Las principales lesiones que se sufren con el sexo

No te vamos a hablar de nada raro y escabroso; de ninguna noticia que circule que nos haya contado ninguna enfermera de urgencias del hospital. Estas lesiones son más comunes de lo que piensas. De hecho, según los datos  recogidos por la marca LELO, uno de cada tres adultos se ha lesionado alguna vez mientras mantenía relaciones sexuales.

Imagen relacionada

Es hora de plantearse el “sexo seguro” más allá de la protección frente a enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados. Hematomas al caerse de la cama, golpe contra el mobiliario, raspones, quemaduras… fricciones contra una alfombra. ¿Te resulta familiar? Hay quien se viene “muy arriba” y se lanza a posturas acrobáticas sin tener en cuenta su forma física.

Cuidado con el músculo piramidal
Según nos explican, las mujeres sufrimos mayor diversidad de lesiones sexuales. Las partes más sensibles son las lumbares, la zona vaginal y un determinado grupos de músculos localizados entre la cintura y las piernas. En concreto, el músculo más delicado es el piramidal –que se encuentra entre el sacro y la cabeza del fémur-, que sufre si mantenemos mucho rato las piernas abiertas.

Resultado de imagen de lesiones sexuales

Finalmente, las mujeres también pueden sufrir lesiones en los músculos vaginales. Aunque pueda parecer asombroso, el misionero (una de las prácticas sexuales más básicas) es el causante casi una de cada cuatro lesiones sexuales. Esto se debe principalmente a dos motivos: por una parte, el hombre puede realizar movimientos bruscos que, unido a la falta de lubricación, puede dar lugar a pequeños desgarros.

Dolor genital, poco frecuente pero muy doloroso
Por el contrario, en el caso de los hombres, la gran mayoría de las lesiones que se producen se dan en la misma zona del cuerpo: los genitales. Aunque no te lo creas, el pene puede partirse. En más de la mitad de estos casos, la mujer se ha colocado encima del hombre.

En el ámbito del sexo anal tanto de hombres como mujeres, los desgarros y fisuras son lesiones a la orden del día. Recordad, el lubricante es vuestro mejor aliado!

Has tomado nota?