Propósitos sexuales para mejorar nuestras relaciones

1. Planificar el placer, tanto como el trabajo

Cuando somos adolescentes o estamos enamorados nuestras hormonas y genitales tienen un peso considerable en las actividades diarias y ellos mismos se buscan huecos en nuestras apretadas agendas. Sin embargo, la cosa cambia cuando cumplimos años o llevamos tiempo con la misma pareja. El trabajo, las obligaciones cotidianas, el estrés, el gimnasio, los niños, la compra, las redes sociales, la serie de televisión del momento… Todo va antes que la sexualidad, esa maravillosa y gratuita capacidad de pasarlo bien que empezamos a explotar cada vez menos, aunque evocamos con verdadero fervor.

Resultado de imagen de planificar sexo agenda

Dejar los encuentros sexuales en manos de la espontaneidad, si no se pertenece a los grupos anteriores, es como esperar que nuestro jefe nos llame y nos suba el sueldo. Planear y reservar momentos de lascivia, ya sea solo/a o acompañado/a, y convertirlos es citas ineludibles es una buena manera de que el sexo no pase a ser un recuerdo vintage. Aquí ocurre como con el ejercicio físico. Si no nos apuntamos a un gimnasio o actividad los lunes, miércoles y viernes de 7 a 9, va a ser muy difícil que nosotros mismos hagamos deporte en casa. Fíjate un día a la semana para el desmadre!

2. Atreverse a experimentar cosas nuevas

La vida sexual debería asemejarse a esa etapa infantil en la que estamos en permanente fase de experimentación y en la que, poco a poco, vamos reduciendo la lista de experiencias desconocidas. Por supuesto que hay cosas que a primera vista no activan ni de lejos nuestros jugos gástrico; pero excepto estos ejemplos extremos, tal vez deberíamos ser más propensos a dejarnos sorprender por los sabores del mundo.

Ideas preconcebidas, estereotipos o reglas autoimpuestas son algunos de los principales obstáculos para probar cosas nuevas. “Y el sentido del ridículo”, apunta Molero, “es un gran inhibidor sexual que nos impide hacer muchas cosas. Porque además, la risa no casa muy bien con el sexo en nuestra mentalidad, y no debería ser así”. Todos, cada uno adaptado a su personalidad sexual, tenemos cosas que nos gustaría probar y que no nos atrevemos. Es el momento de hacerlo.

3. Comunicar lo que nos gusta y lo que no

La mala o nula comunicación en pareja puede ser una de las causas de que nuestra vida sexual no esté discurriendo tal como nos gustaría. Un fluido y grato intercambio de ideas, preocupaciones y anhelos es una de las características de las uniones felices, fuera y dentro de la cama. Lo que ocurre es que no siempre nos atrevemos a expresar nuestros deseos eróticos con claridad, tacto y en el momento indicado.

Resultado de imagen de planificar sexo agenda

A menudo esperamos que el otro adivine nuestras preferencias sexuales, zonas erógenas favoritas, tiempos, fantasías y eso es imposible. Es posible también que muchas personas se nieguen a dar instrucciones más claras sobre lo que les gusta en la cama durante tiempo y un día estallen y le echen en cara al otro su escasa pericia. En el mejor de los casos, se lo dirán de buenas maneras pero durante el acto sexual, lo que tampoco es muy aconsejable. Es mejor buscar un momento tranquilo y comunicar, de forma amable, lo que nos pone o no. Y un ejercicio que siempre recomendamos  para descubrir las preferencias eróticas del otro es jugar al ‘esclavo sexual’. Un miembro de la pareja se encarga ese día de satisfacer los deseos del otro y hacer, expresamente, lo que se le pida”.

4. Mantener el cuerpo en forma y la mente caliente

La bendita corporeidad requiere de un cierto mantenimiento para que el vehículo en el que nuestra sexualidad se expresa pase cada año la ITV. Fumar y beber de forma habitual son dos de las prácticas que más afectan a la vida sexual. El tabaco es el enemigo número uno, ya que los problemas respiratorios, vasculares, de piel y de sequedad de los tejidos y mucosas, tan típicos del fumador crónico, son muy nocivos para el desempeño sexual. El sedentarismo es otra cosa a evitar. La barriga no solo es antiestética, sino que a menudo es la parte visible del síndrome metabólico, un grupo de condiciones que nos predisponen a desarrollar una enfermedad cardíaca o diabetes y, por supuesto, una alimentación sana tiene también su repercusión positiva en nuestro cuerpo y estado de ánimo.

