Los 3 problemas íntimos que más preocupan a las españolas

Pese a lo que podríamos llegar a imaginar, a día de hoy, en pleno siglo XXI, hay temas tan cotidianos como la higiene íntima femenina que todavía siguen siendo tabú en numerosas familias. Pese a que sí se puede observar un gran cambio en cuanto a naturalidad a la hora de tratar estas inquietudes por parte de la conocida como generación millennial, todavía queda mucho por hacer.

Resultado de imagen de Los 3 problemas íntimos que más preocupan a las españolas

La falta de comunicación provoca no solo mayores dudas por parte de las mujeres más jóvenes sino también un bajo consumo de productos específicos para la higiene íntima, según el estudio Nielsen de julio de 2018 solo un 18,9% de hogares en España los tienen en cuenta diariamente.

A pesar de ello, según la ginecóloga Belén Gómez, que a diario atiende en sus consultas a mujeres con preocupaciones sobre su cuidado íntimo, puede afirmarse que, pese a que son multitud los que despiertan interés en relación a este tipo de higiene personal, hay tres temas que están por encima del resto. Tres alteraciones que se han convertido en el temor principal de las mujeres españolas.

Resultado de imagen de Los 3 problemas íntimos que más preocupan a las españolas

La sequedad: habitualmente es debido a los cambios en la mucosa vaginal producidos, por lo general, por la menopausia o por empleo de fármacos, como anticonceptivos u otros tratamientos.

El picor: puede generarlo la misma sequedad o estar producido por infecciones vaginales no deseadas de hongos o bacterias.

El flujo vaginal: el cambio de la morfología o del olor, en algunas ocasiones es una situación fisiológica, aunque hay que descartar una infección vaginal y tratarla si se confirma.

Además de la consulta médica, que muchas veces consideramos erróneamente innecesaria, este tipo de inquietudes pueden verse aliviadas con el uso diario de productos dirigidos a la higiene íntima. No se trata de una solución sino de un cuidado necesario, una protección ante agentes externos. Algunos productos no solo ayudan a prevenir, sino que podrás mantener una limpieza siempre fundamental y sentirte segura, algo realmente importante para una mujer. En el campo de la cosmética erótica encontramos productos tan necesarios  para combatir la sequedad como un buen lubricante de base agua o silicona o algunos curiosos como los desodorantes íntimos, tampones anti regla e incluso cremas de estrechamiento o blanqueamiento vaginal. Como ves todo un mundo de posibilidades!

fuente: Womens Health

Higiene antes y después del sexo oral

El sexo oral es una práctica cada vez más extendida entre las parejas. Hay para todos los gustos, desde quienes lo encuentran como la práctica más placentera dentro del sexo, hasta las más pudorosas que no se encuentran cómodas practicándolo. La base para tener un sexo oral satisfactorio es la higiene, además de que así se previene la transmisión de infecciones, es por ello que os mostramos una serie de consejos para asegurar una sexo oral limpio y saludable. Independientemente de si se utiliza protección, que es lo recomendado cuando se practique con personas que no son una pareja estable que no tenga Enfermedades de Transmisión Sexual, es necesario mantener unos hábitos de higiene íntima, que no son muy estrictos.

 

En general, hay una serie de condiciones bajo las cuales no se debe practicar sexo oral o, por lo menos, hay que utilizar protección. Sería en los casos en los que la persona que lo practica tenga o heridas en la boca o herpes, que puede transmitirse de la boca a los genitales. También en aquellos en que la persona que lo recibe tiene algún síntoma anómalo en los genitales, por ejemplo, erupciones o irritación en el pene, o un flujo anormal en la vagina.

Cómo prepararse para el sexo oral en el hombre

No es necesario llevar a cabo ningún ritual concreto de limpieza antes de que un hombre reciba una felación, siempre y cuando se lleve a cabo una correcta higiene íntima diaria. Esto puede conseguirse en la ducha cotidiana, para ello es necesario aplicarse abundante agua y jabón en toda la zona exterior del pene, los testículos y el vello genital, además del perineo y el ano.

