Sales para Halloween? Toma nota de nuestros consejos!

Halloween, todos los santos, la noche de las brujas, no importa como quieras llamarla, todos sabemos que es una gran oportunidad para salir a ligar! Las razones son evidentes:

  • La magia está en el aire: es una de esas noches del año en la que todo el mundo está más receptivo y desinhibido.
  • Todo el mundo sale: como en nochevieja o el día grande de las fiestas, hasta ese amigo que se queda siempre en casa sale a darlo todo.
  • Es muy fácil hacer planes: en casi todos los locales y discotecas hacen fiestas, con lo que no será un problema encontrar ambiente en cualquier sitio y podrás elegir tu favorito.
  • Obviamente los disfraces juegan un papel muy importante en esta noche, son divertidos, misteriosos y pueden ser muy sensuales, son una gran excusa para que las parejas den rienda suelta a sus fantasías.Podemos clasificar los disfraces en tres grandes áreas:

Los divertidos

Requieren trabajo y colaboración, hay que tener una buena idea, trabajar en el disfraz, y muchas veces funcionan mejor en grupo, de modo que hay que convencer a varias personas y coordinarse, lo que no suele ser sencillo, de modo que ármate de paciencia. Aunque si te gusta el proceso de hacerlo puede ser muy divertido.

Resultado de imagen de disfraz divertido halloween

Por lo general estos disfraces te ayudarán si planeas conocer gente nueva, atraen tanto a chicas como a chicos, porque ¿Quién no quiere conocer chicas divertidas o chicos con mucho sentido del humor?

Los de pareja

No os preocupéis, si no tenéis planes para ligar porque ya habéis encontrado a vuestra media naranja también hay algo para vosotros, hay posibilidades, por ejemplo tenemos parejas de personajes de ciencia ficción, dúos musicales o parodiar parejas del mundo real.

Por supuesto también podéis disfrazaros por separado y hacer como que os conocéis en una fiesta, todo puede pasar en la noche en la que la magia, las brujas y el misterio nos envuelven.

Los sexis 

Son los que más le gustan a nuestra Reina ;-)   Van desde los clásicos uniformes de policía o enfermera o colegiala, a los típicos vestidos de hada o brujita sexy o versiones más cortas de los trajes de las princesas Disney, todo disfraz es susceptible de tener una versión más picarona.

Imagen relacionada

Si eres de las más tímidas opta por nuestra  máscara  de encaje que nuestra Reina te regala en la promoción de otoño. Sexy y elegante!

 

 Por último unos consejos para que disfrutes sin complicaciones de Halloween:
  • Planea: no dejes la compra del disfraz para el último día, se nota y si vas con gente que se lo curra parecerás un cutre.
  • No te pases: en mucho sitios ponen chupitos especiales que no sabes de qué están hechos, tomarse un par está bien, pero no te bebas la marmita o uno en cada uno de los diez bares que visites.
  • No tengas vergüenza: esta no es una noche para tener reparos, déjatelos en casa y disfruta, eso sí, siempre con respeto por los demás.

Has tomado nota? Pues sal a conocer chicos y chicas!

 

Prácticas sexuales que tu chico no se atreve a pedirte

La comunicación es un aspecto muy importante de la pareja y la ausencia de ella es una de las causas de frustración dentro de una relación, y más si se trata del terreno sexual. A la hora de tener sexo, los gustos de cada persona son muy dispares y resulta muy difícil concretar a nivel global qué cosas suelen gustar más en la cama.

Sea como sea, sí hay una serie de prácticas que, generalmente, suelen responder a los deseos de la mayoría de la población mundial. Nuestra Reina te desvela qué cinco fantasías son con las que los hombres sueñan más.

 

VER MASTURBARSE A SU PAREJA

Muchísimos hombres tienen la fantasía de ver sus respectivas parejas tocarse así mismas. Por norma general, cualquier varón responde muy bien a los estímulos visuales y nada hará que se excite más que ver a su pareja masturbarse. En caso de que esto pase, el hombre también agradecerá que su pareja lo haga mirándole a los ojos y siendo muy expresivo/a.