Resultado de imagen de estar en forma para el sexo

A nivel mental, lo que va muy bien para el sexo es estar motivado, tener ilusiones, proyectos de vida, sentirse vital y activo. Esta cualidad es una de las más eróticas que existen y para activar el deseo, lo mejor es pensar en sexo. Y no solo nos referimos a cultivar las fantasías sexuales, sino a reservar momentos para dejar que la mente divague en modo erótico. Echar a volar la imaginación sin una ruta previa, como cuando salimos a pasear sin rumbo, solo con nuestra atención despierta y dispuesta a dejarse llevar.

5. Indagar en nuestra personalidad erótica

Si nos conocemos poco a nosotros mismos, en materia de sexo la mayoría habita a un perfecto desconocido porque las escasas enseñanzas sexuales que hemos recibido se centran en medidas higiénicas, anticonceptivas y, con suerte, enfocadas a conocer mejor nuestros cuerpos, pero poco o nada se enseña sobre nuestra personalidad sexual. ¿Es nuestra historia erótica un reflejo fiel de nuestros gustos, preferencias, inclinaciones o una sucesión de actos destinados a agradar al otro/a, a pretender dar una imagen de personas liberadas sexualmente o a seguir determinadas ideologías, tendencias o doctrinas morales? ¿Cómo hubiera sido nuestro pasado sexual si pudiéramos obrar libremente, sin miedo a las consecuencias?, ¿qué cosas habríamos hecho que aún tenemos pendientes y a cuáles hubiéramos dicho no?, ¿cumple nuestra pareja con nuestras expectativas o más bien nos dedicamos nosotros/as a cumplir las suyas?, ¿cómo somos realmente cuando nos quitamos, no solo la ropa sino la máscara?

El mundo del sexo cuenta con muchos manuales y material audiovisual en el que podemos ver como se ejecutan todo tipo de prácticas. Saber cuáles son las que realmente nos gustan es más difícil porque la filosofía o psicología sexual es una materia todavía pendiente. Hay, por lo tanto, que profundizar en uno mismo, hacer las cosas de forma consciente; pararse y analizar, de vez en cuando, los orígenes de nuestros deseos. Y prepararse para llevarse más de una sorpresa.

6. Huir del capitalismo sexual

El contexto político social influye en nuestra sexualidad y viceversa; y si durante siglos la Iglesia Católica diseñó nuestros encuentros y disfrute, lo que se conoce ya como ‘capitalismo sexual’ empieza a hacer lo mismo con tácticas diferentes. El sexo es un producto más de consumo y la forma en la que lo usamos determina nuestro perfil y estatus en la sociedad.

Resultado de imagen de chemsex

Una característica del capitalismo salvaje es la desigualdad. La riqueza se acumula en manos de unos pocos mientras otros se hunden en la pobreza. Sexualmente hablando, la clase media empieza también a desaparecer y mientras unos se embarcan en maratones sexuales asistidos por fármacos (viagra) o drogas (popper), lo que ya se conoce como chemsex; en el otro extremo, cada vez hay más adultos que continúan vírgenes pasados los 35, y no solo en Japón. La asexualidad crece al mismo tiempo que el índice de encuentros sexuales entre parejas disminuye respecto a décadas anteriores.

Actualmente hay tanta oferta de encuentros esporádicos que la gente no pierde tiempo intentando conocerse, entenderse, gustarse.

Como ves hay para todos los gustos y colores 😉

 

fuente: el pais

4 juegos sexuales con los que sorprenderás a tu pareja

¿Quién dice que las noches de juegos son solo cosa de niños? Los juegos de parejas pueden aportar mucha diversión y condimentar tu vida amorosa.

El objetivo de los juegos sexuales es disfrutar, ampliar los horizontes en el dormitorio y traer un poco de alegría a vuestra vida sexual.

1 LA NOCHE DE LAS FANTASÍAS

Este juego se basa en escribir en un papel las fantasías que deseas probar, una vez que ambos hayáis escrito las fantasías sexuales en pequeños papeles, los dobláis y los ponéis en un sombrero o similar. Ambos tenéis que poner una misma cantidad de fantasías para que el juego quede equitativo. Una vez que tenéis todo escrito y en el sombrero… ¡que empiece el juego!

