4 juegos sexuales inspirados en ’50 sombras más oscuras’

1. Disfrazarse y seducir, de nuevo, a la pareja

 La filosofía del carnaval encierra un componente muy erótico que es la posibilidad de ser otro por unas horas, reinventarse o interpretar un papel.

Para empezar, hay que conseguir que la pareja o la persona a la que queramos sorprender de nuevo se preste a acudir a una fiesta de disfraces, solo o con amigos.

El juego se centra en que la persona encargada de la seducción debe decir a su ‘víctima’ que no acudirá a esa fiesta, ya sea porque está fuera por trabajo, se pone enferma repentinamente o alguna causa de fuerza mayor. Hay que buscar una excusa creíble y convencer al otro de que vaya a divertirse sin nosotros. El paso siguiente es que la persona que organiza el juego debe disfrazarse lo mejor posible porque su deber es acudir a esa fiesta, sin que el otro lo sepa, y tratar de seducirle.

2. Tener el control, aunque sea remoto, ‘Tú tienes el mando”.

¿Qué es más excitante en el sexo, tener el control o cederlo?; y, seguramente, la mayoría contestaría que lo ideal es una mezcla de ambas cosas.

Escoge uno de los juguetes con mando que te ofrece nuestra Reina y una vez que tengamos el aparato adecuado y alguien dispuesto a ocuparse de los mandos, se trata de ir a algún sitio público, jugar y explorar los propios límites; contando siempre con la posibilidad de ir al baño a aliviarse, sola o acompañada.

Huevo Vibrador + Mando LRS

En 50 sombras más oscuras no falta la escena del restaurante, en la que Grey le pide a Anastasia que se quite las bragas. Para superar esa escena solo hace falta pasarse antes por Reina Pícara. El juego admite todo tipo de retos, recompensas o castigos, como el de quedarse sin postre, si se está cenando rodeada de gente.

3. Atar o ser atado

Cualquiera que haya pasado de la postura del misionero dispone de unas esposas.

Independientemente de nuestro grado de simpatía hacía la filosofía BDSM, uno debería probar, al menos una vez en la vida, el juego de las ataduras.

Kit para atar a la cama

 

El placer de este juego, para el que se queda ‘indefenso’, está en la entrega y en la sensación de vulnerabilidad e indefensión, que hacen subir la adrenalina y la excitación, sin contar con que muchos disfrutan de la sensación física de sentir la presión de las ataduras. Para el activo, el que ata, el gusto está en tener el poder y en las grandes posibilidades creativas que eso brinda. A partir de aquí cada uno puede diseñar el plan a su medida, o no planear nada y dejarse llevar; pero la gracia está en calentar al otro y llevarlo al límite para luego seguir o parar y dejarlo aún más desorientado, si cabe.

Además de las clásicas esposas actualmente nuestra Reina te ofrece desde cuerda, cinta bondage hasta correas de cama de lo más excitantes!

4. Jugar a ser otro

Todos tenemos fantasías, en mayor o menor medida, que nos gustaría realizar pero que vemos casi imposible que se de la posibilidad o circunstancias para que ocurran.

Una de las fantasías más comunes es tener sexo con un completo extraño, que nos aborda en un bar o en la calle.

Imagen relacionada

Pero si se cuenta con un partenaire, con ganas de jugar, se puede emular esta ficción. Tan solo hay que escribir el guión. Por ejemplo, busquemos una calle con no demasiados bares –tarea difícil si uno vive en España- y quedemos de encontrarnos en alguno de esos locales, sin especificar cuál, entre las 20:00 y las 21:30. Vistámonos de forma algo distinta, de acuerdo a nuestro personaje, que puede ser un ejecutivo extranjero en viaje de negocios, una turista sola en la ciudad, una trabajadora o trabajador del sexo en busca de clientes… Actuemos conforme a nuestro papel y tengamos cerca un lugar donde poder llegar a mayores: habitación de hotel, coche, confortable baño de algún restaurante o discoteca. Y experimentemos la sensación de ser otro, sin juzgarlo ni esperar nada de él. Es probable que le cojamos el gusto y hasta que algún día nos den el Goya a la mejor actriz o actor revelación.