Dentro del prepucio, en los hombres que no están circuncidados, tiende a concentrarse una secreción blanca llamada esmegma, que con el tiempo provoca mal olor y riesgo de infecciones. Es importante evitar que se acumule esa sustancia, por lo que en el baño o ducha se recomienda lavar esa zona retirando hacia atrás el prepucio y aplicando, con cuidado, agua en la cabeza del pene. Después de la ducha hay que asegurarse de secar bien toda la zona genital.

Esta higiene íntima diaria es suficiente para mantener sexo oral de forma sana, aunque, si en el momento de realizar la felación el hombre ha estado sudando o no se encuentra del todo limpio, puede lavarse de forma rápida antes de comenzar el sexo oral. La persona que vaya a hacer la felación también debe cumplir con su higiene, en este caso la limpieza bucal. Es importante tener el hábito de lavarse los dientes diariamente para evitar transmitir bacterias y posibles infecciones a los genitales masculinos.

Cómo prepararse para el sexo oral en la mujer

Al igual que en el hombre, es necesario que la mujer mantenga tanto una higiene íntima como general diaria. A la hora de darse la ducha o baño cotidiano deberá aclarar con agua la zona genital, pero sin aplicar jabones porque es muy probable que produzcan irritaciones. Una vez terminada la ducha, es necesario secar bien la zona porque la humedad puede provocar el desarrollo de infecciones, como la candidiasis vaginal. No afecta a la higiene el mantener o depilarse el vello, pero en caso de tenerlo, es importante que también se lave con jabón durante la ducha.

Mantener estos cuidados de higiene íntima diaria es suficiente para tener una zona genital limpia y sin mal olor, porque, pese al tópico, lo normal en los genitales no es que huelan  mal. Sí aun así ocurre, puede estar indicando alguna infección o una Enfermedad de Transmisión Sexual, por lo que habría que consultar al médico.

Justo antes de practicar sexo oral no es obligatorio ni necesario lavarse la zona genital, ante la duda aplicar un poco de agua y secar, o limpiarse con una toallita húmeda (sólo con agua, sin productos adicionales) es suficiente. El exceso de lavados vaginales no es recomendable para las mujeres, así que no es un aspecto sobre el que obsesionarse. No se recomienda para nada el uso de desodorantes íntimos, pues son muy agresivos para la zona vaginal y además provocarán mal sabor a la pareja.

Al igual que ocurre cuando se va a hacer una felación a un hombre, quien va a practicar sexo oral con una mujer ha de llevar a cabo cuidados bucales para evitar el traspaso de bacterias.

La higiene tras realizar el sexo oral para el hombre

Después de tener sexo oral, no es necesario que el hombre se lave de forma inmediata. Especialmente, después de haber realizado una actividad tan íntima, y también agotadora, como practicar sexo es habitual quedarse echado o sentado junto a la pareja sexual, y no hay por qué romper ese momento.

Sí es recomendable que, un rato después, se limpie la zona genital para evitar la formación de bacterias, además de que normalmente la saliva o el lubricante (en caso de haber usado preservativo o aplicar este producto directamente en el pene) produzcan incomodidad y el hombre se sienta mejor limpiándose tras la felación.

La persona que ha realizado la felación debería, aunque repetimos que no inmediatamente después, lavarse la boca como medida de higiene bucal más que sexual. Así, se dejará la zona limpia y, sobre todo, evitar un aliento o sabor desagradable para su pareja.

La higiene tras realizar el sexo oral en la mujer

El área genital de la mujer es más delicado en este caso que el del hombre. Después de tener sexo oral la zona queda húmeda, y no es recomendable mantenerla así, por lo que debe, por lo menos, secarse con un pañuelo. Al igual que con el hombre, no hay por qué interrumpir el momento íntimo que existe tras la relación sexual, pero en ciertas mujeres más sensibles a tener infecciones no hay que demorar mucho la limpieza. Concretamente, si la mujer es propensa a padecer cistitis, sí es importante que se lave bien al zona genital tras el sexo oral.

Si el sexo ha tenido lugar fuera de casa, puede utilizarse para la limpieza una toallita especial para la higiene vaginal, que dejarán también una sensación más cómoda. Hay que tener en cuenta que si no se limpia el área vaginal se manchará y humedecerá también la ropa interior. La persona que ha realizado el sexo oral también deberá, igual que cuando se hace a hombres, lavarse la boca para mantenerla limpia, sin riesgo de infecciones, y sin mal aliento y sabor.

 

Fuente: Bekia