Resultado de imagen de bol con papelitos

2 LA NOCHE DE FANTASÍAS CON TRES SOMBREROS

Para hacer el juego anterior más sencillo lo ideal es tener tres sombreros diferentes. Así, podréis escoger la dificultad del juego sexual. Por ejemplo:

– En el primer sombrero tendréis que poner fantasías sexuales fáciles de cumplir como hacer el amor a la luz de las velas.

– El segundo sombrero tendrá que ser algo más complicado como tener un comportamiento travieso en público o hacer un baile sexual delante de la pareja para entrar en calor.

– En el tercer sombrero se pondrán las fantasías más salvajes.

3 SIMÓN DICE

El juego de Simón dice es muy divertido para todo el mundo y si lo disfrutas en el ámbito sexual aún será más divertido. Por ejemplo, podéis hacer un juego que tenga algunas normas como: ‘Simón dice besar mi cuello’. Las normas  tendrán que ver con los deseos que tengáis en ese momento, como por ejemplo también: ‘Simón dice que te tienes que quitar esos pantalones’.

Resultado de imagen de striptse pareja

La primera persona que no obedezca a lo que Simón dice deberá dar un masaje durante 15 minutos a la pareja. Bueno, éste es un ejemplo de castigo pero puedes escoger otro que sea más adecuado a la situación o a tus intereses.

Este juego tiene cosas muy buenas de cara a la pareja  porque os obliga a escucharos y a prestaros atención. Además, es muy animado porque la vergüenza debe brillar por su ausencia. El juego del Simón dice está destinado a que podáis disfrutar de ser mandones por un rato, ¡y a jugar!

4 SEXO EN LA DISTANCIA

Si tienes a tu pareja lejos de tu lado, esto no tiene que ser un impedimento para que podáis disfrutar el uno con el otro… Aunque sea desde la distancia. Podéis jugar por teléfono y con juguetes sexuales. Pero otra forma de jugar con sexo en la distancia es disfrutar del sexo sin tocaros, ¿cómo puede ser?

Imagen relacionada

En Reina Pícara encontrarás  juguetes sexuales que funcionan con control remoto y tu pareja puede controlar su funcionamiento. Así será divertido que tu pareja pueda ver tu cara de placer mientras es él o ella quien tiene el poder de activar o desactivar el juguete sexual.

Si tienes un estilo más tradicional también puedes optar por los distintos juegos de mesa que nuestra Reina te ofrece. Seguro que encuentras el tuyo!

 

fuente: bekia

5 claves para recuperar la pasión

La rutina es el peor enemigo para una pareja, caer en ella es casi inevitable con el paso del tiempo, pero luchar contra ella no es imposible. El secreto está en los pequeños detalles del día a día y en saber que no eres solo tu, que esa persona también está ahí y necesita de tu atención para sentirse bien con la relación.

Os traemos cinco consejos que son claves para ir recuperando el placer y el interés por reavivar esa excitación que antes despertaba en ti y que ahora parece haberse perdido no sabes dónde.

Arréglate cada día

Parece una tontería, pero eso es importante tanto para ti como para la otra persona implicada. Tú te sentirás mejor y la otra persona se dará cuenta de quién tiene al lado. Esto es algo que al comenzar una relación lo hacemos casi sin pensar, es instintivo y, por desgracia, es de lo primero que se va perdiendo.

Resultado de imagen de hombre presumido

Ponerse guapos es algo que nunca debe faltar en nosotros. Reaviva la autoestima, hace que nos gustemos mucho más y consigue hacernos resplandecer. Pero no solo lo vas a notar tu mismo, también tu pareja verá los esfuerzos que haces y recordará tu mejor cara y mejor aspecto. Aunque no lo creas puede despertar cierto morbo, excitación y remover ese placer que antes parecía perdido. Todo comienza por ti mismo, si no te gustas ni tu, es imposible gustar a los demás.

Sorpréndele un poco

Si con lo anterior aún parece no haberse dado cuenta, sorprendéle un poco .Provócale un poco en situaciones inesperadas. Sabes que hay una prenda en concreto que le encanta, verte en camiseta por casa, en ropa interior; enciéndele un poco y mándale un mensaje con una foto de esta guisa cuando esté fuera de casa. Puede que cuando llegue vuestra cama eche fuego y sea la noche más loca de sexo desenfrenado y el placer sea el único objetivo de esa noche. Te lo aseguro, dormir está sobrevalorado. Si aún así te parece demasiado enviar una foto sexy, comienza poco a poco con frases provocativas, con el tiempo te irás soltando.

