Verano ¿por qué crece el deseo con el calor?

¡Ya estamos en verano! Si la primavera, la sangre altera, el verano no se queda atrás. En verano aumenta el número de horas de sol y esto explica, dicen los científicos, que los flechazos y nuestra actividad sexual crezcan con el calor.

Entre las investigaciones que analizan la relación entre el calor y el deseo sexual, la más conocida es ‘Estacionalidad en la reproducción humana’, publicada por la Universidad de Oxford (Reino Unido). Los científicos concluyen que en los países de climas templados o fríos, con veranos de temperaturas elevadas pero no tórridas, los nacimientos aumentan durante los diez meses posteriores al verano. Por el contrario, aseguran que en los países de clima cálido o tropical, con épocas estivales más extremas, la natalidad desciende durante los diez meses tras el estío. La conclusión es que el verano hace su trabajo, y el número de relaciones sexuales crece, siempre que las temperaturas no sean excesivas ni extremas.

Resultado de imagen de aumenta el deseo con el calor?

También se explica que la caída en los niveles de melatonina que experimentamos al tomar el sol aumenta nuestra libido. Al parecer la melatonina puede bloquear las hormonas sexuales, y un nivel bajo de ésta nos facilita mucho el asunto. Es lógico: menos hormonas sexuales equivale a estar menos caliente. En verano aumenta el número de relaciones sexuales, siempre que las temperaturas no sean extremas

 

Resultado de imagen de aumenta el deseo con el calor?

El deseo erótico, y por ende los afectos, tiene su propio movimiento. No mantenemos un deseo constante a lo largo de toda nuestra vida. En función del estado de ánimo, de las necesidades y de las interacciones con otros y con el entorno, se manifestará de una manera u otra. Por otra parte, investigadores de la Universidad de Villanova revelaron que la mayoría de las búsquedas de Google relacionadas con el sexo eran en Junio, Julio, Diciembre y Enero. Esto demuestra claramente que estamos receptivos todo el año, pero un poco más en la oscuridad del invierno, y en el calor del verano.

 

Lo has notado?

 

fuente: lifestyle

Cómo tener sexo refrescante a más de 40 grados

Lugares fresquitos, aire acondicionado pero, sobre todo, mucha imaginación son las claves para disfrutar del buen sexo en verano sin necesidad de sofocarnos.

Termómetros que superan la barrera de los 40 grados, aire que proviene de desiertos africanos o el ruido de la chicharra que amenaza con una noche calurosa. Según un estudio publicado por la revista Men´s Health, durante el verano los hombres triplican su número de encuentros sexuales y las mujeres, lo duplican.

Esta época del año es ideal para tener relaciones sexuales, siempre y cuando no te consideres una persona demasiado calurosa, pues las altas temperaturas pueden hacerte sentir fatigado. Por ello, no te pierdas los consejos para disfrutar del sexo a más de 40 grados (en la calle).

Juega con los alimentos

Hay muchos alimentos en el interior del frigorífico capaces de hacer las delicias de cualquier persona. Un helado, un yogurt de frutas exóticas, nata montada e incluso fruta bien fría repartida por todas las partes del cuerpo. Esto hará bajar la temperatura corporal pero subirá el termómetro de la pasión. No debemos olvidar los hielos, un elemento imprescindible que permite realizar recorridos por el cuerpo capaces de excitar cada poro de nuestra piel.

Debajo del agua

El agua es un elemento imprescindible para refrescarnos. El mar, un lago o la piscina son lugares donde disfrutar del sexo es mucho más placentero cuando hace tanto calor. Eso sí, en estos sitios públicos, pueden pillarnos y cortarnos de raíz el calentón, por lo que si no tienes piscina privada lo mejor es hacerlo bajo el agua de la ducha.

Escapada a la montaña

No puedes más. La playa te agobia y no te deja respirar. La ciudad se ha convertido en el lugar más insoportable del mundo. Necesitas naturaleza y brisa fresca. ¡Regala a tu pareja una escapada a la montaña! Estar lejos de las tecnologías y del reloj harán que prestes más tiempo a la persona que tienes al lado. Además, puedes pasar de los 35 grados a los 28 en tan solo unos kilómetros. Así que si te apetece rodearte de naturaleza y sentirte un Tarzán del sexo, lo mejor es que escapes a la montaña.

