmo. Irás notando cuando debes dar mayor o menor intensidad cuando notes la lubricación de ella o cuando veas que te está pidiendo que vayas a más.

Cómo hacer un cunnilingus

En primer lugar, has de estar tranquilo y tener paciencia, ya que la estimulación de la mujer puede que sea algo más lenta que la de un hombre, pero eso no implica que no sienta placer o que no acabe sintiéndolo.

Para empezar, poco a poco vete acercándote a su vagina. No es necesario que vayas directamente, es más, no es ni recomendable. Lo mejor es que lo incluyas como un juego más dentro de los preliminares que llevéis a cabo a la hora de tener una relación sexual. Por ello, puedes ir estimulando a la mujer por otras partes del cuerpo para que cuando llegues a sus genitales, estos estén más receptivos.

Una vez que crees que la mujer ya está preparada para el sexo oral, vete dando pequeño besos tanto en sus labios mayores como menores y dando especial cariño a su clítoris. Para que la excitación sea mayor, puedes ir dando pequeños soplidos entre cada beso para que todo tenga una continuidad. Poco a poco, vete sacando la lengua y lamiendo sin prisa el exterior de la vagina. La velocidad ya irás viendo según la respuesta que vaya dando ella a tus acciones

Cuando vayas viendo que esta más receptiva puedes ir haciendo más intensos tus movimientos incluyendo pequeños mordiscos que acaben en su clítoris. Si quieres, puedes ir ayudándote introduciendo uno o dos dedos en su vagina. Puedes ir cambiando de postura si ves que en la que estáis no es lo suficientemente placentera o crees que ella estará más cómoda de otra manera. También recomendamos el uso de lubricantes con sabor para darle un toque distinto a esta práctica sexual.


Todo eso entra dentro de las decisiones que se toman en el momento con el único propósito de obtener placer. Alterna besos y caricias con la lengua regulando la presión que ejerces para que la mujer alcance el clímax o llegue al grado de excitación que quieres para poder continuar con vuestra relación sexual. Ante todo ten claro que es una práctica destinada al disfrute, así que ponla a prueba y disfruta haciendo disfrutar.

 

fuente: Bekia