7 ideas románticas para volver a la rutina

Como ya hemos comentado anteriormente el 28% de las demandas de divorcio de todo el año se presentan en los juzgados en el mes de septiembre. Según los estudios y, contra todo pronóstico, un affaire puede salvar una relación pero es evidente que existen otras prácticas menos arriesgadas y menos dañinas para mantener viva la llama.

Ha llegado el momento de reivindicar los pequeños gestos que realmente importan. He aquí 10 ideas románticas para derrochar más ganas que dinero:

1. Un masaje

Si tu única relación con la ancestral técnica del masaje es para eliminar al celulitis, necesitas reinventarte. Los masajes son sexy y altruistas; además, según un estudio de Cotto Usa, el simple contacto con la piel de nuestra pareja libera oxitocina (la hormona del amor), refuerza el vínculo afectivo, ayuda a conciliar el sueño, y reduce la inflamación intestinal y la presión arterial. Si le sumas una aceite especial el resultado ya será la bomba! Una velitas o incluso una vela de masaje serán ideales para animar la velada.

2. Dedícale unas palabras

Uno de los autores preferidos de Sara Carbonero, Marwan,  asegura que empezó a escribir poemas y componer canciones para ganarse el corazón de una mujer. Tal vez no tengas alma de Neruda ni estés muy puesta  en el arte musical, pero nada de eso es necesario. Basta un post-it con un mensaje bonito para que tu pareja empiece el día con una sonrisa.

Resultado de imagen de posit frase bonita

3. Compartid las tareas

Compartir es vivir. Si bien cada vez hay una mayor tendencia a compartir las tareas de casa, los roles también tienden a mantenerse. ¿Siempre es él quien cocina? Sorpréndele con una cena. ¿Agradecerías que diese de cenar y acostase a los niños sin que tú se lo pidieras? Ofrécete a acompañar a su madre en una tarde de shopping. Un estudio reciente asegura que compartir las tareas del hogar mejora la vida sexual ¿Necesitas más motivos?

4. Cena romántica

Una cena romántica no tiene por qué ser la más cara del mundo. La pareja que bebe unida permance unida  según un estudio, así que el vino ya sentará las bases de una cita de éxito. Si eres cocinillas, puedes sorprenderle con la tendencia sushi moisaic, o algún plato algo exótico e incluso afrodisíaco.

5. Elaborad playlists conjuntas

No importa si os gusta la misma música o no; la capacidad de sorprenderos (o echaros unas risas) es la misma. Plataformas como Spotify permiten compartir playlists y hacerlas colaborativas. Aprovéchalo: no tenéis por qué tener vuestra canción; podéis tener muchas canciones.

Resultado de imagen de pareja escuchando musica

6. Haz regalos fuera de fecha

Piensas en tu pareja para su cumpleaños, en Navidad, para San Valentín, vuestro aniversario o incluso en el día del libro, pero los mejores regalos son los que no se esperan. No hace falta que te gastes un dineral: basta con que imprimas una foto bonita de vuestra última escapada o le compres su chocolatina favorita cuando vayas a hacer la compra.

7. Romped con la rutina

Dándole la bienvenida a septiembre puede sonar paradójico el romper con la rutina, pero no son necesarios viajes al sudeste asiático. Preparad un picnic este fin de semana, apuntaos a un curso de cocina  o haced algo que no hayáis hecho nunca. De nuevo, el dinero no debería ser impedimento: hay experiencias increíbles a coste cero.

Has tomado nota?

 

 

 

¿Cómo trabajar con la pareja y no perder la pasión sexual?

Hay amores que mueren por asfixia. Puede suceder cuando la pareja comparte cama, mantel, hijos y conflictos. Si además trabaja en casa, el riesgo avanza hasta llegar a sentir la relación como una soga al cuello. Y, a ver, amantes dispuestos a morir entrelazados tenemos a los de Teruel y pocos más. “Si pasamos las 24 horas con la misma persona, es casi inevitable que aparezcan conflictos. El mito del amor romántico y del enamoramiento, donde el amor se basa en pasar el cien por cien del tiempo con la otra persona y hacerlo todo juntos, sin límites y sin una distancia saludable, es muy perjudicial para la pareja“, explica el psicólogo y terapeuta de parejas Manuel Menassa.

