Todo lo que debes saber sobre el Preservativo femenino

¿QUÉ ES EL PRESERVATIVO FEMENINO?

El preservativo femenino, condón vaginal o condón interno es, como señalábamos, un método anticonceptivo con las mismas garantías contra el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual que el masculino. Está hecho de poliuretano, un plástico delgado y fuerte, o bien de nitrilo (versión más barata).

Condón Femenino Pasante

Se ajusta a las paredes del conducto vaginal y se puede llevar puesto hasta 8 horas. La adherencia es cómoda por la humedad y temperatura de la vagina y no depende de la tensión como el masculino. También se les puede introducir dentro del ano en el caso de que estas sean las relaciones sexuales deseadas.

CARACTERÍSTICAS

Además de la parte interior que cubre las paredes vaginales, también tapa la zona exterior de la vagina (labios y clítoris), lo que le permite ofrecer una mayor protección a la mujer contra las enfermedades de transmisión sexual.

Se calcula que su efectividad es del 88 al 98% cuando es utilizado correctamente, al final te propones algunos consejos para su uso que te permitan alcanzar los mayores niveles de efectividad.

El preservativo femenino es una funda lubricada con productos espermicidas y dos anillos, uno en cada extremo. Uno interior y cerrado permite que la mujer lo introduzca con facilidad en la vagina y, el otro, de un diámetro más grande, además de abierto y flexible, facilita cubrir los labios y clítoris e impide que se introduzca demasiado.

Las dimensiones del preservativo femenino son similares a las del condón masculino. Siendo aproximadamente de 160 mm de largo y 44-56 de ancho.

 

PASOS DE COLOCACIÓN

1 Comprobar que está en buen estado y no caducado. Puede parecer obvio pero muchas veces ignoramos estos datos que hacen que disminuya notablemente la eficacia del preservativo.

2 Se coloca de forma similar a un anillo vaginal o un diafragma. Se aprieta el anillo cerrado y se introduce en la vagina con cuidado, como es común hacerlo con un tampón o los otros productos nombrados.

3 Una vez dentro, con el dedo pequeño dentro del preservativo se empuja hasta pasar el nivel del hueso del pubis y llegando al final teniendo cuidado con los objetos cortantes (uñas, anillos…).

4 Fuera quedan el anillo externo y un segmento del preservativo femenino para proteger las áreas externas de la mujer (clítoris, final del tubo uretral y labios).

5 Tras el coito se dan un par de vueltas al anillo externo para que no salga el semen y se extrae con cuidado.

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Entre las ventajas:

– No hace falta esperar a la erección del pene. Como señalamos antes se puede colocar tiempo antes del coito.

– No es necesaria la extracción inmediata tras la eyaculación.

– Su uso es fácil.

– Protege de las enfermedades de trasmisión sexual como el virus del papiloma humano y el VIH.

– Es útil para relaciones homosexuales entre mujeres, donde muchas veces no se tiene en cuenta que también es posible la transmisión de enfermedades.

Entre las desventajas:

– Es más caro que el preservativo masculino.

– Se cree equivocadamente que, al ser la anatomía de la mujer más compleja también lo será la colocación.

 

CONSEJOS DE USO

– No usar nunca con un preservativo masculino a la vez.

– Como con en el masculino, el preservativo femenino solo debe usarse una vez.

– Es recomendable envolverlo en papel higiénico al terminar y tirarlo a la basura. Nunca al WC.

– Si produce algún malestar o irritación debe consultarse inmediatamente a un especialista médico.

Esperamos que esta breve descripción sirva para que veáis al preservativo femenino como un método anticonceptivo útil que, a pesar de su uso minoritario, en caso de que sea necesario lo debemos tener en cuenta. Pone el foco de atención, como el preservativo masculino, en evitar las enfermedades transmisión sexual. Muchas veces nos olvidamos de que existen ya que nuestros pensamientos están enfocados en evitar el embarazo.

 

fuente: bekia

5 cosas que tienes que hacer siempre después del sexo

Consejos Picarones! Aquí tienes cinco rituales post coito super fáciles para que tu vagina esté feliz y saludable y de paso tengas una vida sexual estelar.

Además del ya famoso consejo de hacer pis después de mantener relaciones sexuales puede evitar alguna ETS (ya sabes,  las temidas enfermedades de transmisión sexual). Pero hay mucho más a tener en cuenta.

