Consejos para empezar bien el día

Por la mañana, después de haber descansado bien por la noche, nuestros cuerpos suelen estar más predispuestos al sexo. De hecho ya sabes que muchos hombres se pueden despertar excitados y lo mismo les puede ocurrir a las mujeres. Así que, ¿por qué no aprovechar un poco la mañana?

Para aquellos y aquellas a las que no les gusta que la otra persona las vea por si están mal (pelo despeinado o los ojos, o porque no le gusta estar sin maquillaje, entonces no tienes más que dejar las cortinas cerradas, todo a oscuras, para conseguir de esa forma que te sientas más cómoda y también probar el sexo a oscuras, guiándote por tus manos.

Las mujeres necesitan un poco más de preparación pero eso no quiere decir que tú la necesites. Si estás a punto desnúdate sin que ella se de cuenta y sorpréndela con unas caricias para encenderla mientras le quitas el pijama lentamente para “hervirla lentamente”.

Uno de los miedos de muchas personas es que al despertar puede existir el mal aliento y claro, muchas mujeres rechazan los besos, no porque no los quieran, sino porque no quieren arruinar ese momento. Así que prueba a besar otros lugares como el cuello, el pecho, las orejas, lo que se te ocurra, el cuerpo es muy grande y está necesitado de tiempo. Lo mismo ocurre con las posiciones, porque el mal aliento también puede influir en esto. Lo mejor son posturas donde no tengas que echarle el aliento a la otra persona. Eso o ir un momento al baño y solucionar el problema.

Lo ideal es empezar el día de la mejor manera, ya sea a solas o en compañía.

Eso sí, controla el tiempo para que no vayáis a llegar tarde al trabajo!