En este contexto, donde los asuntos laborales y domésticos se funden y confunden, se hace difícil amar de un modo excitante y pasional, cultivar el amor romántico o desear a ese compañero de trabajo que al llegar la noche se convierte en tu amante. Habrá entonces que encontrar una forma particular de amar, de sentir y de hacer el amor.

Menassa aconseja tomar esta circunstancia como cualquier otra donde puedan aparecer las crisis. Por ejemplo, una discusión con la familia de origen, un problema económico, vivir en ciudades diferentes o educar a los hijos de otras relaciones. “La solidez de la relación es decisiva para ver si compartir trabajo y hogar perjudicará o no a la pareja y si sabrá solucionar cualquier tipo de conflicto. Como en cualquier otra situación, las dificultades se pueden convertir en crecimiento”.

Pero, ¿cómo reinventarse para seducir en un entorno tan poco favorable y para que la pasión sobreviva en el torbellino de números, facturas y papeles? Menassa ofrece una serie de pautas que acaban convergiendo en una muy elemental: “En los casos donde convivamos y trabajemos con nuestra pareja en casa, es importante discriminar que hay un tiempo para el trabajo, otro para la pareja y también otro para cada uno individualmente”.

1-Aprender a separarse de la persona amada. Si todo es amor, puede resultar contraproducente. Terminaremos por maltratar el amor que nos teníamos, convirtiéndolo en un amor egoísta. En definitiva, entender que no puedo estar las 24 horas del día con la persona que amo es importantísimo para que la pasión en la pareja se mantenga.

2-Poner límites en la relación, con las cosas y con las personas. Es fundamental para volver a ellas sin caer en esa rutina que tanto daño produce en la relación de pareja. Sin límites, el deseo sexual y la pasión sufren un declive imparable.

3-Echar el cierre a la oficina. Aunque sea un cierre psicológico, ya que el espacio físico familiar y laboral es el mismo. Si no separamos los roles, van a aparecer muchas tensiones y desequilibrios en la vida particular que se pueden expresar por la disminución de la pasión en la pareja, la pérdida del deseo y las discusiones sin ningún sentido: llegará un momento en que nos resultará insoportable hasta su modo de sorber la sopa en la cena romántica que habíamos preparado o discutiremos en horario familiar sobre la manera de almacenar los clip, si es mejor por colores o por tamaños.

4-Los problemas del trabajo se quedan en el despacho. Si es difícil en condiciones laborales diferentes, aquí los sentimientos hostiles ni siquiera han salido de casa. Por eso, habrá que hacer doble esfuerzo psíquico para que esos asuntos que nos crean estrés no dañen la armonía familiar.

5-Limitar y definir la jornada laboral. El consejo debería implicar a todos aquellos trabajadores, sobre todo por cuenta propia, que dilatan sin fin sus horas gracias al uso de móviles, tabletas y otras tecnologías.

6-Es recomendable tener un espacio de trabajo dentro de la casa, bien diferenciado del resto de la misma.

7-Separación de roles. Es posible que el papel que desempeñe la pareja sea diferente al que desempeñan dentro de la relación. En el trabajo, uno de ellos puede ser el jefe, pero en la vida amorosa deben desaparecer jefes y empleados para dar paso a una pareja que desea sensualidad, sexualidad y cariño.

8-Gestionar el tiempo libre. El tiempo de ocio y de disfrute, tanto en pareja como por separado, lo tenemos que aprender a administrar. Muchas de las veces, como no hablamos de nuestro tiempo individual, terminamos no hacienda nada. Como dice el refrán, ni contigo ni sin ti. Es decir, dejamos de hacer cosas diferentes o que nos gustan ni solos, ni en pareja, ni con amigos.

