Adiós penetración, hola clítoris

Muchas personas siguen pensando que el sexo solo es cosa de penes y vaginas, de meter y sacar, cuando lo cierto es que hay otras zonas erógenas del cuerpo capaces de hacer que una persona llegue al orgasmo. En los hombres, por ejemplo, se encuentra ubicado en el punto P (o prostático). Por ello, el sexo anal puede resultar muy placentero. Por otra parte, las mujeres obtienen placer de dos formas diferentes: llegando al punto G o a través de la fricción del clítoris. 

Seamos sinceras: ¿cuántas mujeres son capaces de tener un orgasmo a través de la penetración? La respuesta es sencilla y el porcentaje claro. Según un estudio, el 75% de las féminas no son capaces de encontrar placer solo con la penetración. De hecho, en muchas ocasiones comienza a aparecer un sentimiento de malestar que provoca que las relaciones sexuales no sean placenteras. Por ello, digamos hola al clítoris.

A pesar de lo ‘pequeñito’ que es, durante la excitación es capaz de aumentar su tamaño hasta el triple. Al igual que el glande, este órgano posee tejidos eréctiles que se llenan de sangre. Esto provoca una inflamación que hace que la zona sea más sensible.

Cómo estimularlo

Para conseguir semejantes dimensiones, lo importante es estimularlo a través del tacto. La estimulación de la zona debe ir de menos a más y en círculos, nunca con contacto directo durante los preliminares. Hay que tener en cuenta que solo en su parte externa se ubican más de 8.000 terminaciones nerviosas: ¡el doble que en el pene!

Como curiosidad, esta es la única parte del cuerpo que no envejece y que, además, solo sirve para el sexo. Una vez que la mujer alcanza la madurez, el clítoris mantiene su sensibilidad para el resto de la vida, por lo que tendrá la misma capacidad de llegar al orgasmo a los 25, a los 50 o a los 90.

Otra opción para su estimulación es la utilización de juguetes diseñados para ello, mientras en el mercado encontramos los típicos vibradores con forma fálica para practicar penetración, cada vez son más los diseños que están pensados para utilizar de forma externa y de esta forma centrarse en el clítoris.

En Reina Pícara tenéis desde masajeadores acuáticos como el ya famoso patito vibrador, balas vibradores con diseños divertidos y discretos hasta el actualmente tan de moda masajeador “micro” de gran potencia y fama por sus últimas apariciones en películas X.

Seguro que encuentras el tuyo!

 

fuente: gonzoo