Conviértete en vampiro

Sal a pillar cacho por la noche. A partir de las ocho de la tarde, las temperaturas comienzan a bajar y, a pesar de que en algunos lugares es complicado conciliar el sueño, ¡no lo es para el sexo! Las veladas nocturnas aderezadas de fiesta y mojito contribuyen a que se produzcan más encuentros que acaben en la cama con otra persona.

Vacaciones norteñas

San Sebastián, Santander o Gijón son algunos destinos que, además de tener un encanto especial, contribuyen a desfogarnos gracias a sus temperaturas suaves en verano y a un ambiente especial para tener unas vacaciones románticas con tu pareja.

 

Ya has tomado nota para no pasar calor??

 

 

fuente: gonzoo

Los mejores destinos sexuales para pillar cacho (de forma legal)

Existen lugares ideales donde ligar y triunfar a la vez que se disfruta de unas geniales vacaciones con los colegas. No debemos confundir esta forma de viajar con el turismo sexual, ya que el único objetivo de este último es la búsqueda del sexo normalmente con prostitutas.

Magaluf (Mallorca)

Sexo fácil y rápido. Parece que está de moda hablar de Magaluf, un municipio balear donde reinan la fiesta, el alcohol y el sexo. Turistas venidos de todas partes del mundo, en especial británicos, dan rienda suelta a sus pasiones en la llamada ‘ciudad del pecado’.

¿Conoces el “mamading”? Hace poco saltó la noticia de una joven de 18 años que realizaba felaciones a más de 20 hombres a cambio de tener barra libre el resto de sus vacaciones en la isla. Increíble pero cierto. Aunque no estamos para nada de acuerdo con este tipo de prácticas cabe comentarlo para hacerte la idea de lo desinhibidos que van algunos turistas.

Si quieres que te lo pongan fácil y tienes un hígado lo suficientemente fuerte para aguantar el ritmo de estos turistas, tienes en este lugar tu destino ideal.

 

Las islas griegas

Los griegos están entre los que aseguran practicar más sexo de Europa, además de estar más satisfechos con su vida sexual. Enclaves tan hermosos como las islas griegas dan pie a realizar todo tipo de fantasías eróticas. Cada año crece la afluencia de jóvenes de todas partes del mundo, que viajan buscando fiesta y gente guapa.

Eso sí, es un turismo principalmente gay, por lo que si eres heterosexual y solo buscas sexo en vacaciones, debes tener en cuenta que Grecia es un lugar más recomendable para que lo visites en invierno.

 

Playas del Caribe

El sol del Caribe todo lo calienta. A pesar de ser uno de los lugares favoritos donde las parejas celebran sus lunas de miel, también es un destino ideal donde grupos de chicos y chicas se encierran en un complejo hotelero buscando, además de playa, buenas sesiones de sexo. La diversidad entre personas de diferentes países provoca el ‘choque’ entre culturas, que en la cama del resort se hacen menos palpables. El mejor de los idiomas es el del sexo y en este lugar seguro que aprenderás hasta chino.

 

Malta

Es la ‘isla universitaria’ más recomendada para irse de Erasmus. Malta, a pesar de ser uno de los países más católicos del mundo, (aún hay playas donde se prohíbe hacer topless) se ha convertido en destino de fiesta y diversión para muchos estudiantes que buscan una forma de vida diferente. Además, el nivel adquisitivo es mucho menor que en otros países, por lo que disfrutar también es mucho más barato.

En su capital, la Valetta, el lugar más conocido para disfrutar y ligar es la zona de Paceville, pero si lo que queremos es encontrar una amor en alta mar también lo podemos hacer a bordo de barcos que son auténticas salas de baile.

 

Croacia

Hvar se ha convertido en los últimos años en la nueva Ibiza del mar Adriático. Playas paradisíacas, discotecas al aire libre y mucho glamour que enamora y crea un ambiente propicio para tener sexo veraniego. Además, durante el mes de agosto proliferan los festivales de música. Uno de los más conocidos es el Outlook Festival, que se celebra del 29 de agosto al 2 de septiembre en Pula, donde no solamente la música electrónica de los DJs te hará vibrar en la pista de baile.

 

Ya te has decidido??

