Celebra un San Valentín a lo ‘Cincuenta sombras de Grey’

Este año San Valentín coincide con el estreno de la última entrega de la saga ‘Cincuenta Sombras de Grey’, por lo que también podemos obtener muchas ideas para celebrarlo de una forma diferente.

Si el BDSM no te da miedo, sino inmensa curiosidad y morbo, o si simplemente quieres sentir que sois Christian Grey y Anastasia Steele por una noche, te decimos cómo pasar un San Valentín a lo ‘Cincuenta Sombras de Grey’ que os encantará. ¡Eso sí! No tenéis que ser chico y chica, aunque los personajes sean Anastasia y Christian, se pueden adoptar sus roles independientemente de vuestro género.

No se puede practicar BDSM si no se cumplen las tres palabras básicas: Seguro, Sano y Consensuado. Por eso, antes de nada debéis hablar sobre lo que queréis practicar y lo que no, y tener claro lo que no se está dispuesto a hacer. También qué roles vais a asumir: ¿amo/a y sumiso/a?

Kinky Kit - Cincuenta Sombras más oscuras

JUEGOS CON CUERDAS

La palabra Bondage hace referencia a dejarse ser atado e inmovilizado. Lo clásico es utilizar cuerdas, esposas, pañuelos... así que podéis elegir lo que más os apetezca. Para comenzar, la cinta bondage sin nudos será perfecta para atar a la otra persona, ya sea a la cama, a la silla o simplemente mantener las muñecas o los tobillos amarrados.

Cinta Bondage sin Nudos

También resulta muy divertido sentar a la persona sumisa en una silla y atar sus manos a la espalda. Ahí podemos hacer el amor sobre ella, sobre todo es sencillo en parejas hombre-mujer donde el sumiso sea él. Pero también podemos practicar sexo oral o insertar un juguete en la vagina de ella. Por supuesto, atar a la persona de pie es otra de las opciones, donde se encuentra mucho más sometido o sometida.

Cuerda Bondage Rope

 

Con las cuerdas, también podemos practicar el shibari, un tipo de bondage de origen japonés, que no consiste en inmovilizar al sumiso o sumisa, sino atar las cuerdas alrededor de su cuerpo con un sentido estético. Hay personas que lo encuentran excitante, y además puede generar unos puntos más de dominación a la hora de hacer el amor porque ayuda a coger y mover el cuerpo de la víctima, simplemente agarrándola por las cuerdas (por ejemplo, para levantar su pecho o acercarla a ti).

¿TE ATREVES CON LOS AZOTES?

Los azotes, que pueden realizarse con juguetes sexuales como fustas, látigos o con la mano abierta (conocido como spanking). Las nalgas son la zona donde se suelen realizar, pero en verdad las posibilidades son muchas, como el pecho o los genitales. Lo hagáis como lo hagáis, lo mejor es ir probando con diferentes intensidades, empezando con golpes más suaves, para saber hasta cuánto dolor soporta la otra persona, y muy importante: saber en qué intensidad disfrutar.

Podemos colocar a la persona sumisa boca abajo en la cama y sentarnos sobre él o ella, para acariciar y azotar sus nalgas. Podéis hacerlo a demanda del sumiso, cuando vosotros queráis (previo consenso) o establecer unas reglas, mediante las cuales, cuando el sumiso o sumisa realiza una acción, se le “castigue” con un azote.

 

VENDAR LOS OJOS

Vendar los ojos de la pareja es una de las prácticas de BDSM más extendidas al sexo convencional. Es emblemática la imagen de ver a Anastasia Steele con un antifaz en los ojos, y en verdad podemos combinarlo con las cuerdas y los azotes, o simplemente dejando que las sensaciones pasen de los ojos al olor, el oído y el tacto. ¡Y el gusto, claro! Es muy indicado para hacer a la persona sumisa todo tipo de prácticas por sorpresa, desde las más suaves (cosquillas con una pluma , caricias, lamer…), hasta las más atrevidas (pegar, pellizcar, morder…). Es ideas para sorprender a la otra persona con sexo oral, pero también para deleitarla con nuestra voz, nuestro aliento y nuestra respiración.

Kit BDSM "Libere Tandem"

Una opción es que uno de los dos esté con los ojos vendados y atado de manos, y el otro le guía por diferentes sitios de la casa y en cada uno haga algo que le de placer a su sumiso o sumisa, pero sin que éste sepa lo que va a ocurrir en cada momento. Una práctica que os recordará mucho a ‘Cincuenta Sombras de Grey’.

 

Has tomado nota de nuestras ideas?

 

L´Extase Sensuel, cosmética para tus sentidos

 

logo-extase-sensuel

 

Dentro de la cosmética erótica l´Extase Sensuel destaca por una gama amplia de productos para satisfacer todas vuestras necesidades, aceites, lubricantes, kits y estimulantes que harán las delicias de los amantes más exigentes.

Qué significa la filosofía del Placer Karezza?

 

Se ha demostrado que la sublimación de las energías sexuales no sólo favorece la comunión afectiva y mental sino también la compenetración espiritual de los amantes a la vez que les aporta radiación de belleza física y salud.

FEROMON AIRLESS 30ML JPEG (1)

El Masaje Erótico mediante los productos seleccionados Extase Sensuel constituye un potente vehículo de fuerza y éxtasis sensual que te permitirá experimentar el descubrimiento de capacidades naturales insospechables, hasta ahora latentes en vosotros mismos.

 

Desde un principio nuestra Reina aposto por l´Extase Sensuel y todos sus productos eróticos de cuidada imagen y exquisito diseño.

 

Su Gel estimulante“Pour Elle” es uno de los productos estrella tanto en tienda física como en nuestros ya famosos Tuppersexs, junto a toda la gama de Hot Oils, Aceites de Masaje que invitan a disfrutar de una velada de caricias estimulantes y sabrosas en el sabor que más te guste.

 

Sus Kits son ideales para regalar o para una escapada romántica donde no te faltará de nada. Velas? Aceite, Lubricantes y un sedoso antifaz para atar a tu amante? L´Extase Sensuel te lo ofrece.

coffret-rouge-tentation

 

 

 

Las especialidades Extase Sensuel de Karezza Cosmetiques están conceptualizadas y diseñadas para favorecer una forma de hacer el amor cada vez más espontánea, libre, desinhibida y sincera, permitiéndote alcanzar cotas mayores inimaginables de placer. Una ayuda definitiva en el camino de perfeccionamiento de su particular “Art de L’ Amour”.

 

Anímate a descubrir su mundo de placeres, te aseguramos que quedarás encantado!