Pedir esta práctica puede resultar raro o incómodo pero nada más lejos de la realidad. El sexo está para disfrutar y en este terreno todo vale siempre y cuando sea consentido. Pedirlo directamente no debería de ser un problema pero si tanto tu pareja como tú sois personas bastante vergonzosas, podéis aprovechar la hora de la verdad para entrar en situación.

Si además utilizas algún juguete sexual el resultado ya será la bomba.

 

SEXO ANAL

En las relaciones heterosexuales el  sexo anal suele ser un tema evitado. Existiendo la penetración vaginal, muchas mujeres obvian o rechazan cualquier intento por probar dicha práctica por miedo a que sea algo bastante dolorosa o por puro pudor.

Muchos hombres fantasean con esto, en mayor medida, porque es algo que se sale de la norma y porque supondría una experiencia nueva para sentir. Tanto tú como tu pareja debéis tener en cuenta que no hay nada malo en practicar sexo anal siempre y cuando se lleven a cabo una serie de precauciones.

Pedir esta práctica no debe de ser un problema siempre y cuando se haga con tacto y entendiendo a la otra persona. Investigad y plantearos las diferentes posibilidades. Con el uso de lubricantes específicos y con mucho cuidado y paciencia, la penetración anal puede llegar a resultar una experiencia llena de placer y no hacer nada de daño. ¡La paciencia y ayudarte de algún juguete para empezar a dilatar son  es la clave del éxito!

HACER UN TRÍO

Quizá un trío sea una de las fantasías más recurrentes que a un hombre le pueda apetecer. Convencer para llevarlo a cabo no siempre será fácil pero, como todo, una buena comunicación y el saber cómo llevar el tema, ayudará mucho. Compartir cama con tu pareja y otra persona, sea desconocida o no, es algo con lo que muchos sueñan.

Sin embargo, no todas las parejas están dispuestas a pasar por ahí. Los celos, los complejos o las inseguridades dificultan que una persona acceda a compartir, aunque sea en el terreno sexual, a quien ama. Aún así, si las tres razones de antes son las causas de la negativa de su pareja, lo recomendable es hablarlo y hacerle ver a la otra persona que no hay motivos para no poder disfrutar de una experiencia sexual así. Déjale claro a tu pareja que el sexo y el amor son cosas totalmente diferentes y que, pase lo que pase, a quien querrás es a ella y no a otra persona con quien compartáis esporádicamente alguna experiencia.

HACERLO EN UN SITIO PÚBLICO

El miedo a ser descubiertos puede llegar a excitar y dar mucho placer a una gran mayoría de gente. Los sitios públicos no suelen ser el escenario más idóneo para mantener relaciones sexuales pero, de vez en cuando, suelen dar una cierta chispa a la relación. Baños públicos, parques o un portal de un edificio suelen ser los emplazamientos que más propician un encuentro sexual.

Si sueñas con vivir una experiencia de este tipo pero a tu pareja no le hace mucha gracia la idea, recuerda, planteárselo tranquilamente y no forzar las cosas será lo que te ayude. Además, siempre se puede recurrir a la opción de intentar convencer a tu pareja en el momento en el que estés fuera de casa. Un intenso pero pequeño roce, unas miradas furtivas o alguna que otra frase pasional podrían convencer hasta al más vergonzoso para desinhibirse.

USAR DISFRACES

Jugar a ser otra persona nunca viene mal. La fantasía más recurrente de un hombre suele ser el cambio de rol dentro del encuentro sexual. En el caso de una relación heterosexual, al varón puede llegar a excitarle enormemente que su pareja se vista de una determinada forma y actúe en consecuencia.