Las peculiaridades del sexo bajo el agua

Si echamos la vista atrás hacia algunas de las escenas más apasionantes del cine, probablemente muchas de ellas tengan el agua como protagonista. Desde el mítico baño de Anita Ekberg en la Fontana de Trevi en ‘La Dolce Vita’, a las más recientes ‘El lago azul’, ‘La playa’ o ‘Lucía y el sexo’.

Según los expertos, el agua tiene para algunas personas una connotación erótica que hace que se convierta en inspiración de muchos de nuestros deseos y, sobre todo en verano, en el lugar preferido de miles de personas para dejarse llevar por la imaginación. Pero, a pesar de la fantasía, hay algunas peculiaridades de esta práctica sexual que es necesario resaltar.

Ideas preconcebidas

“En realidad no se puede hablar de riesgos específicos por el hecho de tener encuentros sexuales en el agua, sin embargo, el riesgo partiría de las ideas preconcebidas que llevarán a las personas a no usar protección frente a embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual”,  la médico y sexóloga Ana Rosa Jurado, miembro de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual y presidenta del Instituto Europeo de Sexología.

Hay gente que piensa erróneamente que en el agua no se puede producir un embarazo, o que por el hecho de estar en un medio acuático, el producto del eyaculado dentro de la vagina no va a ser efectivo, o que el agua puede eliminar el riesgo de infecciones de transmisión sexual.

“Todas estas ideas, unidas al hecho de que es más difícil utilizar el preservativo en el medio acuático, podrían relajar a los protagonistas del encuentro y aumentar las posibilidades de tener una relación de riesgo”, explica la experta.

Precauciones

Por tanto, es necesario conocer algunas peculiaridades como que el agua no favorece la lubricación vaginal, y si esto dificulta la penetración se puede solucionar con un lubricante de base acuosa. También hay que saber que el preservativo podría romperse. “Es conveniente colocarlo con el pene erecto, como en otras circunstancias, pero mejor fuera del agua, aunque después se pueda tener el encuentro en el agua, vigilando que no se rompa. También el preservativo puede secarse, lo que se solucionaría con lubricante”, indica.

Por estos motivos, las precauciones que se debe tomar son exactamente las mismas que fuera del agua: “Utilizar protección contra las enfermedades de transmisión sexual si la pareja no es estable (o no se tienen garantías de que no pueda haber algún tipo de contagio), usar de forma correcta el preservativo (colocándolo fuera del agua y controlando que no se rompa) y tener a mano un buen lubricante de base acuosa”, explica esta especialista.

Asimismo y como es lógico, explica la doctora Jurado, también hay que considerar el estado del agua: “Si el agua está estancada o sucia, o si tiene gran cantidad de jabones, se podrían producir irritaciones en cualquier parte de la piel. O si el encuentro sexual es en la playa, también hay que considerar los inconvenientes de la arena, así como los de cualquier otro medio natural”.

La erótica del agua

Pero una de las peculiaridades que lleva esta práctica sexual es que podemos experimentar otras formas de expresión erótica. De este modo lo explica la sexóloga María Victoria Ramírez Crespo, psicóloga en Lasexologia.com y profesora del Máster Oficial en Sexología de la Universidad Camilo José Cela: “Sabemos que sexo no equivale a coito, y que hay muchas formas de expresar la sexualidad, y esa diversidad sexual puede llegar a ser muy placentera en el agua, quizá por las sensaciones del tacto y el menor peso de los cuerpos”.

Así, el medio acuático, añade Jurado, puede proporcionar un espacio discreto para intentar caricias, juegos y experiencias más atrevidas. “La piel es la gran olvidada de los encuentros sexuales, que solemos centrar en los genitales, con lo cual las sensaciones eróticas que se reciben en el agua pueden ser muy novedosas para muchas personas y muy convenientes”, comenta.

No obstante, estas prácticas pueden ser placenteras para muchas personas pero no para otras, por lo que Ramírez mantiene que no existen reglas ni recetas universales de lo que es más o menos placentero. En sexualidad hay gustos muy diversos y particulares, y distintas situaciones o prácticas que agradarán a unas personas y desagradarán a otras. “Las personas somos únicas y particulares y también lo es nuestra sexualidad. Lo importante es conocerse y saber comunicar y negociar bien los gustos y preferencias con la pareja, tanto si se trata de una pareja estable, como de una pareja ocasional (que con estas también se puede negociar)”, concluye esta experta.