Has tomado nota??

fuente: el pais

4 juegos sexuales con los que sorprenderás a tu pareja

¿Quién dice que las noches de juegos son solo cosa de niños? Los juegos de parejas pueden aportar mucha diversión y condimentar tu vida amorosa.

El objetivo de los juegos sexuales es disfrutar, ampliar los horizontes en el dormitorio y traer un poco de alegría a vuestra vida sexual.

1 LA NOCHE DE LAS FANTASÍAS

Este juego se basa en escribir en un papel las fantasías que deseas probar, una vez que ambos hayáis escrito las fantasías sexuales en pequeños papeles, los dobláis y los ponéis en un sombrero o similar. Ambos tenéis que poner una misma cantidad de fantasías para que el juego quede equitativo. Una vez que tenéis todo escrito y en el sombrero… ¡que empiece el juego!

Resultado de imagen de bol con papelitos

2 LA NOCHE DE FANTASÍAS CON TRES SOMBREROS

Para hacer el juego anterior más sencillo lo ideal es tener tres sombreros diferentes. Así, podréis escoger la dificultad del juego sexual. Por ejemplo:

– En el primer sombrero tendréis que poner fantasías sexuales fáciles de cumplir como hacer el amor a la luz de las velas.

– El segundo sombrero tendrá que ser algo más complicado como tener un comportamiento travieso en público o hacer un baile sexual delante de la pareja para entrar en calor.

– En el tercer sombrero se pondrán las fantasías más salvajes.

3 SIMÓN DICE

El juego de Simón dice es muy divertido para todo el mundo y si lo disfrutas en el ámbito sexual aún será más divertido. Por ejemplo, podéis hacer un juego que tenga algunas normas como: ‘Simón dice besar mi cuello’. Las normas  tendrán que ver con los deseos que tengáis en ese momento, como por ejemplo también: ‘Simón dice que te tienes que quitar esos pantalones’.

Resultado de imagen de striptse pareja

La primera persona que no obedezca a lo que Simón dice deberá dar un masaje durante 15 minutos a la pareja. Bueno, éste es un ejemplo de castigo pero puedes escoger otro que sea más adecuado a la situación o a tus intereses.

Este juego tiene cosas muy buenas de cara a la pareja  porque os obliga a escucharos y a prestaros atención. Además, es muy animado porque la vergüenza debe brillar por su ausencia. El juego del Simón dice está destinado a que podáis disfrutar de ser mandones por un rato, ¡y a jugar!

4 SEXO EN LA DISTANCIA

Si tienes a tu pareja lejos de tu lado, esto no tiene que ser un impedimento para que podáis disfrutar el uno con el otro… Aunque sea desde la distancia. Podéis jugar por teléfono y con juguetes sexuales. Pero otra forma de jugar con sexo en la distancia es disfrutar del sexo sin tocaros, ¿cómo puede ser?

Imagen relacionada

En Reina Pícara encontrarás  juguetes sexuales que funcionan con control remoto y tu pareja puede controlar su funcionamiento. Así será divertido que tu pareja pueda ver tu cara de placer mientras es él o ella quien tiene el poder de activar o desactivar el juguete sexual.

Si tienes un estilo más tradicional también puedes optar por los distintos juegos de mesa que nuestra Reina te ofrece. Seguro que encuentras el tuyo!

 

fuente: bekia

7 juegos sexuales que debés probar

Los juegos eróticos estimulan tanto el cuerpo como la mente, ¡y no hay órgano sexual más poderoso que nuestros cerebros!”, cuenta la sexóloga Alessandra Rampolla en su libro Juntos y revueltos, ¿para siempre? (Sudamericana). “Son excelentes para refrescar nuestra vida sexual y convertir tu habitación o la casa entera en un salón de juegos”, agrega.