Probad cosas nuevas

Busca aumentar el placer de otra manera, prueba cosas extrañas que creáis que podrían gustaros y que pueden haceros sentir esa excitación del principio. Renovarse o morir, eso es así, si lo de siempre ya no te provoca el morbo o el placer que conseguíais antes, busca otra forma de hacerlo. Quizá un disfraz provocativo, realizar ciertos juegos eróticos, masajes, o incluso ver una película un poco subida de tono para que os suba algo más la temperatura antes de iros a la cama. Todo vale a la hora de hacer saltar chispas entre los dos y matar esa maldita rutina que os está comiendo vivos.

 

Resultado de imagen de massage couple

Fantasea un poco

Dar rienda suelta a vuestras fantasías. ¿sexo telefónico, que os puedan pillar, perdidos en el bosque, en la playa? La cama no tiene por que ser el único nidito de amor. Esto es una muy buena idea para reavivar la pasión, es una terapia genial y aunque parezca una locura esto te producirá una excitación tal que si no animáis la relación, es que estáis muertos.

Podéis cumplir primero las de uno y después las de el otro o una mezcla de ambas. Es bueno hacerlo y sentir que nada puede con vosotros en cuanto a amor y confianza. Contaros lo que os gustaría ya puede ser de por sí una puesta a punto bastante útil en cuanto a morbo, placer y seducción.

Comunicación

Si por algún problemas ancestral de la naturaleza, todo lo anterior no sirve de nada y la rutina no termina de desaparecer, habla con tu pareja, comunícate con ella. Contaros que es lo que creéis que está obstaculizando este proceso e intentad cambiarlo y mejorarlo. Al fin y al cabo una pareja es eso por encima de todo, comunicación.

 

 

fuente: bekia

La anorexia también puede ser sexual

La “anorexia sexual “, también conocida técnicamente como ‘anafrodisia’, es un trastorno sexual por el cual las personas que lo sufren se alejan del sexo y de las relaciones emocionales. Suele ir asociada a malas experiencias en el pasado, como abusos en la infancia, pero también aparece cuando las relaciones en pareja se vuelven monótonas y rutinarias.

Adquiere el nombre de ‘anorexia sexual’ tras establecerse una similitud con este trastorno alimenticio. La persona que sufre anorexia nerviosa  poco a poco deja de ingerir alimentos; en la sexual, se aleja de cualquier tipo de encuentro en la cama o situación que pueda derivar en ello. Poco a poco, las relaciones íntimas desaparecen.

Causas físicas y psíquicas

Existen multitud de causas por las cuales una persona puede verse afectada por la ‘anorexia sexual’, y van desde las físicas hasta las psíquicas. Los tratamientos con determinados medicamentos también provocan daños colaterales como la pérdida de la libido.

A menudo, la persona que sufre ‘anorexia sexual’ tiene una visión distorsionada de sí misma y un rechazo completo hacia su cuerpo. Además, en ocasiones, el miedo hacia el sexo o el placer, visto como algo malo y sucio, les hace evitar cualquier encuentro que puede desencadenar en sexo.

 

Posible tratamiento

Hay que destacar que la pérdida de apetito sexual no equivale a ‘anorexia sexual’. Lo que identifica a este último es que se trata de un trastorno obsesivo-compulsivo: quienes lo sufren sienten un terror absoluto por el sexo pero no pueden dejar de sentirse atraídos por él.

Una de las características peculiares de esta patología es el consumo masivo de pornografía. Suelen ser personas que se alejan de la sociedad y viven aisladas, pensando que el mundo está corrupto por el sexo y las apariencias. Por último, el miedo a contraer enfermedades de trasmisión sexual les hace cerrarse en banda ante la posibilidad de practicar sexo.

La ‘anorexia sexual’ se puede tratar con la ayuda de terapia. Lo importante es darse cuenta del problema para poder afrontarlo. Obviamente, no es algo que se pueda conseguir de la noche a la mañana y requiere un seguimiento exhaustivo del paciente. Es importante la compañía de una persona durante el periodo de aceptación y apertura al mundo, integrando el sexo como algo normal, bueno y cotidiano en la vida de cualquier adulto.

Recuerda que en Reina Pícara cuentas con el servicio de sexóloga y terapeuta de pareja que podrá ayudarte a resolver tus dudas y mejorar tu vida íntima. No lo dudes y pide información.

 

 

fuente: gonzoo