Lávate con agua y jabón

Y no solo las manos. Los restos de lubricantes sexuales  y las bacterias que se quedan en dedos, boca y recto pueden aumentar las probabilidades de desarrollar una infección, por eso recomienda usar un jabón sin alcohol ni perfumes alrededor de todas estas zonas. Simplemente moja una toalla con agua caliente y jabón (o simplemente agua) y lávate moviendo de adelante hacia atrás. La limpieza interna no es necesaria: la vagina tiene su propio “ciclo de lavado interno que la mantiene limpia y equilbrada”, nos aclara.

Resultado de imagen de ducharse despues de hacer el amor

Toma un baño caliente

Además de sentirte como una reina del sexo, tomar un baño caliente con unas gotitas de aceite de coco extra ayudará a hidratar la piel externa de la vagina y calmar cualquier hinchazón vaginal o irritación que se produce después del coito. Además, se reduce el riesgo de infección.

Bebe agua

Al igual que con el ejercicio, después del sexo vigoroso debes hidratarte. La deshidratación afecta a todo tu cuerpo y, si tu boca está seca, puedes haber notado en la penetración a tu vagina como auténtico papel de lija. Bebe uno o dos vasos de agua después de las relaciones sexuales: te hidratará y te ayudará a eliminar de la vagina molestas bacterias causantes de enfermedades de transmisión sexual.

Resultado de imagen de comer yogur

Tómate un yogur

O cualquier otro alimento rico en probióticos. “El yogur, el kimchi, el kombucha y otros alimentos fermentados tienen las mismas bacterias buenas que se encuentran en la vagina”, asegura Kelly Kasper, obstreta en el Indiana University Health. Si los consumes después del sexo, disminuirás el riesgo de infecciones.

Ve en plan comando

Una vez que estés limpia y fresca, evita las infecciones urinarias con ropa interior de algodón y pijamas sueltos. Incluso mejor: ve “en plan comando” para una óptima circulación del aire. Si te da pudor, evita la ropa de nylon apretada para dormir, ya que puede atrapar la humedad y ayudar a que proliferen las bacterias.

Fácil y super útil verdad?

 

fuente: womens health

Mitos sobre las enfermedades de transmisión sexual

La educación sexual es una materia que pasa desapercibida para casi todos y nos hace caer en errores o creer en mitos infundados. Es hora de abrir la mente y pensar que es un problema que nos afecta a todos, por lo que debemos ser responsables.

En temas tan controvertidos como el de las enfermedades de  transmisión sexual  todavía existen lagunas que nos hacen hablar con cierto desconocimiento. En algunos casos, incluso, provocan que cometamos errores graves cuando mantenemos una relación sexual. Por ello, hoy os hablo de cinco mitos (o creencias falsas) que todos deberíamos tener en cuenta.

  1. Las ETS se pueden contagiar en un baño público. A pesar de que los baños públicos pueden ser un nido de bacterias, no se dan las condiciones adecuadas para que nos infectemos.
  2. Me puedo contagiar bebiendo del vaso de un infectado. Las formas de contagio de una ETS son a través de contacto directo sangre con sangre, de madre a hijo en el embarazo, contacto de flujos durante la relación sexual y el uso de jeringuillas compartidas.
  3. No hay peligro de contagio si realizo la marcha atrás. Existe el mismo peligro debido a la expulsión del líquido preseminal antes de la eyaculación.
  4. Es imposible que me contagie por el contacto piel con piel. Determinadas ETS como los herpes o la clamidia pueden contagiarse por el contacto cutáneo.
  5. Drogadictos y homosexuales son los grupos de riesgo de contagio. Todos tenemos el mismo riesgo de contraerlas cuando llevamos a cabo conductas de riesgo.

Actualmente considero que los jóvenes reciben una educación sexual bastante pobre. El sexo sigue considerándose un tabú, el preservativo se ve mayoritariamente como forma de prevenir un embarazo y no una ETS, y la pornografía continúa sin dar una imagen correcta de lo que debe ser el sexo responsable.

Es obligación de todos abrir la mente y pensar que es un problema que, aunque se ha solventado con el tiempo, puede afectar a cualquier en determinado momento.