Pero nos da una advertencia: “vayan de menos a más… Si nunca en tu vida te disfrazaste, tal vez a tu pareja le resulte chocante que aparezcas de repente vestida como Caperucita roja”. Entonces, la clave es arrancar de a poco, ir tanteando, compartiendo fantasías. ¡Y animarse a jugar!

A continuación, las propuestas de Alessandra:

Cita con un desconocido

¿Qué tal tener un amorío de una noche, pero con nuestra propia pareja? Vestite para matar y citalo en un bar o en una discoteca. Fingid que no os conocéis y haced cosas que saben que erotizarán al otro: tal vez pasarle tu pie por la entrepierna o susurrarle que no llevás lencería puesta o darle un besito húmedo en su oreja… El calor irá subiendo y, si no pueden resistir, no esperen llegar a casa para comerse a besos.

 

Jugar a las cartas

No suena muy erótico, ¿verdad? A no ser que subáis la apuesta de manera sexy y divertida. Para este juego hay que ponerse en clima: velas, comida rica, vinito, ropa sexy. No vamos a apostar dinero, sino a quitarnos la ropa que llevamos puesta, a hacer un striptease, a complacer a nuestra pareja con alguna fantasía o con su práctica sexual favorita. Así que barajen esas cartitas y apuesten, ¡que en este juego ganan los dos!

Body painting

¿Recuerdan que cuando éramos niños uno de nuestros pasatiempos favoritos era pintar? Pues volvamos hacerlo con nuestras parejas y, en lugar de papel, que nuestro lienzo sea su cuerpo. Usen pinturas para body painting y explórense mutuamente, dando rienda a sus dotes artísticas. ¡Es una forma muy original y sensual de dar inicio al juego previo!

Disfraces

También podemos jugar a ser otra persona o, incluso, un personaje de ficción. El uso de disfraces es una práctica que divierte a muchas parejas. Si aún no se han animado, es momento de probar. De repente él puede ser tu súper sexy Jack Sparrow, muy al estilo de Johnny Depp en Piratas del Caribe. Y chicas, ¡anímarós a las pelucas! Escoged una que te quede  de maravilla y vivid la fantasía de ser otra, seduciendo a su pareja como lo hicieron la primera vez.

 

Descubre los puntos

En este caso necesitáis un perfume. Se recomienda usar aceite con esencias, para que al final os hagáis un masaje de esos que elevan la temperatura. El juego consiste en que uno de vosotros dos se coloque pequeños puntos de perfume en ciertos lugares del cuerpo. El reto es que tu pareja logre descubrirlos. El roce de su nariz olfateándonos es súper, súper sensual. ¡Y mucho más en las zonas erógenas!

 

La dominadora

Para este juego necesitan unas esposas para atar las manos de su pareja a la cama y un pañuelito de seda para tapar sus ojos. Quien asuma el papel del dominador podrá jugar con el cuerpo de su pareja, ¡hasta enloquecerlo de deseo! Sólo cuando “ya no dé más” lo liberamos… Hagan este juego con mucho cuidado y con la premisa de que el placer es lo esencial.

 Cómanse

Siempre se habla de esparcir todo el cuerpo con crema batida y empezar a comernos. ¡Genial! Pero yo les propongo que lo hagan de una manera diferente. Sin que él lo sepa, tené a mano un poquito de miel o salsa de chocolate. Mientras le haces sexo oral, empieza untarlo y a comerte la miel. ¿Por qué le va a gustar a tu pareja? Uno, porque lo vas a sorprender y, en segundo lugar, porque la salsa, la crema o lo que uses le genera nuevas sensaciones. Recomiendo la miel porque es bien pegajosa, así tus lamidas van a ser mucho más profundas. ¡Ojo! Las sustancias o alimentos azucarados no deben usarse internamente (en la uretra o dentro de la vagina) porque pueden causar infecciones. Úsenlas siempre en forma externa.

 

¿Hiciste alguna vez estos juegos eróticos? ¿Cuál vas a probar esta noche?

 

 

 fuente: entre mujeres