Enfermera y paciente, stripper y observador ,alumna y profesor… son cientos de posibilidades que existen y que mayor placer pueden llegar a dar a un hombre. Además, los disfraces eróticos suponen también una liberación sexual y de la imaginación que ayudan a que el sexo sea satisfactorio.

El uso de tacones, medias de rejilla o ropa de interior muy sexy pueden servir para introducirse en esta práctica que, aparte de placer, brindará a la pareja mucha diversión y confianza.

 

Te animas?

Lucha contra la rutina: Disfrazarse para tener sexo

Los disfraces en la cama son una manera de romper con la rutina en el sexo. Le da un punto mayor de diversión y además nos permite cumplir diferentes fantasías sexuales.

Como siempre ocurre en el sexo, la decisión de incluir disfraces es una cuestión que debe de hacernos sentir cómodos, su único fin es el placer. Mucha gente los utiliza como manera de sentirse más seguro en la cama, pues les da la oportunidad de asumir un rol o una personalidad diferente, y se encuentran más desinhibidos para realizar diferentes prácticas sexuales.

COLEGIALA - Reina Pícara

Si nuestra pareja nos expresa su deseo de querer utilizar disfraces para tener sexo, no quiere decir que se haya cansado de nosotros o que esté fantaseando con otra persona.Todo lo contrario, quiere adentrarse más con nosotros en las posibilidades que ofrece el sexo, intentar no caer en la rutina y pasar un rato más divertido en la cama.

¿CÓMO LLEVARLO A CABO?

Los disfraces son un elemento muy recurrido en el sexo, especialmente cuando éstos reafirman algunas partes del cuerpo más eróticas, como por ejemplo el escote en las mujeres, o el torso en los hombres. Si queremos añadir este toque picante a nuestra vida en la cama, podemos optar por el factor sorpresa o hablarlo con nuestra pareja. La primera opción es idónea para cuando conocemos las fantasías de él o ella, y sabemos que el disfraz le puede excitar más. Si no, será un gran momento para que ambos compartáis las fantasías que os provocan mayor placer, y los disfraces que más os gustarían.

Una vez que tengamos más o menos decidido qué fantasías hacer realidad, podemos empezar a inventarnos cómo será nuestro personaje: más dominante, más sumiso, si interpretaremos una pequeña historia antes de comenzar o pasare,os directamente a el sexo, etc. También se puede utilizar el disfraz para dedicar un baile erótico a la pareja, o simplemente para tenerlo puesto mientras se practique sexo. Todo esto va surgiendo!

¿Cómo conseguimos el disfraz? Nuestra Reina tiene una amplia gama de disfraces,seguro que entre ellos encontrarás el que mejor se adapte a tu noche especial!

 

DISFRACES PARA ELLAS

Son comunes los disfraces femeninos de conejita o gatita. También es muy famoso el traje de colegiala, , enseñando más el escote y el ombligo, unos moñitos como peinado, una piruleta y, como elemento importante y que rompe con el resto del look, unos zapatos de tacón. Los uniformes asociados a roles concretos, como el de sirvienta, policía o enfermera, son otra opción. El de enfermera, además, tiene el factor “misterioso” de que tu pareja no sepa qué ropa llevas debajo de la bata. Los uniformes de autoridad, como el citado de policía, conllevan tomar el control de la situación, y da a la mujer el rol de dominante.

DISFRACES PARA ELLOS

Al igual que en las chicas, los varones también tienen una serie de roles clásicos que provocan placer y excitación en sus parejas. El tópico del “hombre de uniforme” se hace patente en el uso de disfraces en la cama y por ello son populares los trajes de policía, bombero, camarero, marinero o el mono de trabajo, incluso ¿qué tal ser por un día un ejecutivo sexy? fácil u podéis aprovechar algún traje que ya tengáis!

Otro elemento que podemos incluir, tanto para él como para ella, son las máscaras, dando un toque más de misterio, incluso podéis fingir que sois desconocidos. ¡Todo es posible si está en vuestras fantasías! La imaginación no tiene límites!

 

fuente:bekia