 

fuente: yodona

Los errores más frecuentes que matan el deseo sexual

El ser humano tiende al conformismo, pero hoy solo gana el que arriesga. En el sexo, además de arriesgar, también se debe innovar, embellecer, cuidar las relaciones para no caer en esos errores que en la cama matan el deseo sexual.

Se estima que esto afecta sobre todo a mujeres que tienen relaciones estables y duraderas; pero los hombres, cuya pérdida de deseo con respecto a la pareja es menor, también lo sufren.

La monotonía se materializa en una falta de interés con la pareja. Es más que evidente que hay personas que sin darse cuenta, son verdugos del deseo sexual. ¿Qué errores se cometen en la cama y hacen que muera el deseo y, por tanto, la relación en pareja?

Preliminares, ¿qué es eso?

Con el tiempo hay quienes pasan de los juegos preliminares olvidando la importancia que tienen dentro de la relación sexual (sexo sin dolor, facilidad de llegada al orgasmo, lubricación…). Muchos expertos aseguran que las caricias son incluso más importantes que el acto en sí. El sexo sin preliminares, por tanto, está condenado al fracaso.

Date tiempo, no tengáis prisa, un buen masaje con algún aceite estimulante, música íntima, velitas para dar un toque distinto a la estancia.. todo cuenta.

 

Orgasmos egoístas

Ocurre cuando tu pareja llega al orgasmo y da por finalizada la relación sexual aún cuando la otra persona no está satisfecha. Uno de los errores más comunes es el de olvidar que la pareja también quiere y busca placer (y no solo lo da).

En ocasiones el que se queda sin orgasmo tiende apostar por la masturbación en solitario, y si la compartimos?? Añade algún juguete sexual y ya será la bomba.

 

Sangre de horchata

Otro error en muchas parejas radica en mirar al techo mientras la otra persona hace el resto, como si se tratara de una muñeca de plástico. Hay quienes se dejan hacer y, de pasivos, carecen de pasión.

No se presta atención a detalles como la lencería, u otros cuidados importantes a la hora de darle un toque distinto a una relación que puede convertirse en monótona y aburrida.

Si te atreves con un disfraz y a llevar la iniciativa la situación puede llegar a ser de lo más excitante. Ante todo tu actitud es lo que cuenta.

 

Hablar de sexo las 24 horas

Por horarios, monotonía, cansancio o estrés una de las partes deja el sexo en un segundo plano. En este punto, la otra parte no ve satisfecha su apetencia sexual. Tampoco es recomendable el caso opuesto, ya que se puede crear un efecto rechazo si dos de cada tres palabras tienen relación con la cama.

El pesimismo

Para hacer el amor no se puede ser pesimista. Suele jugar malas pasadas y el resultado puede ser el gatillazo en ellos o la pérdida de concentración en ellas.

La inseguridad también es un mal aliado y uno de los errores más comunes que hacen que la relación sexual salga mal. Deja a un lado tus complejos y problemas del día a día y céntrate en lo que tienes delante.

Ignorar la apariencia

Es uno de los peores errores que se pueden cometer tal y como hemos comentado antes el tema de cuidar detalles como la lencería y depilación son más importantes de lo que pensamos.Imagina que tu pareja no se ha depilado y su aspecto es dejado y nada atractivo. Estar atentos a las señales es un seguro en el terreno sexual.

 

Gritar en la cama

No suele ser agradable dar con alguien que narra el acto sexual y lo complementa con gritos, insultos y frases carentes de sentido común. Lo poco gusta y lo mucho cansa, y más si está sobreactuado.

Comparar situaciones

El último gran error en la cama es la comparación con los ‘ex’. Lo que se consigue, en muchas ocasiones, es tirar piedras contra el propio tejado. Cabe recordar que si es ‘ex’ será por algo y que lo mejor es centrarse en lo que se tiene delante.

 

Te ves identificado con alguno de los errores anteriormente comentados?